15 de marzo de 2010

Nacional

Un sacerdote por 73.000 euros

ABC

Contar con un sacerdote bien formado puede costarle a una diócesis una media de 73.000 euros. Al entrar al seminario, cualquier aspirante al presbiterado tiene por delante siete años de estudios eclesiásticos -equivalente a una licenciatura- y dos años o más de doctorado.

El coste anual de un seminarista que se forma en algunos de los seminarios diocesanos de nuestro país ronda los 7.000 euros anuales. Este importe incluye alojamiento, comida y la matrícula de la universidad, ya que frente a la disminución de los aspirantes al sacerdocio, muchos seminarios se han vistos obligados a prescindir de su propio claustro de profesores.

Un 34% tiene otros estudios

El proceso de capacitación, sin embargo, no termina en los estudios eclesiásticos. En un porcentaje cada vez mayor, nuestros presbíteros prefieren seguir formándose después de ser ordenados. Según una encuesta de la revista «21rs», el 33,5% de nuestro clero tenía en 2007 alguna otra formación académica complementaria, como una segunda licenciatura (30,80%) o un doctorado (2,70%). Obtener el máximo título académico puede llevarles como mínimo otros dos años y muchos prefieren hacerlo en el extranjero, preferentemente en alguna universidad de Roma, lo que supone otros 12.150 euros anuales (2.150 para la matrícula; 8.000, para el alojamiento, y el resto para libros, seguro médico y gastos varios).

El elevado coste que implica la formación de los seminaristas y sacerdotes es un esfuerzo colectivo que asume toda la Iglesia. Diócesis, fundaciones, fieles y hasta las hermandades y cofradías colaboran ingeniosamente para que ninguna vocación se pierda por falta de recursos.

El rector del Seminario Diocesano de Getafe, el padre Carlos Díaz Azarola, señala que la mitad de los jóvenes que se acercan a esta casa de estudios no puede pagar la totalidad de la contribución anual que solicita el seminario (4.300 euros) y que sirve para cubrir sólo una parte del gasto, mientras que un 15% necesita una beca completa.

Para poder subsistir, este seminario ha desarrollado numerosas iniciativas con el objetivo de ganarse el apoyo de la comunidad de fieles, de la cual depende el 75% de su financiación. Entre algunas de estas medidas está la «Red de Amigos del Seminario», que integran unas 3.000 personas, quienes no sólo colaboran con una suscripción periódica -que a veces no supera los 10 euros mensuales-, sino que además dedican un día al mes a orar por el aumento de las vocaciones. «La gente es muy agradecida. Muchos quieren colaborar porque un sacerdote en un momento difícil de sus vidas les ayudó y ahora quieren devolver lo recibido», apunta el rector, quien no quiere subraya que si bien la ayuda económica «es importante, tiene que ser signo de fe y de sentido de pertenencia a la Iglesia».

Alejandro Cantero, presidente del Centro Académico Romano Fundación (CARF), una asociación sin fines de lucro que nació en 1989 por iniciativa de miembros del Opus Dei con el objetivo de apoyar la formación de los seminaristas y sacerdotes, asegura: «Yo he pedido dinero en mi vida para muchísimas cosas, pero ninguna ha sido tan fácil como obtener dinero para la formación de los seminaristas y sacerdotes». En el curso 2008/09 esta fundación otorgó 434 becas y destinó 6,9 millones de euros, sobre todo para ayudar a seminaristas en países en vías de desarrollo, y no necesariamente vinculados al Opus Dei.

Más conciencia

Este médico de profesión señala que en España no se ha perdido la tradición de ayudar a los seminarios. «El número de personas que colaboran -apunta- aumenta cada año y cada vez hay más conciencia de la importancia de la formación de los sacerdotes para la Iglesia». Unos 8.000 católicos colaboran con la organización; 6.000 donan entre 200 y 250 euros al año y el resto entre 5.000 y 15.000 euros, además de las herencias y legados.

No menos relevante es la generosidad de las hermandades y cofradías andaluzas. Raro es encontrar alguna que no tenga becado a un seminarista. La Hermandad Esperanza de Triana de Sevilla, por ejemplo, destinó el año pasado 3.900 euros a este fin. «Es una costumbre que seguimos desde hace más de 20 años», dice Francisco Javier, miembro de esta hermandad.

Preocupados por las dificultades económicas que atraviesan los seminarios en los más de 1.077 territorios de misión que tiene la Iglesia, las Obras Misionales Pontificias han lanzado un programa de becas que van desde 350 a 2.000 euros anuales. Se trata de las vocaciones nativas, cuyo número se ha triplicado en África y ha aumentado un 125% en Asia.

Blázquez siente como «desarraigo doloroso» su marcha de Bilbao

La Razón

Tal y como avanzó LA RAZÓN el pasado mes de febrero, monseñor Ricardo Blázquez ha sido nombrado por Benedicto XVI nuevo arzobispo de Valladolid, cuya diócesis se encontraba vacante desde junio de 2009, con la marcha de monseñor Braulio Rodríguez a la archidiócesis de Toledo. Al conocer su designación, monseñor Blázquez manifestó que «pasar de Bilbao a Valladolid no es un simple traslado de lugar; lo siento más como un trasplante con un desarraigo doloroso y un nuevo enraizamiento», dijo ante los medios.
«Comienzo esta nueva etapa en el ministerio episcopal con una esperanza serena e ilusionada», afirmó. «Os manifiesto mi disposición a gastar y desgastar mi vida al servicio del Señor, del Evangelio y de la Iglesia de Valladolid que tiene rica solera», afirmó el prelado.

La sede de Bilbao queda ahora vacante a la espera de un nuevo obispo, y todo parece indicar que es monseñor Iceta, actual obispo auxiliar de la diócesis vizcaína, quien podría sustituir a monseñor Blázquez al frente de la misma.
Un nuevo mapa episcopal
Con la salida de Blázquez se completa una renovación episcopal que en los últimos meses se ha ido forjando en diversas diócesis españolas y, de modo significativo, en las diócesis vascas de San Sebastián –con la llegada de monseñor Munilla– y de Bilbao, con el nombramiento de monseñor Iceta como obispo auxiliar; pero también la de Guadix-Baza, con monseñor Ginés García; de Jerez, con monseñor Mazuelos o de Huesca, con monseñor Sanz Montes.

Todos ellos prelados jóvenes, en la franja de los 40 años, fieles a la consigna de la «nueva evangelización» proclamada por los pontífices Juan Pablo II y Benedicto XVI, y que se han incorporado a sus diócesis con un renovado ardor y un nuevo lenguaje para conectar con los católicos españoles.
La toma de posesión de monseñor Ricardo Blázquez tendrá lugar el próximo sábado 17 de abril en la catedral vallisoletana. Hasta entonces, permanecerá como administrador diocesano en Bilbao.

Una intensa vida pastoral

En su labor al frente de la difícil diócesis de Bilbao, monseñor Ricardo Blázquez ha condenado el terrorismo en numerosas ocasiones; fue uno de los firmantes de la carta pastoral conjunta de los obispos vascos de mayo de 2002, titulada «Preparar la paz», en la que los prelados manifestaban su repulsa ante ETA y su preocupación por la posible ilegalización de Batasuna. En el 2000 pidió perdón «por las carencias de cercanía y atención que ha podido tener la Iglesia de Vizcaya con las víctimas del terrorismo».
El nuevo arzobispo de Valladolid nació en Villanueva del Campillo (Ávila) en 1942. Ordenado sacerdote en 1967, estudió Teología en la Universidad Gregoriana de Roma, por la que se doctoró en 1972. En abril de 1988 el Papa Juan Pablo II le nombró obispo auxiliar de Santiago. Pastorea la diócesis de Bilbao desde septiembre de 1995 y es vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), organismo que presidió de 2005 a 2008.

Internacional

Lombardi: «Los intentos de implicar al Papa en los abusos han fracasado»

La Razón

El portavoz vaticano, Federico Lombardi, ha salido al paso de las últimas acusaciones y ha denunciado los intentos, hechos con «cierto ensañamiento» de «implicar personalmente al Santo Padre en la cuestión de los abusos» y del escándalo de la pedofilia en Alemania.
En un comunicado divulgado a través de la página web de Radio Vaticano, el portavoz de la Santa Sede insiste en que Benedicto XVI, cuando era arzobispo de Múnich, era ajeno al caso del sacerdote con antecedentes de pederastia que fue autorizado para ejercer en la capital bávara en la década de los años 80, asunto que destapó la semana pasada el diario alemán «Süddeutsche Zeitung». «Joseph Ratzinger permaneció completamente ajeno a las decisiones de mantener a este sacerdote en activo y por las cuales se produjeron los abusos», explicó Lombardi.
«Es evidente – afirma Lombardi en el comunicado– que en los últimos días hay quien ha buscado –con cierto ensañamiento en Ratisbona y en Múnich– elementos para implicar personalmente al Santo Padre en las cuestiones de los abusos. Para cualquier observador objetivo, está claro que estos esfuerzos han fracasado», mantiene.
Medidas efectivas
«A pesar de la tormenta, la Iglesia ve bien claro el camino que hay que seguir, bajo la guía segura y rigurosa del Santo Padre», prosigue el director de la Sala Stampa vaticana. «Esperemos que este asunto pueda servir de ayuda para que la sociedad se responsabilice cada vez más de la protección y formación de la infancia y la juventud», añade en el comunicado.

Asimismo, Lombardi afirma que la línea adoptada por los obispos alemanes ante la crisis de abusos sexuales por parte de sacerdotes «es un modelo muy útil e inspirador para otras Conferencias episcopales que tengan que afrontar problemas similares».
La información divulgada por el «Süddeutsche Zeitung» llegaba después de que Benedicto XVI se reuniera en el Vaticano con elpresidente de la conferencia episcopal alemana, Robert Zollitsch, quien le informó de las medidas que han puesto en marcha para atajar el problema de la pederastia. Una reunión que, tal y como subraya Lombardi, «ha sido promovida por Benedicto XVI».

Las declaraciones del arzobispo Zollitsch, después de su encuentro con el Papa, recuerdan puntos esenciales: reconocer la verdad y ayudar a las víctimas; reforzar la prevención y colaborar constructivamente con las autoridades, incluidas las estatales.
Lombardi recuerda que fue el propio cardenal Joseph Ratzinger, cuando era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el que quiso «una línea de absoluto rigor y coherencia para afrontar las situaciones más difíciles» en los escándalos de pedofilia de la Iglesia. «Las normas para juzgar los delitos de abuso sexual no han pretendido favorecer ni han favorecido el encubrimiento de esos delitos, más bien han favorecido una intensa actividad para afrontarlos, juzgarlos y castigarlos adecuadamente en el marco del ordenamiento eclesiástico», concluyó.

Marruecos expulsa a 26 cristianos acusados de “actividades de proselitismo”

Forumlibertas.com
La decisión de Interior afecta a evangelistas y a un franciscano y obliga a cerrar el orfanato Village of Hope que atendía a 33 niños
Las autoridades marroquíes han expulsado fuera del territorio nacional a un total de 26 cristianos acusados de realizar “actividades de proselitismo”. La decisión del Ministerio de Interior afecta principalmente a un colectivo de evangélicos anglosajones, aunque también se encuentra entre los expulsados un sacerdote franciscano.
Con esta decisión, el pasado fin de semana, Marruecos batió el récord de expulsión de cristianos -27 fueron detenidos y 26 recibieron la orden de expulsión-, coincidiendo, precisamente, con la primera cumbre en la historia entre la Unión Europea (UE) y el país magrebí que se desarrollaba en Granada.
Entre los expulsados también se encontraban un matrimonio venezolano, una pastora coreana acreditada para atender a su comunidad y un africano detenido durante el culto del domingo en la iglesia protestante de Marrakech.
“Sacudir la fe de los musulmanes”
Según un comunicado emitido por agencia Maghreb Arabe Presse, “los ciudadanos extranjeros de distintas nacionalidades” expulsados son “culpables de actos contrarios a las leyes vigentes”.
Entre el material investigado por orden de la fiscalía general marroquí había “centenares de folletos y CD-ROM de proselitismo”, que “han sido incautados”.
Esta actuación –termina la nota- “se inscribe en el marco de la lucha llevada a cabo contra las tentativas de propagación del credo evangelista, destinado a sacudir la fe de los musulmanes”

Orfanato cerrado
La decisión del Ministerio del Interior marroquí obliga en la práctica a cerrar el orfanato Village of Hope de Ain Leuh, en la cordillera del Atlas, en el que había 33 niños atendidos por 16 evangélicos, todos ellos expulsados. El centro llevaba diez años funcionando.
A los responsables del orfanato se les reprocha además de, “so pretexto de beneficencia, dedicarse también a hacer proselitismo de niños de corta edad”, dice la nota odicial.
“Llevaban años trabajando y, de sopetón, sin ningún tipo de diálogo, se da el cerrojazo al orfanato”, se lamenta el pastor Jean-Louis Blanc, que preside la Iglesia Protestante en Marruecos autorizada a atender a los extranjeros de esa confesión.
“En Marraquech la policía entró en el templo para practicar detenciones algo que nunca había hecho y que me parece censurable”, denuncia.“Treinta y tres niños han sido de nuevo abandonados a causa de la actuación del Estado marroquí”, añade en la web del orfanato su responsable, Chris Broadbent, antes de marcharse del país.
“Esos 33 niños nunca han conocido a otros cuidadores/padres”, prosigue. Uno de ellos le preguntó a Tina, una cuidadora, que se despedía de él: “¿Por qué no puede tener auténticos padres?”
La ONG francesa Portes Ouvertes, que intenta a apoyar a las comunidades cristinas allí dónde son minoritarias, expresó ayer su “preocupación ante el incremento, desde hace algunos meses, de actuaciones contra los cristianos en el Reino de Marruecos”.

Antes fueron 5 misioneras
Cabe recordar que en marzo de 2009 ya fueron expulsadas de Marruecos cinco misioneras evangélicas, cuatro de ellas españolas y una alemana, acusadas también de practicar “proselitismo”.
La policía judicial las arrestó en Casablanca durante “una reunión de proselitismo con ciudadanos marroquíes”, en la que incautó “material de propaganda evangélica” como libros, vídeos y objetos de culto, precisó entonces el comunicado.
Por su parte, el grupo evangélico aseguró que se trataba de un “encuentro de comunión” en un recinto cerrado en el que solo había mujeres cristianas y ninguna musulmana, por lo que era falsa la acusación de proselitismo.

Benedicto XVI predica un mensaje de unidad en la Iglesia Luterana de Roma
ABC
Las «campanas de Lutero» en Roma, idénticas a las de la capilla palatina de Wittenberg, sonaron ayer a rebato en homenaje a Benedicto XVI en su visita a la Iglesia luterana de Roma, donde fue recibido con aplausos y predicó un mensaje de unidad de los cristianos. Es la segunda visita de un Papa al templo luterano de Roma después de la realizada por Juan Pablo II en 1983.

El pastor de la Iglesia luterana de Roma, Jens Martin Kruse, considera «una gran alegría que luteranos y católicos podamos rezar juntos». Según Kruse, que ayer se desvivió en gestos de afecto con el Papa, la visita «es un signo de que en Roma el ecumenismo está muy vivo».

Tras el saludo de la presidenta de la comunidad luterana -en su mayoría alemana, por lo que toda la ceremonia se desarrollo en ese idioma- se sucedieron las homilías del pastor Jens Martin Kruse y del Papa. Benedicto XVI consideró «hermoso que podamos rezar juntos, entonar los mismos cantos y escuchar la misma palabra de Dios. Pero no podemos estar satisfechos porque todavía no podemos compartir del mismo altar». Las piezas de Mozart, Bach y Mendelsohn realzaron una ceremonia caracterizada por la cordialidad en los saludos y la convergencia temática en las homilías. El Papa regaló a la comunidad luterana una reproducción del mosaico de Jesucristo que se encuentra bajo el altar de la Confesión en la basílica de San Pedro, justo ante de la tumba del Pescador de Galilea.

Joseph Ratzinger no sólo es un experto en Lutero sino que trabajó directamente en las conversaciones que llevaron a firmar hace diez años en Augsburg (Alemania) el acuerdo de Roma con la Iglesia Luterana Mundial sobre la doctrina de la Justificación, al que se han sumado después otras Iglesias evangélicas. Según el pastor Kruse, «encontraron una formula común para explicar la relación entre la fe y las buenas obras, pues también Lutero decía que no hay verdadera fe sin buenas obras. Si una persona tiene fe, normalmente hace buenas obras».

Al término de la liturgia de la palabra en la espléndida Christuskirche de Vía Sicilia, el pastor Kruse confirmó a la congregación que el ecumenismo estaba dando nuevos pasos y pidió «que Dios bendiga al obispo de Roma y a todos los mensajeros del Evangelio en esta ciudad». El Papa, que había sido recibido con aplausos, fue despedido con una gran ovación.

Navarra

El arzobispo de Pamplona asegura que la “herejía del amor” destruirá a la familia

Diario de Noticias

Francisco Pérez, arzobispo de Pamplona, advirtió ayer de que la actual “herejía del amor” que se propaga como signo de libertad es una “corrupción moral” que terminará por destruir la familia. En una carta pastoral, el arzobispo afirmó que la complementariedad de sexos para la reproducción y por amor se transforma, “bajo la falaz y engañosa capa del placer”, en “métodos y formas de ejercitar la genitalidad que llevan a una corriente tan perversa que desemboca en la corrupción sexual”. Así, según Pérez, “no se puede hablar de una sociedad sana en costumbres si desde la formación familiar, social y desde los medios de comunicación se promueve tal herejía del amor”. De la misma forma, el arzobispo rechazó los “típicos tópicos” de que “la sociedad es distinta” o “los tiempos han cambiado” cuando en relación con la debilidad y el pecado del hombre, dijo, “no ha cambiado nada, porque tanto antes como ahora sigue degenerando a la especie humana”.


La Cruz de los Jóvenes atrae a 2.200 fieles que desbordan la parroquia de San Lorenzo

Diario de Navarra

Cientos de jóvenes asistieron a la eucaristía oficiada por el arzobispo de Pamplona Francisco Pérez
Decenas de personas se quedaron ayer sin poder entrar en la parroquia de San Lorenzo. Las personas que abarrotaban la estancia apenas dejaban ver la homilía en la que 2.200 fieles, muchos jóvenes, comulgaron para celebrar su fe. Fue un domingo atípico el vivido ayer en la capilla de San Fermín: en una única misa se repartieron más del doble de comuniones que en todas las que se ofrecen un domingo habitual.

La Cruz de las Jornadas Mundiales de la Juventud, que el Papa Juan Pablo II entregó a los jóvenes en 1984, descansaba en el lado izquierdo del altar de la parroquia tras la marcha a Javier el día anterior. Mientras, cientos de jóvenes se agolpaban a las puertas de la parroquia para asistir a las diez de la mañana a la eucaristía oficiada por el arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez.

“Ha sido una fiesta improvisada, no esperábamos tanta afluencia de gente”, comentó el párroco Santos Villanueva Escujuri. Los asistentes se apartaban para dejar paso a los recién llegados, que trataban de abrirse paso entre los abultados abrigos; y desde el altar aconsejaban a los presentes respirar hondo para evitar desmayos.

Además, las referencias a los 800 madrileños y casi treinta sacerdotes venidos desde la capital fueron constantes, e incluso algunos de ellos cantaron arrancando el aplauso general. “Intentaré participar como voluntaria en la Jornada Mundial de la Juventud del próximo año”, afirmó emocionada la madrileña Mª Inmaculada Montes Gutiérrez, de 22 años. Al término de la homilía, ocho jóvenes portaron a hombros la cruz para embarcarla de nuevo rumbo a Madrid. Ésta volverá a Navarra del 1 al 5 de septiembre para recorrer la zona de la Ribera, la Montaña, la Zona Media, Pamplona y Estella con el fin de conocer la diócesis.