Hermana Mª Juana

Profesión solemne de 3 nuevas hermanas

En un corto periodo de tiempo, la Diócesis de Pamplona y Tudela ha sido partícipe de la profesión solemne de tres hermanas de diferentes congregaciones. Tres nuevas hermanas que darán un aire fresco a las congregaciones de las Carmelita Descalza de Pamplona, a las Comendadoras del Espíritu Santo de Puente La Reina y a las Agustinas Recoletas de Pamplona.

LA HERMANA MARÍA JUANA BAKHITA

El pasado 31 de julio, una nueva Carmelita Descalza de San José de Pamplona emitía sus Votos Solemnes. Se trataba de la hermana María Juana Bakhita de la Cruz, de 36 años y natural de Posse-Goiás – Brasil.

La hermana María Juana hizo el Camino Neocatecumenal durante 13 años de mi vida. Lo dejó cuando los responsables del Camino en Brasil le invitaron, después de un tiempo de discernimiento, a venir aquí. Ella, confiada en que era el Señor quien le llamaba, lo dejó “todo” para encontrar el Todo.

El 31 de julio realizaba la profesión en una celebración presidida por el Obispo Auxiliar, Mons. Juan Antonio Aznárez. Como ella misma explica, “fue una celebración muy sencilla y solemne, pero llena de detalles del Señor hacia mí. Lo viví con un corazón agradecido por la historia de conversión y amor que el Señor ha hecho conmigo. Es una gracia muy grande que no puedo explicar, solo vivirla. Soy muy feliz, pues la verdadera felicidad está en hacer la voluntad de Dios, y Él me ayudó a conocerla. ¿Qué hice yo para que el Señor me escogiera? Nada. Todo lo hace Él”.

“La vocación a la vida consagrada es un don de Dios, y lo agradezco por haberme escogido para ser su esposa”, explica la hermana María Juana. “Me entusiasma haber hecho vida las palabras de la canción que tanto entusiasmaban a San Juan Pablo II: “En la arena he dejado mi barca, junto a Ti buscaré otro mar.” Ciertamente la he encontrado y me siento apoyada, viviendo el carisma Teresiano: en oración y comunión fraterna con vivo Espíritu Eclesial Apostólico y Mariano”.

Además, la nueva hermana anima a los jóvenes “a que escuchen la llamada del Señor y sean generosos en la repuesta, tanto para la vida sacerdotal, la vida consagrada como para el santo matrimonio. Nosotras oramos continuamente por ello”.

LA HERMANA FRANCISCA DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

El 3 de septiembre tenía lugar la profesión solemne de la hermana Francisca del Sagrado Corazón de Jesús en el convento de las Comendadoras del Espíritu Santo de Puente La Reina. Una celebración que llenó de alegría a toda la comunidad de hermanas, que recibían con los brazos abiertos a esta nueva hermana, de 32 años y natural de Kenia. La celebración fue presidida por el Señor Arzobispo, Mons. Francisco Pérez.

Como ella misma afirma, “fue el propio Espíritu Santo el que me envió a Puente La Reina. Él sabe lo que hace y por qué lo hace y solo hay que confiar en él”.

LA HERMANA FRANCISCA MUENI KIMUNU

La última de estas profesiones tuvo lugar, el pasado 4 de septiembre, en el monasterio de las Agustinas Recoletas de Pamplona. La Eucaristía de la celebración, presidida por el Obispo Auxiliar, Mons. Juan Antonio Aznarez, y concelebrada por diez sacerdotes diocesanos y agustinos recoletos, fue un momento de gran gozo para toda la comunidad. La hermana Francisca Mueni Kimunu, natural de Mutheteni, Machakos en Kenia, se consagró para siempre al Señor, en la vida contemplativa de las Agustinas Recoletas.

Éste fue un paso gozoso dentro del itinerario de la vida religiosa: comprometerse para siempre en la Iglesia con el proyecto de vivir para Dios en una comunidad, cuyo fin principal es alabar a Dios y presentarle constantemente las necesidades, problemas e intenciones de los hombres, pedirle que reine el amor en el mundo y darle gracias también por sus misericordias. La hermana Francisca con su profesión ha asumido una vocación de universalidad.

La hermana Francisca, pese a haber dejado a su familia y su país, se siente feliz por haber sido llamada por Dios a una vida en Cristo, sintiéndose Iglesia viva.