Centenario

Apertura del centenario de la muerte de Sor Mª Catalina Irigoyen Echegaray

El pasado día 10 de octubre se celebró una solemne Eucaristía en la Residencia Salus Infirmorum de Burlada, presidida por el Padre Eleuterio Ruiz, religioso capuchino. El motivo fue la apertura del centenario de la muerte de la Beata Mª Catalina Irigoyen Echegaray, que tuvo lugar en Madrid el día 10 de octubre de 1918.

Sor Mª Catalina nació en Pamplona el 25 de noviembre de 1848, siendo bautizada en la Catedral de Santa María la Real de dicha ciudad al día siguiente.

Desde joven supo testificar con su vida el amor a Jesús y lo que implica y significa la salvación que Cristo nos mereció. Consagrada a Cristo y entregada al cuidado de los enfermos, se identificaba con el sufrimiento del hermano, transformándolo en oración y en ofrenda redentora.

“Sólo sirvo para servir” fue la consigna de su vida, entregándose sin condiciones a quien la pudiera necesitar dentro y fuera del convento. Sentía hondamente la presencia de Jesús en cada enfermo, asistiendo con total dedicación a los “Cristos dolientes” que le encomendaban, acompañando a la Virgen Dolorosa al pie de la Cruz, el lecho del enfermo. Se decía de ella, al llegar a las casas de los enfermos: “Con ella entraba Dios”.