48168118932 43231f46a1 O

Ordenaciones presbiterales y diaconales

El pasado domingo 30 de junio, a las 18,00 horas, en la Santa Iglesia Catedral de Pamplona, el Arzobispo Mons. Francisco Pérez ordenó de presbíteros a los diáconos José Ángel Zubiaur, Quoc Thang, Yesnedi Andrés González, Huynh Nguyen y Allan Salamida; y de diáconos a los seminaristas Héctor Arratibel y Jorge Tejero.

Con un intenso gozo, en una catedral a rebosar de fieles, durante una tarde muy calurosa del mes de junio en Pamplona, el Arzobispo de Pamplona ordenó cinco presbíteros y dos diáconos para la Iglesia de Navarra. Los nuevos presbíteros son los diáconos José Ángel Zubiaur, Quoc Thang, Yesnedi Andrés González, Huynh Nguyen y Allan Salamida. Los nuevos diáconos son Héctor Arratibel y Jorge Tejero. Decenas de sacerdotes dieron la bienvenida a sus nuevos hermanos en el ministerio. Un momento especialmente emotivo fue cuando el presbítero diocesano Juan Tejero ayudó a revestirse a su hermano, Jorge, recién ordenado diácono. En la homilía, que reproducimos en las páginas siguientes, el Arzobispo instó a los nuevos clérigos a no dejar nunca de orar, «incluso en los momentos de bajón, como se dice ahora». El Arzobispo recordó que «el amor verdadero brota de la verdadera libertad, porque aleja de la posesión personalista, transforma todo esfuerzo en don alegre y nos hace capaces de la comunión más perfecta». «La misión del sacerdote es conocer a Jesús, darlo a conocer y atraer a los más posibles hacia Él», añadió el Arzobispo. La Capilla de Música de la Catedral de Pamplona, magistralmente dirigida por el sacerdote Aurelio Sagaseta, puso la nota musical a la celebración.

El calor no impidió la gran afluencia de fieles. La Catedral de Pamplona estaba abarrotada de familiares y amigos, algunos venidos desde países lejanos, que acompañaron a los nuevos ordenados en este momento tan importante. Para que los fieles pudieran entender y seguir la belleza de la liturgia de la Ordenación Sacerdotal, un seminarista fue explicando la celebración en todo momento. Se veía mucha gente joven, niños y familias completas, con lo que la catedral rebosaba de juventud y de esperanza cristiana en el futuro.

No te pierdas…

Homilía del Arzobispo en las ordenaciones
Fotos de las ordenaciones