Jovenes Lio 2

La evangelización por las calles

jovenes lio 2Del 28 al 30 de marzo se celebró en Zaragoza el Primer Encuentro Nacional sobre Nueva Evangelización con jóvenes y para jóvenes bajo el título “Id y anunciad”. Este evento reunió a 52 equipos de Delegaciones de Pastoral Juvenil y a una veintena de Movimientos.

También nuestra Diócesis de Pamplona y Tudela estuvo representada por con un equipo que se desplazó hasta Zaragoza con el fin de aprender, empaparse, compartir y poner en marcha en Pamplona lo allí vivido. María Narbona, Myriam Giráldez, Javier Úriz, Leyre Ibáñez y Ángeles Cabido nos cuentan que la experiencia vivida, además de necesaria, ha sido muy enriquecedora.

En el Encuentro participaron más de 500 personas, en su mayoría jóvenes responsables de evangelizar a otros jóvenes, quienes vivieron un fin de semana de oración, formación y convivencia. Todos los participantes tuvieron la ocasión de escuchar dos ponencias increíbles: el sábado fue “El primer anuncio a los jóvenes” a cargo de Don Andrea Brugnoli, responsable de “sentinelle del mattino” (Italia) y el domingo, “Liderazgo en el Primer Anuncio” a cargo de Don José Alberto Barrera, Director Nacional del Curso ALPHA España. Además, los responsables de nuestra diócesis participaron en tres talleres sobre la Nueva Evangelización a cargo de: Centinelas del mañana, Emmanuel School of Mission y Anuncio.

La evangelización por las calles ya se está haciendo en numerosas diócesis españolas, incluida la nuestra, y en Zaragoza se pudo poner en común esta experiencia, con sus dificultades y problemas que también los tiene pero sobre todo se compartieron los frutos y la alegría que nace de esta misión. En la actualidad no está de moda ser cristiano pero todos los bautizados somos Iglesia y debemos primero, evangelizar en el lugar donde nos haya puesto Dios y segundo, salir a las calles a anunciar como nos pide el Papa Francisco. La realidad es que hoy, en nuestros pueblos y ciudades, hay mucha gente que nunca ha oído hablar del amor de Dios y, mucho más grave, nunca ha experimentado que Dios le ama profunda y personalmente. Éste el objetivo de la nueva evangelización “ir y anunciar”, ser instrumentos para que se dé el encuentro fascinante y personal con el amor de Dios, cara a Cara.

Ángeles Cabido: “Hemos vivido un encuentro fascinante donde se nos ha recordado que los jóvenes “No estamos muertos, sino dormidos” y tenemos que despertar. Se ha insistido mucho  que todos los bautizados estamos llamados a ser discípulos misioneros y que éste tiene que ser el objetivo principal de la Iglesia: crear discípulos y crear misioneros. Tenemos que empaparnos del Amor de Cristo, poner al Señor en el centro de nuestras vidas y transmitir apasionados la alegría del Evangelio. Hemos ido a Zaragoza a aprender y ahora toca compartirlo en nuestra diócesis. El próximo sábado 12 de abril a las 21h esperamos a todos los jóvenes en la Iglesia de San Saturnino. Preparamos con entusiasmo esta noche, ojalá que como en la anterior vigilia de evangelización acudan muchos jóvenes, se dejen tocar por el Señor y disciernan con libertad a qué les llama. Les necesitamos evangelizando en las calles pero sobre todo rezando en la iglesia”.

Javier Úriz: “¿Si Dios está contigo, quién puede estar contra ti? Este fin de semana hemos respirado unidad, sintonía. Desde todos los rincones de España,  todos los movimientos y diócesis, a una. Testimonios de Francia, de Italia, de toda España. Pensando en jóvenes que evangelizan a jóvenes, porque todos por el bautismo estamos llamados a compartir esa fe viva que es don y es alegría, ¿pero sólo en nuestros círculos cerrados?, eso no es lo que hizo Jesús. También hoy, como dice el Papa tenemos que ir y anunciar en las periferias y en  las plazas”.

La “Evangelización por las calles” comenzó en Pamplona, por deseo de nuestro obispo don Francisco en comunión con el Papa y la Iglesia universal, el pasado mes de octubre. Desde entonces se han hecho tres vigilias de evangelización. La última, vivida el 15 de febrero, fue apoteósica: la ambientación, el coro, el recogimiento hicieron posible que la presencia real de Cristo en la Eucaristía tocase muchos corazones. Fue un momento real de Tabor. Los jóvenes que participaron, más de 50, estaban realmente impresionados. Muchos decían no haber vivido nunca nada igual y agradecían el que hubiésemos insistido en que participasen. Unos 20-24 salieron a evangelizar por las calles mientras otros tantos les sostenían con sus oraciones en la iglesia. A la entrada, dos jóvenes del equipo de acogida hablaban con las personas que se decidían a entrar a la iglesia y les explicaban que ahí estaba Dios, un Dios real y con nombre propio: Jesucristo. Al igual que los evangelizadores en la calle, el equipo de acogida transmitía la alegría de un Dios personal que está pendiente de nosotros las 24h del día.

Sabemos que a muchos les cuesta ver y entender este carisma de la iglesia pero la realidad es que es de Dios. Se trata de dejar a Dios ser Dios, dejarle que actúe en nosotros y a través de nosotros. Si eres joven, no esperes más. Fíate, “¡Ven y verás!”