Ngel Iriarte Caritas

El reparto de alimentos en las Cáritas Parroquiales

El consejo Diocesano de Cáritas de Pamplona y Tudela acordó no participar en el reparto de alimentos procedentes del Fondo Social Europeo.

En la reunión ordinaria del Consejo Diocesano de Cáritas de Pamplona y Tudela, que fue presidida por el Señor Arzobispo, don Francisco Pérez, se trató el controvertido tema del reparto de alimentos del Fondo Social Europeo.

En febrero de 2015 el Fondo Social Europeo modificó el procedimiento para la distribución de alimentos y los requisitos que se van a exigir. En el caso de Navarra los alimentos se distribuyen a través del Banco de Alimentos y de Cruz Roja, que a su vez hacen llegar los alimentos a través de entidades de reparto como son las Cáritas parroquiales.

Lo que se acordó en el Consejo Diocesano fue que el procedimiento y los requisitos para ser entidad de reparto no estaban en sintonía con la identidad de Cáritas y que por lo tanto, las Cáritas parroquiales no participarán en dicho reparto.

Según la nueva normativa, la valoración de la necesidad de alimentos lo marcará el Servicio Social de base, los criterios para determinar quiénes son los destinatarios de la ayuda lo marca la autoridad nacional. Cáritas siempre ha de estar abierta a colaborar con la Administración y otras Organizaciones, pero desde su identidad. Cáritas ha de poder decidir quiénes son los destinatarios de su acción y el modo en que considera que ha de trabajar con las personas de acuerdo a su identidad, misión y valores.
Por otra parte, para que una Cáritas Parroquial pueda repartir alimentos se le va a exigir estar legalmente constituidas como entidad sin ánimo de lucro y registrada; tener estatutos; asegurar la puesta a disposición de los alimentos para las personas destinatarias; disponer de medios humanos y materiales suficientes para realizar la correcta distribución de alimentos y justificar el número de personas destinatarias. Con estas exigencias se les obliga a cambiar la estructura canónica en la Diócesis y en las parroquias. Los requisitos exceden en mucho la capacidad de la mayoría de las parroquias.

Finalmente, el programa se centra en el reparto de alimentos y no en las personas. En contra de esto, el objetivo del trabajo de Cátitas es el acompañamiento a la persona y la mejora del acceso a sus derechos como ciudadanos.

Por todos estos motivos, Cáritas no participará en este reparto de alimentos.