Javierada Peregrinación

Primera Javierada

E l pasado domingo, 6 de marzo, tuvo lugar la primera de las Javieradas de este año 2016. Una Javierada que se enmarca dentro del año de la Misericordia y que llevó por lema “Peregrinos de la Misericordia”.

El mal tiempo no impidió que cientos de peregrinos acudieran hasta Javier para honrar al santo patrón de Navarra y de las misiones, San Francisco Javier. Los peregrinos se encontraron con viento, nieve y lluvia a lo largo del recorrido, pero el tiempo dio un respiro durante la Eucaristía celebrada en la explanada del castillo.

Días antes ya habían partido desde diferentes localidades de Navarra grupos de peregrinos. El sábado 5 por la tarde, se celebró la Misa de acogida del peregrino, acto previo a la Javierada propiamente dicha. A las ocho de la mañana partía desde Sangüesa el Via Crucis, encabezado por el Señor Arzobispo, Mons. Francisco Pérez. Una vez en Javier, a las diez de la mañana, se celebró la Santa Misa, que fue retransmitida en directo por Navarra Televisión y 13 TV.

Don Francisco estuvo acompañado por el Obispo Auxiliar, Juan Antonio Aznárez, el delegado de Misiones, José María Aícua, Javier Leoz, delegado de Religiosidad Popular, Francisco Javier Cortabarria, superior de los jesuitas de Javier, y el recién nombrado Obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde.

La homilía:
Durante la homilía el Arzobispo habló del perdón en este Año de la Misericordia, de ayudar a los que más sufren. Además, pidió a los asistentes escuchar la llamada de Dios, porque estamos necesitados de sacerdotes. “Dios sigue llamando y necesita de muchos hombres que puedan dispensar el perdón divino. Y si sentís la vocación religiosa para actualizar las Obras de Misericordia, no miréis a otro lado, mirad cara a cara a Cristo que os invita a seguirlo”, afirmó don Francisco.

Así mismo, mostró la urgencia que tiene la sociedad actual de una conversión del corazón. “Nunca habrá una sociedad de bienestar verdadera si no hay un corazón renovado y convertido. El bienestar tiene su morada en el corazón. Un corazón apasionado por amor a Jesucristo y gozoso por la entrega a los demás, es un tesoro que da de lo material puede llenar”, concluyó. También recordó a las cuatro religiosas y doce miembros de una residencia que murieron asesinados en Yemen. Y pidió por los refugiados, para que los cristianos les acojamos con los brazos abiertos, y por todos los que sufren, especialmente, niños y enfermos.

Homenaje:
En el marco de la celebración se homenajeó al sacerdote Juan Carlos Elizalde, nombrado Obispo de Vitoria. Don Francisco le hizo entrega de una imagen del Cristo de la Sonrrisa de Javier.