Jorandas Culturales En Pitillas

Jornadas Culturales en Pitillas

El pasado 29 de octubre, se celebraron en Pitillas las III Jornadas Culturales, “Pitillas: una comunidad viva”, que se enmarcan dentro del Ciclo histórico-artístico: “Nuestro patrimonio, nuestro legado”. El acto se desarrolló en la iglesia parroquial de San Pedro, donde se encontraban expuestas las tallas restauradas en los últimos seis años. Esculturas de diferentes estilos y épocas que hablan de las tradiciones festivas de la localidad: el patrón San Ramón Nonato (agosto) y la romería en honor a Santo Domingo de Guzmán (mayo). Asimismo, puede contemplarse uno de los pasos procesionales: Cristo flagelado, la talla de San Ignacio procedente del antiguo colegio de las jesuitinas de la localidad y varias imágenes de la advocación mariana.

Para entender las intervenciones que se realizaron sobre estas imágenes se contó con Amaia Pérez Zardoya, de APZ Restauraciones. Su ponencia se tituló: “Cuando el arte habla”. En su exposición hizo hincapié en la importancia de la conservación de la imaginería y otras manifestaciones artísticas de cada localidad. Una conservación que ha de respetar las características de la obra original, para evitar su deterioro y la pérdida de referencias al pasado del que procede. A través de las grietas, pérdida de pintura, estuco o partes de las esculturas, explicó el significado de la iconografía de las imágenes, la época en que podían datarse, cómo se movilizaban por los antepasados de la localidad, etc. Con su exposición se pudo entender cómo entablar un diálogo entre pasado y presente.

A esta conferencia le precedieron un corto sobre las actividades desarrolladas en los últimos seis años por un amplio y heterogéneo grupo de personas voluntarias de Pitillas y una breve ponencia de Sagrario Anaut bajo el título: Una herencia a conservar. En este caso el objetivo fue presentar las acciones realizadas gracias a las donaciones de pitilleses (residentes y no residentes) y a la financiación otorgada por la Fundación Caja Navarra en los dos últimos años, así como el trabajo pendiente en materia de conservación del patrimonio local.