Catedral De Pamplona

La Catedral de Pamplona alberga indicios de un importante edificio de época visigoda

cateral2La Catedral de Pamplona nos sigue hablando de su pasado y del de Pamplona. En las excavaciones del programa internacional ArchaeOccidens se han hallado indicios de lo que sería el primer edificio visigótico encontrado en Pamplona. Hay que seguir excavando y analizando pero podría tratarse de los restos del palacio episcopal de los primeros obispos de Pamplona. “Conforme van avanzando las excavaciones, vamos teniendo cada vez más claro que se trata de un edificio visigótico. No sería extraño que fuese el palacio episcopal de los primeros obispos de Pamplona” dijo D. Javier Aizpún, ecónomo de la Diócesis de Pamplona y Tudela, canónigo de la Catedral y comisario de la exposición Occidens. Así, la antigüedad del edificio se podría remontar a la época de Liliola, que fue obispo de Pamplo  na a finales del siglo VI. 

Lógicamente, los arqueólogos se muestran cautos y reconocen que los restos que están saliendo a la luz se sitúan en un marco temporal muy amplio (entre los siglos V al IX), por lo que los hallazgos todavía son objeto de debate entre los responsables de la excavación, dirigida por la arqueóloga Mercedes Unzu. Sin embargo, la presencia de unos muros datados en el siglo IV, en la época del emperador Constantino el Grande, ha hecho que ahora se imponga la hipótesis del origen visigótico del edificio, que tendría el mismo tamaño que el palacio episcopal románico.

Catedral de PamplonaLa campaña de excavaciones, supervisada por los jóvenes arqueólogos pamploneses María Barberena, Carlos Zuza y Nicolás Zuanzúa, la están llevando a cabo una decena de estudiantes de diferentes países (EEUU, Canadá, y Polonia) dentro del programa internacional de arqueología Archaeoccidens.

Carmen Jusué, secretaria general de la UNED, precisó que la campaña de excavaciones se enmarcan en el Plan Bolonia “donde una de las acciones importantes son los trabajos que se llevan a cabo fuera de las aulas”. A cambio de su participación, los estudiantes reciben créditos para superar sus asignaturas, a la vez que completan su experiencia en el campo de trabajo con distintos seminarios sobre historia  de Navarra.

Desde el pasado 15 de julio, un total de 9 estudiantes de Humanidades, Arqueología e Historia están llevando a cabo esta campaña que concluirá este sábado “Hemos querido que los estudiantes sienta que excavar en la Catedral de Pamplona es un privilegio”, señaló Mercedes Unzu.

Respecto a la continuidad de las excavaciones, sus responsables confiaron en poder realizar el próximo verana un campaña “mas larga, con más gente y más universidades, en la que podamos encadenar distintos grupos de alumnos” comentó D. Javier Aizpún.

COMUNICADO DEL MUSEO

catedra1Las excavaciones arqueológicas que están teniendo lugar en el Conjunto Catedralicio de Pamplona, se enmarcan dentro del Programa Internacional de Arqueología ARCHAEOCCIDENS. Se trata de un grupo de trabajo de arqueología configurado como una actividad de extensión universitaria de la UNED, por lo que se conceden créditos académicos a los estudiantes por su participación.

El campo de trabajo cuenta con 9 estudiantes de historia , arqueología e historia del arte, procedentes de universidades de distintas partes del mundo (EEUU, Canadá y Polonia, además de Pamplona o Barcelona). En la mayor parte de los casos no cuentan con experiencia previa, por lo que el trabajo de campo diario se acompaña de las indicaciones y explicaciones sobre metodología precisas para adquirir las destrezas necesarias en el desarrollo de una excavación arqueológica. Las tardes se dedican a cuestiones didácticas: registro gráfico y documental, dibujo de planimetrías y materiales, tratamiento y clasificación de materiales, etc. Del mismo modo se imparten distintos seminarios sobre historia general de Navarra y Pamplona.

Excavación y objetivos

En la sala de arqueología de Occidens se ha reanudado la intervención iniciada dos años atrás. El objetivo de la intervención es localizar nuevas estructuras romanas y prerromanas que se sitúen bajo el posible pavimento del siglo XII que actualmente cubre la mayor parte de la intervención.

Hasta el momento se ha retirado dicho pavimento, localizado al menos tres depósitos en hoyo y dos muros, en los que se trabaja actualmente. Todos ellos responden a cronologías comprendidas entre los siglos V-IX, época que, si bien no destaca por su riqueza monumental, ofrece materiales arqueológicos muy interesantes, ya que se trata de un periodo poco conocido y de difícil documentación por la escasa representación arqueológica que tiene tanto en estructuras como en materiales.

La intervención arqueológica esta suponiendo la revisión de la primera hipótesis que sitúa el gran edificio de la sala de arqueología en el siglo XII, planteándose la posibilidad de que su cronología sea anterior, situándose precisamente en algún momento de estos siglos tardoantiguos.

Por otro lado, en el claustrillo se abrieron 2 sondeos en 2012, donde se localizaron diferentes estructuras del Alto Imperio (ss I y II d.C) y una calle sobre éstas, en la que era evidente un cambio de trazado a partir del Bajo Imperio (ss. III-V). La intervención consiste en la ampliación de uno de los sondeos para recabar más datos acerca del cambio de la traza urbana a partir del siglo III d.C.

En este caso el desarrollo de los trabajos se centra en el vaciado de la impronta dejada por un muro medieval que fue desmontado entre los siglos XVIII y XIV. La documentación existente nada dice acerca de esta construcción, por lo que la información aportará sin duda un interesante capítulo a la rica historia de diferentes construcciones que han ido conformando el Complejo Catedralicio a través de los siglos. En los próximos días se pretende alcanzar los niveles asociados a la calle de época bajoimperial.