Obispos Misioneros Navarros

Los obispos misioneros navarros ganan el jubileo de San Fermín

E n el marco del año Jubilar de San Fermín, Cáritas Diocesana de Pamplona y Tudela quiso reunir en Pamplona a todos los obispos misioneros navarros. Durante tres días pudieron disfrutar de su tierra, conociendo la labor que Cáritas realiza en la Diócesis y ganar el jubileo.

El Cardenal José Luis Lacunza, Obispo de la diócesis de David en Panamá; Eugenio Arellano, obispo de Esmeraldas en Ecuador; Jesús Mª Cizaurre, obispo de Bragança de Pará en Brasil; Celestino Aós, obispo de Copiapó en Chile; Miguel Ángel Olaverri, obispo de la diócesis de Point-Noir de Congo Brazzaville; y los obispos eméritos Juan José Larrañeta (Puerto Maldonado en Perú), José Luis Azcona (Prelatura de Marajó en Brasil), Jesús Esteban Sádaba (Vicariato de Aguarico en Ecuador), Francisco Javier Hernández (Diócesis de Tianguá en Brasil) y José Ángel Divasson (Puerto Ayacucho en Venezuela), se reunieron con el Arzobispo, Mons. Francisco Pérez, y con el Obispo Auxiliar, Mons. Juan Antonio Aznárez, a su llegada a Pamplona. Tras la recepción, acompañados por Ángel Iriarte, delegado de Cáritas Pamplona-Tudela, visitaron el Centro Ocupacional de Cáritas y la Residencia Santa Marta de Burlada. Allí pudieron charlar con los trabajadores y con las personas que son atendidas por esta institución de la Iglesia. Tras comer en el comedor que Cáritas tiene en Burlada, visitaron la Catedral de Santa María la Real, donde se celebró una Eucaristía, que fue presidida por el Cardenal Lacunza y concelebrada por el resto de obispos.
Durante la homilía, Mons. Lacunza destacó la importantísima labor de los misioneros navarros. Además, explicó que “ganar el jubileo de San Fermín es como una inyección que supone volver a los orígenes, volver a mamar aquello que mamamos en nuestra infancia, aquella fe de nuestros abuelos, de nuestros padres, de nuestras familias… Es como volver a cargar las baterías para seguir adelante con nuestra misión, porque queremos seguir siendo fieles hasta el final, queremos que nuestro último aliento sea para anunciar a Jesús, para proclamar que Jesús vive”. Y expresó su deseo de que sirviera también para “animar a los fieles navarros a no dejar a un lado esa fe que ha sido siempre la base fundamental de nuestra convivencia y de nuestra identidad. Para mostrar que siendo fieles a nuestra fe somos ciudadanos de verdad, comprometidos con el bien común para que no haya excluidos, marginados, para que no haya ni ancianos abandonados ni niños mal queridos, para que haya oportunidades de vida y de dignidad para todos”.

Al día siguiente, tuvieron la oportunidad de visitar el Castillo de Javier, cuna del patrón de las misiones. Tras esta visita, participaron en la celebración de la Eucaristía y marcharon hacia Leyre, donde también pudieron visitar el precioso monasterio de San Salvador de Leyre y disfrutaron de una comida en la hospedería. Ya de regreso a Pamplona pudieron celebrar encuentros y diálogos en varias parroquias de Pamplona.

El día 29, último día de esta visita, acudieron a la capilla de San Fermín, para ganar el jubileo. Participaron en una preciosa Eucaristía, presidida por el Señor Arzobispo, Mons. Francisco Pérez, que fue retransmitida por la 2 de TVE.
Don Francisco explicó que se había querido invitar a los obispos navarros a celebrar el Jubileo de San Fermín como “signo de comunión y de agradecimiento”. Además, señaló que “el hecho que estén nuestros hermanos obispos misioneros hoy aquí presentes es para reforzar todo un recorrido que ha de caracterizarnos ante este reto que nos propone el Papa Francisco, de despertar aún más la conciencia misionera de la misión a todas las gentes”.

Tras la celebración, en torno a las doce del mediodía, se produjo un encuentro y un diálogo entre los obispos, en la sede que Cáritas tienen en la calle San Antón.

Las dos ausencias de este encuentro de obispos misioneros navarros fue ala de Santiago Sánchez, obispo de Lábrea en Brasil, y la de José Agustín Ganuza, obispo emérito de Boca de Toro en Panamá.