San Juan De Avila Sacerdotes1

La fiesta de los sacerdotes

El pasado domingo, 10 de mayo, se celebró la festividad de san Juan de Ávila, patrón de los sacerdotes. Al caer la fiesta en domingo, se trasladó la celebración al lunes 11. Más de 300 sacerdotes se reunieron en el Seminario de Pamplona para agradecer y homenajear a los presbíteros que han cumplido este año sus bodas de plata y de oro sacerdotales. Todo un testimonio de fidelidad y de trabajo humilde por el Reino de Dios.

Durante la jornada del día 11, se ofreció un pequeño homenaje a los sacerdotes ordenados en el año 1965 y también a los que celebran sus Bodas de Plata sacerdotales. Los actos de San Juan de Ávila, que tuvieron lugar en el Seminario Conciliar de Pamplona, dieron comienzo a las 11:00 horas con la celebración de una Eucaristía que fue presidida pro el Señor Arzobispo, don Francisco Pérez. A continuación, a las 12:30 horas, hubo un concierto homenaje, seguido de una comida de hermandad. Monseñor Francisco Pérez quiso resaltar en su homilía que “las dos promociones que hoy celebráis vuestra fiesta jubilar tenéis en común que prácticamente nacisteis al presbiterado en un clima eminentemente sacerdotal dentro de la Iglesia. Los que os ordenasteis en 1965 sois los primeros hijos del Concilio Vaticano II, clausurado en diciembre del mismo año de vuestra ordenación. Lo recordáis muy bien porque lo vivisteis y lo vivimos todos con una intensidad extraordinaria”. Y añadió: “Los que os ordenasteis hace 25 años también fuisteis testigos de acontecimientos importantes: no voy a comentar lo que supuso la caída del muro de Berlín un año antes. Pero en ambiente eclesial el tema clave  en 1990 eran los presbíteros. En ese año tuvo lugar el Sínodo de los Obispos sobre los presbíteros que dio origen a la Exhortación apostólica postsinodal “Pastores dabo vobis”. El Papa San Juan  Pablo II dedicó muchas audiencias de los miércoles a hablar sobre los sacerdotes, su misión, su necesidad dentro de la Iglesia y la exigencia de su santidad. También fue un año en el que se comentaba con calor todo lo relacionado con los sacerdotes.”

Los sacerdotes ordenados en 1965 y quen han cumplido las bodas de oro sacerdotales son: Mons. Juan José Larrañeta Olleta, Pedro Enrique Arcelus Tellería, José Juan Azparren Osés, Desiderio Cambra Arróniz, José Mª Crespo Barbarin, Fernando Cristóbal Vicente, Jesús Mª Díaz Ganuza, José Ramón Echeverría Mancho, José Manuel Gordejuela Eslava, Manuel Leandro Ilundáin Jabat, Juan Cruz Labeaga Mendiola, Gabriel Larraya Aguinaga, Eugenio Lecumberri Seviné, Francisco Javier Leoz Argüelles, José Javier Lizáur Aliaga, Antonio Muerza Chocarro, Ricardo Noain Ciáurriz, Carmelo Ortigosa García, José Mª Ortiz Sola, Gonzalo Rodrigo Mendigacha, Ángel Sada Azanza, Jesús Mª Sanjuán Berástegui y José Simón Suescun Lasterra. En comunión de los santos, con los que ya pasaron a la casa del Padre: Jesús Ansó Tambo, José Luis Echeverri Berolegui, Félix Herce Vicente, Jesús Labari Echaide, Juan José Olite Tejada, José Pérez de Albéniz Zurbano, Luis Sola Blasón y Francisco Javier Tellechea Zoroquiain.

Los ordenados en 1990 son: Mons. Juan antonio Aznárez Cobo, Alfonso José Aizpún Viñes, Jesús Mª Arguibide Equísoain, Lorenzo Fernández Riaño, Pedro José Hernández Navarro, Ignacio Iturria Repáraz, José Luis Morrás-Etayo, Pedro Obregozo Gamio y José Ramón Porras Vargas.

No te pierdas…