Ordenaciones Sacerdotales

Cinco nuevos sacerdotes ordenados en la diócesis de Pamplona-Tudela

El pasado 21 de junio, la Catedral de Santa María la Real de Pamplona se llenó de fieles para acompañar a los cinco nuevo sacerdotes. La ceremonia de ordenación fue presidida por Mons. Francisco Pérez.

Desde el pasado domingo, 21 de junio, la Iglesia de Navarra cuenta con cinco nuevos sacerdotes: Íñigo Serrano Sagaseta de Ilúrdoz, Alejandro Zuza Ruiz de Alda, José Antonio Apecechea Escudero,  Javier Domínguez Fernández, del Seminario Conciliar de Pamplona, y Pablo Serrano Martí, del Seminario Diocesano Misionero Redemptoris Mater de Pamplona-Tudela. Familiares y amigos llenaron los primeros bancos de la Seo pamplonesa para no perderse detalle de la ceremonia de ordenación, que fue presidida por el Señor Arzbispo de Pamplona, don Francisco Pérez, y concelebrada por más de 50 sacerdotes.

En su homilía, el Arzobispo les recordó que “el sacerdocio, después de la gracia bautismal que recibisteis al inicio de vuestra vida, es el mayor don que Dios os concede”. Por otra parte, el Arzobispo les dijo que “cada sacerdote, cada uno de vosotros, sois un gran regalo para la Iglesia y para el mundo. Nosotros, como comunidad diocesana, os recibimos con gozo y con esperanza”. El Arzobispo habló también de los tiempos actuales, en los que “la Iglesia sufre los envites del relativismo y la secularización. Bajo capa de tolerancia se pretende imponer la dictadura del relativismo que no deja lugar a la verdad ni al pensamiento moral de la conciencia”. Mons. Pérez aportó una solución llena de esperanza: “Frente a este ambiente los sacerdotes tenemos a nuestro alcance el Evangelio. Leed y meditad una y otra vez la Sagrada Escritura de modo que lleguéis a creer lo que habéis leído para enseñar lo que habéis aprendido en la fe y para vivir lo que habéis enseñado. Que cuando habléis a los fieles, sea en la homilía o en cualquier otra circunstancia, vuestras palabras lleguen al corazón de la gente porque brotan de vuestro corazón; predicad lo que antes habéis hecho vuestro”. El Arzobispo terminó su intervención recordando al fundador de las Siervas de María de Anglet, el padre  Luis Eduardo Cestac, que hace pocos días fue beatificado en Bayona.

No te pierdas…

Las fotos de la celebración
La homilia del Arzobispo en la celebración