Peregrinación A Lourdes

Peregrinación diocesana a Lourdes

Con una inmensa alegría, el sábado 1 de junio, se iniciaba la 66 edición de la peregrinación diocesana a Lourdes, organizada por el Arzobispado de Pamplona y Tudela y por la Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes. Enfermos, peregrinos y voluntarios, se dirigieron a la residencia de ancianos de Elizondo, donde tenían lugar la celebración de la primera Eucaristía del viaje. El Obispo Auxiliar, Mons. Juan Antonio Aznárez, invitó a los asistentes a confiar en las palabras del Evangelio que ese día decían: “Yo os aseguro, si pedís algo al Padre en mi nombre, os lo dará”. Además, pidió por los difuntos de los peregrinos y se homenajeó a dos compañeros por sus 5 años de labor desinteresada.

Tras una comida de hermandad, continuaron su viaje hacia Lourdes, donde les esperaba la Virgen. Tras acomodarse y cenar, se prepararon para participar en la emocionante procesión de las antorcha y en el rezo del Santo Rosario. Así, desde las vísperas, iniciaban gozosos la fiesta de la Ascensión del Señor, en un entorno precioso, rodeados de montañas, junto al río Gabe… Todo ordenado para participar en la Santa Misa, en la gruta de la inmaculada Concepción, presidida por Mons. Aznárez. En la homilía, don Juan Antonio resaltó la importancia de saber y conocer cuál es la esperanza a la que se nos ha llamado, la importancia del agua y del Espíritu Santo como personas bautizadas que somos. Con esa efusión, tras pasar por la gruta y ser bañarse en las aguas, todo el que lo deseaba, llegó el momento de la procesión eucarística con el Santísimo.

Al día siguiente, en la iglesia de Santa Bernardette, los peregrinos recibieron el sacramento vivificante de la Unción. Se recordó de un modo especial a los fallecidos de la Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes y se reconoció el buen hacer de todos los organizadores, incluido el de tres seminaristas que acompañaron a los enfermos. Con las palabras: «Dios prepara casa a los desvalidos, libera a los cautivos y los enriquece», iniciaron el camino de regreso a Pamplona y Tudela, con el pensamiento puesto en el próximo año.