3 de marzo de 2010

Nacional

Las parroquias se adaptan a los nuevos tiempos. Y con buenos resultados. He aquí algunas propuestas.
La Razón

El Año Sacerdotal es una oportunidad para que los sacerdotes y las parroquias den un nuevo impulso evangelizador a sus comunidades. Quejarse no sirve de nada; actuar, sí. Hay varias iniciativas que ya han demostrado su eficacia en parroquias de todo el mundo. Una o dos de estas no son suficientes para llenar la parroquia, pero tres o cuatro o cinco sí pueden hacerlo. Todo es empezar, y adaptarse a la realidad local.
CURSOS QUE FUNCIONAN Alpha, Cursillos, el Camino Neocatecumenal…
Han logrado revitalizar las parroquias de modo espectacular. Sus formatos son modernos y atractivos. Se tratan de cursos y catequesis que emplean todos los medios a su alcance para evangelizar. El curso Alpha, por ejemplo, comenzó hace cuatro décadas en una decadente parroquia anglicana y ya se ha “exportado” a más de un centenar de países. Más de 13 millones de personas en todo el mundo lo han realizado, y ha conseguido que cientos de miles de personas regresen a la fe. A España llegó recientemente, pero ha funcionado en las parroquias que lo han implantado. «Se trata de un curso muy eficaz para acercar a los alejados de la fe», señala su responsable en España, José Alberto Barrera.
Algo similar ocurre con otro formato, esta vez «made in Spain». Se tratan de los Cursillos de Cristiandad, nacidos en los años 40 del pasado siglo, que han logrado «revitalizar instituciones y movimientos y animar cristianamente los ambientes donde viven». Las catequesis del Camino Neocatecumenal también han traído un aire fresco a muchas parroquias, y sus seguidores se cuentan por cientos de miles en todo el mundo. La Renovación Carismática ha logrado excelentes resultados con su seminario de 7 semanas que atrae a muchos alejados de la fe y que experimentan un «reavivamiento del espíritu».
LOS NIÑOS Y JÓVENES Caballeros del Altar, Scouts…
Los niños han tenido habitualmente un papel importante en las parroquias. Ahora, las tradicionales catequesis han encontrado nuevos métodos. Los monaguillos, por ejemplo, ya tienen su página web: www.caballerosdelaltar.com Se trata de una iniciativa encaminada a ayudar a las parroquias a “atraer, formar y guiar a los chicos de 8 a15 años para ser verdaderos caballeros al servicio de la eucaristía y de su comunidad».
Una joven parroquia madrileña, Santa Teresa Benedicta de la Cruz, en el barrio de Arroyofreno, lanzó en enero una iniciativa con motivo del Año Sacerdotal. Su párroco, don José, invitó a los niños de 6 a 12 años a rezar por los sacerdotes. Y eso hacen cerca de 40 menores todos los jueves, durante media hora, ante el Santísimo. «Se les enseña así a rezar y a tener un contacto con Cristo», explica don Mariano, el diácono.
Es en estas edades en donde la Iglesia tiene que poner un especial empeño. Y es que todas las estadísticas coinciden en que la edad a la que más fieles se alejan de la Iglesia en España es entre los 11 y los 14 años. Desde la Primera Comunión a la Confirmación hay un hueco que una parroquia debe llenar.
La mejor opción es el escultismo, el Movimiento Scout, en el que los propios chavales se hacen líderes y protagonistas en grupos pequeños. Scouts de Europa, por ejemplo, es una asociación católica con 60.000 miembros que cuida mucho el aspecto religioso ya desde la rama infantil, la de los Lobatos.
PEREGRINACIONES Los años jubilares llenan autobuses parroquiales
Muchas personas que no suelen ir a misa dominical están sin embargo dispuestas a recorrer cientos o miles de kilómetros para visitar un lugar santo, milagroso o a obtener indulgencias y jubileos. Tierra Santa, Roma o las rutas de San Pablo en Oriente Medio permiten evangelizar a muchas personas Biblia en mano. Orar en el Santo Sepulcro cambia el corazón. Otra opción siempre eficaz es visitar Fátima o Lourdes.
Pero sin salir de España el Jacobeo 2010 o el Año Jubilar de Caravaca de la Cruz son magníficas ocasiones para organizar peregrinaciones de jóvenes o de mayores.
Este año se celebran también jubileos menos famosos pero también con sus indulgencias, como el de San Francisco Solano, en Montilla (Córdoba), o el del milenario del milagro eucarístico de la Santa Duda (el Sant Dubte), en Ivorra (Lérida). Además, se celebran fiestas jubilares en algún santuario mariano casi cada año. Viajar permite salir de la rutina diaria y encontrar espacios para Dios.
ADORACIÓN 24 HORAS Parroquias «non-stop» para alabar a Dios
La Nueva Evangelización y la adoración eucarística van ligadas en todo el mundo. En ese sentido, en España hay un impulso que busca crear parroquias que abran 24 horas, con adoradores ante el Santísimo. Sólo en Valencia se han abierto recientemente tres “parroquias abiertas las 24 horas”, la última en una capilla junto a la parroquia de Nuestra Señora de Gracia en Alicante. Eso implica cubrir 168 turnos semanales, y necesita del compromiso de unas 800 personas. Pero así Alicante se suma a Barcelona, Madrid, Murcia, Oviedo, Pamplona, Sevilla, Talavera de la Reina, Toledo, Palencia, Valladolid y hasta 17 ciudades de España que ya abren a jornada completa. El obispo de Alicante, Rafael Palmero, se lo propone también a los jóvenes: «Si organizan bien su vida encontrarán unos minutos de su jornada para dedicarlos a Dios».
DEVOCIONES VIVAS Rosario, Corazón de Jesús, Divina Misericordia…
¿Qué hacer con una parroquia urbana y céntrica pero en un barrio envejecido, despoblado y descristianizado? Mosén Jaume Dasquens decidió llenar Santa María de Gracia, de Barcelona, con todas las advocaciones y devociones populares modernas: imágenes del Padre Pío, de Fátima, de Lourdes, del Sagrado Corazón, de Santa Teresita… y trató de mantener la parroquia abierta muchas horas con ayuda de laicos. Cada día, en horario laborables o de tarde, pasan numerosas personas, muchas veces turistas, que ponen velas o rezan ante estas devociones vivas. Así, aunque no aumenta su feligresía local, evangeliza a mucha gente.
Por lo general, una parroquia que recurra al rezo del Rosario, a la coronilla de la Divina Misericordia (sin olvidar su icono con el lema «Jesús confío en ti»), a la espiritualidad del Sagrado Corazón, siempre mantendrá un núcleo de fieles devotos. Santos modernos como Teresita de Lisieux (y ahora sus padres, beatos), Gema Galgani, Juan Pablo II o los mártires locales atraen a tantos fieles como los clásicos San Antonio de Padua (o San Antonio Abad), San Judas Tadeo, Santa Rita o Santa Lucía.
GRUPOS PEQUEÑOS Células de evangelización, comunidades de alianza…
En un mundo de masas anónimas, se extienden los sistemas de evangelización basados en el grupo pequeño, donde cada miembro es conocido y apoyado y animado a participar. Un párroco de Florida, Michael Eivers, adaptó a la parroquia católica el sistema de células evangelizadoras de las iglesias pentecostales.
Las células parroquiales llegaron a Europa en 1987 y fue aprobado oficialmente por Roma en 2009. Los mismos laicos se convierten en evangelizadores y llenan la parroquia. También usan sistemas de «grupos pequeños» las «nuevas comunidades de alianza», como Espada del Espíritu (10.000 miembros), Emmanuel (6.000 miembros), Cançao Nova (4.000), que logran que los laicos participen como misioneros y animadores en sus parroquias.
La clave de los grupos pequeños es que en cualquier grupo de ocho, quince o veinte personas siempre saldrán líderes naturales. Así se multiplican los laicos comprometidos y la palabra «comunidad» adquiere otro significado más intenso.
PARROQUIA 2.0 Blogs parroquiales y atención por e-mail
Y no puede faltar internet: la «parroquia virtual» apoya a la real. Enviar los avisos por e-mail a la feligresía o tener grupos de fieles conectados en Facebook estrecha los lazos comunitarios.
Hay muchos párrocos que pueden afirmar que atienden a más gente desde su blog y su presencia en internet que la que atiende en algunas misas, y suele ser gente alejada y con inquietudes: una nueva frontera en la que la Iglesia ya se está manejando con éxito.

Volver arriba

Internacional


La fe no naufraga en «Perdidos»

La Razón

El cristianismo y el Antiguo Testamento, el islam, el budismo o las antiguas mitologías son la fuente de sus guiones.

Se acaba. «Perdidos» se acaba y, después de cinco intensas temporadas, miles de espectadores de todo el mundo siguen pendientes de una serie a la que muchos consideran «una religión». Las teorías sobre «la isla» invaden el ciberespacio y los guionistas mantienen en vilo a sus seguidores pero el éxito de la serie –saltos espaciotemporales aparte– radica, sin duda, en su habilidad para conectar con las inquietudes del ser humano, con su capacidad para hacer frente a la adversidad, de asumir la trascendencia de su existencia, siempre a través del humano y eterno debate entre la lógica, la ciencia y la fe en algo que no se alcanza a comprender.
Cristianismo, budismo, islam, mitologías grecorromanas y egipcias, cábala y numerología, literatura… todo ha sido una fuente valiosa para los creadores y guionistas de la serie, conscientes de que la religión y todo lo que ésta significa está profundamente arraigado en el corazón del hombre.
En «Perdidos», la religión –como la ciencia– es una constante. Una dualidad reflejada, sobre todo, en dos personajes: John Locke, el «hombre de fe», y Jack Shepard –en inglés «pastor», otra referencia bíblica a su función protectora en la isla– el «hombre de ciencia», el médico racional que, conforme avanza la serie, da un «salto a la fe» pulsando un botón que podría salvar el mundo y que termina por abrir una la puerta a la esperanza («nada es irreversible», le hemos oído decir hace poco). Hay personajes que han sido monaguillos (Charlie), mujeres que rezan (Rose), devotos musulmanes (Sayid) y sacerdotes nigerianos (Eko) que llevan bastones con misteriosas inscripciones bíblicas. La isla es un lugar para el milagro, donde un discapacitado camina y un adicto se cura, donde hay templos con piscinas de agua que ayudan a «renacer», donde se bautiza a los niños y se entierra a los muertos bajo el signo de la cruz.
Una nueva vida
Pero sobre todo, la isla –la serie– es un lugar para la redención: «Todo el mundo recibe una nueva vida en esta isla», dice John Locke, el personaje más carismático de la compleja trama de «Perdidos». Cada uno de los personajes se enfrenta a situaciones que se asemejan a las de su pasado y, en cierto modo, «la isla» les permite corregir sus errores, aunque sólo sea a través del arrepentimiento. En una época marcada por el narcisismo y el individualismo, «Perdidos» recupera el valor de la comunidad y la conciencia de que el hombre necesita ser «salvado». Desparecidas las falsas seguridades, sólo queda afrontar el «misterio» y hacerlo desde la esperanza. Independientemente de lo que los guionistas tengan previsto para cada uno de los personajes en esta «grand finale», el éxito de la serie ya es un hecho.
ALUSIONES BÍBLICAS
La Biblia, como libro, aparece en numerosas ocasiones a lo largo de la serie, en diversos escenarios (una avioneta, dos de las estaciones de la isla, la casa de Jack…) Pero el Antiguo Testamento es también la inspiración de muchos de los nombres y de las historias de los personajes de «Perdidos». Así por ejemplo, «Jacob», el personaje más misterioso de la serie podría estar basado en la historia bíblica de Jacob y su hermano Esaú, hijos gemelos de Isaac y enfrentados por la progenitura. O «Benjamín», en la Biblia hijo favorito de Jacob junto con José, que nació en el camino de Efratá a Belén y su nacimiento le costó la vida a su madre (igual que el personaje de la serie). También encontramos en este paraíso “perdido” a unos esqueletos bautizados como «Adán y Eva», un niño que nace con el nombre de «Aarón»… Otro importante recurso de la serie son los diversos libros del Antiguo Testamento. Muchos capítulos llevan sus nombres: «Éxodo»; «Números»; «El Salmo 23» o expresiones como «Extraño en tierra extraña».

Opinión


Fotos trágicas

La Razón / Cardenal Ricardo Mª Carles

Hace una semana, se daba la noticia de la nueva Ley del Aborto. Una ley que, como tantas otras, desarmará moralmente España. En la Prensa de ese día aparecían unas fotos de personas que mostraban, en sus rostros y actitudes, una alegría desbordante. Celebraban el triunfo de la nueva ley, aunque continuará produciendo la muerte de miles de niños. Pensé en el Imperio Romano, donde también había alguna plebe romana que desbordaba de alegría cuando se anunciaban juegos en el circo, en los que había combates de gladiadores hasta la muerte o se dejaba a cristianos a merced de animales feroces. Es trágica coincidencia. Aunque unos aceptan la muerte y otros la buscaban. La persona es creada por Dios y está destinada a estar con Él ahora y siempre, por eso su existencia corporal ha de ser respetada. Dado que la vida humana es un valor preeminente, debe ser protegida y mantenida desde su comienzo en la concepción y en todos sus estadios. El niño no nacido es indefenso e inocente, más que cualquier otro ser humano. Por eso es, todavía más, un acto de discriminación oponerse al derecho a la vida de un ser tan vulnerable. Desde el inicio de su desarrollo, y hasta su destino, está presente la vida humana y es objeto del amor y cuidado de Dios. Lo cual carga gravemente la conciencia de quienes hacen factibles estas muertes, calificadas por el Vaticano II como: «crimen abominable».

Javier
Diario de Navarra / Antonio Purroy Unanua
Se nota cuando se acerca la Javierada. Las carreteras y caminos menos transitados se salpican los fines de semana de pequeños grupos entrenando para Javier. El tiempo comienza a mejorar, la primavera quiere reventar con fuerza. Y más, después de un invierno tan duro y lluvioso como éste.

Soy de la opinión de que existen tres signos de identidad que unen a los que vivimos en esta tierra: Osasuna, los sanfermines y las javieradas. Se dejan a un lado las condiciones religiosa, política y social que todos tenemos para vibrar juntos con un bonito gol de Osasuna, una carrera emocionante en el Encierro o un día radiante de primeros de Marzo bajando el Loiti hacia Javier. Ahí está la grandeza de estos tres fenómenos que tanto hacen por mantener el sentimiento navarro.

Es cierto que han cambiado mucho el espíritu y las condiciones de las javieradas. Antes, imperaba el espíritu religioso y de sacrificio, la marcha era mucho más dura. A menudo se hacía la noche del sábado al domingo porque las empresas trabajaban también el sábado por la tarde. La misa mañanera y fría del domingo en la explanada del castillo era un suplicio. Hoy, las comodidades y la protección son manifiestas, incluso excesivas: puestos de socorro, ambulancias, voluntarios, policías de todos los colores, avituallamientos gratuitos., todo a mogollón, sin contar con las mejoras en las carreteras, calzados, ropa para el frío y la lluvia. Por eso se ha cambiado una parte importante del carácter religioso por el lúdico y deportivo.

Pero algo de mágico y misterioso debe de encerrar la Javierada para que en pleno siglo XXI siga concitando tantos adeptos, tanto tirón muscular, tantas ampollas. Y no sólo entre los de aquí, sino que también fuera de Navarra sigue llamando la atención. Primero, piensan “que brutos son estos navarros”. Luego, te reconocen que es una tradición preciosa, por el valor y la belleza, y te animan a conservarla. Por eso muchas personas foráneas, una vez que la conocen, no dejan de repetir cada año. Porque además hay muchas posibilidades de hacerla: bien desde la Ribera y pueblos lejanos de Navarra en 2 o 3 etapas largas y duras; desde Pamplona o desde cualquier punto intermedio; en bici o en patines; en coche o en autobús. Sorprende ver a gente mayor, con sus nietos, caminando con tanto afán. Son jóvenes de espíritu a los que un día ya lejano les prendió con fuerza la llama de la Javierada.

Sería interesante ver la cara de Francisco de Javier, nuestro santo universal, mirando desde una de las almenas del castillo la llegada de esa riada de gente hasta su casa. A veces pienso que si Javier hubiera vivido en nuestros días sería, entre otras cosas, un buen jugador de ataque de Osasuna, o un gran corredor y recortador de reses bravas y, por supuesto, haría todos los años la Javierada. Faltaría más.

Navarra

Festividad de los patrones San Emeterio y San Celedonio
Diario de Navarra
Lodosa celebra hoy la festividad de sus patrones San Emeterio y San Celedonio. A las 13 horas, los vecinos y la corporación municipal tienen previsto acudir a la ermita, también de San Gregorio y situada junto al Ebro, para asistir a una misa en honor a los santos. Al término de la Eucaristía, el Ayuntamiento invitará a todos los participantes al acto a un aperitivo que servirá la brigada en la explanada de la ermita.


Homenaje hoy en la misa de escalera de San Fermín

Diario de Navarra

La misa de escalera de San Fermín que se celebra hoy, 3 de marzo, en la parroquia de San Lorenzo a las 19.30 horas rendirá homenaje a José Luis Lizarraga, compositor de Añorbe. Mari Cruz Corral interpretará una de sus jotas al santo.