Seminaritas1

Encuentro de seminaristas en el Año Jubilar de San Fermín

Aprovechando la festividad de San Saturnino, el pasado 29 de noviembre se celebró en Pamplona una jornada de confraternización entre las distintas instituciones que, teniendo su sede en Navarra, sirven a la formación sacerdotal de seminaristas diocesanos: Seminario Conciliar de San Miguel de Pamplona, Seminario Misionero Redemptoris Mater de Pamplona, Seminario de San Sebastián, Colegio Eclesiástico Internacional Bidasoa y Seminario de San José de Arecibo (Puerto Rico).

Los actos, que congregaron a más de 150 personas, entre formadores y seminaristas de los distintos centros, dieron comienzo a las 13:30 horas con el rezo de la Hora intermedia en la Capilla Mayor del Seminario de Pamplona. Después de compartir unos pinchos en ambiente festivo, la comitiva atravesó las calles de la ciudad para concentrarse junto al “Pocico” en que, según la tradición, fueron bautizados los primeros cristianos de Pamplona. Una vez rezado el credo apostólico en este entrañable lugar, los seminaristas fueron recibidos en la Parroquia de San Saturnino por el párroco, D. José Antonio Goñi, y aquí tuvieron la oportunidad de escuchar el relato del martirio del santo así como de venerar su reliquia.
Atravesaron a continuación la Calle Mayor para entrar en la parroquia de San Lorenzo, donde les esperaba el párroco, D. Javier Leoz. En la Capilla de San Fermín tuvo lugar la celebración de la Misa jubilar, presidida por el Sr. Arzobispo. En la homilía, D. Francisco animó a los seminaristas a aprovechar el momento presente, que es “el lugar y tiempo que Dios nos pide” y les brindó el ejemplo martirial de S. Saturnino y S. Fermín, quienes, frente a la tendencia a la “mundanización” y a seguir “en todo lo políticamente correcto”, ofrecieron con su sangre un testimonio de fidelidad “a Cristo, hasta el extremo de dar la vida por Él: ¡Antes morir que apostatar de la fe!”.