14 de enero de 2010

La Infancia Misionera 2009 repartió 6 millones de euros
La Razón
España es la mayor superpotencia misionera del mundo católico: no sólo cuenta con 17.000 misioneros en el mundo, sino que los niños españoles son (con apoyo de sus familias) los que más aportan a la colecta mundial de la Infancia Misionera, que nuestro país celebra el domingo 24 de enero. Esta campaña, que nació en Francia en 1843 y que Pío XI convirtió en una obra pontificia en 1922, recaudó el año pasado 6 millones de euros en España, donde existen unos diez mil niños que reciben pastoral misionera en sus parroquias y una revista infantil misionera, «Gesto», que publica 240.000 ejemplares bimestralmente. Lo colectado se manda a la central de Obras Misionales Pontificias (OMP) en Roma, se cuenta, se redistribuye por los países donantes, se asigna a programas misioneros que ayuden al desarrollo integral de los niños en misiones, se envía al país de misión a través de las nunciaturas de cada país, y allí lo reciben los obispos locales y sus misioneros. Este sistema evita que se pierda dinero en comisiones bancarias, transferencias y en intermediarios de países más o menos corruptos: todo llega.
Con el dinero de los niños españoles, en 2009 la Iglesia ha abierto escuelas rurales en la India para niños de las castas más desfavorecidas, ha creado hogares en Benín para pequeños perseguidos, acusados de ser «brujos», ha abierto comedores infantiles en Costa de Marfil o ha creado un taller para niñas desescolarizadas en Chad. Así, hasta 23 países africanos, 9 asiáticos, y las misiones de Albania y Nueva Zelanda han recibido la ayuda de los chavales españoles. El 70 por ciento de la colecta se ha destinado a los proyectos de África.
Anastasio Gil, que dirige el secretariado de misiones de los obispos españoles, explica que en el gran encuentro de niños misioneros del pasado mes de mayo se cobró 10 euros por niño. «Ese dinero fue para el hospital y los proyectos del padre Pepe Aguilar en Mbulu, Tanzania». Aguilar, un misionero espiritano cordobés que lleva 33 años en África, explica cómo el hospital ha cambiado la vida de la región. LA RAZÓN pregunta al arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, por la descristianizada Europa. «Sufre una gripe A espiritual, pero con brotes verdes de nueva evangelización», responde Pérez, director en España de las Obras Misionales.

El Gobierno “olvida” incluir la ley de libertad religiosa en su agenda legislativa
ABC
Hace ya un año, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, pronosticó que la sociedad española viviría «dentro de poco» un gran debate sobre la reforma de la ley orgánica de libertad religiosa, en vigor desde hace unos 30 años. El debate, que promete ser uno de los más apasionantes de la legislatura, aún no ha empezado porque no existe ni borrador del proyecto de ley orgánica, y el Gobierno tampoco parece tener muy claro cuál debe ser el momento oportuno para sacar a relucir la bandera del laicismo, capaz de movilizar al electorado de izquierda, pero también al más conservador como respuesta, y abrir de paso un frente más a un Gobierno ya rodeado. Ayer pudo ser un buen día para conocer los planes del Ejecutivo, pero no hubo suerte.
El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José de Francisco, se reunió en exclusiva con la dirección del Grupo Socialista para repasar juntos el calendario legislativo y las prioridades en el Congreso en el próximo periodo de sesiones, que va de febrero a junio. Según confirmó el portavoz socialista, José Antonio Alonso, en la reunión «no se habló» de la ley de libertad religiosa. «No tenemos previsiones sobre ese asunto» de momento, precisó.
Según el calendario estudiado entre el representante del Gobierno de Zapatero y la dirección del Grupo parlamentario Socialista, los proyectos prioritarios en los próximos meses son: la reforma del Código Penal, la ley de colaboración entre las entidades públicas y la iniciativa privada, a los efectos de las inversiones públicas, y la ley de lucha contra el blanqueo de capitales. Además, pondrán un especial énfasis en dos proyectos: la ley de Ciencia y la ley de Economía Sostenible, que llegará al Congreso, previsiblemente, en la segunda quincena de febrero.
Pacto por la Educación
Junto a estos proyectos subrayados en rojo en la agenda del Gobierno y del PSOE, Alonso destacó cuatro factores que van a marcar la actividad parlamentaria en el Congreso: el diálogo social, el pacto por la Educación, la presidencia española de la Unión Europea y la evolución de la crisis económica, donde «ya empezaremos a ver la luz al final del túnel».
Sobre la ley de libertad religiosa no hubo ni media palabra. Fuentes de la Vicepresidencia Primera del Gobierno señalaron a ABC que los planes sobre esta reforma de calado se mantienen, y lo previsto es que se presente en los próximos meses. Unos planes que ayer, como se comprobó, no se trasladaron al Grupo parlamentario Socialista.
Además, entre las cuestiones que marcarán la actividad política está el pacto por la Educación, básico, según Alonso, para el crecimiento de España en el futuro. Pero tampoco se incidió en el otro pacto que, según el presidente Zapatero, iba a ser clave: el de la Energía.
Alonso explicó, además, que en este periodo de sesiones su Grupo quiere mejorar la comunicación sobre el trabajo que hacen sus diputados en cada circunscripción.
La reunión del secretario de Estado de Relaciones con las Cortes con la dirección del Grupo Socialista no gustó nada al Grupo Popular, que inmediatamente exigió al representante del Gobierno otra cita con ellos para conocer sus planes legislativos.
Mientras tanto, ya hay fecha para la Diputación Permanente, el órgano que sustituye al Pleno este mes inhábil. Será el jueves 21, cuando se debatirá y votará la comparecencia de Zapatero para explicar la misión en Afganistán.

“Zapatero no despenaliza la eutanasia para no enfrentarse a la Iglesia”
ABC
«El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no se atreve a despenalizar la eutanasia, pese a que una mayoría de la población lo aprobaría, por miedo a enfrentarse con la Iglesia», ha afirmado hoy el filósofo e intelectual Salvador Pániker, presidente honorífico de la asociación Derecho a Morir Dignamente.
Pániker hizo estas declaraciones en Villagarcía de Arosa (Pontevedar), coincidiendo con el duodécimo aniversario de la muerte del gallego Ramón Sampedro, que quedó tetrapléjico en 1966 tras un accidente en una playa gallega y vivió postrado en una cama hasta su muerte en enero de 1998 tras ingerir cianuro diluido en agua.
Sampedro, cuya historia refleja la película “Mar adentro”, de Alejandro Amenábar, llevó a cabo una batalla legal para intentar que los tribunales le garantizasen su derecho a la eutanasia, pero le fue denegado por las audiencias de Barcelona, La Coruña y, por último, el Constitucional.
«Su lucha concienció a la población»Para Pániker, la lucha de Sampedro “sirvió para concienciar a la población, pero en estos doce años, legalmente no se avanzó nada porque el Gobierno socialista no se quiere enfrentar por mas cosas a la Iglesia católica y por eso lo va demorando”. Opinó que “el Gobierno se justifica diciendo que la sociedad aún no está madura” y subrayó que “al contrario, las encuestas indican que un 77 por ciento de españoles están de acuerdo con la eutanasia.
“Quienes no están maduros -agregó- son los políticos”. Pániker, un ingeniero, filósofo y escritor de padre indio y madre catalana, indicó que “el pasito que hay que dar es mínimo” para lograr despenalizar la eutanasia, aunque observó que “los moribundos no van a votar”, por lo que insinuó que si el Gobierno si ha sido capaz de enfrentarse a la Iglesia sobre la despenalización del aborto, ha sido porque quiere conseguir el voto de las mujeres.

La visita del Papa necesitará de la colaboración de más de 10.000 voluntarios
ABC
Entre 10.000 y 15.000 voluntarios serán necesarios para llevar a buen puerto la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Madrid en el verano de 2011. Desde la Vigilia de la Inmaculada, el 7 de diciembre del año pasado, están abiertas las preinscripciones para todos aquellas personas que quieran colaborar con este evento mundial que contará con la visita del Papa.
El coordinador de esta área, Pedro Besari, precisó a ABC que en este último mes miles de personas han enviado su solicitud al correo voluntarios@jmj2011madrid.com para ofrecer su ayuda. Con el objetivo de seguir sumando adhesiones, este equipo, en el que ya trabajan cerca de 100 personas, tiene previsto realizar este año una serie de campañas informativas por las diócesis españolas, además de talleres de formación todos los fines de semana en la madrileña parroquia de San Juan de la Cruz, sede oficial del comité organizador. La primera visita será a la diócesis de Alcalá de Henares el próximo día 30.
Festival cultural
El comité organizador también ha abierto la convocatoria de las propuestas culturales y artísticas para los dos millones de jóvenes que el Arzobispado calcula que acudirán esos días a la capital española. Las iniciativas, que servirán de complemento de los actos centrales y de las sesiones de catequesis con obispos de todo el mundo, podrán ser muy variadas. Desde música, teatro y exposiciones de pintura, escultura o fotografía hasta muestras de la labor social de la Iglesia en los cinco continentes, recorridos históricos, cine y todo todo tipo de actividades que afronten cuestiones de actualidad desde una perspectiva cristiana.
Los proyectos de las distintas instituciones y personas particulares deberán ser enviadas antes del 1 de abril de 2010 por correo electrónico a cultura@jmj2011madrid.com o por correo postal a «JMJ-Programa cultural», Plaza de an Juan de la Cruz, 2b 28003 Madrid (España).

Internacional

El Papa, frente a su agresora en el Vaticano
La Razón
El Papa Benedicto XVI recibió esta mañana en una audiencia privada a Susanna Maiolo, la mujer con problemas mentales que le agredió el pasado 24 de diciembre, poco antes de que comenzara la Misa del Gallo. Durante el encuentro, el Pontífice expresó su perdón a la mujer, según informó el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.
El encuentro tuvo lugar en una salita contigua al aula Pablo VI, al término de la audiencia general. Maiolo estuvo acompañada por dos familiares y dijo estar arrepentida de lo que hizo. El Papa, por su parte, le respondió que le había perdonado.
Aun con todo, Lombardi precisó esta mañana que la instrucción sobre el caso iniciada por la magistratura del Estado de la Ciudad del Vaticano seguirá su curso sin variaciones.
El gesto de Maiolo, que tras saltar la valla que separa al Pontífice de los fieles, se abalanzó sobre él haciéndole caer al suelo, generó el pánico dentro de la basílica de San Pedro justo cuando estaba a punto de comenzar la Misa de Navidad.
Tras levantarse del suelo, el Pontífice celebró la ceremonia como si nada hubiera pasado, mientras que la joven fue identificada eingresada en un centro especializado para enfermos mentales. En el interrogatorio que se le hizo después de la agresión, Maiolo explicó que su única intención era abrazar al Papa y que no quería hacerle daño.

Arranca la campaña de Infancia Misionera: España es la superpotencia absoluta
Forumlibertas.com
De los 9,8 millones de euros que recauda en el mundo, los niños españoles aportan 6 millones
“Cuando al Papa le decimos que España tiene 17.000 misioneros en el mundo siempre le impresiona”, explicaba este miércoles a la prensa el arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, que es el director nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP). Pero si España es una potencia misionera mundial, hay un indicador aún más impresionante: la tierra de San Ignacio y Santa Teresa, donde hoy sólo un 20 por ciento de la población va a misa dominical, generó en 2008 con las colectas de la Infancia Misionera 6 millones de euros, cuando esta campaña internacional recogió a nivel mundial -España incluida- 9,8 millones.
El domingo 24 de enero esta generosidad volverá a ponerse a prueba en la colecta de Infancia Misionera (www.infancia-misionera.org). Obras Misionales Pontificas considera que hay unos 10.000 niños que, a través de sus parroquias, participan activamente en las campañas de la Infancia Misionera. La revista infantil Gesto, de animación misionera, reparte 240.000 ejemplares en los distintos idiomas de España cada 2 meses.
Anastasio Gil, el “secretario de misiones” de los obispos españoles, explica que de este dinero llega a misiones el cien por cien, sin gastos de comisiones bancarias. Obras Misionales Pontificias dedica un 12% de su presupuesto a animación y administración, pero del resto no se pierde nada. Llega de la OMP a las misiones a través de las nunciaturas de cada país, sin pagar transferencias a bancos ni pasar por funcionarios corruptos. “Los misioneros son una especie de magos, sacan un duro de una peseta, con 3.000 euros te hacen un colegio, algo que parece imposible, pero vas allí y ves el colegio, las clases, los niños…”, dice Anastasio Gil.
Con lo recaudado en 2008, Infancia Misionera financió en 2009 una miriada de proyectos en 23 países de África, 9 de Asia, en Albania y en Nueva Zelanda. “Los proyectos de OMP, por razones fundacionales, son siempre pastorales, evangelizadores, no de desarrollo, pero los proyectos de Infancia Misionera son una excepción, porque con los niños todo va junto”, explica Gil.
Algunos ejemplos los hemos ido publicando en ForumLibertas, como las iniciativas en Benín para proteger y acoger a los niños perseguidos con acusaciones de brujería, o las escuelas rurales para niños de castas bajas en la India. Pero los ejemplos son innumerables: estudios para hijos de pescadores en Myanmar, pozos para escuelas y talleres para niñas en Chad, un orfanato en Togo, comedores infantiles en Costa de Marfil…
El arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, lo tiene claro: la mies es muchísima, cada año se crean 15 o 20 diócesis nuevas, la Iglesia crece sin parar. “Jesús nos dijo que hay que pedir al Amo de la mies para que envíe obreros”, afirma.
Hagamos cuentas: según el Anuario Pontificio, de 1997 a 2007 la Iglesia católica creció en 142 millones de fieles y en 4.000 curas. Cada nuevo cura llega con 300.000 feligreses nuevos que atender (casi todo niños nacidos en el Tercer Mundo y países de misión). Demasiado trabajo incluso si se doblara o triplicara la cantidad de curas. Por eso los catequistas y líderes laicos son esenciales en la Iglesia.
Anastasio Gil explica además que el 36% de la Iglesia es canónicamente territorio de misión: 1.086 diócesis (o circunscripciones similares) que dependen de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, que no se pueden autoabastecer.
La Infancia Misionera pide que sean los niños los que ayuden a otro niños. “Yo mismo recuerdo que siendo niño rompí mi hucha para dar lo que tenía, unas monedas, a la Infancia Misionera, aquel día fui feliz, vi que dar me hacía feliz, y quizá aquello fue la espoleta que me llevó más adelante al deseo de ser sacerdote”, explica el que hoy es arzobispo de Pamplona con 63 años recién cumplidos.
“Nuestro reto es romper con el egoísmo, que es la causa de todos los males. Es una vergüenza que 250.000 niños mueran de hambre todas las semanas, o que que haya mil millones de niños que nunca han oído hablar de Cristo, y que millones de bebés sean eliminados en el seno de sus madres”, explica el arzobispo. “Con la Infancia Misionera los niños son sensibles a las desgracias de sus amigos y les ayudan”.
Este año la colecta se dedica especialmente a África, con el lema “Con los niños de África encontramos a Jesús”. “África llora, pasa momentos difíciles, pero los misioneros, que siempre están en crisis, no se quejan ni desesperan, porque se fían de Dios. África es el continente de la esperanza”. Este año 2009, 4,17 millones de euros de los niños españoles ayudaron a la esperanza africana. “Si somos generosos, Dios será generoso”, concluye el arzobispo que rompió su hucha infantil.

Puerto Príncipe se tiñe de sangre
El País
Muerte, devastación y caos. Es la manera más escueta y cruel de describir en lo que se ha convertido Puerto Príncipe, la capital de Haití, por efecto del potente terremoto que asoló el país más pobre de América y que ha dejado decenas de miles de muertos. Tras la humareda levantada por los derrumbes, los primeros rayos de sol confirmaron los peores pronósticos.
Muerte, devastación y caos. Es la manera más escueta y cruel de describir en lo que se ha convertido Puerto Príncipe, la capital de Haití, por efecto del potente terremoto que asoló el país más pobre de América y que ha dejado decenas de miles de muertos. Tras la humareda levantada por los derrumbes, los primeros rayos de sol, ayer, confirmaron los peores pronósticos del trágico atardecer del martes.
Con una magnitud de 7,0 en la escala de Richter, el temblor de tierra más fuerte en los 200 años de la historia del país no ha respetado ningún edificio, por más autoridad que se alojara en él. El epicentro, a poco más de 10 kilómetros de profundidad, situado a 15 kilómetros al suroeste de Puerto Príncipe, ha destruido la capital haitiana y se calcula que ha afectado a tres millones de los cuatro millones de personas que viven en el área metropolitana.
Entre escombros y sobre el asfalto de las calles, la muerte cubierta de sangre, tapada poco a poco con sábanas blancas por supervivientes que buscan familiares, que claman por ayuda y que oran por su ventura. Mientras, los gritos emergen de las ruinas, gritos de personas atrapadas entre los escombros que piden desesperadamente ayuda para ser rescatados.
Las autoridades haitianas, en su primer cálculo, proporcionado por el primer ministro, Jean Max Bellerive, llegaron a hablar de “cientos de miles de muertos”. Horas más tarde, el presidente, René Preval, hablaba de decenas de miles. “No lo sé, hasta ahora he oído que quizás haya 50.000… 30.000 muertos”, dijo a un periodista de la CNN.
Poco antes, el presidente de la hasta entonces pobre y deforestada, y ahora también destruida nación, contaba en declaraciones al Miami Herald cómo había caminado entre cadáveres. “Lo que he contemplado es algo inimaginable. El Parlamento se ha venido abajo, la oficina de Hacienda se ha venido abajo, las escuelas se han derrumbado, los hospitales se han derrumbado”. A miles de kilómetros de Haití, desde su exilio surafricano, el ex mandatario Jean Bertrand Aristide calificaba la situación como “una tragedia que desafía a la comprensión”.
No hay comida, agua, electricidad, transporte, medicinas. Los servicios médicos, ya de por sí escasos y precarios, no dan abasto. Los miembros de la fuerza pacificadora de Haití, dependientes de la ONU, trataban ayer de poner orden con la cabeza pensando en sus compañeros aplastados por los muros del edificio en el que trabajaban. Entre ellos, su jefe, el tunecino Hedi Annabi, cuya muerte fue confirmada por el presidente haitiano. La sede de la organización ha sido totalmente destruida. Unos cien empleados de Naciones Unidas seguían anoche desaparecidos. Se ha confirmado la muerte de dos decenas de cascos azules.
Los clérigos tampoco se libraron de la catástrofe. El jefe de la Iglesia católica, el arzobispo Serge Miot, estaba entre las víctimas. La catedral de Puerto Príncipe estaba igualmente entre los edificios hundidos por el seísmo.
Ante la falta de telecomunicaciones habituales, el satélite se convirtió en la única herramienta de contacto posible. Así, gracias al Internet satelital, el ministro consejero de la Embajada dominicana en Haití, Pastor Vásquez, atisbaba a decir, al preguntarle cómo llegar hasta su sede, de las pocas que han soportado el embate de las ondas telúricas: “Esto es un caos, un gran caos. Les recomiendo que traten de que los traiga un motorista”.
Y contaba lo mismo que la corresponsal de Univisión en Santo Domingo, Onysela Valdez, desplazada por unas horas gracias al Ejército dominicano, a su regreso al país vecino para transmitir su crónica: “Vas caminando y chocas con piedras, ves cuerpos sobre el asfalto, gente con extremidades rotas, llenas de polvo, que no saben dónde ir ni qué hacer”. Describía el panorama como aterrador.
La dificultad para moverse por carretera hizo imposible durante casi toda la jornada trasladar ayuda por tierra. Muchas de las vías permanecían bloqueadas por los escombros. Otras, rajadas de parte a parte por el efecto devastador del terremoto. En Santo Domingo, las autoridades consulares haitianas agradecían la solidaridad del pueblo dominicano y pedían palas removedoras de escombros como uno de los útiles de mayor necesidad. Se descartaban las ropas, y asimismo urgían los alimentos en lata, agua potable y medicinas.
Y de todo eso y más también necesitaban en una pequeña población llamada Jerald Batai, en la ruta a Puerto Príncipe desde el suroeste de la República Dominicana, donde pudo llegar la periodista de Noticias SIN Rosa Encarnación. “Vi decenas de personas gritando en las calles, con brazos rotos o amputados, pies desprendidos, o con el cráneo abierto”. No fue lo único. “Vi dos escuelas derrumbadas con decenas de estudiantes muertos dentro. Muertos en aceras cerca de personas heridas que clamaban por ayuda”. Y en el hospital, narraba que la gente se agolpaba en todo el edificio y sus exteriores. “Decenas de heridos esperaban una ayuda todavía inexistente”.
El epicentro del terremoto se encuentra a sólo 15 kilómetros de Puerto Príncipe. Cerca de cuatro millones de personas viven en la capital y los alrededores. De ellos, unos tres millones se han visto afectados por el seísmo, bien porque han muerto, están heridos o lo han perdido todo. Durante la noche del martes al miércoles, miles de personas durmieron a la intemperie, en plena calle, porque su casa había quedado reducida a la nada, o porque temían más réplicas del terremoto (se calcula que hubo 28 en total). El pánico se ha adueñado de Haití.
Con las propias infraestructuras del Gobierno dañadas por el seísmo y la sede de la ONU devastada, los testigos cuentan que no se veían ayer señales de que los esfuerzos por rescatar a los atrapados estuvieran organizados. “Hay demasiada gente que necesita ayuda… nos faltan equipos, bolsas para meter a los muertos”, afirmó a la agencia Reuters el portavoz haitiano de Cruz Roja, Pericles Jean-Baptiste.
Miles de personas vagaban ayer, atónitos y cubiertos de polvo, por las calles de Puerto Príncipe. “Están en las calles, sentados, caminando, sin ningún lugar al que ir”, explicó Rachmani Domersant, uno de los trabajadores de la ONG Comida para los Pobres.Un desastre tras otro
– 2009. El peor terremoto. El seísmo que ha sacudido Haití, de magnitud 7,0 en la escala de Richter, es el más fuerte que se ha registrado en el país en los últimos dos siglos y el peor desde 1946 en la isla que comparte con República Dominicana.
– 2008. Cuatro huracanes. El paso de cuatro huracanes -Ike, Hanna, Gustav y Fay- en menos de un mes provocó en 2008 un total de 793 muertos, 466 sólo en la ciudad de Gonaives, la más golpeada, y más de 850.000 desplazados.
– 2004. La tormenta Jeanne. En el año en que una sangrienta revuelta obligó al presidente Jean Bertrand Aristide a dejar el país y exiliarse en Suráfrica, a las destrucciones de los combates se sumaron las dejadas por la tormenta tropical Jeanne, que causó más de 3.000 muertos.

Contra el cornudo y a favor de la adúltera
El Mundo
Belfast es una ciudad levítica, perforada de comunidades e iglesias protestantes. Pocas más opulentas y populosas que el Tabernáculo Metropolitano de Whitehall: el lugar donde el matrimonio Robinson viene a rezar desde hace 16 años. Hoy es miércoles y está vacío, pero el domingo no había un solo hueco en el parking y dentro oraban cerca de 1.600 feligreses. A todos les tocó ver la pintada ominosa que profana la valla [de la fotografía de arriba], obra de un gamberro que dice que el Tabernáculo es una «iglesia para adúlteros».
La pintada refleja la división en torno al escándalo que sacude estos días Irlanda del Norte y que ha propiciado reacciones trágicas, cómicas y mediopensionistas. Entre la comunidad del Tabernáculo, predominan las primeras, más preocupadas por devolver al rebaño a la pecadora que de profundizar en un ajuste de cuentas. «A la gente le da mucha pena por ellos», explicaba el domingo el pastor James McConnell, «hay una familia a punto de romperse y Peter tendrá que decidir si quiere que eso suceda. Sus hijos le apoyan y le aman, pero no sé si eso ocurrirá».
Un punto de vista en el que profundiza una de sus feligresas, que explica que la prioridad debe ser ahora la curación de Iris. «Ella no se ha portado bien», dice, «¿pero quién de nosotros lo hace? Todos somos pecadores e Iris también. Sigue siendo una de nosotros».
La actitud comprensiva de los feligreses del Tabernáculo contrasta con la furia contenida que reina en Newtownards Road: corazón de la circunscripción electoral de Peter Robinson y feudo atávico del unionismo. Al principio pareció que a Mr. Robinson lo salvarían de la quema sus votantes, convencidos por los altavoces del DUP de que no había hecho nada malo. Pero no es la impresión que queda después de una caminata por los negocios de la calle, cuyos dueños no han votado otra cosa que unionismo.
El ejemplo inequívoco es John, propietario de la Unión Jack Shop: una tienda que en los años de plomo vendía insignias de los paramilitares y hoy se recicla como puede vendiendo banderines del Chelsea. John votó por Robinson en los últimos comicios. Y lo más seguro es que por última vez. Dice que el prestigio del premier se basaba en dos pilares: la honradez y la moral. Y los dos están tocados. «Aquí empezamos a estar hartos de los políticos», explica, «la gente sólo quiere alimentar a sus hijos». Al otro lado de la calle, dos carnicerías: David McMullan y el Centro de la Carne Fresca. En ninguna quieren hablar. Suponemos que para evitar preguntas salaces sobre Iris y el hijo de su colega carnicero.
Según avanza, va emergiendo la naturaleza de Newtownards Road. Una calle mayor donde es imposible encontrar un Zara o un Starbucks y que está salpicada en cambio de tiendas de empeño y mueblerías espesas donde uno se apostaría el sueldo a que nadie ha comprado un mueble en lo que va de año. «¿Que qué pienso de Peter Robinson?», dice la dueña, «pues que se ha hecho rico a nuestra costa y que debería irse a cuidar a su esposa. ¿Cómo pudo irse a la Asamblea sin ni siquiera llamar a la ambulancia cuando acababa de tragarse una sobredosis de pastillas?». Robinson dejó el cargo el lunes durante seis semanas y se antoja difícil que vuelva. Al menos a tenor del aliento de las bases: implacables con el cornudo y comprensivas con los desarreglos de la mujer adúltera.

Opinión

Munilla, el carca
ABC / EDURNE URIARTE
Ya sabemos que José Bono tiene un problema de coherencia con sus creencias católicas tras su apoyo a la ley del aborto y que eso explica en lo esencial su coincidencia con la izquierda radical y el nacionalismo vasco en la descalificación del obispo José Ignacio Munilla como alguien «extremadamente conservador, muy de derechas». Lo que no hace menos significativo que un político como él, más centrista que izquierdista, caiga en ese sectarismo tan habitual de cierta izquierda de descalificar algo o alguien por ser de derechas. Condición ideológica que, a diferencia de la izquierdista, sería intrínsecamente sospechosa, negativa o rechazable. Sea en el caso de un político, de un intelectual, de un obispo, incluso de una televisión.
Hasta Barack Obama, que tanto presume de equilibrio y moderación, descalificó y puso en la lista negra a la cadena televisiva Fox por ser, dijo, un medio de agitación ideológica más que de información. Juicio que podría aplicar exactamente igual a cualquier otra cadena televisiva, cada una con una clara marca ideológica, pero que Obama sólo utilizó para defenestrar a una cadena conservadora. De la misma forma que Bono sólo utiliza para defenestrar a un obispo y no a sí mismo, por ejemplo, que, con los mismos criterios, y tras su voto favorable a la ley del aborto podría ser calificado como de «extremadamente radical, muy de izquierdas».
Y no lo hace porque en este terreno la izquierda lleva una enorme ventaja a la derecha. En la política, en el debate intelectual, en los medios de comunicación. Munilla es, como otros muchos antes que él, políticos, intelectuales, periodistas, víctima de un sectarismo con enorme capacidad de penetración en nuestro país.
Y que no se neutralizará mientras la derecha no sea capaz de competir en liderazgo intelectual con la izquierda, cosa, que, de momento, está bien lejos de producirse.

Coherencia frente al aborto
EL MUNDO / ISIDRO CATELA MARCOS
QUÉ TIPO de sociedad encumbra como a un héroe a quien se juega la vida por un huevo de aguilucho y estigmatiza como a un villano a quien defiende el derecho a la vida de los seres humanos que van a nacer? ¿Qué tipo de legisladores pueden redactar una ley que, a la gestante en dificultades, le entrega un sobre cerrado en lugar de ofrecerle un corazón abierto? ¿Quiénes, como católicos, en el ejercicio de la recta razón, pueden anteponer la disciplina de partido a lo que en conciencia les obliga la fe que profesan?
Me parece claro como el día que el aborto es un crimen. Y no es un parecer entresacado de una declaración episcopal. Le he copiado la frase a Mahatma Gandhi. Aunque en verdad podría haber encontrado documentación abundante para hacerlo, porque los obispos españoles han recordado siempre que toda vida humana debe ser respetada como sagrada desde la concepción hasta la muerte natural. Deberíamos agradecérselo, aunque sólo fuera por el ejercicio de coherencia sistemática que realizan en medio de una sociedad que con frecuencia convierte los principios morales en objeto de compraventa. Pero antes al contrario, no sólo no se les reconoce su aportación, que en deber han de realizar para los católicos, ni su contribución al debate público, sino que se les acusa con falsedades reiteradas.
En este sentido, uno de los embustes más recurrentes es que los obispos sólo reaccionan «cuando un Gobierno socialista establece la ley del aborto o trata de reformarla».
Lo primero que habría que hacer para desmontar el bulo es deshacer la premisa. En España, sólo un Gobierno socialista ha establecido la ley o ha tratado de reformarla. Ningún otro Gobierno ha hecho ninguna de esas dos cosas. En el debe del Ejecutivo de José María Aznar hay que colocar que no mejorara la ley existente y que autorizara la píldora abortiva. Entonces, contra lo que a menudo se oculta o se falsea, la Conferencia Episcopal emitió varias declaraciones denunciando la injusticia que suponía facilitar un medio más para violar el derecho a la vida de los nascituri y las nuevas posibilidades de fraude de ley que ello suponía; al mismo tiempo se pedía la abolición de la legislación abortista vigente (véanse documentos de 18 de junio y de 21 de octubre de 1998; de 17 de febrero y de 12 de diciembre de 2000; y de 27 de abril de 2001).
Entonces, sí hubo reacciones episcopales, distintas en grado y matices de las actuales, porque en justicia no se puede responder igual ante situaciones que son objetivamente desiguales. Ahora, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero da un salto cualitativo hacia atrás en la protección del derecho a la vida con una nueva ley aún más injusta que la vigente, por cuanto trata el aborto como si fuera un derecho de la mujer, introduce subrepticiamente la «indicación social» e impone la propaganda abortista en el sistema educativo; una ley sobre la que se miente cuando nos dicen que trata de articular el derecho de la mujer a ser madre, cuando de lo que de verdad se trata es si, una vez que ya es madre, alguien tiene o no derecho a eliminar al hijo que lleva en su vientre.
Éstas serían, en sí mismas, razones suficientes para considerar que estamos ante una situación nueva que requiere también una respuesta nueva. Pero aún hay una novedad más, bien significativa, que ni siquiera estuvo presente en el escenario de 1985 cuando el Gobierno de Felipe González aprobó la ley del aborto. ¿Alguien recuerda que entonces alguna persona con responsabilidad política declarara que, en cuanto católico, no sólo podía, sino que debía apoyar y votar la ley? Al contrario, recordamos la ejemplar conducta de Francisco Vázquez, entonces parlamentario socialista y hoy embajador de España ante la Santa Sede, que, en conciencia y a pesar de las directrices de su partido, no dio su voto a la norma inicua. ¿Qué tendrían que hacer ahora, ante la nueva tesitura, aquellos políticos que exhiben públicamente su condición de católicos, teniendo en cuenta que la ley Zapatero es aún más injusta que la ley González?
Sin embargo, afirman que van a darle su voto porque no comparten que la nueva ley empeore la vigente. Los razonamientos que dan para ello no pueden ser más débiles. Sostienen, por ejemplo, que con esta nueva ley se reducirá el número de abortos en España. Como deseo es loable, pero insostenible argumentalmente en el debate, porque no se atiene a lo que la ley es, sino a las consecuencias que se anhelan sin base alguna de cara a su posible aplicación. Baste pensar que el 90% de los abortos se realiza actualmente dentro del plazo para que el que la nueva norma prevé tratar el aborto como un derecho de la mujer. Desde las filas del llamado socialismo cristiano se ha llegado a decir, en un ejercicio paradigmático de manipulación del lenguaje, que esto último no es verdad; que «la ley no recoge el derecho al aborto sino el derecho de la mujer a interrumpir voluntariamente el embarazo». Con palabras de Humpty Dumpty, en Alicia en el país de las maravillas, habría que recordarles aquello de que «las palabras significan sólo lo que yo quiero que signifiquen» y que «lo que importa aquí es saber quién manda».
Por último, hay quienes, como católicos, defienden su apoyo y su voto a la nueva ley acogiéndose injustificadamente a lo previsto en Evangelium Vitae, 73. En ese punto de la carta Encíclica, publicada por Juan Pablo II en 1995, se afirma que «un problema concreto de conciencia podría darse en los casos en que un voto parlamentario resultase determinante para favorecer una ley más restrictiva, es decir, dirigida a restringir el número de abortos autorizados, como alternativa a otra ley más permisiva ya en vigor o en fase de votación (…). En el caso expuesto, cuando no sea posible evitar o abrogar completamente una ley abortista, un parlamentario, cuya absoluta oposición personal al aborto sea clara y notoria a todos, puede lícitamente ofrecer su apoyo a propuestas encaminadas a limitar los daños de esa ley y disminuir así los efectos negativos en el ámbito de la cultura y de la moralidad pública». No hay lugar para acogerse a este supuesto por las razones que se han referido: no estamos ante una ley más restrictiva sino cualitativamente más permisiva del aborto, que llega a reconocerlo como un derecho, en lugar de la situación actual, en la que es tratado como un delito despenalizado en tres supuestos.
EN LA CITADA Evangelium Vitae aparecen también dos párrafos diáfanos que, aunque en esta ocasión no se han publicitado mucho, conviene recordarlos y sacarlos a la luz precisamente ahora; pertenecen al mismo número 73 y al 74, y expresan que el aborto es un crimen «que ninguna ley humana puede pretender legitimar» y que «leyes de este tipo no sólo no crean ninguna obligación de conciencia, sino que, por el contrario, establecen una grave y precisa obligación de oponerse a ellas mediante la objeción de conciencia (…). La introducción de legislaciones injustas pone con frecuencia a los hombres moralmente rectos ante difíciles problemas de conciencia. A veces las opciones que se imponen son dolorosas y pueden exigir el sacrificio de posiciones profesionales consolidadas o la renuncia a perspectivas legítimas de avance en la carrera».
He aquí la nueva situación por la que la Conferencia Episcopal, primero por medio del secretario general y luego en la Nota de Prensa de la Asamblea Plenaria, de 27 de noviembre de 2009, se ha visto en la obligación de aclarar a los fieles cuál es la doctrina de la Iglesia al respecto y, en particular, las consecuencias que se derivan para los católicos de apoyar públicamente y/o dar su voto a una ley abortista que empeora la protección legal del derecho a la vida de los que van a nacer. Ésta ha sido la respuesta, siempre coherente, de quienes, independientemente de la coyuntura social y política, han alzado su voz en favor de los más débiles e inocentes; de aquellos seres humanos que aún no pueden hablar, ni sindicarse, ni escribir un artículo, ni votar un asunto que les afecta tan directamente.
Isidro Catela Marcos es director de la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española.

Navarra

Bera retirará los símbolos religiosos de los edificios públicos
Diario de Navarra
El Ayuntamiento, que prevé fomentar el laicismo, entiende que las creencias competen al ámbito personal
El Ayuntamiento de Bera retirará de forma inminente los símbolos religiosos de los edificios municipales, conforme al contenido de una moción de Aralar, respaldada por el resto de las formaciones que componen el arco municipal (ANV, PNV y EA). El texto concede un plazo de quince días, desde su aprobación a finales del año pasado, para eliminar “cruces, santos y figuras de las vírgenes u otros símbolos y figuras” que se exhiban en bienes del patrimonio municipal.
La pretensión del Ayuntamiento es “trabajar para que en el ámbito público se respeten todas las creencias de todos los ciudadanos, y fomentará el laicismo en el ámbito público”.
Los acuerdos adoptados aparecen fundamentados por Aralar en su moción con el argumento, entre otros, de que “las prácticas religiosas hay que limitarlas al ámbito privado. En una sociedad aconfesional, las administraciones públicas no pueden ofrecer ningún tipo de adhesión o ayuda a ninguna expresión religiosa”.
“Las creencias y las prácticas religiosas -continúa el texto- hay que limitarlas al ámbito privado y, por eso, hay que poner los caminos para quitar los símbolos de cualquier religión en el ámbito público. Todavía es normal ver símbolos religiosos en los edificios públicos. Hay que tener en cuenta además que muchos de ellos han estado en estos edificios “por tradición” desde que la Iglesia y el Estado eran uno, y desde que la religión católica era la única. Hoy en día la sociedad ha cambiado mucho y nuestro pueblo está formado además de vecinos que profesan su fe en la religión cristiana por gente de otras religiones y por gente sin creencias. Por respeto a todas esas realidades, la necesidad de quitar todos los símbolos religiosos del ámbito público es más evidente que nunca”.

Subasta de las Hermanitas de los Pobres
Diario de Navarra
Las Hermanitas de los Pobres han organizado una subasta benéfica de cuadros para recaudar fondos para su nueva casa. La sala Galilea acogerá hoy la subasta, que dará comienzo a las 19 horas. En la imagen, de izquierda a derecha, Blanca Millor, sor Luisa, Begoña Cueva, sor Rocío, Conchi Méndez y la galerista, Lydia Urmeneta, en una subasta celebrada el año pasado.


La iglesia del Colegio será el espacio de acogida al campus de Lekaroz

Diario de Noticias
La iglesia de Nuestra Señora del Buen Consejo, la patrona del Colegio de Lekaroz, se reedificará y rehabilitará para transformarla en un edificio multiusos y en el frente de acogida al futuro campus empresarial que se proyecta. El plan contempla también la recuperación del llamado pozo o balsa de los frailes, un espacio natural de gran valor medioambiental que se encuentra abandonado y muy deteriorado.
La reedificación de la iglesia y su entorno ocupará 11.695 metros cuadrados en un espacio en el que se potenciará el paso del Camino de Santiago (ruta de Urdax y Baztan) ampliando la plataforma existente y ofreciendo un espacio para el descanso. A su vez, en este ámbito está previsto generar un nuevo espacio urbano en torno al claustro preexistente y los magnolios que se conservan y se creará un jardín vertical en la medianera de la antigua iglesia, así como el edificio vivero que albergará la sede administrativa, las nuevas iniciativas económicas, los servicios auxiliares y se centralizarán las infraestructuras, además de un nuevo equipamiento adosado a la iglesia mediante la reinterpretación arquitectónica de los elementos preexistentes y su vinculación con el edificio multiusos.
Uno de los proyectos definidos desde el primer momento es la recuperación del entorno de la antigua vaquería para implantar un centro de inmersión lingüística, mediante reedificación de un pequeño núcleo urbano (cuatro edificios) acorde con la arquitectura tradicional de la zona. Aquí se pretende recuperar una red de itinerarios naturales didácticos vinculados al centro, y el entorno de la balsa de los frailes como punto de observación de flora y fauna.
Este embalse natural, que popularmente se conoce como de los frailes al encontrarse en las proximidades del complejo que perteneció a los Padres Capuchinos, es muy poco conocido incluso en el Valle de Baztan. Está situado cerca de la carretera que conduce al pueblo de Lekaroz pero apenas es visible al estar rodeado por una espesa masa de árboles y fue escenario de la película La sombra de nadie, dirigida por el realizador Pablo Malo.
El pozo de los frailes es un espacio que tiene un extraordinario valor ambiental al coexistir distintas especies de fauna acuática estable y de aves de paso con una flora muy variada, y se encuentra prácticamente virgen. A pesar de su calidad natural, en los últimos años, desde el cierre del Colegio de Lekaroz, se ha deteriorado en sus márgenes que ahora presentan un aspecto penoso al utilizarse por desconocidos como vertedero de materiales y deshechos de la construcción.


Tudela celebra el domingo la bendición de mascotas

Diario de Navarra
Como es tradicional en la fiesta de San Antón, los animales tendrán que dar tres vueltas a una cruz en la plaza de los Fueros
Tudela celebrará el domingo la festividad de San Antón con la tradicional bendición de animales domésticos que se llevará a cabo cuando éstos den tres vueltas a una cruz de madera que se instalará en la céntrica plaza de los Fueros.
La Orden del Volatín, organizadora de este acto, colocará la citada cruz a las 10 horas, y permanecerá en la plaza hasta las 15 horas, con el fin de que todos los dueños de mascotas que lo deseen se acerquen hasta el lugar para cumplir con esta tradición.
Por otra parte, y al igual que en ediciones anteriores, miembros de la entidad promotora de la iniciativa venderán participaciones entre los asistentes para la rifa de un cerdo, que estará expuesto, durante toda la mañana, ya despiezado y curado, en la plaza de los Fueros de la capital ribera.

Sin noticias de María Pilar Pascual, monja falcesina que lleva 33 años en Haití
Diario de Navarra
Las dos hermanas de esta misionera, que viven en Falces, no pudieron hablar ayer con ella – Enfermera, de 65 años, reside en la congregación de las Hijas de la Caridad en Puerto Príncipe
La familia de la monja falcesina María Pilar Pascual Mendívil, de 65 años, no recibió ayer noticias acerca del paradero de esta misionera, la única navarra que actualmente desempeña su labor religiosa en Haití. A última hora de la tarde, las dos hermanas de María Pilar Pascual que viven en Falces, Mari Cruz y María Josefa, no sabían nada de ella. Tampoco habían podido establecer contacto con las monjas de Puerto Príncipe desde el convento de las Hijas de la Caridad de Zaragoza.
En esta congregación, a la que pertenece María Pilar, sólo tenían vagas nociones de que el edificio en el que diariamente realizan su función las religiosas había quedado “completamente derruido”. Sin embargo, las informaciones ayer eran muy vagas. Al estado de subdesarrollo que caracteriza al país se sumaba el caos propiciado por el desastre. Mari Cruz, hermana de la misionera, se confesaba “preocupada”, pero no se extrañaba de la ausencia de noticias. “No hemos sabido nada de ella y claro que eso te pone nerviosa, pero hay que esperar”.
Por lo general, explicó esta vecina de Falces, es María Pilar quien se pone en contacto con sus familiares. La última vez, el pasado 7 de enero. “Ella no tiene teléfono y además tampoco disponen de mucho dinero para charlar frecuentemente”, explicaba, antes de señalar que suelen hablar con ella cada uno o dos meses. “La última vez que nos vimos fue el verano pasado, que estuvo aquí”.
En Zaragoza, otra religiosa transmitía una calma “tensa”. “No hemos hablado con ellas, no sabemos nada, pero confiamos en que estén bien, ayudando a la gente”. María Pilar Pascual es una de las tres religiosas españolas con que las Hijas de la Caridad cuentan en Puerto Príncipe. Su labor como enfermera la lleva a cabo desde hace 33 años en uno de los barrios más pobres de la capital. Además de ella, una religiosa bilbaína y otra valenciana trabajan diariamente con los más desfavorecidos de esta barriada. También colabora en una escuela de primaria para niños de clase desfavorecida, un dispensario para niños malnutridos y un taller en el que enseñan oficios a las madres.