Raquel

La conexión del pueblo indígena yaqui con la Virgen del Camino

La pasada semana vino a Pamplona, Raquel Padilla, profesora investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México. La investigadora mexicana está especializada en los orígenes del pueblo indígena Yaqui. Durante sus investigaciones descubrió la relación que existía entre este pueblo indígena y la Virgen del Camino, una devoción que mantienen desde que el jesuita Tomás Lizásoain llegará al territorio de los Yaquis a evangelizar.

¿Cómo descubrió esa conexión entre los Yaquis y la Virgen del Camino?
Hay una devoción muy importante en la denominada tribu Yaqui a la Virgen del Camino. Ellos realizan su fiesta cada año y dado mi trabajo en el Instituto Nacional de Antropología e Historia, que es la institución federal que se encarga de la protección del patrimonio cultural, yo me he dedicado, entre otras cosas, a hacer inventario de los bienes muebles religiosos de carácter histórico. Yo sabía que esa imagen de los yaquis era antigua y me preguntaba muchas cosas que no tenían respuesta. Después supe de la Virgen del Camino que existe en León e inmediatamente pensé que sería esa, pero después revisando la imagen vi que no conincidía, hasta que un maestro de la iglesia Yaqui me hizo ver que las alabanzas a la Virgen del Camino que ellos realizan eran las mismas que él había escuchado en un vídeo en You Tuve en una celebración en Pamplona.
Me puse a indagar sobre algún misionero jesuita que hubiera estado allí con los yaquis, ya que ellos fueron evangelizados pro los jesuitas. Y en ese proceso encontré a un supuesto pamplonés, digo supuesto porque aun no hemos podido comprobar ese dato, que es el Padre Tomás Ignacio Lizásoain. Buscando informen de él descubrí que fue visitador de las misiones y que tuvo algunos cargos relevantes allá y que frecuentemente hacía mención de su madre la Virgen del Camino. El Padre Tomás fue misionero con los yaquis y fue misionero en Bácum, que es el pueblo donde está la devoción a la Virgen del Camino. Es una fiesta muy importante porque aglutina a todos los pueblos yaquis.

Así que la devoción que los yaquis tienen a la Virgen del Camino viene gracias a este misionero, ¿no?
Es gracias a los misioneros y a pesar de ellos. Es muy interesante ver como la devoción irrumpe por las condiciones en las que se vio la salida de Tomás Ignacio Lizásoain de México. Nada más llegar al territorio yaqui llevó la pequeña talla de la Virgen que hoy conservan. Cuando los jesuitas son expulsados del país, los yaquis toman el control de su religiosidad y todo lo que habían aprendido de los jesuitas lo asumen como suyo y lo transforman. Tanto es así que la devoción a la Virgen del Camino ahora es yaqui, vino de España pero es una devoción yaqui porque le dieron un toque muy distinto e incluso cambiaron la fecha de la celebración. Ellos celebran esta fiesta de la Virgen del Camino el 1 y 2 de julio, coincidiendo con la fiesta de Santa Isabel y con el periodo de aguas, de lluvias. Es una fiesta en la que le piden a la Virgen fertilidad en los acampos, le piden por la agricultura, mediante bailes y danzas.

Cuéntenos un poco más sobre la figura del padre Tomás Lizásoain.
Hay muy poca información sobre este misionero jesuita. Por este motivo hemos venido aquí, para buscar información en la diócesis de Pamplona y Tudela. Pero los pocos datos biográficos que tenemos indican que era un misionero muy querido por los yaquis y que fue muy bien recibido por los indígenas, ya que era un misionero muy entregado.

A día de hoy, como ya nos ha indicado, esa devoción a la Virgen del Camino ha cambiado un poco. ¿Cómo es la fiesta que ellos celebran actualmente?
La fiesta es muy especial. Es diferente a otras fiestas que hacen los yaquis, porque esta Virgen no vive en el pueblo de Bácum, que es donde se le hace la fiesta, sino que la tienen escondida todo el año en la sierra. En 1868 hubo una masacre del ejército contra los yaquis en la iglesia de Bácum, donde murieron unas 400 personas. Quemaron la iglesia con los yaquis dentro y un grupo de yaquis, que sobrevivió, puso a salvo la imagen de la Virgen. Este grupo huyó a la sierra y allí escondió la talla. Todos los años, un grupo de 8 o 10 yaquis, que son los únicos que saben dónde está la Virgen, la bajan de la sierra Bacatete al pueblo de Bácum. Van fuertemente armados custodiando a la Virgen. Toda la comunidad está esperando ansiosa a que llegue la Virgen, pero con miedo. Miedo a que se la roben, no tanto por el valor económico sino por lo que significa para la resistencia yaqui y por el cariño que le tienen. Cuando llega al pueblo la reciben los matachines, que son danzantes de la Virgen, y se deposita en la iglesia, donde celebran una Misa, celebrada por el maestro de la iglesia yaqui y concelebrada por un sacerdote. Además, es costumbre que otros santos y vírgenes de otros pueblos de la zona vayan a visitarla.

¿En qué se diferencia nuestro catolicismo del catolicismo yaqui?
Los yaquis no aceptaron los cambios del Concilio Vaticano II. Su Misa sigue celebrándose en latín, los maestros de la iglesia yaqui hacen oficios religiosos como cualquier sacerdote, excepto que ellos no hacen la consagración del pan y el vino. Celebran la Misa a espaldas de los fieles y sus cantos son en latín y con unas voces muy impresionantes. En la música es donde la mujer entra fuertemente, con el papel de la cantora. Tienen un gran dominio de la liturgia y un gran respeto a todo lo relacionado con la celebración.
¿Cómo es la tribu de los Yaquis? ¿Qué costumbres tienen?
Los Yaquis, que son unos 30.000, están diseminados en ocho pueblos alrededor del río Yaqui. Es un pueblo que, desde hace siglos, está en resistencia contra el estado español, en algún momento, pero sobre todo contra el Gobierno Mexicano. Han sufrido guerras de exterminios, en las que se mataron a 20.000 yaquis, guerras de deportaciones, etc., pero pese a todo siguen resistiendo con sus tradiciones.
Es un pueblo que vive de la agricultura, la ganadería, el pastoreo de cabras y también del alquiler de tierras. Alquilan sus tierras porque a pesar de tener un territorio comunal no pueden hacerlo producir como ellos quisieran porque al ser comunal no son sujetos de crédito. No pueden hipotecar un territorio comunal y ahí caen en un círculo vicioso del que es muy difícil salir y les obliga a poner sus tierras más fértiles en alquiler.
Ahora, por un lado el Gobierno los protege porque hay leyes federales y estatales que se suponen que sirven para el desarrollo de los pueblos indígenas, pero por otro los está controlando y corrompiendo muchísimo.

¿Cómo es la imagen de la Virgen del Camino de los yaquis?
Es una talla de madera de pequeño tamaño, del siglo XVIII, que los yaquis revisten con falditas, blusas y mantos blancos y muchos collares de chaquiras y listones de colores. La revisten tanto porque cada prenda es una manda que se está pagando, una promesa que se le ha hecho a la Virgen. Al final lo único que la comunidad ve es una carita recubierta de ropas.