Ordenación

Próxima ordenación

El próximo 28 de noviembre, la Catedral de Santa María la Real de Pamplona acogerá la ceremonia de ordenación diaconal de Rubén Martínez Cuende, del Seminario Diocesano Misionero Redemptoris Mater. La ordenación será a las 11:00 horas y será presidida por Mons. Francisco Pérez.

Unos días antes a su ordenación, hablamos con Rubén, un joven de 26 años, natural de Burgos, que se muestra muy feliz por el paso que va a dar.

Rubén Martínez de Burgos llegó a Pamplona en el año 2008, cuando comenzó en Pamplona el Seminario Redemptoris Mater. Es el mayor de 7 hermanos de una familia cristiana y aunque les echa de menos, se siente feliz de estudiar para ser sacerdote.

¿Cómo acoge tu familia este paso tan importante que vas a dar?
Es una muy buena noticia para mi familia. Vengo de una familia cristiana y que un hijo tenga vocación al sacerdocio es una alegría muy grande para unos padres. Está la pena de que me haya ido a otra ciudad, pero evangelizar conlleva salir de casa, dejar padre y madre, aunque eso no quiere decir que les olvides.

¿Y cómo estás viviendo tú este paso hacia el sacerdocio?
Muy contento. El tiempo que estás en el Seminario es un tiempo de formación, de discernimiento, que me ha ayudado mucho. Se podría decir que es como un noviazgo, en el que poco a poco se va viendo si la llamada al sacerdocio es verdaderamente una llamada de Dios. Vas discerniendo, te vas conociendo a ti mismo, a la vez que se estudia Filosofía y Teología. Lo importante es la formación personal, el profundizar en la fe, el conocerse a uno mismo. He visto que la Iglesia lleva sus tiempos y ahora estoy muy contento de ordenarme diácono. Todo el tiempo de preparación ha sido una ayuda y necesario.

¿Qué es lo que caracteriza al diácono?
En el diaconado ya se entra a formar parte del clero y lo más importante es que se hace un juramento de celibato y obediencia al Obispo. A partir del momento de la ordenación diaconal, ya seré miembro de la diócesis de Pamplona y Tudela y juraré obediencia a don Francisco y a sus sucesores y haré la promesa de celibato para toda la vida.

¿Cuál es tu prioridad una vez que te ordenes sacerdote?
Nuestro Seminario es misionero, somos diocesanos pero tenemos una vocación misionera. Ir a la misión está dentro de mi corazón, pero no quiere decir que me tenga que ir lejos, porque veo que la misión también es estar aquí, en una parroquia de pueblo o en una parroquia en Pamplona. Todo es misión. n