Segunda Javierada

Segunda Javierada multitudinaria

El buen tiempo acompañó y más de 20.000 personas peregrinaron hasta Javier según datos ofrecidos por el Gobierno de Navarra. Esta cifra es superior a la del año pasado, superándola en unos 1.100 peregrinos. La Policía Foral contabilizó 212 autobuses y 2.445 turismos.

Cruz Roja atendió a lo largo de todo el camino a 446 personas, la mayor parte de ellas por ampollas, curas, lipotimias o picaduras de procesionaria. Tan solo dos personas fueron trasladas a centros asistenciales, una por una indisposición y la otra por ser atropellada por una bicicleta. Además, se repartieron alimentos y bebidas en los puntos tradicionales de avituallamiento y se realizaron masajes para aliviar los dolores.

A las tres de la tarde partía el Vía Crucis desde Sangüesa, en el que participaron miles de fieles. Unas dos horas más tarde llegaban a Javier, para participar en la Santa Misa. Jóvenes, mayores y niños venidos desde todos los puntos de Navarra e incluso desde diferentes partes de España como Madrid, País Vasco o Barcelona, participaron en esta celebración. Muchos de estos grupos venían desde diferentes parroquias de Pamplona, como es el caso del grupo scouts de la parroquia de Mutilva. Todos ellos llegaban a Javier con el propósito de pedirle al santo algún deseo. María Pérez afirmaba que le pediría al santo salud y fuerzas para seguir firme en la fe.

Una multitudinaria Eucaristía, celebrada en la explanada del castillo de Javier y presidida por el Obispo Auxiliar, Mons. Juan Antonio Aznárez, puso el punto y final a esta segunda Javierada. La Eucaristía también fue adaptada al lenguaje de signos gracias a dos personas. Don Juan Antonio animó a los fieles allí presentes a ser fieles a Cristo, a confiar en el Señor, porque él nunca nos falla, y a seguir el ejemplo de San Francisco Javier.

Durante toda la jornada hubo numerosos sacerdotes repartiendo el sacramento de la reconciliación.