Simposio UN

Simposio de Arte y Teología

L a Facultad de Teología de la Universidad de Navarra celebró el XXXIV Simposio “Arte y Teología”. En el encuentro participaron 260 personas procedentes de España, Italia y Portugal.
El P. Jordi-Agustí Piqué, OSB, presidente del Pontificio Instituto Litúrgico de Roma, habló sobre la música litúrgica y apeló a una cuarta dimensión, el recuerdo. “Solo lo que hemos aprendido cantando se recuerda toda la vida. La música es el metalenguaje que hace comprender algo de la realidad. Hace entender algo de lo que celebramos”, afirmó. Según dijo, “todo lo que es humano dice algo de este Dios a quien cantamos en diálogo constante de acción de gracias”. Y agregó que “ninguna otra religión, a parte de la cristiana, devuelve la palabra que Dios nos ha revelado y esta palabra es Cristo. Cantamos a Cristo mismo”.
Por su parte, Joaquín Lorda, profesor de la Escuela de Arquitectura de la UN, ofreció la conferencia inaugural los recursos arquitectónicos como ornamentación. De este modo, se remontó a la cultura antigua, para seguir con el estudio de los ritos y el diseño arquitectónico, del que “ha habido dos grandes repertorios: el clásico y el gótico”. En su opinión, existe un problema técnico para hacer arte sagrado, que se solucionaría poniendo “un poco de buena voluntad” por parte de los arquitectos o artesanos encargados de diseñarlo”.