Cáritas

Cáritas Española reafirma su apoyo al trabajo de Cáritas Colombia a favor de la paz y la reconciliación

CáritasCon motivo de la celebración en Colombia, hoy el 9 de abril, del Día Nacional de Memoria Histórica y Solidaridad con las Víctimas del Conflicto Armado, Cáritas Española reafirma su compromiso con uno de los países del mundo más castigados por la violencia y su respaldo al trabajo que la Iglesia y la Cáritas colombianas desarrollan para apoyar la paz y la reconciliación que, ahora, está más cerca que nunca.

Colombia vive un momento histórico. Las conversaciones de paz entre el Gobierno y las FARC podrían poner fin al conflicto armado más largo del continente, que dura ya 50 años y que ha causado 220.000 muertos, la salida del país de 5,4 millones de personas y el desplazamiento interno de otros 5,2 millones de colombianos.

También la Conferencia Episcopal Colombiana mantiene viva la esperanza de que estas negociaciones traigan un futuro mejor para el país. La Iglesia, que siempre ha estado convencida de que la paz en Colombia era posible y que sólo se alcanzaría mediante el diálogo y la justicia social, ha sido a lo largo de estas cinco décadas uno de los actores más importantes en la reconciliación.

En esa línea se enmarca el trabajo de Cáritas Colombiana, que no ha dejado de desarrollar una labor activa a favor de ese proceso a través de los programas de derechos humanos, educación para la paz, resolución de conflictos y numerosas iniciativas para involucrar a la sociedad civil en el final de la violencia y la reconciliación.

Apoyo de Cáritas Española desde los años 80

Cáritas Española apoya esta labor desde que, a mediados de la década de los 80, iniciara su cooperación fraterna con el Secretariado Nacional de Pastoral Social/Cáritas Colombiana para acompañar a la población víctima del conflicto, a los que más sufren, a los desplazados y a todos los que han perdido sus hogares y a sus familias.

Durante las tres últimas décadas, Cáritas Española ha apoyado proyectos de desarrollo socioeconómico, de fortalecimiento de la sociedad civil, de asistencia a la población desplazada, de construcción de la democracia participativa y de defensa de los derechos humanos.

Con la colaboración de todos –la Iglesia, Cáritas, instituciones de la sociedad civil y movimientos ciudadanos–, la sociedad colombiana ha logrado superar muchas dificultades y avanza con pasos firmes hacia la paz.

Vídeo “Cáritas en Colombia: Trabajando por la paz”

Estas dificultades, esfuerzos y logros son los que aborda, precisamente, el documental que Cáritas Española ha realizado bajo el título “Cáritas en Colombia: trabajando por la paz” [VER VÍDEO]. Se trata de un material audiovisual que nos acerca a la realidad de un país que, a pesar del sufrimiento, está preparado para la reconciliación.

Este documental muestra –a través del testimonio de representantes de la Iglesia, líderes comunitarios, trabajadores y beneficiarios de los programas de Cáritas– el trabajo de promoción de los derechos humanos y de fortalecimiento de la democracia que ha llevado a cabo la Pastoral Social/Cáritas Colombiana en algunas de las regiones más castigadas por la violencia, y que ha sido apoyado por Cáritas Española y la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID).

Las palabras de estas personas y, sobre todo, sus experiencias prueban que alejar a los jóvenes de la violencia es posible, que resolver los conflictos por medio del diálogo es lo más efectivo y que la colaboración comunitaria es el arma más poderosa para el desarrollo individual y comunitario de los pueblos.

Ahora, la paz parece más cercana que nunca. No sólo es una posibilidad real, sino que es el único camino para que los colombianos puedan vivir con dignidad. Y aunque este camino sea largo y todavía se encuentre plagado de retos y dificultades, la Iglesia y la Cáritas Colombiana lo recorrerán junto a sus compatriotas. En ese camino, Cáritas Española seguirá trabajando a su lado como en estos últimos 30 años, acompañándoles de manera fraterna y compartiendo esfuerzos y esperanzas.