Rocaforte

Rocaforte lanza un SOS para recuperar el eremitorio de San Bartolomé que data de 1098

rocaforte(Pamplona Actual) El Concejo de Rocaforte ha logrado la titularidad del eremitorio de San Bartolomé de manos de los frailes franciscanos y ahora desea promover su restauración para mantenerlo en pie “Cuando llueve, cae más agua dentro que fuera”, explica María Eugenia Pérez Iriarte, para describir gráficamente el estado del eremitorio de San Bartolomé, primera fundación franciscana en la Península. La presidenta del Concejo de Rocaforte cree que el mantenimiento en pie de este edifico milenario pasa por “restaurar urgentemente los tejados, para lo cual es importante lograr ayudas. Luego, podremos ir pensando en qué hacemos con el resto, porque la idea es recuperar el conjunto, ya que tiene un valor histórico y cultural que no se puede echar a perder”. Los rocaforteros coinciden: “Es el primer convento franciscano, que fundó San Francisco de Asis en España y es una pena que esté así”, expone Javier Soto Gallués, de 29 años. Los vecinos han visto cómo las dos edificaciones del conjunto formado por ermita y convento han ido sufriendo un deterioro progresivo, que se ha agudizado en los últimos años. La techumbre comienza a presentar riesgo de desprendimientos, a lo que se suma la pérdida de patrimonio artístico: “En la parte frontal había un reloj de sol antiguo que desapareció hace una década”, relata Soto, “y la sacristía albergaba unas pinturas murales medievales, posiblemente del siglo XII, muy importantes por ser únicas en Navarra, y que están totalmente deterioradas”. La primera edil rocafortera no se resigna a “ver por el suelo una construcción que data de 1098 y tiene una situación privilegiada en la conocida como cuarta ruta del Camino de Santiago”, la que entra por Somport proveniente de Italia y el sureste francés. Por ello, aceptó el pasado 30 de julio la donación del conjunto arquitectónico de San Bartolomé de manos de la Provincia Franciscana de Arantzazu, con el objetivo de iniciar su restauración. Ubicación estratégica para potenciar la ruta tolosana del Camino de Santiago en Navarra “Si se arreglaran los accesos y restaurase el edificio se podría integrar en la ruta que pasa por Jaca, la Foz de Lumbier y discurre desde Rocafote hacia Izco. Serviría para potenciar esa parte de la ruta jacobea por Navarra, uniendo esfuerzos con las asociaciones de Aragón, particularmente con las de Jaca y Zaragoza”, considera por su parte Jesús Tanco Lerga, cofundador y expresidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago. Tanco, historiador de Olite, cree que Navarra ha cuidado institucionalmente la ruta que entra por San Juan de Pie de Puerto, donde unen las tres vías de Francia. “Pero también está la ruta que viene de Toulouse, proveniente de la Provenza de Italia, a la que se le llama la cuarta vía tolosana, que creo que es la que necesita ser potenciada en Navarra”. Historias y leyendas de un templo milenario El eremitorio de San Bartolomé, construido por el rey Pedro I tras una victoria militar en 1098 se convirtió en 1213 en la primera fundación franciscana, y ha sido lugar de referencia para los templarios, peregrinos y amantes de la naturaleza Cuenta la tradición que San Francisco de Asís se detuvo a dormir en Rocaforte y clavó su bastón en tierra. De él brotó una frondosa morera que, aunque seca, se mantiene aún hoy, y a cuya corteza se atribuyen propiedades curativas. El santo ingresó en tierras navarras procedente de Italia por la vía de Somport, camino de Santiago. En esta peregrinación que desarrolló entre mayo de 1213 y noviembre de 1215 se detuvo unos días en el eremitorio. Ahí dejó a fray Bernardo de Quintabal, cuidando a un enfermo. Se convirtió así en el primer asentamiento franciscano en la Península y uno de los primeros del mundo, confirmándose su fundación por el santo un año más tarde, a su regreso de tierras compostelanas. Según la tradición, San Francisco se sintió atraído por la silueta del eremitorio oratorio de San Bartolomé, una edificación gótica mandada construir por Pedro I, rey de Navarra y Aragón, tras la victoria contra los musulmanes en Calasanz el 24 de agosto de 1098. Hoy es la única que queda en pie de las cuatro erigidas con ese motivo en tierras sangüesinas en honor de este santo, considerado patrón del triunfo del cristianismo. Las otras estaban en Ull, como parroquia; en Puyo de Castellón, como iglesia filial de San Esteban; y un tercer templo entre el río Onsella y Peña. Esta sobria construcción se emplaza al noroeste de la villa de Rocaforte en el término conocido como el chaparral. A ella se hace mención en “Las florecillas de San Francisco” de autor anónimo perteneciente a la comunidad del santo. El capítulo III, dice: “Al principio de la fundación de la orden, cuando los frailes eran pocos y aún no tenían conventos, San Francisco fue de peregrinación a Santiago de Galicia. Llevó consigo a algunos frailes de los cuales era uno Fray Bernardo. Por el camino encontró a un pobre enfermo, y encargó a Fray Bernardo que se quedase allí cuidándolo. Volviendo San Francisco de Santiago encontró a Fray Bernardo y al enfermo con que lo había dejado que ya estaba perfectamente sano, encomendándoles la fundación de este convento”. Existen también referencias escritas en piedra de la fundación franciscana. Así, una lápida empotrada en el muro del eremitorio oratorio recoge la inscripción “este monasterio lo fundó San Francisco en honor de San Bartolomé, año del Señor 1214”, según detalló el historiador Vicente Villabriga. En la restauración de 1635, Fray Diego Manso, descubrió una segunda lápida que reza: “Este monasterio lo edificó San Francisco a honra de San Bartolomé, año de 1213”. Una tercera referencia del paso del santo se encuentra en una inscripción a unas decenas de metros en la conocida como Fuente de San Francisco. La edificación, de planta de crucero y bóveda y ábside románicos, fue habitada hasta 1266 por los monjes franciscanos, momento en que bajaron al convento de Sangüesa, y quedó sin habitar hasta la reconstrucción de 1635. En 1722 se le agregó un edificio adosado que muestra la planta tradicional de convento franciscano, y cuya estructura externa se conserva prácticamente intacta, siendo necesaria la remodelación de su interior y su techumbre, al igual que en el caso de la ermita oratorio. El conjunto acogió de forma continuada a una comunidad franciscana estable, hasta la amortización de Mendizábal al final de la primera guerra carlista. Pasando a partir de 1822 a uso civil como hospedería y posteriormente como aprisco de ganado. Les fue encomendada a los franciscanos de Olite la función religiosa del eremitorio, abriéndose hasta nuestros días por San Bartolomé para una romería que se celebra cada 24 de agosto y una misa de víspera. Es lo que hacía un centenar de rocaforteros el pasado sábado 23 con una misa en honor del santo. El Concejo acaba de asumir su titularidad, donada por la Provincia Franciscana de Arantzazu el pasado 30 de julio. Pero ahora queda afrontar las labores de restauración. Ya que, como decía en su homilía el cura párroco José María Martincorena, “hay que tener raíces muy profundas para venir aquí a celebrar… siempre con un ojo puesto en el techo”. El entorno del eremitorio oratorio, rodeado de almendros, a un kilómetro de Rocaforte y cuatro de Sangüesa, ofrece una ubicación paisajística que entronca perfectamente con el espíritu franciscano de amor por la naturaleza, y remite a leyendas y tradiciones que se entremezclan en el pasado, porque “la figura de San Bartolomé siempre ha tenido querencia para la orden templaria, grandes amantes de este santo, ya que simboliza la victoria del cristianismo y porque, como se le representa martirizado, despellejado con un cuchillo, consideran que ellos, como San Bartolomé mudaban de piel y cambiaban de vida, una de monjes y otra de soldados”, explica el historiador olitense Jesús Tanco.

African style clothing for women reflects centuries
woolrich arctic parka Countdown To The Nordstrom Rack Grand Opening In Downtown D

the lowest dancing houses as walking
burberry scarf9 qualities that will sustain you in the Graphic Design Industry