21 de abril de 2010

Nacional

Rouco Varela dice que los obispos pondrán “más cuidado” para prevenir la pederastia

ABC

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Antonio María Rouco Varela, ha dicho hoy que los obispos “pondremos, con más cuidado, los medios adecuados, para prevenir y corregir” casos de pederastia “para que nadie pueda pensar que la comisión de tales crímenes puede ser compatible con el sacerdocio”.

En la inauguración de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal, Rouco Varela ha expresado el apoyo de los obispos españoles a Benedicto XVI, cuya figura “se ha intentado manchar para hacer creer a la gente que los abusos han sido frecuentes” sin que los obispos o el Papa “actuasen decididamente”.

“Ya es demasiado que se haya abusado de un solo niño. No puede ser. No puede ser la omisión de las actuaciones disciplinarias debidas que merecen quienes ha sufrido tales desmanes”, ha dicho el cardenal y arzobispo de Madrid. Pero acto seguido, ha advertido de que “tampoco podemos admitir que acusaciones insidiosas sean divulgadas como descalificaciones contra los sacerdotes y los religiosos en general y, por extensión, contra el mismo Papa”.

“Nos duelen en el alma los graves pecados y delitos cometidos por algunos hermanos en el sacerdocio y por algunos religiosos que han abusado de menores, traicionando la confianza depositada en ellos por la Iglesia y por la sociedad”, ha aseverado Rouco Varela, quien ha insistido en que deben responder de sus actos ante Dios y ante la Justicia.

CelibatoRouco Varela ha despertado el aplauso de los obispos al elogiar la figura de Benedicto XVI, que hoy justamente hace cinco años fue elegido Papa, al que ha calificado de “un hombre entregado al servicio de la Iglesia de un modo tan clarividente y generoso”. También al Pontífice “le debemos”, según el presidente de la CEE, “disposiciones encaminadas a prevenir y corregir” abusos a menores. A su juicio, el remedio debe buscarse en “medidas preventivas, disciplinares y penales”, pero “sobre todo” en el cultivo de la santidad de vida, en el que el celibato es “un medio excelente” a pesar de que se ha puesto en cuestión “por una crítica teórica sin fundamento que se opone a la experiencia contrastada de la Iglesia”.

Por su parte, el Nuncio de Su Santidad en España, monseñor Renzo Fratini, denunció hoy durante su saludo en la sesión inaugural de la XCV Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE) que la Iglesia católica “está perseguida”. Fratini hizo estas declaraciones tras agradecer a los obispos “las hondas manifestaciones de comunión, solidaridad, y apoyo que recientemente han hecho llegar al Santo Padre”. En estas muestras de apoyo, que han hecho llegar a traves de cartas, denunciaban una campaña contra Benedicto XVI aprovechando el escándalo de los abusos a menores por parte de sacerdotes.

Descubierto un pasadizo secreto en la catedral de Ávila

La Razón

El canónigo Vicente Aparicio ha descubierto un pasadizo subterráneo que, según las primeras hipótesis, podría haberse utilizado para unir la catedral de Ávila con el palacio episcopal. El corredor subterráneo está construido con sillares teñidos de rojo, con mezcla de otros de granito gris. Sus piedras poseen labra románica y marcas de cantería de finales del siglo XII. La cubierta está adintelada con losas monolíticas de granito.

Petrita Tamayo, la monja que fue estrella de la radio

EL MUNDO

Petrita Tamayo (San Sebastián, 1928) fue una célebre locutora de radio. De voz aterciopelada y físico imponente, cambió repentinamente el rumbo de su vida y en 1961 tomó los hábitos para convertirse en la madre María del Mar. Dejó el micrófono y las tertulias cuando sintió la vocación religiosa e ingresó en la orden de San José de la Montaña, destinada a Valencia, donde murió el pasado sábado, 17 de abril, a los 82 años.
Petrita Tamayo (San Sebastián, 1928) fue una célebre locutora de radio. De voz aterciopelada y físico imponente, cambió repentinamente el rumbo de su vida y en 1961 tomó los hábitos para convertirse en la madre María del Mar. Dejó el micrófono y las tertulias cuando sintió la vocación religiosa e ingresó en la orden de San José de la Montaña, destinada a Valencia, donde murió el pasado sábado, 17 de abril, a los 82 años.
Nacida en la capital guipuzcoana en 1928, comenzó su carrera en los años cuarenta en Radio San Sebastián, donde trabajó hasta 1956, y en la que destacó por su faceta cómica con el mítico personaje de Hada Palabrita. Además, fue la primera presentadora del Festival de Cine de San Sebastián, lo que le valió el primer Premio Ondas que se entregó, en 1954. “Era una mujer brillante e inteligente”, recuerda Félix Gamarra, de 88 años y director de Radio San Sebastián cuando trabajaron juntos, entre los años cuarenta y cincuenta.
Sorpresa por su vocación
Su popularidad fue tan grande que la trasladaron a los estudios de Radio Madrid en la capital, donde trabajó junto a figuras como Boby Deglané y Manuel Aznar Acedo en programas como El puente de los suspiros y Cabalgata del fin de semana. Se convirtió en una de las estrellas radiofónicas del momento.
Quienes la conocieron recuerdan su voz “aterciopelada” y también su belleza: pelo negro, ojos grandes y cintura de avispa. En el momento culminante de su carrera abandonó la radio y se marchó a Valencia, donde ingresó como religiosa con el nombre de María del Mar. Era el mismo que solía emplear como seudónimo en algunas alocuciones radiofónicas. “Fue una sorpresa para todos cuando nos enteramos de su decisión. Nadie se lo podía imaginar”, señala Gamarra.
En su aventura mística le acompañaron sus hermanos, que quisieron vivir cerca de ella. Sus hermanas murieron, pero su hermano aún vive en la comunidad de San José de la Montaña. Cuando Petrita Tamayo terminó el noviciado, estudió teología y trabajó como profesora de religión en un colegio. Aún recuerdan sus festivales anuales. “Cuando cogía el micrófono no había otra como ella. Tenía mucha soltura y se sentía como pez en el agua. Cuando estaba decaída, hablar en público la animaba. Era maravillosa y dulce”, recuerda la hermana Rosa María.
Los domingos, muchos vecinos acudían a la misa donde la madre María del Mar leía los textos previos al Evangelio, atraídos por esa voz radiofónica que moldeó en su juventud y que no perdió, a pesar de los años, entre los muros del convento.

Internacional

Goebbels ya utilizó la pederastia en sus campañas anticatólicas del Tercer Reich

La Razón
El intento de descalificar a la Iglesia católica a escala internacional a través de acusaciones de inmoralidad y pedofilia a los sacerdotes es un viejo recurso. Así lo demuestran los documentos que el jefe de contraespionaje militar alemán, Whilelm Canaris, hizo llegar al Papa Pío XII, antes de ser colgado por intentar asesinar a Hitler en 1944.
Todo comienza el 10 de marzo de1937, con la publicación de la encíclica de Pío XI «Mit brennender Sorge» (en alemán, «Con ardiente inquietud», dirigida a los prelados alemanes) en la que el Papa condenaba abiertamente la ideología nazi. La encíclica se leyó en todas las iglesias del país y el entonces ministro de Propaganda del régimen, Joseph Goebbels, lanzó una única réplica pública y comenzó a trabajar en la sombra. A finales de ese mismo mes, el Ministerio de Propaganda lanza la campaña contra los abusos sexuales de sacerdotes, que llevó al arresto de más de 300 curas y religiosos en 1937, de los cuales finalmente fueron condenados 21–algunos bajo falsa acusación– y enviados a campos de exterminio.
Antes de la encíclica, se dieron en Alemania algunos casos de abusos a menores. Los casos –pocos, aunque reales– habían determinado una firme reacción en el episcopado y con las severas medidas tomadas en su día, los obispos alemanes habían atajado el problema. Pero la campaña se puso en funcionamiento.
Lo cuenta Massimo Introvigne, sociólogo italiano, en el diario «Avvenire»: en 1937 el jefe del servicio de contraespionaje militar alemán es el almirante Wilhelm Canaris (1887-1945). Canaris, que desaprobaba las maniobras de Goebbels contra la Iglesia, encargó al abogado católico Josef Müller llevar a Roma una serie de documentos secretos sobre el asunto. Müller llevó los documentos secretos a Pío XII, Papa desde marzo de 1939.
Con la aprobación de la Secretaría de Estado, las investigaciones sobre el complot nazi contra la Iglesia fueron confiados al jesuita alemán Walter Mariaux, por aquel entonces misionero en Argentina. En 1940, Mariaux publicó en Londres y en Buenos Aires, con el seudónimo «Testis Fidelis», dos volúmenes sobre la persecución anticatólica en el TercerReich: más de 700 páginas que prueban que fue la encíclica de Pío XI la que determinó la campaña.
Mariaux lo prueba publicando unas instrucciones detalladísimas enviadas por Goebbels a la Gestapo unos días después de la publicación de la «Mit brennender» en las que ordena encontrar testimonios que acusen a un determinado número de sacerdotes, amenazándolos con arresto inmediato si no colaboran. Pero llama la atención sobre todo la invitación a los periodistas a reabrir los casos del 37 y también episodios más antiguos, reproponiéndolosa la opinión pública para que ocupen las portadas de los periódicos.
Un caso de «pánico moral»
La expresión «pánico moral» fue acuñada por los sociólogos en los años 70 para identificar una alarma social que se crea amplificando hechos reales y exagerando su número, «descubriendo» y presentando como «nuevos» unos hechos ya conocidos y pasados. En la base hay sucesos reales, pero las cifras se distorsionan. Aún sin saber nada de sociología moderna, Goebbels respondió a la encíclica «Mit Brennender Sorge» con una operación de manual de creación de «pánico moral».

La Iglesia católica cubana pide cambios para superar la crisis
EL MUNDO
La Iglesia católica exhortó al Gobierno de Raúl Castro a realizar los «cambios necesarios» en el socialismo isleño y calificó como «penosos» los actos de repudio ejecutados contra las Damas de Blanco por ser una manifestación de intolerancia verbal y física que no es característica del pueblo cubano.
El cardenal Jaime Ortega, en sus declaraciones publicadas en el último número de la revista Palabra Nueva, señaló que la Iglesia católica está a favor de sostener un necesario equilibrio social, ya que «no es momento de atizar las pasiones» porque el país vive una situación muy difícil, «seguramente la más difícil que hemos vivido en este siglo XXI», afirmó. Y para evitar el brote de un escenario de caos convocó al Gobierno cubano a emprender «los cambios necesarios con prontitud para remediar esa situación».
«Yo creo que esta opinión alcanza una especie de consenso nacional y su aplazamiento produce impaciencia y malestar en el pueblo», añadió el cardenal Ortega tomando como referencia los criterios de académicos, economistas y artistas que en los últimos meses han manifestado la necesidad de reformar a fondo el vigente modelo de socialismo de propiedad estatal monopólica y enfermo de corrupción.
Pero Raúl Castro, que anunció la necesidad de cambios cuando asumió el mando hace ya cuatro años, dijo hace apenas dos semanas que aunque muchos «se desesperen, deseando cambios inmediatos», dicho proceso será lento para evitar «apresuramiento o improvisación».
El cardenal Ortega, con postura conciliadora, solicitó a Guillermo Fariñas abandonar la huelga de hambre y a la vez calificó de «penosos» los actos de repudio contra las Damas de Blanco. El purpurado alegó que «son pocos quienes escenifican estos actos que no indican el sentir de la mayoría». También recordó que sobre los presos por causas políticas, «la Iglesia ha hecho históricamente todo lo posible porque sean puestos en libertad».
A juicio de Ortega, el primer paso «para romper el círculo crítico» en que se encuentra sería concretar «un diálogo Cuba-Estados Unidos». Pero el cardenal no manifestó optimismo sobre esa posibilidad. Según su opinión, el Gobierno del presidente de EEUU, Barack Obama, ha repetido el viejo esquema de gobiernos anteriores con respecto a Cuba. También criticó que la «campaña mediática» internacional desatada a partir de la muerte por huelga de hambre del preso Orlando Zapata -el 23 de febrero pasado- sólo «contribuye a exacerbar aún más la crisis».

La Iglesia católica cubana pide cuanto antes cambios a Raúl Castro

El país
La Iglesia católica cubana ha irrumpido con fuerza en el debate sobre los cambios en la isla. Lo ha hecho advirtiendo al Gobierno de Raúl Castro de que el país se encuentra en una encrucijada fatal y que urge realizar transformaciones estructurales cuanto antes.

La Iglesia católica cubana ha irrumpido con fuerza en el debate sobre los cambios en la isla. Lo ha hecho advirtiendo al Gobierno de Raúl Castro de que el país se encuentra en una encrucijada fatal y que urge realizar transformaciones estructurales cuanto antes.
Según el máximo dignatario de la Iglesia católica cubana, el cardenal Jaime Ortega, existe un “consenso nacional” sobre la necesidad de que los cambios se impongan. “Su aplazamiento produce impaciencia y malestar en el pueblo”, señala el cardenal. “Muchos hablan del socialismo y sus limitaciones, algunos proponen un socialismo reformado, otros se refieren a cambios concretos que hay que hacer, a dejar atrás el viejo Estado burocrático de tipo estalinista”. “Pero hay”, asegura Ortega, “un denominador común: que se hagan en Cuba los cambios necesarios con prontitud para remediar esta situación”.
La revista católica Palabra Nueva publicó el lunes una entrevista con Ortega, en momentos en que las voces dentro del sistema que piden cambios suenan cada vez más alto. Ortega constata esta realidad y se pronuncia a favor de que las autoridades atiendan lo que es un reclamo unánime de la sociedad. Además, critica la actitud de las autoridades hacia las denominadas Damas de Blanco y reclama la liberación de los prisioneros de conciencia.
“Resultan penosos los actos de repudio hacia las madres y esposas de varios presos”, afirma el arzobispo de La Habana, que se pronuncia por la excarcelación de “todos” los presos políticos, “no sólo los enfermos”. Menciona a los presos en Cuba, pero también a los “cinco cubanos presos en Estados Unidos”, acusados de infiltrarse en los grupos anticastristas y de espionaje, que La Habana considera héroes.
Una de cal y otra de arena. Del mismo modo, considera deplorable la muerte del prisionero de conciencia Orlando Zapata después de 85 días en huelga de hambre, pero también lamenta que el suceso haya “dado lugar a una guerra verbal de los medios de comunicación de Estados Unidos, España y otros”. “Esta fuerte campaña mediática contribuye a exacerbar aún más la crisis”, asegura, inclinándose por la tesis de que esta “forma de violencia mediática” sólo favorece a los que nadan como pez en el agua en el escenario de la confrontación.
La Iglesia, dice, no puede “sumarse simplemente a una de las dos partes enfrentadas, con propósitos políticos de desestabilización de un lado, y con el consecuente atrincheramiento defensivo de otro”. “Lo que nos corresponde (…) es invitar a todos a la cordura y a la sensatez para que se pacifiquen los ánimos”. Más claro, el agua.
También se refirió a la vieja discrepancia entre Cuba y EE UU y abogó por la templanza. A su juicio, es necesario poner fin al “círculo crítico” en el que se mueven las relaciones bilaterales en estos momentos. Varias veces Raúl Castro ha ofrecido diálogo a EE UU, y lo mismo hizo Barack Obama durante su campaña electoral. “Después de llegar al poder, el nuevo presidente norteamericano ha repetido el viejo esquema de Gobiernos anteriores: si Cuba hace cambios en materia de derechos humanos, entonces los Estados Unidos levantarían el bloqueo y se abrirían espacios para un diálogo ulterior”. Según Ortega, ha prevalecido la “antigua política” de “comenzar por el final”. Y lo primero, receta el cardenal, debe ser “el diálogo”.

“Más de 300 millones de personas en el mundo sufren persecución y discriminación a causa de su fe”
Forumlibertas.com
Javier Fariñas, director de comunicación de Ayuda a la Iglesia Necesitada, aborda desde su propia experiencia la persecución de cristianos en el mundo
“La persecución silenciosa es la más peligrosa”. Así se manifiesta Javier Fariñas Martín (Madrid, 1972), un espectador asiduo de las penurias por las que tienen que pasar numerosas personas en el mundo por su condición de cristianos.

Arabia Saudí, China, India, Paquistán, Egipto o Argelia, la lista de países que discriminan a las comunidades católicas simplemente por querer ejercer su fe es interminable. Fariñas lo tiene claro: “hay que denunciar una y otra vez, sin descanso, la vulneración sistemática de derechos que nuestros hermanos sufren tan solo por creer en Dios”.

Este doctor en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid concilia su labor como profesor de Escritura para los Medios de Comunicación en la Universidad San Pablo-CEU con la responsabilidad de comunicar las iniciativas de Ayuda a la Iglesia Necesitada en España desde enero de 2003.

Fariñas es el padre de una familia de dos hijos y ha concedido esta entrevista a ForumLibertas.com en el mes en el que el Papa Benedicto XVI ha dedicado la intención misionera a los cristianos perseguidos.

¿Por qué cree que el Papa ha decidido dedicarle especial atención a este triste fenómeno de la persecución de cristianos que se da en más de 40 países del mundo?

Las intenciones del Santo Padre para abril están haciendo posible que durante este mes en todo el mundo se rece por los cristianos perseguidos. Sin embargo, este hecho no debe silenciar la preocupación que dentro de la Iglesia, y a lo largo de la Historia, existe por nuestros hermanos que, con valentía, testimonian a Cristo en medio de las dificultades. No tiene que producirse un agravamiento de la persecución para que recemos por los perseguidos. Sin embargo, para los que confiamos en el poder de la oración, este mes es una gran oportunidad para reafirmarnos en esta obligación que tenemos como cristianos.

“Si nuestros hijos no pudieran estudiar porque somos católicos, ¿proclamaríamos abiertamente nuestra fe?”

Usted es director de comunicación de Ayuda a la Iglesia Necesitada en España, por su responsabilidad en AIN, ha viajado por algunos de estos países y ha podido ser testigo directo de estos episodios de violencia contra los cristianos. ¿Qué puede decirnos al respecto?

La reflexión sería compleja. Los testimonios que conocemos en países donde la fe está perseguida ponen ante nuestros ojos, de forma nítida, el testimonio casi heroico (y a veces heroico hasta el martirio), de aquellos que con su vida hacen presente a Jesús en sociedades hostiles. Son vidas sin miedo a proclamar un ‘creo en Dios’ rotundo, sin rodeos, sin tener en cuenta las consecuencias. Aquí, incluso en nuestra vida cotidiana, tendemos a medir demasiado las consecuencias de nuestros actos, de nuestras palabras, incluso de nuestras omisiones.

Si nuestros hijos no pudieran estudiar porque somos católicos, ¿proclamaríamos abiertamente nuestra fe? Si tuviéramos dificultades para acceder a un empleo público, ¿iríamos a misa todos los domingos? Si nos racionaran los alimentos por seguir a Jesús, ¿pasaríamos hambre por ello? Los católicos en Palestina son discriminados y hostigados por ser católicos y por ser árabes. A pesar de ello, quieren seguir viviendo su fe allí, en el lugar en el que Jesús se entregó por todos nosotros.

¿Cuál es la labor que realiza específicamente AIN en las denuncias que recibe de cristianos que son perseguidos por su credo en sus propios hogares?

La labor que realiza una institución como la nuestra con los católicos perseguidos a causa de su fe se centra, en primer lugar, en el acompañamiento, la escucha y la cercanía que podemos ofrecer a aquellos que sufren a causa de su fe. A partir de ahí, debemos aportar lo que somos y lo que hacemos para reparar (anímica, espiritual y, también, físicamente) aquello que ha quedado dañado por la persecución. Y, desde luego, dárselo a conocer a la opinión pública. Una de las formas que tenemos es la edición bienal del Informe sobre Libertad Religiosa, que editamos desde hace casi una década, y que publicaremos en otoño de este año. En este informe, apoyándonos en la información difundida en medios de comunicación de todo el mundo, analizamos país por país cómo evoluciona la libertad religiosa en el mundo. Los datos, desde luego, son elocuentes, ya que más de 300 millones de personas en el mundo sufren persecución, discriminación u hostigamiento a causa de su fe. Es, probablemente, el colectivo más numeroso en todo el mundo que se ve atacado por querer mantener su identidad.

“En cualquier lugar del planeta la Iglesia Católica promueve los derechos humanos, la justicia, la igualdad, la dignidad de la mujer y el valor de la vida”

¿Cuáles cree que son las razones por las que los cristianos sufren la violencia fundamentalista y extremista?

Es muy difícil generalizar, porque los fundamentalismos y extremismos evolucionan de distinta forma y, sobre todo, surgen por motivaciones diferentes. En algunos casos el origen del extremismo es político, en otros, cultural. Hay ocasiones en las que la propia situación económica o determinados conflictos bélicos son capaces de provocar un recrudecimiento de la hostilidad hacia los cristianos. Sin embargo, hay un nexo común a todos ellos: en cualquier lugar del planeta la Iglesia Católica promueve los derechos humanos, la justicia, la igualdad, la dignidad de la mujer, el valor de la vida… Y esa defensa implacable de la dignidad del hombre contrasta con los deseos de aquellos que ostentan el poder.

¿Cómo cree que se podría revertir esta situación de violencia y desprotección que viven los cristianos en numerosos países del mundo?

El trabajo de Ayuda a la Iglesia Necesitada se sustenta sobre un triple pilar: la oración, la caridad y la información. Las tres son igual de importantes. En lo que respecta a mi responsabilidad en el Departamento de Comunicación de la institución, estamos convencidos de que hay que denunciar una y otra vez, sin descanso, la vulneración sistemática de derechos que nuestros hermanos sufren, repito de nuevo, tan solo por creer en Dios.

“Allí donde no hay libertad, en el sentido amplio de la palabra, allí se persigue o dificulta la vida espiritual de los ciudadanos”

¿Qué tanto tienen que ver los gobiernos de los países que albergan estos episodios de intolerancia sobre las comunidades católicas?

La intolerancia religiosa no es un fenómeno aislado. En aquellos países en los que hay persecución religiosa, contra cristianos o contra fieles de otras confesiones, se suelen vulnerar o conculcar otros derechos, como la libertad de expresión. Allí donde no hay libertad, en el sentido amplio de la palabra, allí se persigue o dificulta la vida espiritual de los ciudadanos. ¿Qué responsabilidad tienen los gobiernos? En ninguna constitución aparece indicación alguna que “invite” a perseguir a alguien a causa de su fe. Al contrario, garantizan la libertad religiosa de los individuos que viven en su país. Ésa es la teoría. La práctica, en demasiadas ocasiones, desmiente lo que las palabras reflejan sobre el papel. En este sentido habría que pedir que las autoridades locales utilicen los instrumentos legales para garantizar que cada individuo pueda desarrollar su vida de fe en libertad y sin presiones.

¿Cree que existe una violencia solamente física o que existen otras formas de persecución?

Las formas de persecución no se limitan a la violencia física. Incluso, me atrevo a indicar que la persecución silenciosa es la más peligrosa por eso mismo, por no trascender a la opinión pública. La persecución religiosa, poco a poco, va entrando en la agenda de los medios de comunicación. Comienza a ser habitual a grandes medios hacerse eco de ataques contra determinados colectivos religiosos. Sin embargo, la discriminación, el insulto o el desprecio no merecen titulares, ni fotos, ni espacio en los medios de comunicación. Todavía hoy hay niños a los que los profesores obligan, en medio de la clase, a reírse de sus compañeros tan solo por ser católicos.

A continuación valore, por favor, los casos que considera de especial relevancia por el tipo de persecución que se está dando con los cristianos.

En la última actualización del Informe sobre Libertad Religiosa aparecen trece países donde la persecución a los cristianos es especialmente dura. Aquí aparecen naciones como Arabia Saudí, China, India, Paquistán, Egipto o Argelia. De estos países, la situación que durante un año largo ha vivido India –en especial en el Estado de Orissa- ha sido, posiblemente, la que ha tenido mayor repercusión mediática. Sin embargo, todavía hoy, buena parte de la comunidad católica sufre, sin el foco de los medios, las consecuencias de aquello. Gente que todavía vive en la selva, gente que no tiene hogar; personas que siguen teniendo miedo pero que no reniegan de su derecho a vivir la fe en su tierra.

1950 años del naufragio de san Pablo en Malta: “Los naufragios de la vida forman parte del proyecto de Dios”
Forumlibertas.com
El Papa festeja en el país insular la “gran figura del apóstol de las gentes”; Benedicto XVI rezó con un grupo de víctimas de abusos por parte de sacerdotes
“Del naufragio [de san Pablo], surgió para Malta la suerte de tener la fe; de este modo podemos pensar también nosotros que los naufragios de la vida forman parte del proyecto de Dios para nosotros y pueden ser útiles para nuevos inicios de nuestra vida”, así se manifestó el Papa Benedicto XVI en el avión a los periodistas camino de su viaje a Malta que ha concluido este domingo, 19 de abril. Las palabras del Papa parecen una guía en su firme liderazgo de la Iglesia ahora que los casos de abusos sexuales destapados recientemente han provocado numerosos y desmedidos ataques al Vaticano.

“Ha concluido el Año Paulino de la Iglesia universal –explicó Benedicto XVI-, pero Malta festeja 1950 años de su naufragio y ésta es para mí una ocasión para subrayar una vez más la gran figura del apóstol de las gentes, con su mensaje importante, precisamente para hoy. Creo que puede sintetizarse la esencia de su viaje con las palabras que él mismo resumió al final de la Carta a los Gálatas: ‘la fe opera en la caridad’”.

El Santo Padre se dirigió en la misa del domingo a los malteses instándoles a conservar la fe que llegó a la isla con san Pablo, y que, afirmó, “fue el mayor de todos los dones que han llegado a estas costas a través de la historia de sus gentes”.

Ante los miles de personas congregadas en la gran plaza Granai de Floriana, el Papa recordó el pasaje de los Hechos de los Apóstoles, proclamado poco antes, que narra el dramático naufragio de Pablo en las costas de Malta.

“La tripulación del barco, para salir del apuro, se vio obligada a tirar por la borda el cargamento, los aparejos e incluso el trigo, que era su único sustento. Pablo les exhortó a poner su confianza sólo en Dios, mientras la nave era zarandeada por las olas”, explicó el Papa.

“También nosotros debemos poner nuestra confianza sólo en Dios. Nos sentimos tentados por la idea de que la avanzada tecnología de hoy puede responder a todas nuestras necesidades y nos salva de todos los peligros que nos acechan. Pero no es así”.

“En cada momento de nuestras vidas dependemos completamente de Dios, en quien vivimos, nos movemos y existimos. Sólo él nos puede proteger del mal, sólo él puede guiarnos a través de las tormentas de la vida, sólo él puede llevarnos a un lugar seguro, como lo hizo con Pablo y sus compañeros a la deriva ante las costas de Malta”, afirmó el Papa.

El Papa se encuentra con las víctimas de abusos de sacerdotes

El Papa Benedicto XVI mantuvo un encuentro, este domingo, con algunas víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes y religiosos en Malta.

Así lo informó un comunicado difundido por la Santa Sede, en el que se aborda el encuentro del Papa, en la Nunciatura Apostólica de Malta con “un pequeño grupo de personas que han sufrido abusos sexuales por parte de miembros del clero”.

El Papa, subraya la nota, “quedó profundamente impresionado por sus historias y expresó su vergüenza y su dolor por lo que las víctimas y sus familias han sufrido”.

“Rezó con ellos y les aseguró que la Iglesia está haciendo, y seguirá haciendo, todo lo que esté en su poder para indagar sobre las declaraciones, llevar ante la justicia a los responsables de los abusos e implementar medidas eficaces dirigidas a salvaguardar a los jóvenes en el futuro”.

El pasado 13 de abril, el mismo arzobispo de Malta y presidente de la Conferencia Episcopal maltesa, monseñor Paul Cremona, se había encontrado de forma privada con un grupo de víctimas de abusos sexuales.

Proteger la identidad cristiana

“Nunca dejéis que vuestra verdadera identidad se vea comprometida por el indiferentismo o el relativismo”, ha sentenciado el Papa Benedicto XVI al despedirse de los malteses una vez concluido la visita pastoral que ha durado 27 horas.

“Sed dignos hijos e hijas de san Pablo”, exhortó el Santo Padre en su último discurso. Del Apóstol, náufrago en la isla hace 1950 años, procede la identidad espiritual de los malteses: “Sed profundamente conscientes” de ella –les invitó el pontífice-, “sed ejemplo de vida cristiana”, “sentíos orgullosos de vuestra vocación cristiana”, “mirad al futuro con esperanza”, “con reverencia por la vida humana y gran estima por el matrimonio y la integridad de la familia”.

Los seminaristas en África se han triplicado en los últimos 25 años
La Razón
El número de sacerdotes católicos crece a nivel mundial, pero la mayor parte de ese crecimiento se concentra en las 1.077 circunscripciones (equivalentes a diócesis) consideradas territorios de misión. En los últimos 25 años el número de seminaristas se ha triplicado en África, ha aumentado un 125 por ciento en Asia y ha crecido un 65 por ciento en América. Muchas veces, se trata de niños en seminarios menores, que incluso si no acaban ordenándose sacerdotes, suelen convertirse en evangelizadores laicos.
Este domingo se celebra en España el Día de las Vocaciones nativas, con una colecta especial que, pese a su importancia, no consigue aún la popularidad del «Domund» o de la Infancia Misionera. Con lo recaudado en España, centralizado por la Obra Pontificia San Pedro Apóstol, se destinaron en 2009 más de 2,8 millones de euros a 830 seminarios de todo el mundo, ayudando a 77.000 estudiantes (un tercio de ellos, seminaristas mayores; el resto, menores). También sirvió para apoyar la formación de 3.200 novicios y 5.840 novicias en su primer año de vida consagrada.
Según Obras Misionales Pontificias (OMP), una vez contadas las ayudas de la diócesis local y de las familias de los seminaristas, los seis años de formación que se necesitan para preparar a cada cura en países de misión requieren de 2.000 euros que han de llegar de países ricos. Sólo en la India, OMP apoya a 4.360 seminaristas, equivalente a cuatro veces el total de los seminarios españoles. En Burkina Faso, uno de los lugares de África donde más crece el cristianismo, OMP mantiene a 650 alumnos en 10 seminarios menores. En Burundi, sólo el seminario de Gitega ya tiene 174 seminaristas mayores, más que Madrid, Barcelona y Alcalá juntos.
Una central eléctrica
En este mismo país se ha tenido que reconstruir una central hidroeléctrica que llevaba 45 años funcionando día y noche en otro seminario, aportando agua, luz y sostenimiento económico a los estudiantes durante dos generaciones. La obra ha costado 200.000 dólares.
Luis Jiménez, provincial de los misioneros de la Consolata en España, misionero durante 20 años en Tanzania, explica a LA RAZÓN que en África «el cribado de los aspirantes al sacerdocio es serio; de 80 que entran en el primer año, sólo unos 30 pasan al segundo». Por falta de medios materiales, hay miles de vocaciones que no llegan al sacerdocio o la vida religiosa.

En África subsahariana hay dos cristianos por cada musulmán, y se llevan bien
La Razón
Un estudio del Centro de Investigación Pew a partir de 25.000 entrevistas en África, citado por la agencia Fides, calcula que en el África subsahariana el número de cristianos de las distintas confesiones dobla al de musulmanes. En estos países, según el estudio, los adherentes de cada religión tienen buena opinión de los de la otra, registran poca hostilidad mutua y lamentan el poco conocimiento que unos tienen de otros. Muchos africanos ven con peligro el extremismo religioso. En Ghana, Sudáfrica, Uganda y Zambia, hay más personas preocupadas por el «extremismo cristiano» que por el musulmán. En Uganda se refieren, sobre todo, a la guerrilla del «Ejército de Resistencia del Señor», una mezcla sincrética de brujería y violencia con un barniz de lenguaje cristiano.

Opinión

No te desanimes
La Razón / J. M. Alimbau
Ánimo! No nos equivoquemos. No vayamos detrás de las cosas con la sola apariencia de bien.
Nos quedaríamos tristes y vacíos. Y, la tristeza, ¡nunca!
¡Ánimo! Venzámonos y seamos dueños de nosotros mismos.
Los grandes sabios que ha habido en el mundo han afirmado: «La perfecta victoria consiste en conocerse y triunfar sobre uno mismo».
¡Valor! No nos entristezcamos por la pérdida de bienes terrenos…
¡Coraje! No nos hundamos, ni nos irritemos porque nos han dicho una palabra injuriosa, hemos tenido un revés, hemos sufrido una contrariedad, hemos sido humillados.
Jamás hemos de perder la paz interior.
¡No nos dejemos descorazonar ni nos impacientemos, cuando las cosas no andan bien, tal como deseábamos y apetecíamos!
El profeta Jeremías afirmaba: «El camino de la persona humana no es siempre tal como ella querría».
El escritor León Bloy decía: «En este mundo sólo hay una tristeza: la de no ser santos».
Tomás de Kempis enseñaba: «No es cosa del hombre ni de la mujer, sino de Dios, dar y consolar cuando: Él quiere. Tanto como quiere. A quien quiere. Como le place. Y no de otra manera».

Ateos que confiesan su fracaso

La Razón / Cardenal Ricardo Mª Carles

En los años finales de los ochenta, V. Garadja, director del Instituto de Ateísmo Científico de la URSS, es decir, el «cerebro gris» del ateísmo ruso, se expresaba así: «Yo compararía la situación actual del ateísmo a la de un navío que afronta un temporal: el viento alcanza la fuerza 9. El barco se tambalea de un costado a otro, pero su tripulación no se puede decidir a tomar bajo su propia responsabilidad cualquier medida para el salvamento». Para él, el trabajo del ateísmo se revela no solamente ineficaz, sino cargado de serias insuficiencias morales, espirituales y políticas. En reconocerlo no ve nada de vergonzoso o extraño. «Para un sabio es peor obstinarse en el error, manteniéndose al margen de la vida». Y sostiene que las verdaderas causas de la pasividad y de los males sociales «no encuentran de ningún modo del lado de la psicología retrógrada de los creyentes o de los prejuicios religiosos (subraya estas dos frases), sino de la deformación de años de culto a la personalidad, del período de estancamiento, de enormes masas del pueblo privadas de una conciencia de tener un trabajo útil a la sociedad». «Esta alienación ha ocasionado pérdidas gigantescas, inconmensurables en la moralidad, en el aliento espiritual del pueblo. Ahí se encuentran también las raíces de la embriaguez masiva, de la apatía social y de la droga».
Es trágico que la lucha contra el «culto a Dios», que tantas persecuciones y muertes ha costado a los fieles, abocara al «culto a la personalidad» de los dirigentes, que produjo también muertes y sufrimientos. Una vez más demuestra la historia que no se puede atacar a Dios sin ser, a la vez, inmisericorde con los hombres.

La conspiración y Küng
La Razón / Santiago Martín
La «teoría de la conspiración», de la cual muchos se burlan, ha tenido en estos últimos meses abundantes motivos para confirmarse, al menos en la mente de los que creen en ella. Me refiero a la campaña de acoso a la Iglesia, personificada en los ataques al Papa Benedicto XVI. La excusa, como es sabido, ha sido la supuesta «tolerancia» del actual Pontífice hacia sacerdotes pederastas, tanto cuando fue arzobispo de Munich como cuando presidió Doctrina de la Fe. El hecho de que medios tan poderosos y significados con la «progresía» –y con otros poderes– como «The New York Times» o la BBC, hayan rebuscado en las cloacas para encontrar algo que, cogido por los pelos, pudiera presentarse como un argumento sólido contra Benedicto XVI, ha demostrado no sólo quién está detrás de la campaña, sino también lo decididos que están a asestar un golpe mortal a la Iglesia. Han ido a por todas y con todos los medios a su alcance.
Ante esto hay que preguntarse tres cosas. Primero, por qué lo han hecho. Segundo, cómo les ha salido la jugada. Y, tercero, qué apoyos han tenido en el seno de la Iglesia.
Los ataques al Papa y a la Iglesia no se deben a una búsqueda de la verdad –propia de un sano periodismo–, ni a acabar con una situación de corrupción que seguía generando víctimas inocentes por parte de un clero corrompido. Los datos demuestran que sólo uno de cada 60.000 menores víctimas de abusos ha sufrido a manos de un clérigo católico. Esto es muchísimo pues no debería haber ninguno, pero no se puede considerar ni como una epidemia, ni como un problema que hay que atajar desatando una gran campaña mediática, máxime cuando prácticamente todos los casos se remontan a hace 30 ó 40 años. Se ha elegido a propósito un asunto que impacta en la sensibilidad de la población para atacar a la Iglesia y destruir su prestigio moral. Y esto se ha hecho por tres causas: la Iglesia sigue presentándose como el único camino completo de salvación; la Iglesia está denunciando la dictadura del relativismo y la Iglesia no se calla ante los intereses económicos de determinados y poderosos sectores –es significativo, al respecto, que el abogado que está asesorando a los dos ingleses que quieren meter al Papa en la cárcel sea el mismo que defiende a De Juana Chaos–. Benedicto XVI, con su sabiduría, ha defendido, promovido e iluminado estas tres reivindicaciones de la Iglesia y por eso había que acabar con él a cualquier precio.
En segundo lugar, hay que decir que la operación les ha salido, en términos generales, mal. Es cierto que muchos denigran a la Iglesia –sobre todo en los blogs de los periódicos– y que los anticlericales están crecidos. Es cierto que hay voces que piden la expulsión del Vaticano de la ONU y que agresivos tertulianos proclaman su convicción de que esto es el final de la Iglesia. Sin embargo, la verdad, para disgusto de ellos, es que los católicos practicantes han visto la jugada y se han dado cuenta de que es una campaña injustificada contra el Pontífice, lo cual les ha llevado a unirse más a él e incluso a defender a sus sacerdotes, conscientes de que la práctica totalidad de los mismos –el 99,95 por 100– no están implicados en esos horribles delitos. La pasada Semana Santa ha servido para demostrar el apoyo del pueblo fiel a la Iglesia: más gente que nunca tanto en las procesiones como en los actos litúrgicos en el interior de los templos. El resultado conseguido no ha sido, pues, el que buscaban los enemigos de la Iglesia, sino todo lo contrario: los católicos se han cerrado como una piña en torno al Papa. Incluso me atrevo a decir que entre gente honesta no católica, pasado el primer impacto mediático, se está produciendo una resaca contra las manipulaciones informativas, pues lo mucho cansa, sobre todo cuando las pruebas que se presentan no son suficientes.
Queda el último punto: la colaboración interna. Es evidente que ha existido, pues los documentos aireados por los medios de comunicación proceden de fuentes eclesiásticas. Pero lo más significativo ha sido la proclama de Hans Küng, dirigida a todos los obispos del mundo para que se rebelaran contra el Papa. Queda para la historia averiguar si la acción del amortizado Küng estaba prevista y era la parte final del programa de los que han planeado el ataque contra la Iglesia, o si el antiguo asesor del Vaticano II ha actuado por su cuenta, sumándose a la ola de ataques al Papa con la pretensión de aportar su piedra para demoler el edificio de la Iglesia, en una especie de maligno canto del cisne. En cualquier caso, al menos hasta el día de hoy, el resultado de su proclama es nulo. Si pretendió emular la acción de Lutero cuando colgó sus tesis contra las indulgencias en las puertas de la iglesia del palacio de Wittenberg, aprovechando que la progresía mundial había preparado el terreno para un levantamiento contra el Papa, ha fracasado. Cuando leí su artículo pensé que no faltarían una veintena de obispos en todo el mundo que se sumaran a la iniciativa. Pues ni eso. Con el agravante para él y para los suyos de que han disparado ya sus cartuchos y eran sólo de fogueo. Ni su silencio ni sus excusas, si las hubiera, alegando que no pretendían atacar a la Iglesia, podrán ocultar la realidad: han fracasado. Y ésta es una victoria para la Iglesia, para todas las religiones y para la humanidad, pues lo que se ha llevado a cabo ha sido un experimento de ingeniería social que pretendía manipular la voluntad de la población mundial en función de oscuros intereses.
Es posible que ahora los enemigos de la Iglesia dirijan sus dardos a torres menos elevadas. Harán daño. Seguirán haciendo daño. Pero, a la vez, estarán haciendo, sin quererlo, un servicio a la Iglesia. Primero, porque ayudan a purificarla. Segundo, porque en los dos mil años de historia que tenemos hemos visto muchas veces que la sangre de los mártires ha sido semilla de nuevos cristianos. En este caso, el mártir ha sido el propio Papa y, según vayan pasando los ataques, su figura se irá acrecentando no sólo ante los ojos de los católicos sino ante los del mundo. Benedicto XVI, que fue elegido como un Papa de transición para que continuara la labor de su predecesor, tiene ya su puesto de honor en la historia de la Iglesia por derecho propio.

Navarra

El arzobispo de Pamplona alaba la «valentía» del Papa

La Razón

El arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, monseñor Francisco Pérez, manifestó hoy que el Papa Benedicto XVI está siendo “muy valiente” ante los casos de abusos sexuales de sacerdotes y dijo que la intención del Pontífice es “purificar la Iglesia”.
En el marco de la presentación de la Jornada de Vocaciones Nativas, que la Iglesia celebra el próximo domingo, el prelado añadió: “No hemos de temer siempre ser claros”. Además, apostó por abordar la cuestión desde “la caridad y la justicia”.
“No se ha de temer”, repitió, al tiempo que insistió en la necesidad de “reconocer las debilidades”. En cualquier caso, resaltó la importancia de la elección y formación de candidatos al sacerdocio, que, según dijo, “exige un esfuerzo”.


La restauración de la 1ª fase de la crujía del monasterio de Fitero concluirá en julio

Diario de Navarra
La fase de restauración de la primera de las cuatro crujías del monasterio de Fitero concluirá según los plazos establecidos en el próximo mes de julio. Así lo afirmó ayer Agustín Cano, responsable de la obra que ejecuta la empresa Construcciones Zubillaga. Se trata de la misma empresa que se hizo cargo de la primera fase de la reforma del claustro, que comenzó el agosto de 2008 y concluyó en el verano de 2009, tras adecuar las cubiertas de la crujía oriental y las dependencias anejas.

Actualmente se trabaja en la remodelación de la crujía oriental (ala este del recinto religioso) y el presupuesto de esta obra es de 664.715 euros. La restauración total tiene un presupuesto de 5 millones de euros. Están financiados íntegramente por el Gobierno de Navarra a través de la Fundación para la Conservación del Patrimonio Histórico y están incluídas dentro del Plan Navarra 2012 del Ejecutivo Foral.
Vertidos de agua al interior
Las tareas de restauración de la primera de las cuatro crujías las llevan a cabo seis operarios de los que tres son canteros y los restantes ayudantes de los expertos en el tratamiento de la piedra arenisca. La etapa de la obra se encuentra actualmente a falta de concluir los zócalos y petos y restaurar algún pilar interior. Aunque puede considerarse que la crujía, estructuralmente, está completamente restaurada a falta de desmontar los apeos.

Cano destacó que los plazos se están cumpliendo pese a que los trabajos han encerrado notables dificultades. “Hay que tener en cuenta que se trata de una obra que se materializó en 1530 y que ha tenido un serio factor en contra con el vertido de todas las aguas al patio interior del claustro. De ese modo, por el principio de capilaridad, la humedad se ha filtrado a lo largo de estos cinco siglos afectando la textura de las piedras, deteriorándolas y atacando los asentamientos de pavimento y elementos de soporte”, dijo.

Otros aspectos negativos que han necesitado de resolución han sido, “por ejemplo, numerosos desplomes, falta de algunos volúmenes y el deterioro de la piedra por efecto de la erosión producida por los agentes geológicos externos”. Este último problema implica la recuperación de las piedras originales, según Cano, “por tratarse de elementos históricos es imprescindible recuperar las que aguantan estructuralmente”, añadió.
Las piedras que no pueden recuperarse se sustituyen por otras de Artarraga, también de arenisca y que se transportan de Artajona.
En la actualidad, todos los contrafuertes de la actuación están apuntalados con doble viga. Cano aseguró que la zona de contacto de los mismos con la piedra es de hierro dulce. “Si fuese de acero podrían lastimar la textura original”, concluyó.