Reunion Delegaciones

Reunión de las Delegaciones Diocesanas

Para el buen funcionamiento de la diócesis se tienen regularmente reuniones de los diversos departamentos que constituyen el organigrama diocesano. El pasado día 10 de febrero les tocó a las Delegaciones. Se trata de coordinar, orientar, animar  y sentirse solidarios de una misma tarea compartida que es la de evangelizar. Fue presidida por el Sr. Arzobispo y su obispo Auxiliar.  

CORREAS DE TRANSMISIÓN
Las palabras iniciales de bienvenida del Sr. Arzobispo abrieron la reunión. Agradeció a los delegados por su gran esfuerzo y también por los resultados. Describió a las Delegaciones como “correas de transmisión” para realizar las propuestas diocesanas. Éstas, que suelen venir desde el Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española, de los consejos de laicos y sacerdotes y de las inquietudes de los fieles, son aprobadas por el obispo y puestas en marcha por sus delegados. Para llevarlas a cabo, dijo, es necesario practicar las virtudes teologales de la fe, esperanza y caridad. Cuando hay problemas la solución debe tener su fuente en la herida del Corazón de Jesús. El grano de trigo, afirmó el obispo, que es rector y cabeza de la vida diocesana, sólo da fruto cuando cae en tierra y muere.

TRES VIRTUDES DE LOS DELEGADOS
Señaló el Sr. Arzobispo tres virtudes propias del delegado diocesano, que los son también de todos los agentes pastorales. La paciencia, la confianza y la responsabilidad.

  1. La paciencia es la virtud del apóstol que nunca se desanima, sabe aguantar el peso del trabajo y  siempre es activa hasta en las situaciones más difíciles. El ejemplo nos lo da Santa Teresa de Jesús en este V centenario de su nacimiento. “Señor, qué mandáis hacer de mi? “Nada te turbe…la paciencia todo lo alcanza”. Esta virtud usa siempre la misericordia con los demás y consigo mismo.
  2. La confianza da serenidad y paz interior al espíritu al saber que todo está en las manos de Dios, que la obra de la salvación es suya y en Él confiamos.  El obispo confía en los delegados que ha nombrado y los delegados confían a su vez en el obispo y en los miembros de las delegaciones que dirigen.
  3. Responsabilidad. Significa responder de la incumbencia recibida. Esta respuesta ha de evitar la mediocridad y ser siempre de entrega total haciendo todo lo que se debe y puede.

A continuación se hizo una rápida rueda de impresiones y propuestas a nivel general para mantener una buena coordinación entre todas las delegaciones. Una en las que más se insistió es en la necesidad de usar cada vez más los modernos medios de comunicación como programas digitales, coordinando las páginas web y la comunicación por los diversos  medios.

LOS PARTICIPANTES
Estas son las Delegaciones que trabajan en los diversos departamentos diocesanos: Del clero. Vocacional. Liturgia. Enseñanza. Catequesis. Salud. Juventud. Pastoral familiar (Cosplan, Bidare). Misiones. Misión Diocesana. Migraciones. Cáritas. Medios de Comunicación Social. Religiosidad Popular. Diaconado Permanente. Catecumenado de Adultos. Vírgenes Consagradas. Asociaciones y Movimientos. Camino de Santiago. Ecumenismo. Vicaría de Economía. Vicaría de la Vida Consagrada. Sociedades de vida apostólica. Departamento de Euskera. Departamento de Estadística.

Existen para servir mejor al pueblo cristiano. Todos tienen como meta, bajo la dirección del Arzobispo, la evangelización y el apostolado. Son como ministerios en un gobierno civil. Esto significa que a través de ellas se realizan gran parte de los trabajos pastorales de las diócesis de Pamplona y Tudela. Se dirigen a diferentes  grupos de fieles para responder a sus necesidades y problemas. Están coordinadas por el Vicario General, en nuestro caso, por el Obispo Auxiliar, que procura su buen funcionamiento y el cumplimiento de los acuerdos del Consejo Episcopal.

Podemos decir que son como los trabajadores que están a pie de campo poniendo en práctica los programas dentro de un plan pastoral. Conviene conocer las que existen en nuestras diócesis y las principales actividades que realizan.

ACTIVIDAD TREPIDANTE
Cada delegado fue relatando sus trabajos que se reflejan en la agenda diocesana que recoge las fechas, lugares y actividades  de todo el año. También sus necesidades, problemas y proyectos de futuro.

Es impresionante el trabajo de cada delegación, pero, cuando se contemplan todos juntos, se tiene la conciencia exacta del trabajo impresionante que se realiza en medio de una actividad trepidante que no descansa de una realización de un proyecto a otro.

La reunión ha servido para poner en la balanza lo realizado, lo que falta todavía por realizar en la agenda de este año y los proyectos de futuro. La coordinación, la colaboración y el buen ambiente entre todos los delegados ha sido un fruto de esta reunión.