Pinturas

La parroquia de Artaiz vuelve a lucir la Adoración del Cordero de Dios

Más de medio siglo después, la parroquia de San Martín de Tours de Artaiz, en el valle de Unciti, vuelve a tener la pintura mural de la Adoración del Cordero de Dios en su ábside. Ahora los pocos vecinos que hay en Artaiz podrán disfrutar de estas pinturas del románico rural, del siglo XIII, igual que lo hicieran sus antepasados.

Unas cien personas se reunieron el pasado domingo, 11 de noviembre, en la parroquia para participar en la celebración Eucarística de acción de gracias, una celebración que fue presidida por el Señor Arzobispo, Mons. Francisco Pérez, y concelebrada por el párroco de la localidad, Miguel Ángel Redín, quien lleva 53 años como párroco de Artaiz.

Don Francisco bendijo las pinturas, para pasar después a celebrar la Eucaristía, en la que se contó con la participación de la Coral de Erraondo, dirigida por Miguel Irigoyen, quienes entonaron piezas de Mozart, Schubert o Handel. En la celebración estuvieron presentes también representantes civiles como miembros del concejo de Artaiz y del ayuntamiento de Unciti.

El párroco, Miguel Ángel, agradeció a todas las entidades que, de un modo u otro, han colaborado en la restauración de las pinturas, así como a todos los vecinos, que se mostraron encantados y contentos con los trabajos.

Los trabajos de reproducción de la obra han tardado dos meses y han sido realizados por la empresa Arsus Paper de Barcelona. Concretamente, los trabajos los han llevado a cabo Olga Méndez y Julio Gómez, quienes a través de una novedosa técnica han impreso en la piedra el dibujo original, consiguiendo una copia exacta a la original.