Misa Crismal

Misa Crismal en Pamplona

El pasado 23 de marzo tuvo lugar en la Catedral de Santa María la Real de Pamplona la celebración de la Misa Crismal, donde el Señor Arzobispo, don Francisco Pérez, acompañado por todos los presbíteros de la diócesis, bendijo los Santos Óleos y consagró el Santo Crisma.
La celebración de la Misa Crismal es una de las principales manifestaciones de la plenitud sacerdotal del Arzobispo y signo de la unión estrecha de los presbíteros con él. Durante la homilía, don Francisco reflexionó sobre el título que desde diferentes ámbitos reciben los sacerdotes, como ministros de la misericordia. Afirmó que “un sacerdote aprende a ser ministro de la misericordia en la medida en que aprende a ser ministros de la palabra, es decir, encargados de acoger la Palabra de Dios y anunciarla con fidelidad y con ilusión”. Así mismo, señaló que “ministros de la misericordia equivale también a ser administradores de los misterios de Dios, de los sacramentos que administramos a diario.” Finalmente, explicó que “ser ministros de la misericordia supone ser signo e instrumento de comunión”. Y concluyó animando a los sacerdotes, en este Año Santo Jubilar de la Misericordia, a poner en práctica las obras de misericordia con los demás sacerdotes. “No tengáis miedo a apreciaros con el afecto que brota del amor de Dios. ¡Él nos amó primero!” afirmó.