Yugo

Peregrinación a la ermita del Yugo

E l último lunes del mes de mayo los sacerdotes de la Ribera cumplen la tradición de peregrinar hasta la ermita de la Virgen de El Yugo. Acuden quienes están allí actualmente en la vida pastoral activa y quienes lo estuvieron y conservan esa querencia. Este año se reunieron una treintena de sacerdotes. Le dio un realce especial la presencia del Sr. Arzobispo, ya que esta reunión marca el fin del curso pastoral.

Siempre se hace mención de los sacerdotes que cumplen alguna efeméride especial. En esta ocasión se recordó a los enfermos, los que no pudieron venir y se citó a dos sacerdotes allí presentes que cumplían las Bodas de Oro Sacerdotales: Víctor Goicoechea (OCD) Y Félix García de Eulate.

En la celebración de la Eucaristía el Sr. Arzobispo hizo una reflexión muy profunda sobre la relación entre el año de la misericordia y las virtudes teologales de la fe, la esperanza y la caridad. Al final se cantó el himno de la Virgen de El Yugo: “desde tu ermita de las Bardenas, oh Madre nuestra, bendícenos” y jotas a la patrona de la Ribera, “morenica y galana”.

La comida fraterna fue el momento de mayor comunicación. La sobremesa se prolongó con un diálogo muy cercano, cordial y jugoso entre los sacerdotes y el Sr. Arzobispo. Se habló “de omni re scibili” “de todo aquello que se puede conocer”. El Sr. Arzobispo fue respondiendo a todo con claridad. Transmitió ánimo, apoyo, ilusión y confianza a todos los sacerdotes. Finalmente no faltaron, como es tradicional, las primeras cerezas de Milagro.