Mendivi

Visita Pastoral a Mendívil

El domingo 22 de noviembre, Fiesta de Cristo Rey, con la Visita Pastoral a Mendívil, el Sr. Arzobispo D. Francisco Pérez dio por concluida la Visita Pastoral al Arciprestazgo de Tafalla y más en concreto a la zona de la Valdorba, realizada a lo largo del año 2015.
A pesar de que la mañana amaneció desapacible casi todos los que en fines de semana y vacaciones vienen a Mendívil se sumaron a los habituales del pueblo en la eucaristía. No es grande la iglesia, pero estaba llena.
Su celebración, sencilla como la de cualquier día de fiesta, pero presidida por el Obispo y Pastor de la Diócesis, fue vivamente participada por todos. La Palabra llana y el talante familiar de D. Francisco hicieron que niños y mayores nos sintiesemos cercanos a nuestro Obispo. Fue realmente “el día de la Diócesis” para Mendívil.
(“La Parroquia de Mendívil”, libro recientemente publicado, junto con una Biblia, y una jarra de agua de la fuente de la Chopera, de la que durante siglos han bebido las gentes de este pueblo, fueron en el ofertorio signos y deseo de que la gente de Mendívil siga viviendo la fe recibida de sus mayores y continúe haciendo su historia a la luz del Evangelio; que el agua Santa los siga recibiendo con el bautismo y despidiendo en su funeral.)
Con el canto de una avemaría a la Vírgen, presente en una imagen sin advocación propia hasta el momento pero con la de “Santa María Reina de Mendívil” desde ahora, concluyó la celebración. La mirada con cierto hieratismo, propia de las imágenes románicas, se hizo amable y todos vimos en sus ojos grandes el cariño de la Madre.
Una celebración realmente viva y gozosa para todos. El Sr. Arzobispo no administró el sacramento de la Confirmación, tal como solía ser tradición antaño en la Visita a estos pueblos, pero creemos que esta eucaristía confirmó en todos la fe.
Un cordial lunch, participado por todos en “la Sociedad” del pueblo, propició el encuentro amistoso con el Sr. Arzobispo, a nivel personal, familiar, de novios…de todos. Hasta con una enferma, inconsciente por su atzeimer, a la que visitó D. Francisco para darle su amorosa bendición.
La mañana dejó un sabroso sabor, y creemos que algo más, en Mendívil.
Fue todo lo que puede ser una Visita Pastoral a una pequeña parroquia.
Se trasladó después a la parroquia de Solchaga y con el rezo de una breve oración en su iglesia y en la cercana de Eristain, acompañado por casi todos los que en este desapacible día estaban en el pueblo y, tras conversar también amigablemente con ellos, dio cumplido final a la mañana el Sr. Arzobispo.
Por finalizada también, su Visita Pastoral al arciprestazgo de Tafalla. Con broche de oro, sin que este calificativo sea pretencioso.