Visita

Visita pastoral a Doneztebe-Santesteban, Sunbilla, Legasa, Narbarte y Elgorriaga

Durante los días 20, 21 y 22 de enero, Mons. Francisco Pérez realizó una visita pastoral a la zona de Mendialde, visitando las parroquias de Doneztebe-Santesteban, Sunbilla; Legasa, Narbarte y Elgorriaga, dirigidas por párroco de Juan Zabala.

Por la mañana del primer día, Don Francisco visitó los colegios públicos de Doneztebe y Sunbilla, así como el IES de Doneztebe. Allí fue recibido por los profesores que imparten la asignatura de Religión y por los directores del los centros, con quienes charló durante un rato. Seguidamente fueron los alcaldes de las cinco localidades quienes le recibieron. Antes de terminar la mañana hubo tiempo de visitar el precioso balneario de Elgorriaga. Ya por la tarde continuaron con las visitas a los colegios, en este caso conoció el colegio Narbarte, donde charló con el director y los alumnos que cursan Religión. De ahí fueron al Centro Pastoral de Doneztebe, donde hubo un encuentro con los chavales de catequesis de Primaria y Secundaria. A las siete de la tarde, se celebró la Misa de acogida y bienvenida al Señor Arzobispo, donde numerosos fieles tuvieron la oportunidad de saludarle y charlar amistosamente con él. Tras la Misa, don Francisco acudió al Convento de las hermanas Clarisas de Arizcun para presidir la oración de los Jóvenes de Mendialde. El punto y final del día lo puso una cena, en la casa parroquial de Elizondo, con los sacerdotes jóvenes de la zona.

El día 21 comenzó con la celebración de la Eucaristía en el convento de las Carmelitas de Donamaría. De ahí inició sus visitas a los enfermos de los pueblos, para reconfortarles y mostrarles su cariño. Durante esas visitas por los caseríos de Sunbilla se encontró con la matanza del cerdo, tradición que aún perdura en la zona. Al mediodía, don Francisco se encontró con los dos sacerdotes de la zona de Malerreka: Don Eustaquio Elizalde y Don Tiburcio Sanzberro, con quienes comió. Ya por la tarde, el Señor Arzobispo se reunió con el Consejo Interparroquial. Los miembros del consejo charlaron con él e intercambiaron experiencias. A las cinco de la tarde se reunió con los feligreses de Legasa, donde hubo una celebración de la palabra y un encuentro con los presentes. A las siete, el Arzobispo celebró la Eucaristía en la parroquia de Elgorriaga, donde tuvo ocasión de charlar con los vecinos. A continuación, el Ayuntamiento ofreció al Arzobispo un ágape fraterno.

Finalmente, el día 22, comenzó con la celebración de la Misa dominical en el Convento de las Carmelitas de Donamaría y en las parroquias de Sunbilla, Narbarte y Doneztebe. En cada una de las parroquias tuvo la ocasión de saludar a todos y en especial a los niños y a los mayores. Tras las celebraciones litúrgicas, el Consejo Interparroquial quiso agradecer la visita de Don Francisco con una comida, a la que asistieron los más cercanos colaboradores de las parroquias. Además, acudió don Carlos Ayerra, en calidad de ecónomo diocesano. Después de la comida, el Arzobispo bendijo el centro pastoral y la casa parroquial de Doneztebe, acto al que asistió el alcalde de la villa, junto con los feligreses de los cinco pueblos. La visita terminó con un responso en el cementerio de Doneztebe, rezado por el Señor Arzobispo, don Carlos Ayerra y don Juan Zabala.

Para Juan Zabala, párroco de las localidades, esta visita ha sido un acontecimiento muy importante y muy positivo, tanto para los fieles como para él. “Era la primera vez que tenía que organizar una visita pastoral, con lo que suponía de nervios y de no saber cómo sería la respuesta de los fieles. Pero he de decir que los fieles han respondido de diez. Me he quedado muy sorprendido de la acogida que le han dispensado” señalaba. “Para mí, en lo personal ha sido un reto, pero también ha sido una experiencia increíble de comunión, de cariño y de amistad con nuestro Pastor” concluía.