Apertura Curso1

Apertura del Curso del ISCR y del CSET

El Seminario Conciliar de Pamplona acogió, el pasado viernes, 29 de septiembre, la celebración de la apertura del nuevo curso académico del Instituto Superior de Ciencias Religiosas «San Francisco Javier» y del Centro Superior de Estudios Teológicos «San Miguel Arcángel».

La jornada dio comienzo con la celebración de la Misa, en la capilla, presidida por el Señor Arzobispo, Mons. Francisco Pérez. Durante la homilía, don Francisco recordó a los profesores, alumnos y trabajadores de los centros que estaban allí «en una familia educativa especial, puesto que tanto en el CSET como en el ISCR se ha de buscar una formación exquisita para que sea el testimonio cristiano y creyente quien mueva el hecho de aprender. Y viceversa, que lo intelectual y científico, en las ciencias propias, favorezcan al ejercicio de mayor entrega a la causa del Reino de Dios». Les recordó también que la única finalidad que tenían era “recrear el Reino de Dios y anunciarlo con toda la integridad de la persona y ser ante la sociedad signos visibles de la salvación. Éste es nuestro reto y nuestro deber”. Les animó a recordar que la razón fundamental de los profesores y estudiantes de los dos Centros de Estudio solamente tienen una finalidad: Formar testigos creíbles del Evangelio. “No venimos para adquirir grandes títulos, ni para ampliar nuestras capacidades intelectuales, aunque esto se deba dar. Venimos para mostrar a la sociedad que hay una esperanza que no defrauda: Jesucristo nuestro Salvador”, explicó.

Tras la celebración de la Santa Misa se pasó al Aula Magna, donde tuvo lugar el acto académico, este año centrado en los 500 años de la reforma luterana. Antes de la ponencia del profesor José Ramón Villar, Ana Isabel Ávila, secretaria del ISCR, e Iñaki Ilundain, secretario general del CSET, leyeron las respectivas memorias del pasado curso.

Por su parte, el sacerdote José Ramón Villar tuvo como objetivo en su ponencia comentar brevemente el modo como se ha relacionado el Catolicismo con la Reforma protestante. Afirmó que «el Ecumenismo afecta a la catolicidad de la Iglesia, es decir, interpela a su capacidad integradora de todo lo que hay auténticamente evangélico en unos y en otros».