Ayuda Iglesia Necesitada

Inauguración de la nueva delegación de Ayuda a la Iglesia Necesitada en Pamplona

El pasado 20 de octubre se celebraron en el Seminario Conciliar de Pamplona los actos de inauguración de la nueva sede de Ayuda a la Iglesia Necesitada en Pamplona. El programa, que contó con la asistencia de numerosos benefactores y simpatizantes de la Fundación Pontificia, comenzó a las once de la mañana con una rueda de prensa en la que participaron Mons. Francisco Pérez, Javier Menéndez Ros, director nacional de Ayuda a la Iglesia Necesitada- ACN España, Mikel Garciandía, asistente espiritual de la Delegación de Pamplona de ACN y María Arratíbel, delegada en Pamplona de esta Fundación.

Don Francisco dio la bienvenida a la Diócesis al equipo de voluntarios de Ayuda a la Iglesia Necesitada, y habló de la necesidad de apoyar a “nuestros cristianos de oriente”, tomando como ejemplo la reconstrucción que se está emprendiendo en Siria. Más tarde, en la homilía de la Misa, que se celebró en la Capilla del Seminario, don Francisco afirmaba que la Fundación “ayuda a tantas personas desasistidas que se sostienen en la fe” y que con su ejemplo de perdón son “luz en medio de tanta tiniebla”.
Por su parte, Javier Menéndez Ros animó a los asistentes a apoyar al “ejército de misioneros” que tiene la Iglesia con motivo de la celebración del día del DOMUND, y manifestó el deseo de que la nueva Delegación de ACN en Pamplona permita a la Fundación, en las personas de sus voluntarios navarros, “estar cerca de todos los católicos que sienten que ACN es parte de su misión, ayudando a los hermanos más necesitados y perseguidos”.

El Director de ACN España anunció que el próximo 22 de noviembre se presentará simultáneamente en varios países el Informe de Libertad Religiosa 2018, que da cuenta de los ataques a la libertad religiosa en todo el mundo. Recordó así a los presentes que la información es uno de los pilares de la Fundación e insistió en la necesidad de “crear un puente de oración con los hermanos perseguidos” a través de las vigilias y Via Crucis, entre otras actividades. Por último, dio las gracias por el apoyo de los benefactores navarros a los proyectos de sostenimiento de sacerdotes, de religiosas de vida contemplativa y de vida activa, a los laicos que llegan donde no pueden ir los sacerdotes, proyectos de medios de locomoción, etc. y adelantó que la campaña de la próxima Navidad se dirigirá a ayudar para que el cristianismo no se vaya de Siria, con proyectos de reconstrucción como los que se están llevando a cabo en Irak.

Mikel Garciandía comentó que conoció a la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada cuando era seminarista, tiempo en el que recibían y “devoraban” el Boletín informativo que difundía, entre otras informaciones, la carta del fundador de ACN, el padre Werenfried von Straaten. Mikel relacionó esta nueva tarea de “ayuda a los hermanos perseguidos” que le encomienda el Arzobispo con su misión de capellán en San Miguel de Aralar, que históricamente ha sido “símbolo de resistencia católica”.

Intervino por último María Arratíbel recordando a los benefactores que los cristianos perseguidos “son nuestra esperanza”, porque nos hablan de una fe que, gracias a Dios, sobrevive a las persecuciones y las dificultades. La misión del voluntariado en la diócesis es dar a conocer esta realidad tan desconocida en nuestra tierra –“incluso en el seno de nuestras parroquias”, estableciendo ese puente de ayuda y oración mutua.

Los actos inaugurales continuaron con la celebración de la Misa en la Capilla Mayor del Seminario. Acabada la Misa, Don Francisco Pérez bendijo la oficina de la Delegación y se entregó un obsequio a los asistentes, que fueron invitados a visitar la exposición “cristianos perseguidos en el mundo” y a compartir un sencillo aperitivo.

AYUDA A LA IGLESIA NECESITADA:
La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, promovida por el Papa Pío XII, fue iniciada por el P. Werenfried van Straaten en 1947, para ayudar a la Iglesia católica en países de verdadera necesidad, a los miles de refugiados y a los cristianos perseguidos en el mundo a causa de su fe.
Apoya alrededor de 6.000 proyectos pastorales y de emergencia humanitaria en más de 145 países, con 23 oficinas dedicadas a la información, al fomento de la oración y a la recaudación de fondos para la cobertura de proyectos. Se financia exclusivamente con donativos de benefactores y la ayuda se destina a los proyectos y necesidades presentados por los miles de misioneros y religiosos de la Iglesia católica que están presentes en los países más necesitados.