Hermandad1

Fiesta de la Hermandad de la Pasión

El pasado domingo, 19 de enero, la Hermandad de la Pasión del Señor celebró su tradicional fiesta anual. Una fiesta con la que se celebró el 133 aniversario de la refundición de las anteriores hermandades en la Hermandad de la Pasión, y que tuvo un prolegómeno el día anterior, con un solemne funeral, en la Catedral de Santa María la Real de Pamplona, por todos los hermanos fallecidos durante el pasado año 2019.

Los actos comenzaron a las doce y media, en la sede de la Hermandad, con la celebración de la Santa Misa, que fue presidida por el capellán de la Hermandad y director de este semanario, Alfredo Urzainqui. Como representación de la corporación municipal de Pamplona acudieron al acto los concejales Fernando Aranguren y María García-Barberena.

En su homilía Urzainqui recordó que la Hermandad está llamada a “señalar al Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”. Y felicitó a la Hermandad en el aniversario de su fundación, pidiendo al Señor que “la Hermandad del Señor pueda seguir cumpliendo su misión, demostrar los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor”.

Al término de la celebración tuvo lugar un homenaje a Pedro María Ardáiz a quien se le hizo entrega de una placa, que cada año la Hermandad entrega a una persona o asociación que ha colaborado de forma significativa con la misma.

El punto y final a esta fiesta anual de la Hermandad lo puso un ágape fraterno del que los asistentes pudieron disfrutar en la sala San Juan Pablo II.

El homenajeado:
Don Pedro María Ardáiz dirige el coro Santa María la Real de Voces Graves. Durante décadas ha colaborado incansablemente con la celebración del Septenario de la Dolorosa que cada año organiza la Hermandad de la Pasión, y ha dirigido la agrupación coral que canta las Siete Palabras de Dubois en la Catedral durante el Sermón de las Siete Palabras el día de Viernes Santo.