22 de enero de 2010

Nacional

«Por matar a alguien, la multa es de 49 vacas»
La Razón
Lleva 33 años en África y ha venido a España a apoyar la campaña de este domingo de la Infancia Misionera. Después de 17 años con los nómadas masai, su obispo le encargó Mangola Chini, una zona muy fértil pero despoblada por miedo a la malaria. Con donativos de católicos españoles pusieron en marcha un hospital. «Ahora mueren menos niños, pero el hospital ha atraído a mucha gente y hemos pasado de 1.500 habitantes a 60.000 en pocos años, incluyendo jóvenes que, lejos de la familia, se descontrolan». Además hay unos 20.000 nómadas. Él y un cura de Toledo atienden a todos, aunque sólo hay 8.000 católicos.
–¿Se acostumbran los pobres a que mueran los niños?
–No, allí el niño es muy querido y la muerte un gran dolor, aunque lo oculten para no parecer blandos. Conozco familias que han perdido seis hijos y les han dolido todos. Al niño se le mima, pero también se le hace trabajar. Los hijos son una riqueza. Las mujeres más respetadas son las que tienen más hijos.
–¿Son vengativos en esa cultura ?
–En África los amores y los odios son a lo bruto, apasionados. Pero entre los nómadas los ancianos tienen mucho poder y median en los conflictos. Por matar a alguien, los ancianos te multan con 49 vacas. Obviamente, no las tienes, así que todo tu clan debe ayudarte a pagar, y todo queda subsanado así, sin más venganza. Los agricultores son más vengativos, para no parecer mentecatos, pero también ellos escuchan a los ancianos, que son pacificadores.
–¿Cómo predicar a los paganos?
–Con el ejemplo. Yo llevaba ya cinco años con los masai, pasándolo muy bien, pero sin que ninguno se convirtiese. Marta, una enfermera voluntaria, de Barcelona, atendió a una niña enferma. La familia quedó asombrada de su respeto, porque allí en Tanzania desprecian a los masai. «Ésta es buena porque es cristiana, yo quiero ser cristiano», razonaron. Lo cierto es que no hay muchas conversiones, pero los que se bautizan se quedan en la Iglesia.
–Los obispos del Sínodo africano hablaron de poligamia y brujería. –La poligamia es un hecho. Si tienes cuatro esposas cuando te bautizas, ¿qué vas a hacer, expulsar a tres mujeres, sin sustento? ¿O te quedas sin bautizar? No hay respuesta fácil. La brujería es un problema serio. Cada vez que pasa algo malo, vas al brujo y él te da un culpable que hizo un mal de ojo. Hace vivir con miedo e infelicidad. También hay grupos pentecostales que dicen que no vayas al médico, que con oración te curarás. Aprovechan la ignorancia de la gente.
–¿Cómo son sus feligreses?
–De oración muy tradicional, de petición. Les cuesta dar gracias a Dios. Los nómadas sí que son más agradecidos. Viven con poco, con sus cabras y vacas ya son felices.
–¿Cómo ve el futuro?
–Tengo 66 años. ¿Quién me sucederá? Dos de mis feligreses hoy ya son párrocos, pero nuestra misión es muy compleja, con el hospital y la escuela secundaria. El obispo necesita aún misioneros extranjeros para estos proyectos.
«Odio los leones»
A los 23 años Pepe Aguilar era un joven solidario que impartía clases de lectura a gitanos en Córdoba. Conoció a unos misioneros y se dijo: «basta de tonteriítas y de dar ratitos, vamos a la entrega total». Aterrizó en Tanzania en 1976, miembro de la Congregación del Espíritu Santo, en pleno «socialismo africano». Los paisajes eran hermosísimos, y la fauna exuberante. «Odio los leones, me han dado muchos sustos. Se escapan de los parques, y también los bisontes y los elefantes», explica.

Madrid acoge el 7 de marzo la manifestación “España Vida Sí”
ABC
Casi un año después de la primera Marcha por la Vida, los colectivos provida convocan por tercera vez una manifestación en Madrid contra la reforma de la ley del aborto. Bajo el lema «España Vida Sí», los manifestantes marcharán el domingo 7 de marzo a las 12 del mediodía, entre la Plaza de Cibeles y la Puerta del Sol. Además, se celebrará simultáneamente, en cerca de un centenar de ciudades españolas, de Europa y de América del Norte y el Sur.
Los organizadores esperan reunir a entre 50.000 y 100.000 personas en una marcha que, aseguran, tendrá un carácter festivo, con carrozas, música y un fin de fiesta «joven y rompedor», que contará con la presencia de líderes de opinión y celebridades en el escenario instalado en la Puerta del Sol.
De aquí al 7 de marzo, se celebrarán eventos en todo el país para difundir y animar a la Marcha por la Vida. El próximo 28 de enero, se entregarán en el Congreso un millón de firmas contrarias al proyecto de ley del aborto.
Gádor Joya, portavoz de Derecho a Vivir, ha expuesto los objetivos de la Marcha de este año: exportar la causa española por el derecho a la vida a los focos de la Opinión Pública europea; denunciar al exterior que una mayoría de españoles rechaza la ley del aborto, por injusta, inconstitucional e inhumana, y quiere ser oída; y empezar a consolidar la tradición de una Marcha anual por la Vida, cada mes de marzo.

“¡Qué la detengan. Es una mentirosa, malvada y peligrosa!”
ABC
El obispo de Ciudad Real, monseñor Antonio Algora, utilizó en su última carta pastoral una canción de David Civera para denunciar que la televisión manipula a los niños. “Que la detengan”, dice le viene a la mente al ver la trayectoria anterior y los derroteros que sigue la televisión en España.
En una carta titulada “¡Que la detengan. Es una mentirosa, malvada y peligrosa!” afirma que “no hay derecho a la manipulación que se está haciendo de los niños y niñas con series y fotonovelas que, por lo que sé, enganchan a padres e hijos educándolos en los peores sentimientos: en el rencor, en la venganza, o en la temprana aventura amorosa”.
“`Que la detengan! No, no estoy tratando de promover una campaña contra nadie. Pero sí creo que tenemos en nuestra Iglesia los mejores elementos para parar los pies a esa pretendida cultura invasora de la intimidad de la persona a tan tempranas edades”, añade.
Asimismo, critica que a “la presión mediática y la cultura bufa” que, en su opinión, insiste en que la Iglesia “le come el coco a los niños o, cuando no, se abren telediarios, como si fueran noticia de hoy, abusos cometidos por eclesiásticos en el pasado en América o Irlanda”.
Algora escribió está carta con motivo del Día de la Infancia Misionera que se celebra este domingo en las todas las parroquias españolas, y donde destaca también que los sentimientos que surgen de los niños “son los de la solidaridad y la necesidad de encontrarse con Jesús”.

Pastoral del obispo de Ciudad Real contra la televisón titulada «¡Que la detengan, es una mentirosa!»
La Razón
«¡Que la detengan, es una mentirosa, malvada y peligrosa!», dice la popular canción de David Civera… y también el título de la pastoral del obispo de Ciudad Real, Antonio Algora, quien declara ser «viejo conocido de Teruel» del cantante. Algora se refiere a la televisión, que es como la mujer de la canción: «maldita sea la noche en la que la conocí, ahora vivo atrapado, esa mujer no me deja vivir», cita la carta pastoral. «No hay derecho a la manipulación que se hace de los niños con series y fotonovelas realizadas con los mejores niveles de calidad cinematográfica y que, por lo que sé, enganchan a padres e hijos educándolos en los peores sentimientos: en el rencor, en la venganza, o en la temprana aventura amorosa». Como alternativa a esta «cultura invasora de la intimidad a tempranas edades», propone a los chicos el modelo de la Infancia Misionera, que celebra este domingo su colecta y recaudó 6 millones de euros para los niños del Tercer Mundo el año pasado
Chicos distintos
En los encuentros de niños misioneros, explica, «los sentimientos que surgen en nuestros chavales son de solidaridad y necesidad de encontrarse con Jesús». Esa dinámica, según Algora, «hace a nuestros niños mejores, menos caprichosos, más austeros y alegres».
«Son distintos de lo que nos venden en la TV como buenos modelos. Al menos, en todo lo que se refiere a egoísmo, violencia y odio: ¡Que la detengan!», concluye la carta pastoral.

El TSJ niega el recurso de casación de la Asociación Escuela Laica de Valladolid sobre los crucifijos
Forumlibertas.com
La sentencia que aceptaba parcialmente los argumentos presentados por E-Cristians para mantener los crucifijos en las aulas de un colegio público de Valladolid seguirá vigente
El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León ha desestimado el recurso de casación de la Asociación Cultural Escuala Laica de Valladolid que pedía la revisión de la sentencia que a mediados de diciembre el mismo tribunal sentenció aceptando parcialmente los argumentos presentados por E-Cristians y la Junta de Castilla y León al dictaminar que se retiraran los crucifijos del Colegio Público Macías Picabea de Valladolid sólo en las aulas donde los padres hayan solicitado la retirada de símbolos religiosos.
El auto desestima el recurso de la asociación laica ya que “sólo procede el recurso de casación respecto de aquellas sentencias dictadas en única instancia por las salas de los Tribunales Superiores de Justicia, pero nunca respecto de las dictadas en segunda instancia, como es esta apelación”, por ello el TSJ de Castilla y León deniega “la preparación del recurso de casación interpuesto”.
El Tribunal afirma que “no concurren los requisitos necesarios para tener por preparado el recurso de casación interpuesto”, por lo que “procede la denegación del emplazamiento de las partes” y la “remisión de las actuaciones al Tribunal Supremo”. Sobre este auto que también cabe recurso es difícil que se produzca ya que difícilmente saldría con una resolución positiva.
Cerco a los crucifijos
La sentencia definitoria del TSJ del pasado mes de diciembre contempló que “solo en los supuestos en los que medie petición expresa” se podía entender “existente el conflicto” y, en tal caso, dictaminó que se debería tener en cuenta “los derechos del solicitante”. De esta forma el TSJ de Castilla y León desestimó la anterior sentencia propugnada por un tribunal de primera instancia y cuyo proceso inició la Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid (ACELV).
E-Cristians: el argumentario
Los argumentos que aportó E-Cristians para que se tuviera el recurso de apelación en cuenta, según cita el texto del TSJ, fueron los siguientes:
a) Que el artículo 16 de la Constitución Española no establece un estado laico, sino aconfesional, ordenando al Estado la cooperación con la Iglesia Católica (única religión mencionada expresamente en la Constitución).
b) Que la neutralidad del Estado, del modo en que se entiende la sentencia apelada supondría la revisión de infinidad de manifestaciones de hechos y simbología religiosa inequívoca proyección pública e institucional.
c) Que la decisión adoptada por la sentencia apelada está absolutamente falta de prueba alguna que justifica la declaración de cercanía del Estado con la religión católica derivada de la presencia de un crucifijo.
d) Que la sentencia apelada desconoce el hecho “científicamente probado” (cita para ello estudios científicos) de que la Religión protege a los jóvenes, y por ello en absoluto la presencia de estos símbolos religiosos puede afectar negativamente a los alumnos.
e) Finalmente, también rechaza la existencia de infracción alguna del artículo 14 de la Constitución Española.
La interpretación de la sentencia del Tribunal de Estrasburgo
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos declaró el pasado 3 de noviembre de 2009 que la presencia de crucifijos en las aulas de los colegios constituyen “una violación de los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones” y de “la libertad de religión de los alumnos”. El proceso se había iniciado tras el recurso presentado por Soile Lautsi, una italiana de origen finlandés que el año 2002 pidió que se retiraran los crucifijos del instituto estatal italiano Vittorino da Feltre en el que estudiaban sus dos hijos.
El TSJ de Castilla y León reaplica la sentencia de Estrasburgo afirmando que “la formulación de la solicitud de la retirada de los símbolos religiosos no puede entenderse que suponga una infracción del derecho de libertad ideológica y religiosa reconocido en el artículo 16.2 de la Constitución Española”.
“Otro tanto ha manifestado nuestro Tribunal Europeo de Derechos humanos cuando enjuicia la coherencia de las convicciones como para estar en conflicto con los símbolos religiosos […], y en el presente caso, no se albergan dudas acerca la seriedad del conflicto con el hecho religioso padecido por los padres de los alumnos que presentaron la solicitud”, analiza el texto.
El texto del TSJ sentencia que “como conclusión” en aquellas aulas y para el curso escolar concreto “en el que medie una petición de retirada de cualquier símbolo religioso o ideológico, petición materializada por los padres del alumno y la cual revista las más mínimas garantías de seriedad, deberá procederse a su retirada inmediata”. Otro tanto, según la sentencia, deberá realizarse “en los espacios comunes del centro educativo público. En aquellas aulas en las que cursen alumnos cuyos progenitores no hayan manifestado su contrariedad a la persistencia o colocación de aquellos símbolos, no se entiende que existe conflicto alguno y por lo tanto será procedente su mantenimiento o existencia”.
Cronología de un caso polémico
El pasado 14 de noviembre de 2008 el Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 2 de Valladolid dictó sentencia a favor de la Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid que pedía la retirada de los símbolos religiosos del Colegio Público Macías Picabea. El tribunal declaraba que la exhibición del crucifijo en las aulas vulneraba “los derechos fundamentales reconocidos en los artículos 14 y 16.1 de la constitución Española, por lo que debe ser anulado y se anula, declarándose la obligación del referido centro educativo Colegio Público Macías Picavea de retirar los símbolos religiosos de las aulas y espacios comunes”.
El 15 de diciembre de 2008 la Junta de Castilla y León, como parte demandada y condenada “interpuso recurso de apelación contra la mencionada sentencia” pidiendo que se “eleve los autos a la sala de lo contencioso-administrativo de Valladolid del TSJ de Castilla y León, a la que por su parte suplica que dicte en su día sentencia”, por la que “se desestime el recurso […] interpuesto por la Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid, contra el acuerdo de 17 de marzo de 2008 del Consejo Escolar del CEIP ‘Macías Picavea’ de Valladolid, por el que se acuerdan mantener los símbolos religiosos existentes en dicho centro”.
Paralelamente la asociación E-Cristians el 12 de diciembre de 2008 interpuso un recurso de apelación para, igualmente, elevar los autos y el expediente administrativo al TSJ de Castilla y León para “desestimar el recurso interpuesto por la Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid”.
Tras la admisión del recurso el 12 de enero de 2009 la ACELV presentó su escrito de impugnación de los recursos anteriores “suplicando su desestimación”. Con fecha 14 de diciembre de 2009 el TSJ se manifestó a través de una sentencia que dio parcialmente la razón a E-Cristians y a la Junta de Castilla y León, anuló el anterior dictamen de un tribunal de primera instancia y reaplicó la sentencia de Estrasburgo al interpretar la laicidad en términos positivos.

Internacional

El escudo humano de Juan Pablo II
EL MUNDO
«Es una coincidencia realmente increíble», señala uno de los hijos de Francesco Pasanisi, el italiano que entre diciembre de 1979 y noviembre de 1981 ejerciera como inspector general de seguridad pública en el Vaticano. Y, en efecto, no deja de resultar sorprendente que el hombre que hizo de escudo de Juan Pablo II cuando en 1981 atentó contra él el turco Ali Agca, el mismo que no dudó en abrazarse al Papa y embadurnarse de su sangre su impecable traje oscuro a fin de evitar que el Pontífice pudiera ser alcanzado por un nuevo disparo, muriera el pasado lunes… Justo el mismo día en el que Ali Agca abandonaba la cárcel de Turquía en la que ha permanecido encerrado los últimos años y salía en libertad.
Aquel atentado marcó profundamente la vida de Pasanisi. Sobre todo porque el entonces responsable de la Policía italiana encargada de la seguridad en el Vaticano estaba convencido de que si Juan Pablo II y él no habían muerto a causa de los disparados de Ali Agca fue de puro milagro. Tan convencido estaba de ello que incluso llegó a prestar testimonio en la causa de beatificación de Juan Pablo II de lo ocurrido aquel 13 de mayo de 1981 a las 17.21 horas en la Plaza de San Pedro.
«El Papa iba a bordo de un jeep blanco descapotable que avanzaba lentamente siguiendo el itinerario preestablecido, rozando las barreras que constreñían al máximo a los miles de fieles concentrados. Yo me encontraba en mi puesto, es decir, caminando junto al Pontífice y también yo avanzaba lentamente», contó al ser llamado a prestar declaración en la causa de beatificación de Karol Wojtyla. «De repente, oí un disparo de arma de fuego. No tuve tiempo de pensar. Salté al jeep mientras el Santo Padre, que había perdido el apoyo, se desplomaba. Lo apreté contra mi cuerpo, abrazándolo, para protegerlo. Tenía los ojos medio cerrados y me susurro varias veces con voz débil: ‘Gracias, inspector, gracias’. Yo le repetía: ‘Animo, Santidad, ánimo».
Luego, siempre según la declaración de Pasanisi, Juan Pablo II se dirigió a su secretario, monseñor Stanislaw, y le susurró algo en polaco. «Me pareció que invocaba a la Virgen de Czestochowa. Mientras tanto, un segundo disparo alcanzó al Santo Padre, y una mancha de su sangre sacra e inocente apareció en su sotana blanca. Si se hubiera producido otro disparo nos habría alcanzado a los dos, pero nos salvamos juntos, abrazados. Fue el primer milagro de Juan Pablo II», señalaría.
A pesar de que llevaba tiempo enfermo, Pasanisi, que tenía 87, confiaba en vivir lo suficiente para poder asistir a la ceremonia de beatificación de Karol Wojtyla, que previsiblemente se celebrará en la Plaza de San Pedro en octubre próximo. Sin embargo, no podrá cumplir su sueño. Como tampoco lo podrá hacer realidad Camillo Cibin, mítico comandante de la Gendarmería Vaticana y quien aquel fatídico 13 de mayo de 1981 también se encontraba junto a Juan Pablo II cuando Ali Agca abrió fuego contra él. Cibin, que no dudó en saltar una valla de la plaza de San Pedro para detener al terrorista turco, falleció el pasado 25 de octubre a los 83 años.
Francesco Pasanisi, ex jefe de la seguridad vaticana, nació en 1923 y murió el 18 de enero de 2010.

Las mil caras de la caridad: del telemaratón a la ‘biblia hablante’
EL MUNDO
«Esto va por buen camino, esperemos que el esfuerzo siga». Naciones Unidas hace un balance positivo del ritmo que está siguiendo la recaudación de fondos para Haití. Una semana después del terremoto, las promesas de ayuda de gobiernos, filántropos y compañías e instituciones privadas ya llegaban a más de 854 millones de euros. Una cifra seis veces inferior al PIB del país caribeño, a la que hay que añadir las ayudas no monetarias -desde equipos de bomberos hasta máquinas potabilizadoras- y espirituales, como las biblias hablantes que un grupo religioso estadounidense ha enviado a la isla.
Sin embargo, no todos dentro de la ONU comparten el mismo entusiasmo. Algunos prefieren hablar de «optimismo relativo». Como la Coordinación de Ayuda Humanitaria del organismo internacional (OCHA), que advirtió de que los fondos para Haití se están agotando. La portavoz Stephanie Bunker expresó su «preocupación» el miércoles pasado, cuando la OCHA sólo había recibido el 22% de los 410 millones de euros que había pedido para la ayuda más urgente. La mayoría del dinero procedía del sector privado.
El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, instó a los donantes a darse prisa para evitar que la desesperación de las víctimas se convierta en violencia. «Lo más importante es no abandonar a la isla cuando las cámaras se vayan», afirmó Zoellick en Washington, donde su colega Dominique Strauss-Kahn, al frente del Fondo Monetario Internacional (FMI), auspició una suerte de plan Marshall para la isla, señalando que su organismo está trabajando para cancelar toda la deuda de Haití. «El país tiene que devolver 460 millones», asegura el grupo Jubilee USA, que lucha para que se anule este pasivo.
El FMI evita hacer un balance de los daños del seísmo, pero recuerda que los devastadores huracanes de hace dos años causaron la pérdida del 15% del PIB de la ex colonia francesa y admite que, pese a que todavía existe mucha incertidumbre, las consecuencias del terremoto de la pasada semana son probablemente mayores.
El próximo lunes, los ministros de Exteriores de los principales países se reunirán en Canadá para preparar una conferencia de donantes. La República Dominicana se ha ofrecido para organizar en abril un evento de este tipo.
Mientras, la maquinaria de la ayuda humanitaria se ha puesto en marcha en prácticamente todo el mundo, aunque con modalidades diferentes. Si el Gobierno colombiano ha donado en una semana más de 1.228 toneladas de material, los ciudadanos alemanes se han movilizado en masa gracias a un telemaratón que recaudó más de 20 millones de euros.
Otro show televisivo de dimensiones planetarias se está organizando al otro lado del Atlántico por iniciativa de George Clooney. El objetivo es llegar a las audiencias de todo el mundo gracias a estrellas de la música como U2, Alicia Keys, Jay-Z, Shakira, Christina Aguilera, Justin Timberlake, Bruce Springsteen, Sting, Coldplay o Rihanna. El evento -que tendrá lugar en Nueva York, Los Angeles y Londres al mismo tiempo- se emitirá el sábado a las 02:00 -hora española- en MTV y en todas las principales cadenas estadounidenses, además de en páginas web como YouTube y MySpace. Los organizadores buscan superar los 20 millones de euros que se reunieron el miércoles en Norteamérica a través del envío de mensajes de texto. Hope for Haiti Now será el primer telemaratón producido en EEUU que se emita en China.
Otra estrella que está dando la cara para esta causa es John Travolta. El actor ha puesto un avión a disposición de los «ministros voluntarios» de la Cienciología, cuyo objetivo es «introducir orden y verdadera ayuda frente a cualquier desastre». La organización religiosa asegura haber actuado en 114 países tan sólo en el último año. Además de «proporcionar lo que se necesite para aliviar de forma inmediata el sufrimiento», los «ministros voluntarios» tienen entre sus objetivos «entrenar a otros» para que hagan lo mismo.
A la par que Monseñor Munilla, el obispo de San Sebastián que aseguró que la «situación espiritual» de España es un «mal mayor» que el terremoto de Haití, un grupo religioso estadounidense considera que ahora la prioridad es sanar las heridas de las almas. Así, Faith Comes By Hearing ha enviado unas 600 biblias hablantes a la isla. Se llaman Proclaimer, están pensadas «para pobres y analfabetos», funcionan con energía solar y permiten que hasta 300 personas escuchen a la vez los versículos de las Sagradas Escrituras. En creole, por supuesto.

Navarra

La cartuja proyectada en Náguiz albergaría a los monjes de Zaragoza
Diario de Navarra
La comunidad de Zaragoza ha notificado al arzobispo el interés por instalar el primer monasterio cartujo en la historia de Navarra – El centro está pendiente de la autorización del Gobierno para ocupar un suelo forestal – El Ayuntamiento de Ezcabarte ha rechazado hasta en dos ocasiones un proyecto que implica el traslado desde Zaragoza
El proyecto para construir una cartuja en el señorío de Náguiz, en el valle de Ezcabarte, se va perfilando al tiempo que se multiplican las trabas administrativas para que vea la luz. Por el momento, se sabe que serían los monjes que ahora viven en el monasterio Aula Dei, en Zaragoza, los que dejarían la capital aragonesa para instalarse en Navarra.
A su vez, el Gobierno foral estudia una consulta urbanística planteada por Fray Juan Jesús Zaldumbide Viades para ocupar parcialmente un suelo de carácter forestal Se trata de la tercera tramitación de un expediente contestado negativamente por la mayoría municipal pero con informes técnicos favorables.
El proyecto para instalar un monasterio de la orden de los Cartujos en Náguiz se remonta a 2003. En aquella época trascendió que un particular, propietario también del vecino señorío de Adériz, había decidido donar a la orden real de la Cartuja parte de unos terrenos calificados no urbanizables y protegidos en su condición de suelo forestal. El primer paso que se dio fue una pregunta urbanística al Ayuntamiento de Ezcabarte, en el que se encuentra el enclave, a siete kilómetros de Pamplona. El Consistorio puso una serie de condiciones y en una segunda tramitación, por la que se pedía el cambio de uso forestal a otro que lo considerara como suelo de preservación de mediana productividad agrícola y ganadera, rechazó la petición. En la misma sesión, en la que el grupo de alcaldía rompió la unanimidad y uno de sus miembros votó en contra junto a la oposición, se remitió una tercera consulta. En este caso, iba dirigida al departamento de Ordenación del Territorio. Solicitaba la autorización para instalarse en suelo urbanizable. De ser positiva la respuesta, el Consistorio tendrá que limitarse sólo a dar la licencia de obra.
La respuesta del Gobierno todavía no tiene fecha. El proyecto recalificaría 254.000 m2 pero únicamente quiere construir en 7.000 “y sin impacto ambiental”, según los informes del Ayuntamiento.
Los cartujos residentes en Aula Dei buscan en Náguiz, un paraje de bosques y monte, la tranquilidad clave en su forma de vida y que ya no encuentran en Zaragoza, rodeados de carreteras y urbanización. Los Cartujos tienen también problemas para mantener un monasterio al que accedieron en el siglo XVI. Su salida, sin embargo, siembra dudas sobre el futuro de unos óleos de Goya pintados entre 1772/74 en la iglesia, según advirtió ayer la consejera de Cultura.

Bueno y único en Navarra, según el Arzobispado
Diario de Navarra
De prosperar la iniciativa planteada para el señorío de Náguiz se abriría el primer capítulo de la relación oficial entre Navarra y la orden de los Cartujos, fundada por San Bruno en 1084. Residen en cartujas, lejos del ruido, en las que profesan una “vida de contemplación y oración”. En el arzobispado de Pamplona no consta que en la Comunidad foral haya existido ningún monasterio de esta orden en la que se dividen entre padres y hermanos. Javier Aizpún, ecónomo diocesano, destaca las bondades de un proyecto todavía pendiente de aprobación. “Es una oportunidad buena para Navarra, se trata de un lugar de oración, búsqueda de paz y serenidad”, dice. En el último pleno de Ezcabarte en el que se abordó la tramitación iniciada por los cartujos, la alcaldesa del valle habló de “oportunidad” para este municipio. Fue en noviembre. Ahora, prefiere no pronunciarse hasta que no lo haga el Gobierno.
El proyecto incluye un edificio de piedra que constará de dos grupos de celdas (padres 15 celdas y hermanos 5 y jardín, enfermería y farmacia, lavandería y costura, cocina, oficio, hospedería con dos apartamentos, capilla de 90 metros cuadrados, iglesia de 200, claustro mayor y accesos desde la pista actual.

Mª Pilar Pascual Mendívil: “A nosotras nos respetan todos, saben que vivimos entregadas a los más pobres”
Diario de Navarra
Ajena al revuelo mediático que ha despertado en su Falces natal, Pilar Pascual Mendívil, Hija de la Caridad en Haití, se ha pasado 9 días atendiendo heridos en Puerto Príncipe. “Estoy intacta, de maravilla”, asegura en esta entrevista telefónica. – “El terremoto duró algo así como medio minuto. Las paredes del edificio se movían como si fueran una mecedora” – “Y, sin embargo, esto está lleno de gente con unas ganas inmensas de vivir. Son tan alegres. Es oír un tambor y ponerse a vibrar” – “Eso que dicen de “Reyno” de Navarra” es una gran verdad; muchas veces no vemos más allá de nuestras murallas, ni siquiera para abrirlas”
Al tercer tono de la vigésima llamada, alguien responde. “Oui? Pilar? Oui, elle est ici(¿Sí? ¿Pilar? Sí, aquí está, en francés). Cuatro segundos después, se oye la voz de esta religiosa falcesina de 65 años. “¿Llamas desde Navarra? A ver, que me han dicho que me he hecho muy famosa por ahí estos días”, bromea.
Durante unos minutos, Pilar Pascual Mendívil responde con energía, tan alto y claro que no parece encontrarse en medio de un país derruido, al otro lado del océano Atlántico. “Grito un poco por si se corta o no me oyes bien, que no anda muy decente esto de los teléfonos por aquí”. La conversación es sólo un paréntesis en su trabajo en un barrio, el de María Magdalena, de las afueras de Puerto Príncipe. Curiosamente, después del interés que ha despertado su persona en los últimos días, le cuesta mucho usar el yo, la primera persona del singular. La mayoría de las veces escoge expresarse a través del nosotros.
Nos tuvo en ascuas durante casi tres días (hasta que pudo ponerse en contacto con su familia, una hermana, en Falces, y decirle que estaba bien). ¿Cómo se encuentra?
(Ríe). De maravilla. Estamos muy bien, trabajando mucho pero intactas, ha sido un milagro…
¿Qué recuerda del terremoto?
Habíamos terminado de trabajar recogiendo los medicamentos del dispensario cuando, de repente, toda la casa empezó a moverse. Las paredes se estremecían como si fueran una mecedora. Duró algo así como medio minuto y derrumbó el depósito de agua que tenemos al lado de la casa, vimos cómo ríos de ese agua venían hacia nosotras… Acto seguido, los regueros que tomaron el relevo fueron los de los heridos. Las calles se llenaron de personas que vagaban en busca de ayuda, de ruinas y de muertos. Esta catástrofe ha dejado muchos muertos…
Por lo que hemos podido ver en las imágenes que nos llegan desde Puerto Príncipe, pocos edificios quedaron en pie…
Se cayó casi todo. Pero vaya, era lo esperable si todo está sujeto con alfileres. Aquí la gente no es que viva en la pobreza, es que sobrevive en la miseria más absoluta. Los pocos que tienen un comercio, pues intentan tirar hacia adelante. Hay algún otro que trata de vender carbón. ¿Turismo? Nada, desde los ochenta la inseguridad y la violencia en las calles acabaron con casi todo el interés extranjero por nosotros. Y, sin embargo, esto está lleno de gente con unas ganas inmensas de vivir. Son tan alegres… Es oír un tambor y ponerse a vibrar.
Usted ha trabajado como enfemera en Pamplona, en el Hospital de Navarra, en Puerto Rico y en Haití, que es donde finalmente lleva 33 años. ¿Qué tiene este país para retenerle así?
Me hace sentir que mi sitio está aquí donde puedo ayudar a los que verdaderamente lo necesitan.
¿Cómo es un día suyo de trabajo allí en Haití?
Me levanto a las 4.30 horas de la mañana. Realizamos una oración y desayunamos. Después acudo al dispensario que tiene la congregación, donde realizo mi función de enfermera. Al día podemos ver entre 250-300 pacientes enfermos. Para las cuatro y media de la tarde, volvemos a la comunidad. Hacemos un poco de vida en común, de reflexión, recuperamos fuerzas para el día siguiente y nos acostamos.
Después del terremoto, su rutina habrá cambiado mucho.
Sí, el trabajo ha crecido muchísimo y casi todos los enfermos que atendemos son urgencias como infecciones que requieren una amputación. Además, estamos allí mientras que hay luz, hasta las siete o las ocho de la tarde; hay tanta necesidad… También ha cambiado que ahora dormimos en el patio. Nadie quiere volver a exponerse a que se le caiga encima una pared. Ayer mismo (por el miércoles), la tierra volvió a temblar de nuevo.
Hasta Europa llegan noticias de pillaje, violencia, caos en las calles, ¿es cierto?
Es verdad que hay mucha violencia en la calle. Una de las cárceles más importantes de Puerto Príncipe, la prisión C, se derrumbó con el terremoto y de allí salieron a la calle 3.000 presos. Mucha gente no tiene agua; otros lo han perdido todo, aunque ya fuera poco lo que tenían.
¿Su seguridad se ha visto amenazada en alguna ocasión?
Nunca. No sé, a las religiosas siempre nos han respetado porque saben que nuestra labor es de ayuda a los más pobres. No sólo ahora. Siempre. Incluso en el barrio de Cité Soleil, en el que residí hasta el año pasado (uno de los más conflictivos de la capital haitiana), hubo grupos armados que nos defendían a las monjas. Era el momento de las revueltas políticas y que cada cual mataba por su líder, pero a nosotras nos dejaban en paz, porque sabían que por encima de los dirigentes y de los poderosos, a nosotras lo que nos importa son los pobres y esos hay en todos los bandos.
Su vida allí difiere mucho de la que llevamos la mayoría de los navarros aquí. ¿Les habla de esta tierra y de sus costumbres?
Pues no mucho, la verdad, siento que contarles lo ricos que somos, lo bonito y limpio que tenemos todo, podría hacer que alguno incluso se sintiera humillado. Me pienso para mí misma que eso de Reyno de Navarra que dicen ahora es una gran verdad. Somos un “reino”, y tan reino, porque muchas veces no somos capaces de ver más allá de nuestras murallas, ni siquiera de abrirlas a quienes vienen de fuera…
A través de este periódico tiene ahora la oportunidad de hacerles llegar un mensaje. ¿Qué les diría a esos compatriotas de “Reyno?
Lo primero que gracias por la atención y el dinero que han dado, que todo lo que llegue será poco para esta gente. Y segundo, que piensen en la suerte que tienen de haber nacido allí, que reflexionen. La miseria en Haití es inmensa. Esta catástrofe sólo ha sido como echar un vaso de agua al mar, más pobreza entre pobreza.
Después de todo lo que ha vivido, ¿cuál es su estado de ánimo?
Me levanto todas las mañanas bien animada, la verdad.

Una vida de entrega
Diario de Navarra
María Pilar Pascual Mendívil, de 65 años, natural de Falces, es una religiosa que pertenece a la congregación de las Hijas de la Caridad, que ingresó en la orden con 15 años. Enfermera, ha desempeñado su labor en el Hospital de Navarra antes de viajar como misionera a Puerto Rico y Haití, donde lleva 33 años. Es la única misionera navarra en ese país.