Ordenaciones Grande

Ordenación diaconal en San Nicolás

Ordenaciones grandeAlgunos de los familiares de los ordenandos, profesores y alumnos de las Facultades Eclesiásticas -entre ellos los  seminaristas que residen en el Colegio Eclesiástico Internacional Bidasoa, que este año celebra su 25º aniversario-,  y numerosos fieles acompañaron a los ordenandos en la ceremonia de su ordenación diaconal.

En su homilía Mons. Celso Morga agradeció el trabajo de Bidasoa a lo largo de sus 25 años de andadura. Explicó las tareas propias del diácono: conocer profundamente la Palabra de Dios y predicarla, ayudar a los obispos y a los sacerdotes a preparar el sacrificio del Altar, servir con caridad a todo el pueblo de Dios. “El servicio debe ser el motor de vuestra existencia”, prosiguió Mons. Celso Morga, “vuestra vida como diáconos necesita un centro, tener centrada vuestra cabeza y vuestro corazón: tiene que haber unidad de vida. No se trata de hacer dejación de vuestra libertad y responsabilidad, de vuestra rica personalidad”, prosiguió el arzobispo. “Tenéis una vocación bellísima y apasionante. El sacerdocio cristiano no nace de la historia. Nace de la voluntad inmutable del Señor Jesús. La vocación responde a una voluntad precisa y exacta. Invoco a San Josemaría y a los santos de vuestra devoción, a los de vuestras diócesis y países, para que velen por vuestra entrega generosa y por vuestra fidelidad y felicidad”, concluyó. Los nuevos diáconos pertenecen a varias nacionalidades: Brasil, India, Filipinas, Camerún, El Salvador, etc.