11 de febrero de 2010

Nacional

Internacional

Umberto Eco: “Es imposible entender el arte occidental si no se conoce el Antiguo y el Nuevo Testamento”
Forumlibertas.com
El escritor defiende que la Biblia sea enseñada en las escuelas; Kant, Goethe, Kierkegaard o Nietzsche también reconocieron la influencia de las Sagradas Escrituras en la cultura
“Más allá de cualquier consideración religiosa, e incluso desde el punto de vista más laico del mundo, es necesario que los chicos en el colegio reciban una información básica sobre ideas y tradiciones de las distintas religiones. Quien así se expresaba recientemente era Umberto Eco, el reconocido semiólogo y escritor italiano autor del libro El nombre de la Rosa.
Lo recordaba hace unos días el arzobispo Gianfranco Ravasi, presidente del Pontificio Consejo de la Cultura, en su visita a Barcelona. Ravasi “recordó que su amigo Umberto Eco”, autor también de El péndulo de Foucault, fue “uno de los primeros firmantes de un mensaje a favor de que la Biblia sea enseñada en las escuelas de Italia, también las laicas”.
El ‘ministro’ de Cultura del Vaticano añadió que Eco lo explicaba en su reciente articulo Los reyes Magos, esos desconocidos, según informaba La Vanguardia el pasado domingo, 7 de febrero.
Imposible entender el arte sin la Biblia
“Es imposible entender digamos tres cuartos del arte occidental si no se conocen los hechos del Antiguo y del Nuevo Testamento y las historias de los santos”, afirmaba en su escrito el autor de El nombre de la rosa, multimillonario en ventas
Para ello se ha de dotar a los alumnos de un correcto conocimiento de la Biblia. “Pensar que no es necesario equivale a decir que no hay que enseñarles quiénes eran Zeus o Atenea porque eran sólo cuentos para las viejecillas del Pireo”, añadía Eco.
“Sucede que, en muchas situaciones culturales, chicos y chicas aprenden en el colegio todo sobre la muerte de Héctor y nada sobre la de San Sebastián, todo sobre las bodas de Cadmo y Harmonía pero nada sobre las bodas de Caná”, explicaba.
Umberto Eco concluía su escrito con esta invocación: “Que los Reyes Magos mantengan sus seis santas manos sobre nuestras cabezas”.
Otros prestigiosos autores lo dijeron antes
En su visita a Barcelona, Ravasi recordó que antes que Eco otros prestigiosos autores se refirieron también en sentido positivo a la Biblia como elemento imprescindible para entender la cultura.
Así, Immanuel Kant estaba convencido de que “el Evangelio era la fuente de donde surgió nuestra cultura”. Y Johann Wolfgang von Goethe no dudaba en considerar las Sagradas Escrituras “la lengua materna de Europa”, recordó Ravasi.
Por su parte, Søren Kierkegaard escribía: “Yo no leo Job con los ojos como se lee otro libro sino que me lo pongo sobre el corazón. Cada palabra suya es alimento, vestidura y bálsamo para mi pobre alma”.
Por último, el arzobispo Gianfranco Ravasi se refirió incluso a Friedrich Wilhelm Nietzsche, enemigo declarado de Dios, quien, según dijo, “también confesaba que, respecto a nosotros, Abraham vale más que cualquier otra persona de la historia griega o alemana. Dijo que entre lo que sentimos leyendo los Salmos y lo que experimentamos leyendo Píndaro y Petrarca existe la misma diferencia que hay entre la patria y la tierra extranjera”.

Opinión

Nuestras manos
Diario de Navarra / Lucía Baquedano
Como
todos los años, la organización Manos Unidas viene a dar un aldabonazo en nuestro corazón. Lo necesitamos, porque somos tendentes a olvidar y nos cuesta hacernos idea de que esos millones de personas que viven en la más completa miseria, padecen el hambre, la incultura y el abandono, son un padre, una abuela, un niño, y una jovencita. Seres individuales que aman y son amados como cada uno de nosotros.
Ha bastado ver sus rostros en la TV tras la tragedia de Haití para que los sintamos más cercanos. La mujer que huye, el hombre que busca a los suyos entre las ruinas de su casa destruida, y los ojos tristes, asombrados, de los niños que no pueden comprender lo que ha ocurrido, han conmovido nuestras entrañas porque los hemos visto. Lo terrible es, que aunque no lo veamos, la tragedia de Haití continúa en otros lugares de la tierra, que niños y mayores siguen muriendo de hambre y enfermedades que podrían curarse, que el empobrecimiento de su tierra, la falta de cultura y medios los hunde más profundamente.
Y aunque los necesitados sean millones y parezca cifra que nos sobrepasa, Manos Unidas sigue en el empeño de concienciarnos en que algo se puede hacer. Esos 94 proyectos agrícolas, 273 educativos, 119 de promoción de la mujer, 125 sanitarios y 163 sociales, llevados a cabo en 2008, dan fe de que nuestras manos pueden aliviar muchos males. Manos Unidas nos dice este año: Contra el hambre, defiende la tierra. Recordando a su vez que el ambiente sin el hombre, es sólo “medio” ambiente. Y será sólo “medio” mientras persista la injusticia, la indiferencia, la corrupción y el olvido, causa de la miseria de tantos. Por eso, este domingo nos invitan a colaborar económicamente para poder realizar otros tantos proyectos. Seamos generosos. Nuestra ayuda no acabará con la miseria del mundo, pero sí con la de una mujer, un niño o un anciano que está enfermo, tiene hambre o sed de aprender. Si lo hacemos, nos daremos cuenta de que en nuestro bolsillo tendremos un poco menos, pero seremos mucho más.

Los ‘moceticos’ del padre Ignacio

EL MUNDO / ISABEL SAN SEBASTIÁN

IGNACIO Elizari es un Padre Blanco que lleva 40 de sus 70 años de vida en El Congo. Un navarro recio, pura fibra, que no ha perdido el acento ni tampoco la sonrisa, a pesar de tener el cuerpo cosido a cicatrices por las durísimas condiciones en las que se desarrolla su existencia. Ha sobrevivido a varias guerras, con sus correspondientes hambrunas, sin experimentar siquiera la tentación de rendirse. Él, como la inmensa mayoría de los misioneros y misioneras, es de los que se quedan al pie de la escuela, el dispensario o el taller cuando los funcionarios de la ONU salen corriendo, los cascos azules irrumpen como elefante en cacharrería y un gran número de ONG optan por el «repliegue táctico». A él no le asustan los fusiles o los machetes a los que ha tenido que enfrentarse en más de una ocasión, aunque le duelen. Le duele con rabia África, tan rica, tan grande, tan corrupta, tan desdichada. Le indigna la explotación inicua de sus recursos por parte de «poderes que nunca dan la cara». Le impulsan a la acción sus moceticos -«yo hablo a lo navarro»-, huérfanos de matanzas brutales e indiscriminadas, cuyo futuro pende del hilo de nuestra solidaridad entretejida con su coraje. Conocí al padre Ignacio el martes, en Zaragoza, durante la presentación de la campaña anual de Manos Unidas que en esta ocasión encabeza el lema «Contra el hambre, defiende la Tierra». Su intervención espontánea, atropellada, improvisada sin otro guión que el de su impagable experiencia, me golpeó el corazón. No mencionó la palabra «crisis» (¡Gracias le sean dadas!). No relató una sola desgracia truculenta destinada a inspirarnos pena. Antes al contrario, nos hizo reír con sus anécdotas de broussard (que en francés significa «el que trabaja en la selva») e hizo un inventario un tanto insólito, aunque elocuente, de los proyectos que financia la organización y hacen realidad las comunidades beneficiarias, ayudadas por los misioneros: dos escuelas primarias a las que pronto se sumará una tercera, un centro médico, un plan, piloto en todo el país, consistente en desplazar a grupos de gente de manera voluntaria hacia zonas menos superpobladas, previamente dotadas de infraestructuras… En resumen: mucho trigo y nada de paja. Lo contrario del discurso político al uso, especialmente cuando lo practica Zetapé.

Elizari y Manos Unidas son el rostro auténtico de la cooperación, despojada del lastre de una burocracia impregnada de ideología. Son esperanza. Son eficacia. Los moceticos del padre Ignacio son un argumento de peso para rascarse el bolsillo, incluso cuando vienen mal dadas. ¡Ellos sí que valen la pena!

Navarra

La subasta para las Hermanitas de los Pobres recaudó 8.350 euros
Diario de Navarra
Los 30 cuadros que no se vendieron pasarán a decorar la nueva residencia de la avenida de Guipúzcoa
La subasta de arte organizada el pasado mes de enero por el grupo de artistas de Estudio 9 y la sala Galilea de Pamplona para recaudar fondos para la nueva residencia de las Hermanitas de los Pobres, consiguió reunir finalmente 8.350 euros. La cantidad, correspondiente a más de medio centenar de cuadros, está ya ingresada en la cuenta de las hermanitas.
La galerista Lydia Urmeneta, una de las artífices de esta iniciativa, se mostraba satisfecha con el resultado final de la subasta. “Ha sido una grata experiencia. Aunque ha supuesto bastante trabajo, principalmente de organización y porque ha habido que enmarcar la mayoría de los cuadros, el resultado ha merecido la pena”, explicaba.
La cantidad de cuadros donados por sus autores (casi 90) obligó a realizar un total de tres subastas con precios de salida de 50, 100 y 150 euros, dependiendo del tamaño de la obra.
Al final, los 30 cuadros que no se llegaron a adquirir pasarán a formar parte de la decoración de la nueva residencia de las Hermanitas de los Pobres en la avenida de Guipúzcoa. “Todavía los tenemos en la galería, y vamos a esperar un tiempo para llevarlos a la residencia porque los integrantes de Estudio 9 quieren organizar un acto más oficial con la entrega”, señaló Lydia Urmeneta.
Donación del equipamiento
Otra ayuda con la que van a contar las hermanitas proviene del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Navarra (COIINA), que se ha comprometido a equipar la sala de rehabilitación de la nueva residencia por un importe de 6.400 euros. De esta forma, los ingenieros desean reconocer la labor que la congregación religiosa realiza.
La cuantía se enmarca en la ayuda que anualmente concede el Colegio de Ingenieros Industriales a distintas organizaciones e instituciones con carácter social o humanitario. La equipación de la sala de rehabilitación estará conformada por: mesa de manos con dispositivo para los pies, paralelas, rueda para el hombro, juego de poleas dobles, escalerilla de dedos, espaldera de un cuerpo, camilla eléctrica, bicicleta con pedaleo y remo, un pedalier, una lámpara de rayos infrarrojos, un circuito de movilidad, un cuadro de actividades de la vida diaria, y un espejo para la reeducación de la marcha.

Manos Unidas llama a “defender la Tierra contra el hambre en el mundo”
Diario de Navarra
La ONG católica denuncia los efectos negativos del “mal uso” de los recursos y del cambio climático – El domingo tendrá lugar en toda Navarra la colecta anual, que en el 2009 recaudó algo más de 1,37 millones de euros
“Debéis enseñar a vuestros hijos que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurre a la tierra, les ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, se escupen a sí mismos…”. Lo dijo en 1854 el Jefe Indio seattle en una carta dirigida al presidente de EE UU.
Un “bellísimo alegato en defensa del medioambiente y con una vigencia demoledora”, en palabras de Manos Unidas, con motivo de su campaña 2010 “Contra el hambre, defiende la Tierra”, que tiene lugar esta semana. “Estamos haciendo un mal uso de la Tierra, es un don de Dios para todos pero más de 1.000 millones de personas pasan hambre”, añade Elena Martinicorena, delegada en Navarra. “Y el cambio climático afecta sobre todo a los países más pobres”.
Lo corrobora Alfonso Continente Sanz, cortesino de 77 años y padre blanco, tras 28 años de misión, primero en Burkina Faso y Senegal y desde 1985 en el Congo. “Es uno de los países más ricos en recursos (diamantes, coltán…) y la mayoría de la población vive en la pobreza porque se los llevan otros países y multinacionales”. Continente, que ha decidido jubilarse “y dejar paso a gente joven”, recuerda que Manos Unidas les apoyó proyectos como una escuela para 2.500 niños, un centro juvenil o una biblioteca…
No cerrar los ojos al mundo
La delegada de Manos Unidas reconoce que, con la crisis y tras Haití, puede ser difícil pedir ahora un nuevo esfuerzo económico. Pero muestra su esperanza en la solidaridad navarra. “El terremoto de Haití ha sido terrible, una emergencia que hay que atender, pero no podemos cerrar los ojos a lo que ocurre en el resto del mundo”, explica. “Millones de personas sufren pobreza y enfermedades, agravadas por el cambio climático y la subida del precio de los alimentos”, añade. El “drama del hambre y la inseguridad alimentaria” es especialmente grave en África, denuncia Manos Unidas, donde se siguen esquilmando recursos con “la complicidad” de gobiernos y empresas. Continente pone el ejemplo del Congo. “A los niños se les hace arañar la tierra en las minas para sacar el coltán”, afirma. “Muchos congoleños cargan con 20 kilos, largos trayectos a pie hasta un avión que se lo lleva fuera del país, y cobran un máximo de 60 dólares, cuando se están pagando 160 dólares por kilo en el mercado”. Sin olvidar los innumerables conflictos armados -más de 4 millones de muertos-, los campos de refugiados y desplazados…
Manos Unidas denuncia que con la degradación de los recursos naturales “degradamos la dignidad” humana y, “si no reaccionamos”, aumentarán las dificultades para conseguir alimentos, las enfermedades (diarrea, dengue, malaria), los refugiados forzosos por sequías, etc. y habrá “más riesgos de conflictos”.
Por ello, reclama un “modelo de desarrollo limpio y sostenible”, un “cambio de actitudes y de estilos de vida, en el Norte y en el Sur”, y un “compromiso político más claro y decidido” para cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio 1 (erradicar la pobreza extrema) y 7 (garantizar la sostenibilidad del medio ambiente).
Continente quiere añadir una “visión esperanzadora” y detalla valores que los africanos mantienen, como la familia, la amistad, la solidaridad comunitaria o la sabiduría respetada del anciano.

Algunas claves
Diario de Navarra
1 La ONGD. Manos Unidas es una ONGD católica creada hace 51 años. En Navarra cuenta con 2.290 socios y una veintena de voluntarios. En la colecta de 2009 recaudó un total de 1.374.213 euros, unos 300.000 menos que en 2008.
2 En España. Con lo que recauda entre todas las delegaciones españolas -el 78% de donantes privados-, la organización apoya anualmente más de mil proyectos de cooperación en África, América latina, Asia y Oceanía, prioritariamente proyectos de educación, salud, sociales, promoción de la mujer y agrícolas.
3 “El árbol de la vida”. Es la imagen de la campaña, diseñada por Javier García Sanchez. Se muestra un árbol cuyas raíces forman un tenedor. El color de fondo es verde, como lo ecológico-ambiental y como “el color de la esperanza”, según el autor.

Elena Martinicorena: “La fe me da fuerzas para superar la tragedia de la muerte de mis hijos”
Diario de Navarra
La delegada de Manos Unidas, Elena Martinicorena, era madre de Domingo y Santiago Eugui Martinicorena y suegra de Unai Isasi Pérez, los tres montañeros navarros que murieron en un alud de nieve en el monte de La Collarada el pasado 10 de enero cuando disfrutaban de un fin de semana de esquí compartido en Huesca. Domingo era ingeniero industrial y Santiago, ingeniero. Unai era ingeniero de montes y estaba casado con Laura Eugui Martinicorena, hija de Elena Martinicorena.
Elena afirma, un mes después de la tragedia vivida, que su labor en Manos Unidas le ayuda y le da “fuerzas para seguir adelante”. Confiesa además que es su fe cristiana y la confianza “en la vida eterna” así como la esperanza de que ” algún día volveré a verlos” lo que le anima y alienta a continuar trabajando.
La delegada de Manos Unidas anima a las personas que lo deseen a vivir el ayuno voluntario que se celebra mañana viernes, en solidaridad con las personas que pasan hambre todos los días e incluso toda su vida.
Con este motivo, Manos Unidas ha organizado una eucaristía concierto a las ocho de la tarde, en la parroquia San Miguel de Pamplona.
La música correrá a cargo de la Coral Valle de Aranguren que dirige Gonzalo Esparza Imas. A la misma hora se celebrará otra eucaristía en la iglesia de La Asunción.
Por su parte, este domingo, 14 de febrero, todo lo que se recaude en las parroquias e iglesias de Navarra estará dirigido a Manos Unidas y a la campaña anual contra el hambre en el mundo.
También se pueden hacer donativos de forma directa. Las personas interesadas en recibir más información pueden dirigirse al teléfono 948- 210318, o a través de la dirección pamplona@manosunidas.org.