Inmigrantes

Ante la situación de los refugiados sirios y de los inmigrantes empobrecidos

Ante la situación que viven miles de desplazados que huyen de la guerra en
Siria, hemos de manifestarnos para posicionarnos frente a la injusticia que sufren más de 4 millones de personas de dicho país, y la supuesta solidaridad de las “cuotas” de los países europeos.

En esta guerra, que dura ya 4 años, confluyen múltiples intereses geopolíticos (rutas del petróleo, gas…), además del negocio de la venta de armas por parte de países europeos, Rusia y EEUU. A todo esto hay que sumar la financiación de países del Golfo a distintas facciones armadas.

En este sentido, el papel durante estos 4 años de la ONU y las grandes potencias mundiales -incluida la Unión Europea- ha sido nefasto: a la venta de armas debemos añadirle el no haber hecho nada para acabar con esta guerra, en la que, como en todas, los empobrecidos son la primera víctima.

En este marco denunciamos como en las distintas guerras de Afganistán, Iraq,
Libia… se ha facilitado el crecimiento y desarrollo de diversos grupos armados, y se ha establecido la guerra como “forma de vida habitual” de poblaciones enteras, con más bombardeo aéreo y menos presencia militar directa de las grandes potencias. ¿La táctica de las grandes potencias es que se maten los empobrecidos? ¿Quién está financiando al Estado Islámico (ISIS)? ¿Quién se beneficia de la venta de armas?
Recordemos que en los últimos cinco años, al menos 15 guerras han estallado o se han reanudado. De ellas, ocho se desarrollan en África, tres en Oriente Medio, una en Europa y tres en Asia. Según el Instituto Internacional de Investigaciones sobre la Paz (SIPRI), entre 2010 y 2014 Rusia y Estados Unidos exportaban hasta el 48% de la venta total de armamento en el mundo (seguidos de China, Alemania y Francia, mientras que España ocupa el séptimo puesto).

Así mismo, denunciamos la supuesta campaña de solidaridad de países europeos, que evidentemente esconde una doble moral. ¿Por qué se silencian las causas políticas y económicas que provocan la emigración de millones de africanos? ¿Por qué nos olvidamos que en las fronteras de las rutas africanas a Europa, se siguen aplastando los derechos de los hermanos empobrecidos, con expulsiones en caliente, apresamientos injustificados en países como Marruecos…etc? ¿Por qué
Europa construye en secreto centros de retención de inmigrantes extraterritoriales, como el de Agadez en Níger? ¿Por qué paga a Marruecos y Senegal para cortar el paso a los hambrientos, aún sabiendo que usan métodos inhumanos que violan los
DDHH y los acuerdos que estos países han firmado para Europa?

Hemos de resaltar que países como Líbano, en algo más de cuatro años, han hospedado a casi 2 millones de refugiados, siendo un país con solo 4,5 millones de habitantes, nada comparable a las escandalosas y ridículas “cuotas” europeas. Incluso
Europa saca provecho de los refugiados: los bancos alemanes ya han calculado que los tres millones de refugiados que Alemania espera recibir hasta el 2.020 contribuirán a aumentar su PIB en un 1,7% por encima de lo planificado y consolidarán su liderazgo en Europa al paliar los efectos del problema de la baja natalidad.
Pero ante esto, ¿cuál está siendo el papel de los medios de comunicación?

Todos sabemos desde hace muchos años que el Mediterráneo es una escandalosa fosa común de hermanos africanos. ¿Por qué ahora este movimiento de opinión pública? Entendemos que intenta fomentar una cultura relativista, basada en las emociones, siempre subjetivas y efímeras, que distraigan de una adecuada compresión de las verdaderas causas políticas de la guerra.

Por otra parte, la Iglesia ha denunciado siempre la situación de los inmigrantes empobrecidos y ha acogido en su seno a millones de hermanos obligados a abandonar su tierra. El papa Francisco habla incluso de la “tercera guerra mundial combatida por partes”, denunciando como uno de sus pilares el comercio de las armas, uno de los negocios más lucrativos e indecentes del mundo.

Desde el Movimiento Cultural Cristiano, ponemos una vez más encima de la mesa que la lucha contra las causas de las guerras es la única opción para atajar este drama humano en origen. Si miramos con detenimiento las causas de las guerras del siglo XX y lo que llevamos del XXI, observaremos que éstas se han desatado en zonas con grandes intereses estratégicos, políticos y económicos.

Por todo esto, podemos afirmar que las migraciones de los empobrecidos son consecuencia directa de una nueva vuelta de tuerca en la guerra de los poderosos contra los débiles —que responde además a los intereses económicos y políticos de la UE—. Lamentablemente, estas injusticias no son fruto de acontecimientos recientes; desde hace tres décadas el MCC viene denunciando sus causas a través de publicaciones y campañas solidarias.

Por todo eso manifestamos la solidaridad con las víctimas de todas las
guerras: Denunciamos al actual sistema imperialista, como estructura injusta, basado en el dominio y el expolio a los empobrecidos, sustentado en el individualismo consumista, en la mentira, en la ley del más fuerte… Defendemos la construcción de una nueva sociedad solidaria y autogestionaria, basada en la justicia, que ponga en su centro la dignidad inalienable de toda persona humana.

¡NI BANDERAS NI FRONTERAS!

MOVIMIENTO CULTURAL CRISTIANO