14 de abril de 2010

Nacional

Internacional

Benedicto XVI, cinco años de firmeza y renovación

La Razón

En este lustro, el Papa ha demostrado que es capaz de llevar el timón de la Iglesia con decisión, prudencia y acierto.
Hacía poco más de una semana que un viento impetuoso había removido las hojas del Evangelio sobre el sencillo ataúd de Juan Pablo II en el funeral más multitudinario de la historia de la Iglesia. El mundo entero, a través de los medios de comunicación, mantenía la mirada fija en Roma, a la espera de la elección del Pontífice que guiaría a la Iglesia del siglo XXI. En la plaza de San Pedro, miles de fieles aguardaban el momento en que los 115 cardenales, reunidos en cónclave, tomaran una decisión que iba a marcar el destino de la Iglesia.

Apenas fueron necesarios dos días de reflexión. En torno a las 17:30 horas de la tarde del 19 de abril de 2005, la pequeña chimenea de la Capilla Sixtina comenzó a humear. El murmullo se extendió y se hizo noticia: «¡Es blanco!». La «fumata bianca» anunciaba al mundo la elección de un nuevo Pontífice. Minutos después, las campanas de la basílica de San Pedro resonaron en la plaza, confirmando la elección. «Nuntio vobis gaudium magnum», «os anuncio una gran alegría», proclamaba el cardenal camarlengo desde el gran balcón de la Logia vaticana. «¡Habemus Papam!». El cardenal alemán Joseph Ratzinger, profesor universitario y teólogo, ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, estrecho colaborador y amigo de Juan Pablo II y guía de la Iglesia durante la Sede Vacante, había sido elegido como su sucesor y tomaba el nombre de Benedicto XVI.
Se cumplen el próximo lunes cinco años de su elección como Pontífice. Cinco años intensos y difíciles en los que Benedicto XVI, siempre en el punto de mira, ha escuchado a todos, ha hablado con todos y, bajo una apariencia frágil, ha gobernado la Iglesia con mano firme. Sonriente, comprensivo y paciente, pero siempre firme.
Espíritu de profesor
El Papa de las tres encíclicas sobre la caridad, recordaba que la mayor forma de caridad –es decir, de amor al prójimo– es decirle la verdad. Una tarea a la que se ha entregado gobernando –con buen espíritu de profesor– a través de la oración y la palabra, como ya explicó en la misa de inauguración de su Pontificado: «Mi verdadero programa de gobierno es no hacer mi voluntad, no seguir mis propias ideas, sino ponerme, junto con toda la Iglesia, a la escucha de la palabra y de la voluntad del Señor y dejarme conducir por Él, de tal modo que sea Él mismo quien conduzca a la Iglesia en esta hora de nuestra historia».
Hace apenas unos días, el pasado 10 de marzo, Benedicto XVI volvió a recordar, citando a san Buenaventura, que su manera de gobernar no es simplemente hacer, sino sobre todo pensar y rezar: «No se gobierna la Iglesia sólo mediante órdenes y estructuras, sino guiando e iluminando las almas». Un «programa» basado en la profunda catequesis, en la divulgación del pensamiento cristiano para que organice y guíe a la Iglesia, más allá de «los signos de los tiempos», a contracorriente de ideologías y tendencias, capeando temporales y tomando decisiones importantes para la vida de la Iglesia, a pesar de los ataques.
Benedicto XVI no es un Papa viajero y no gobierna la Iglesia desde el avión, es un hombre de despacho y estudio, sistemático, que conoce perfectamente la Iglesia a nivel mundial y que la está renovando a golpe de designaciones episcopales. Esta misma semana, por ejemplo, se daba a conocer el nombramiento de José Gómez como nuevo arzobispo y coadjutor de Los Ángeles, una macrodiócesis con un 70 por ciento de hispanos; y en los próximos tres años se va a jubilar un tercio de los obispos de la importante Iglesia norteamericana. Benedicto XVI sabe que, si la edad se lo permite –contará el próximo viernes 83 años–, suya será la mano que guíe esta renovación.
Una Iglesia que crece
Sin embargo, tampoco hay que menospreciar el efecto de sus viajes. Él mismo reconoció, por ejemplo, cómo le afectó su visita a África, uno de los lugares del mundo donde la Iglesia crece a mayor velocidad y muestra una vitalidad inagotable. Fue durante este viaje cuando estalló la polémica por sus declaraciones sobre el Sida. El Papa dijo que la epidemia no se puede superar con la mera distribución del preservativo. El escándalo mediático resonó durante meses. La Europa laicista lo atacó, a pesar de lo cabal de su mensaje: para combatir el Sida solo sirve una educación integral del hombre que le lleve a considerar el propio cuerpo de un modo distinto. Lo opuesto, en resumen, a la concepción narcisista y autorreferencial de la sexualidad que predomina en el mundo opulento occidental.
La fe no se impone
El viaje a su tierra natal, Alemania, en 2006, supuso también un hito en su pontificado. Su discurso en la Universidad de Ratisbona sobre la fe y la razón sembró la polémica al afirmar que buscar la conversión usando la violencia es contrario a la razón y Dios. La cita de una frase de Manuel II Paleólogo («muéstrame también aquello que Mahoma ha traído de nuevo, y encontrarás solamente cosas malvadas e inhumanas, como su directiva de difundir por medio de la espada la fe que él predicaba») fue tergiversada por la BBC y difundida en las lenguas más comunes de los países de población islámica, provocando una reacción de indignación en el mundo musulmán.
El Papa supo hacer de la necesidad virtud y relanzar el diálogo con el mundo musulmán moderado. Su portavoz, Federico Lombardi, podía presumir meses después de que gracias a aquella crisis Roma había encontrado nuevas amistades en el mundo musulmán, que comprendían y compartían buena parte de las preocupaciones de la Iglesia católica, sobre todo en lo que respecta a la cultura de la vida, la defensa de la familia y los valores y la construcción de la paz. Mientras buena parte de Occidente elaboraba un discurso de satanización del islam o, por el contrario, de ingenua contemporización, el Papa tendía puentes con aquellas voces del islam con capacidad para renovar sus sociedades.
Economía y crisis de valores
La línea teológica del Papa y su dimensión más social lograron la simbiosis más eficaz el año pasado con la Encíclica «Caritas in Veritate», la respuesta de Benedicto XVI a una crisis que dañaba a los países ricos pero llovía sobre mojado en los países del Tercer Mundo. El Papa desarrollaba una tesis principal: la crisis económica era consecuencia de una crisis de valores, de un afán por el lucro donde la ética había sido despreciada sistemáticamente. La solución, afirmará, pasa por potenciar la gratuidad y la subsidiariedad. En la encíclica recuerda que la gratuidad es fuente de riqueza en aspectos como la educación, la responsabilidad social, la familia, toda la dimensión comunitaria de la vida. Autoridades políticas y económicas elogiaron el texto papal. Un aspecto que llamó la atención fue su petición de una «autoridad económica mundial» que pudiera gestionar crisis globales como la que atenazaba al planeta. «El Papa quiere un Gobierno mundial», titularon algunos medios. En realidad, esa «autoridad» puede revestir muchas formas, pero que no se trató de un desliz quedó claro cuando el Papa reutilizó la expresión en un par de ocasiones desde entonces.
En el horizonte
¿Y para el futuro? Al Papa le gustaría poder terminar la segunda parte de su libro «Jesús de Nazaret», donde desarrolla lo que de verdad le gusta: enseñar en un lenguaje divulgativo e investigar lo que la Ciencia teológica puede decir al respecto. Si Dios lo permite, por supuesto.

Textos clave

En «Deus Caritas est» (2006) el llamado «guardián de la ortodoxia» se muestra fluido y lírico al describir el amor de Dios, que siempre implica un encuentro personal más que una doctrina.
En «Spe Salvi» (2007), el Papa desarrolla la virtud teológica de la esperanza, que no repugna a la razón, pero que se basa, sobre todo, en la confianza.
Con «Caritas in veritate» (2009) el Papa sale al paso de la crisis económica internacional, que es, afirma, una crisis de valores. Propone combatirla desde la gratuidad y la subsidiariedad.
En la «Sacramentum Caritatis» (2007), Benedicto XVI pide reforzar el papel central de la Eucaristía en la doctrina cristiana y la pastoral.


«Un Papa firme ante los escándalos y manso frente a las calumnias»

La Razón
Diferentes personalidades del mundo de la cultura, la política, la educación, la ciencia o el deporte muestran su apoyo público a Benedicto XVI en el quinto aniversario de su pontificado
Parece que fue ayer cuando un humo blanco salió desde la chimenea de los tejados vaticanos. Tras ver esa imagen, miles de católicos abarrotaron la plaza de San Pedro y millones de personas de todo el mundo conocieron frente al televisor la cara del sucesor del carismático Juan Pablo II. Difícil papeleta le había sido encomendada al hasta entonces cardenal Ratzinger. Benedicto XVI cumple ahora cinco años de Pontificado y diferentes personalidades de nuestro país se han unido para expresarle su apoyo. Todos destacan algo diferente de él, aunque coinciden en que necesita ánimos y apoyo en estos momentos tan difíciles para la Iglesia, como son los casos de pederastia en el clero de Irlanda y Alemania. Desde aquel 19 de abril de 2005, las comparaciones con su antecesor han sido inevitables. Pese a ello, Benedicto XVI ha conseguido, según muchos de los entrevistados, separarse de la etiqueta –impuesta por algunas personas– de ser un Pontífice de transición en la historia de la Iglesia. Cierto es que siempre estuvo muy vinculado al papado de Juan Pablo II, pero su fuerte personalidad ha hecho que se le reconozca y se le admire, destacándose en él una gran humildad a pesar de su alto nivel intelectual.
Eduardo Hertfelder
Instituto Política Familiar
“Es una bendición para toda la Iglesia en particular y la humanidad en general. Es timón y vigía de la Iglesia. Tiene una gran experiencia que está constatada de fidelidad. El listón que le puso Juan Pablo II era alto, aunque Benedicto XVI lo ha mantenido, pero con otra personalidad».
José Luis Mendoza
Rector de la UCAM
“Es el gran continuador de la obra de Juan Pablo II el Magno. Se trata de un hombre pacificador y conciliador que ha hecho posible el entendimiento con las distintas Iglesias. Ha dado un gran impulso ecuménico y se ha convertido en un gran defensor de los derechos humanos y la paz».
Paloma Lago
Modelo y presentadora
“Juan Pablo II tenía una personalidad arrolladora y recuerdo con qué entusiasmo le esperábamos en 1989 en la JMJ de Santiago. Como cristiana, creo en la figura del Papa, pero con Benedicto XVI no he tenido esa vivencia tan intensa. Ninguna forma es peor o mejor; sólo son diferentes».
Jaime Mayor Oreja
Eurodiputado del PP
“Tenemos un Pontífice excepcional. Sólo un hombre con su fortaleza moral es capaz de no callar ante los ataques contra la Iglesia. Todos pensaron que sería un Pontificado breve, pero está desarrollando una gran tarea. Es capaz de soportar un calvario sin dejar de hacer el diagnóstico preciso».
Eduardo Verástegui
Actor y productor de cine
“Tras cinco años de Pontificado, la Iglesia navega segura en las manos de Pedro, que jamás se doblega ante las olas de la tempestad ni varía su rumbo hacia el puerto seguro que se encuentra en Cristo Jesús. Felicidades, Santo Padre, por estos cinco años; le deseamos que sean muchos más».
Inma Shara
Directora de orquesta
“La experiencia que tuve con Su Santidad ha sido el mejor regalo personal y profesional que he tenido. No hay escenario mejor que el Vaticano, donde una tiene la sensación de abrazar el pasado, presente y futuro en lo que se refiere a cultura y religiosidad».
Alfonso del Corral
Médico deportivo
“Soy admirador de Benedicto XVI. Por lo que de él he leído y he escuchado hablar a conocidos, es una persona de una gran humildad a pesar de la grandísima categoría intelectual que tiene. Para mí es el Vicario de Cristo en la Tierra sin ninguna duda».
Javier Nieves
Locutor de radio
“ Ha sido un Papa que me ha acompañado e invitado a una profunda meditación. Marcaría dos escritos clave: el “Deus Caritas est”, en el que acerca la figura de Dios Padre, y el libro Jesús de Nazaret, en el que me acercó profundamente a la figura del Salvador».
Enrique Cornejo
Empresario teatral
“Es un buen Papa en momentos difíciles para nuestra religión. Él es diferente a sus antecesores y no es bueno hacer comparaciones. En los momentos que vivimos es cuando más hace falta la fe y la confianza en su gestión papal. Hay que ayudarle».
María Vallejo-Najera
Escritora
“Le considero un Papa profundamente inteligente, cuya labor es extraordinariamente difícil, pues ha decidido limpiar, purificar y eliminar de la Iglesia católica aquellos elementos que no eran dignos de ella y eso le ennoblece y le enaltece».
Jorge Fernández Díaz
Vicepte. del Congreso
“Para mí, Benedicto XVI es un Papa que está intentando demostrar a este mundo, racionalista y secularizado, que es posible y hasta necesario convencerse de que es compatible la razón, la ciencia y la religión en esta sociedad postmoderna. Puede y debe abrirse a lo trascencente desde la razón y Benedicto XVI lo hace desde la altura extraordinaria e intelectual que tiene. Y su condición de extraordinario teólogo, con grandes conocimientos en ámbitos como el cultural, o temas teológicos y religiosos para este mundo postmoderno en el que actualmente la sociedad se encuentra».
Mónica López Barahona
Bioquímica y bioeticista
“He tenido el privilegio de poder saludarle e intercambiar con él breves palabras y doy fe de que el Papa es conmovedoramente humilde. En estos cinco años nos ha regalado tres encíclicas que muestran el rigor y, al tiempo, la cercanía y accesibilidad con la que un buen profesor enseña. Además, es maestro, es el que guía, conduce, con su magisterio y ejemplo. Incansable en su diálogo con las confesiones cristianas y no cristianas. Firme en su acción ante los errores y escándalos en el seno de la Iglesia y manso como Cristo ante las calumnias y difamaciones. ¡Gracias, Santo Padre, por su ejemplo!».
Ricardo de la Cierva
Historiador
“Me parece que Benedicto XVI es el teólogo más importante que hay, además de Papa. Es una persona que está muy por encima de los ataques que desde hace un tiempo ha recibido sin el más mínimo fundamento por parte de aquellas personas que sobre él han levantado cualquier tipo de acusación. Es un hombre que está totalmente seguro de su fe y de su misión, por encima de cualquier tipo de duda, por convicción profunda. He hablado con él en más de una ocasión y sé personalmente que es un hombre de una clarividencia y dedicación realmente ejemplares».

Un disco con la voz del Papa aspira a mejor álbum clásico del año
La Razón
El disco “Alma Mater”, que fusiona las reflexiones y plegarias marianas del Papa Benedicto XVI con cantos gregorianos y composiciones clásicas contemporáneas, es uno de los candidatos a los premios Classical BRITS/NS&I en la categoría de mejor álbum del año.
La coral de la Academia Filarmónica de Roma es la intérprete de este disco que cuenta con composiciones del italiano, católico, Stephano Mainetti, del británico, agnóstico confeso, Simon Boxwell y del marroquí musulmán Nour Eddine, lo que pone de relieve las intenciones de los creadores de establecer un punto de encuentro entre culturas.
En algunos de los temas del disco, las reflexiones del Sumo Pontífice sobre la vida, la fe y la religión en italiano, francés y castellano, se entremezclan con las voces del coro vaticano.
El álbum, que se presentó en Londres en el pasado mes de diciembre en la catedral de Westminster, uno de los más famosos enclaves católicos de un país mayoritariamente anglicano, competirá por el premio con otro álbum de música religiosa, “Harmony”, del trío de sacerdotes norirlandeses The Priests.
También están nominados en la categoría de mejor álbum, que votaran los lectores de la revista Classic FM Magazine, los discos “Blake” del grupo Together; “Camilla Kerslake”, de la artista homónima; “Coldstream Guards Band” de Heroes, y “Only Men Aloud”, de Band of Brothers, entre otros.
La ceremonia de entrega de los premios tendrá lugar el 13 de mayo en el Royal Albert Hall londinense, escenario anual de los célebres conciertos Proms de la BBC.

El Papa puede intervenir a los Legionarios de Cristo
La Razón
El Papa Benedicto XVI puede intervenir a los Legionarios de Cristo como proponen los cinco obispos que se han encargado de investigar a la congregación fundada por Marcial Maciel, quien abusó sexualmente de menores y tuvo varios hijos.
Así lo explica hoy en un artículo de portada el diario italiano “Corriere della Sera”, que añade que “aún no se ha tomado alguna decisión” respecto al futuro de la congregación difundida sobre todo en México, España y otros países de Latinoamérica.
Según el diario, el informe, firmado entre otros por el que fuera obispo de Bilbao y actual arzobispo de Valladolid (España), Ricardo Blázquez Pérez; el arzobispo de Concepción (Chile), Ricardo Ezzati Andrello; y el obispo de Tepic (México), Ricardo Watti Urquidi, se encuentra en manos del secretario de Estado vaticano, Tarcisio Bertone.
Los resultados de dicho documento podrían ser presentados al Papa a finales de mes, según añade el diario milanés.
La propuesta de los obispos sería la de nombrar un “comisario extraordinario” dotado con “plenos poderes” y se piensa en un cardenal elector, pero sin cargos en la Curia romana.
El pasado 26 de marzo, los Legionarios de Cristo reconocieron que su fundador, Marcial Maciel, abusó sexualmente de seminaristas menores y tuvo “otros graves comportamientos” como tener varios hijos, por lo que pidieron perdón a las víctimas.
El comunicado llegó diez días después de que concluyera la inspección de los cinco obispos ordenada por el Papa.

Las seis campañas contra el Santo Padre

La Razón

Son acusaciones sin base y refutadas una y otra vez, pero reaparecen en la prensa con excusa o sin ella
Joseph Ratzinger tiene dos problemas: carece del carisma arrollador de Juan Pablo II y es alemán. Ninguna de estas cosas es pecado ni necesaria para ser Papa, pero ayudan a que circulen los bulos contra él. Los orígenes son casi siempre los mismos: «The New York Times» y Associated Press en Estados Unidos, y «The Guardian» y la BBC en Inglaterra. Es decir, el mundo anglosajón, que aún explota, a nivel consciente o subconsciente que, «los alemanes eran nazis».
Campaña, sí; complot, no
El pasado lunes, el director de «L’Osservatore Romano», Gian Maria Vian, participó en un encuentro de periodistas en el Club de Prensa Extranjera de Roma. Allí expresó a sus colegas de todo el mundo su convicción de que no hay ningún «complot» contra el Papa, pero sí una «campaña mediática». ¿Las causas? Por un lado, dijo, la Prensa generalista tiene problemas económicos y «el sexo vende». Por otro, ve hostilidad contra la Iglesia por sus posturas bióeticas y porque crece la presencia internacional de la Santa Sede. Por último, afirmó, como muchos otros analistas, que la calidad periodística de la gran Prensa en temas religiosos, simplemente, se ha desplomado.

El bulo intermitente de ser «alemán hostil a los judíos»
Todos los jóvenes alemanes de 16 años, también Joseph Ratzinger, fueron reclutados para la «flak», la defensa antiaérea en la Segunda Guerra Mundial. La acusación de «nazi» y «antijudío» no tiene más base que su origen alemán. En su biografía «Mi vida» (de 1997), Ratzinger deja claro el disgusto que le producía la ideología nazi y su antisemitismo ya de niño. La Prensa hostil ha intentado presentar como antisemitismo el proceso para beatificar a Pío XII, la oración litúrgica para que «los judíos reconozcan a Jesucristo como salvador de los hombres», el alzamiento de la excomunión al obispo lefebvrista Williamson y, hace pocos días, una frase descontextualizada del predicador Rainiero Cantalamessa. El Papa, con sus viajes a Auschwitz y Tierra Santa, sus visitas a sinagogas y sus debates intelectuales con rabinos, ha desmantelado este bulo.
Fracasan todos los intentos de involucrarle en abusos
Como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Ratzinger firmó cientos de documentos disciplinarios relativos a sacerdotes, a menudo meras consultas recibidas de obispados. La Prensa hostil lleva años intentando encontrar una «pistola humeante» que le relacione con casos de abusos. No lo consigue, y recicla viejas historias manipulando el Derecho Canónico. En octubre de 2006, por ejemplo, la BBC emitía el reportaje «Crímenes sexuales y el Vaticano» tergiversando el documento de 1962 «Crimen sollicitationis», sobre usos fraudulentos de la confesión, y uno de 2001 que remitía todos los casos de abusos a Doctrina de la Fe. Aunque la Iglesia explicó los documentos por activa y por pasiva y denunció la manipulación, se republican las viejas acusaciones, sin datos nuevos.
Un ataque improvisado: Ratisbona y el islam
Algunas acusaciones contra Benedicto XVI venían heredadas de su época cardenalicia, pero el bulo de que el Papa se oponía a la amistad con el islam nació de la noche a la mañana en septiembre de 2006 por obra y gracia de la BBC. El discurso de Ratisbona en que el Papa decía que la razón puede alcanzar a entender mucho de Dios no interesó gran cosa a la Prensa, hasta que la BBC lo difundió en árabe, turco, parsi y malayo con el título «El discurso del Papa excita la ira musulmana». Una visita a Turquía y una red de apoyo al Papa de ulemas moderados neutralizaron la acusación y tendieron puentes con el islam.

Un ecumenismo basado en la verdad, no en el relativismo
Benedicto XVI ha sido acusado de dificultar el ecumenismo, es decir, el diálogo para lograr la unidad entre los cristianos. Sin embargo, el Papa está logrando pasos impresionantes con medidas audaces. Mientras los protestantes liberales, como los episcopalianos o los unitaristas, pierden fieles a marchas forzadas, el Papa ha abierto una puerta a las personas de origen anglicano para que se integren en «ordinariatos anglocatólicos» manteniendo su liturgia, si aceptan el Catecismo de la Iglesia. Sus relaciones con el nuevo Patriarca ruso, Kiril I, son mejores de las que jamás pudo tener Juan Pablo II. Al levantar la excomunión a los lefebvrianos, abre un espacio que podría acabar con este cisma. Y por su defensa de la vida y la familia es admirado por muchos protestantes conservadores y pentecostales. Su insistencia en la verdad, frente al relativismo, resulta atractiva para muchos cristianos hartos de sus iglesias liberales.
Acusado de ser demasiado racional… y de lo contrario
Mientras el llamado «nuevo ateísmo» de autores como Richard Dawkins o Christopher Hitchens acusa al Papa de ser un oscurantista enemigo de la ciencia, otros muchos, instalados en el relativismo o el nihilismo, le acusan de «dogmático» por su insistencia en que es posible conocer el bien y la verdad mediante la razón. La gran paradoja quedó escenificada cuando en enero de 2008 una manifestación grosera de profesores de la Universidad de Roma La Sapienza le obligó a cancelar un acto. El Papa, veterano profesor, leyó su discurso sobre la razón en septiembre en París, en el Collège des Bernardins.
El pasado, el futuro y lo eterno
Joseph Ratzinger llegó a la Sede de Pedro con una fama considerable como «guardián de la ortodoxia». Le acusaban (y se le sigue acusando) de mirar siempre al pasado. En realidad, Benedicto XVI mira al pasado, planta semillas para el futuro y espera cosechar en la eternidad. Participó en el Concilio Vaticano II y pide interpretarlo en «continuidad» con toda la historia y Magisterio de la Iglesia. Conserva lo que sabe que es bueno, y se muestra abierto a nuevas realidades y movimientos de una Iglesia cada vez más global.


El Papa podría intervenir a los Legionarios de Cristo

ABC

El papa Benedicto XVI puede intervenir a los Legionarios de Cristo como proponen los cinco obispos que se han encargado de investigar a la congregación fundada por Marcial Maciel, quien abusó sexualmente de menores y tuvo varios hijos.

Así lo explica hoy en un artículo de portada el diario italiano «Corriere della Sera», que añade que “aún no se ha tomado alguna decisión” respecto al futuro de la congregación difundida sobre todo en México, España y otros países de Latinoamérica.

Según el diario, el informe, firmado entre otros por el que fuera obispo de Bilbao y actual arzobispo de Valladolid (España), Ricardo Blázquez Pérez; el arzobispo de Concepción (Chile), Ricardo Ezzati Andrello; y el obispo de Tepic (México), Ricardo Watti Urquidi, se encuentra en manos del secretario de Estado vaticano, Tarcisio Bertone.
Los resultados de dicho documento podrían ser presentados al Papa a finales de mes, según añade el diario milanés. La propuesta de los obispos sería la de nombrar un “comisario extraordinario” dotado con “plenos poderes” y se piensa en un cardenal elector, pero sin cargos en la Curia romana.

El pasado 26 de marzo, los Legionarios de Cristo reconocieron que su fundador, Marcial Maciel, abusó sexualmente de seminaristas menores y tuvo “otros graves comportamientos” como tener varios hijos, por lo que pidieron perdón a las víctimas. El comunicado llegó diez días después de que concluyera la inspección de los cinco obispos ordenada por el Papa.

Opinión

Del Papa y de la vileza

ABC / ramón Pérez-Maura

Periodismo implica cotejar. Incluso cuando la fuente de una información es la agencia AP o el «New York Times» cabe hacer preguntas que confronten lo difundido con los hechos conocidos. El viernes pasado, AP transmitió que en noviembre de 1985 el cardenal Ratzinger firmó una carta demorando la decisión de devolver al estado laico al padre Stephen Kiesle, al que se acusaba de haber abusado de niños. Implícita estaba la acusación de que con ello pudo abusar de otros desde su condición sacerdotal. La noticia fue reproducida por infinidad de medios, quizá sin hacerse algunas preguntas. ¿Abordaba el cardenal Ratzinger las acusaciones de pedofilia del padre Kiesle? No. La congregación para la Doctrina de la Fe no fue competente en esta materia hasta 2001. ¿Se opuso el obispo de Oakland, John Cummins, a devolver al estado laico a Kiesle? No. Apoyó que fuera relevado de sus votos sacerdotales. Y en 1987 el Vaticano aprobó el abandono del sacerdocio por Kiesle. ¿Abusó Kiesle de otros niños antes de ser laico? Hasta donde se sabe, no. La siguiente denuncia contra él data de 2002, quince años después de dejar el sacerdocio. ¿El retraso del cardenal Ratzinger en tomar una decisión sobre la laicidad de Kiesle le permitió continuar con su ministerio? No. Cummins, en uso de sus competencias, le apartó del sacerdocio.

En otro caso de pedofilia, el «New York Times» cuenta las andanzas del padre Lawrence Murphy, que abusó de niños sordos en un colegio de Milwaukee y nunca fue castigado por la Iglesia. Pruebas no publicadas por el «Times» demuestran que se le prohibió celebrar sacramentos en público y tener contacto con menores sin estar acompañado. Y lo que tampoco contaba el «Times» era que su fuente, el abogado Jeff Anderson, lleva ganados a la Iglesia en 2002 60 millones de dólares y ahora planea denunciar al Papa. Y ese dato, periodísticamente, parece relevante.

Navarra

El Ángel de Aralar visitó ayer el Ayuntamiento de Pamplona
Diario de Navarra

La capilla del consistorio volvió a abrirse un año más para la celebración de una eucaristía
Un año más la efigie del Ángel de Aralar acudió ayer a su cita con el Ayuntamiento de Pamplona, siempre al día siguiente de su llegada a la capital, donde fue recibida por la alcaldesa Yolanda Barcina y concejales de UPN, PSN y NaBai.

Todos los presentes se acercaron a continuación hasta la capilla del salón de recepciones del consistorio, donde se celebró una eucaristía oficiada por el párroco de San Saturnino, Jesús Salcedo. Esta capilla, oculta tras una puerta, se utiliza ahora únicamente para este acto con motivo de la visita de Ángel de Aralar, aunque hace algunos años también se celebraba allí una misa el día de San Miguel para celebrar la festividad de la Policía Municipal. El altar de la capilla de la Casa Consistorial contiene en su ara las reliquias de San Saturnino y San Fermín.

La visita del Ángel de Aralar concluirá el próximo domingo día 18 con una misa que se celebrará en San Lorenzo a las 12 del mediodía. La despedida se hará en el puente de Miluce.


Campana para otros tres siglos

Diario de Noticias

La iglesia parroquial románica de San Andrés de Igúzquiza muestra desde hace unos días un nuevo aspecto tras el cambio llevado a cabo en una de las campanas de su torre, que se ha refundido y vuelto a colocar en lo alto del campanario. Buena parte de los vecinos de la localidad colaboraron en la bajada y posterior ascenso de la campana, un trabajo que no se había realizado desde hace tres siglos, en concreto desde 1703.

El consejo parroquial decidió hace unos meses el cambio dado el estado de deterioro en el que se encontraba la campana, tal y como explicó ayer el párroco de San Andrés de Igúzquiza, Piotr Roszak. “La campana estaba rota y se optó por consultar a expertos para arreglarla”, señala. Para ello, la parroquia se puso en contacto con una empresa especializada, Hermanos Portilla, con sede en Santander. “En febrero la descolgaron, se la llevaron a su taller de Santander para refundirla y, una vez realizado el trabajo, la han devuelto hace unos días ya renovada para colocarla de nuevo en la torre”, relató el sacerdote.

En ambas tareas de descenso y subida han colaborado desinteresadamente los vecinos de Igúzquiza, que, a pulso y mediante cuerdas, lograron devolver a su lugar a la pieza, de 320 kilos de peso. “Se convirtió en un espectáculo y participó prácticamente todo el pueblo. Estoy muy agradecido porque se demostró una vez más que lo sienten como algo suyo”, comentó el párroco.

Piotr Roszak señaló que el presupuesto del proyecto ha ascendido a 8.000 euros, que se han sufragado mediante una colecta extraordinaria en la iglesia, a través de donativos anónimos de fieles y también utilizando la iniciativa Tú eliges, tú decides, de Caja Navarra, en la que todavía pueden colaborar si así lo desean los clientes de esta entidad bancaria eligiendo para ello el proyecto de la parroquia de San Andrés de Igúzquiza.

modernizado El cambio en la campana se ha convertido en un acontecimiento que ningún vecino recordaba, ya que, según se recogía en una inscripción hallada en la campana, la pieza ahora refundida databa de 1703. Piotr Rosak indica que “ponía que empezó a sonar en honor a la Virgen María y a San Miguel”. En la renovada campana también se ha incluido ahora en una inscripción la fecha del refundido, en este caso 2010.

El cambio en la torre ha llegado a los oídos de los vecinos de la localidad que aseguran, según comentó el párroco, “que la campana refundida emite un sonido mucho más alegre”. Piotr Roszak indica que “ya se estrenó el domingo y da más alegría. Tras el cambio, la campana puede seguir haciendo el trabajo que le corresponde, que es por un lado convocar y marcar la vida litúrgica y por otro avisar de acontecimientos importantes en el pueblo, alegres o tristes, comunicar lo que es distintivo, etc”.

La actuación en la torre ha incluido además otras mejoras en la iglesia de San Andrés, en la que se ha renovado todo el sistema eléctrico del campanario, que se ha automatizado mediante la instalación de un nuevo cuadro de mandos. “Se ha aprovechado para cambiar todo y ahora es mucho más moderno. Permite el bandeo, que hacemos cuando hay celebraciones solemnes, así como otras funciones para la campana, como anunciar procesiones, funerales, etc”. Además, la torre de la iglesia de San Andrés sirve para marcar la hora y las medias horas en la localidad.

La torre del templo cuenta con una segunda campana que, de momento, no se tocará. “El experto de Santander que ha trabajado en la otra vio esta segunda campana y dijo que estaba bien, que no era necesario cambiarla”, señaló el párroco.