Jesuitas

La comunidad de los Jesuitas de Tudela cerrará sus puertas en septiembre

Tras los meses de verano, la Compañía de los Jesuitas de Tudela dirá adiós en septiembre, después de 129 años de presencia en esta ciudad. Una medida que se enmarca dentro del proceso de reestructuración que la Compañía de Jesús inició en el año 2014, con el proceso de integración de cinco provincias en la provincia de España.

El cierre de la comunidad, formada actualmente por 8 jesuitas, se ha hecho oficial después de comunicárselo al Arzobispo, Mons. Francisco Pérez. Como la misma comunidad ha manifestado, el cierre no supondrá su marcha ni el abandono de sus obras apostólicas, a excepción del compromiso que tenían con la Diócesis de Pamplona y Tudela con respecto a la parroquia de Nuestra Señora de Lourdes.

Los 8 jesuitas que forman parte de esta comunidad han agradecido a todo el pueblo de Tudela, a la Iglesia local, a la vida religiosa presente en Tudela, así como a las instituciones y a todos los agentes de Tudela el cariño recibido durante estos años. Agradecen “por el apoyo a las iniciativas de tantos jesuitas: por todas las ayudas recibidas en todos los niveles; por habernos ayudado a implicarnos, siempre contando con nuestras limitaciones y de manera humilde, a anunciar el evangelio y a tratar de acompañar a las personas lo mejor posible”. Además, piden que se siga apoyando los proyectos que la Compañía de Jesús tiene en Tudela, liderados por personas laicas que mantienen el espíritu de San Ignacio de Loyola y de San Francisco Javier.

La presencia de los Jesuitas en Tudela, que data de 1891, estará garantizada a través del colegio de San Francisco Javier, actualmente dirigido por un equipo de profesionales formados en la espiritualidad ignaciana. Los jesuitas, que actualmente acompañan o realizan labores en el centro, podrán seguir haciéndolo a partir del próximo curso, desde las comunidades más cercanas.

De igual modo, la Compañía de Jesús también mantendrá su compromiso con el Centro Lasa, en el que se ofrece apoyo escolar y acompañamiento a niños y asociaciones de inmigrantes, a través de la fundación Civil San Francisco Javier y del Sector Social de la Compañía de Jesús.

El alcalde de la localidad, Alejandro Toquero, ha querido agradecer, de forma pública, la huella imborrable que los Jesuitas han dejado en Tudela, de forma especial por la labor educativa de tantos jóvenes y niños a lo largo de su historia. «Como antiguo alumno solo puedo daros las gracias por los cuatro años que pasé ahí, con las experiencias vividas y el conocimiento adquirido, tanto formativo como humano”, ha señalado el alcalde desde su cuenta de Facebook.