BODAS DE ORO

Bodas de oro para José Ignacio Omeñaca Sanz

BODAS DE ORONatural de Corella (11/05/1940), realizó sus estudios de bachillerato en el seminario de Tarazona. Fue ordenado sacerdote en Pamplona (19.07.1964). Ha desarrollado su ministerio sacerdotal en dos localidades: 31 años en Puente La Reina y 19 en Milagro. Mientras estuvo en Puente La Reina fue repetidamente Arcipreste de Ilzarbe y en Milagro miembro del Consejo Presbiteral Diocesano. Se puede calificar como sacerdote estable, de pueblo, con hondas raíces.

Enhorabuena, D. José Ignacio, por los cincuenta años de ministerio sacerdotal. ¿Cómo nació su vocación sacerdotal? Mi vocación nació ya en el ambiente familiar, verdaderamente cristiano, con la gracia del Señor, donde la mayor gloria de mis padres era que sus hijos siguiéramos la fe lo más cerca del Señor. Me precedió otro hermano, sacerdote diocesano, Jesús Mari, ya fallecido, que dejó sus huellas como Delegado de Arte.

¿Qué momentos recuerda más de su vida sacerdotal? Mi primer nombramiento fue como coadjutor en Puente La Reina. En esa primera etapa me dediqué a los jóvenes y a sus grupos juveniles. Como párroco lo que más me ha marcado es la comunidad, la vida al lado de los fieles día a día. La comunidad ha supuesto mi gran dedicación y mi gran gozo. He tenido una gran ayuda del camino neocatecumenal al que siempre he estado muy vinculado. Así he descubierto la alegría de vivir con hermanos, en una relación afectiva fraterna, recibiendo un acompañamiento y un estímulo en la vida espiritual para la conversión personal de cada día.

¿Qué sentimientos te afloran en este día? Agradecimiento a Dios, no ha dejado de protegerme, ha mantenido su mano sobre mi cabeza y  ha hecho que me haya podido dedicar, con ánimo feliz, durante cincuenta años al servicio de mis comunidades cristianas.