Don Fernando

Ideas clave de la Amoris Laetitia

Durante los días 22, 23 y 24 de febrero, el Cardenal don Fernando Sebastián, Arzobispo emérito de Pamplona y Tudela, ofreció unas conferencias sobre la Exhortación “Amoris Laetitia” del papa Francisco.

Una de esas conferencias fue la que ofreció a sacerdotes y religiosos en el Seminario de Pamplona, sobre “Ideas clave de la Amoris Laetitia”. En dicha conferencia el Cardenal Sebastián habló sobre la complicada situación por la que pasa la sociedad actual. “La sociedad se está descomponiendo, se está deshilachando completamente. Si esto sigue así ¿cómo será la sociedad de dentro de 20 años?” se preguntó don Fernando. Recordó datos en los que el 80% de los matrimonios ya no se casan por la Iglesia, sino que lo hacen por lo civil. Señaló que numerosos matrimonios se separan o divorcian a los pocos años, dejando a los hijos en una difícil situación.

El Cardenal Sebastián recordó a los sacerdotes que lo primero que hay que hacer reconocer el problema. “No podemos mirar hacia otro lado, tenemos que afrontar que hay un problema muy grave” señaló. Después hay que buscar las causas de ese problema. Hay causas del orden estructural: económicas y políticas, principalmente. Pero también hay causas de orden cultural. “Vivimos en la cultura del bienestar, del individualismo, del narcisismo, del provisionalismo, de la transitoriedad, del usar y tirar, donde es muy difícil hacer proyectos para toda la vida. No hay convicciones morales firmes y fuertes que nos ayuden a superar las dificultades”. Finalmente, señaló las causas religiosas. “El hombre sin la gracia de Dios no puede cumplir la ley natural”. Don Fernando entonó el “mea culpa” afirmando que los sacerdotes no han sabido transmitir a los niños y los jóvenes una experiencia religiosa profunda. “No los hemos preparado, no los hemos educado, no hemos sabido hacerlos entrar en una experiencia cristina, no han encontrado a Jesús como salvador de su vida” señaló. Se preguntó “¿Qué estamos haciendo mal? Si hay circunstancias nuevas y hay fracasos nuevos en nuestro trabajo pastoral, tenemos que cambiar. No podemos seguir haciendo la rutina de siempre. El señor nos está llamando a una revisión seria y profunda, sobre todo, a las iglesias de occidente”.

“El hombre moderno presume de ser inocente y autosuficiente. En este contexto naturalista, la fidelidad matrimonial es una de tantas cosas que resultan imposibles. La secularización, la falta de experiencia religiosa en el corazón de los cónyuges es fruto profundo del fracaso de muchos matrimonios” explicó don Fernando.

Finalmente recordó que lo más importante de la exhortación se encuentra en el capítulo IV, en el que habla sobre el amor cristiano, sobre el matrimonio como un itinerario de amor. “Lo primero que tenemos que hacer es pensar en los nuevos matrimonios. Lo más urgente es pensar qué tenemos que hacer para garantizar la autenticidad religiosa de los matrimonios sacramentales que celebramos”.