11 de mayo de 2010

Nacional

El arzobispo de Toledo pide al islam que respete al igual que “se les acepta”
Diario de Navarra
El arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez Plaza, destacó ayer la necesidad de que el mundo islámico respete las costumbres de los “ciudadanos de otros lugares del mundo” que no profesan el islam, al igual que “aquí (en España) se les puede aceptar”. El arzobispo señaló que la Iglesia católica no tiene que pronunciarse sobre el pañuelo islámico en los colegios ya que se trata de un asunto que es competencia de los centros educativos.

«Benedicto XVI carga con errores que no son suyos»
EL MUNDO
Pregunta.- Su libro Recuerdos y reflexiones (Plaza & Janés) gira en torno a la figura de Juan Pablo II. ¿Ha sido y es su ídolo, sólo por detrás de Dios y de San Josemaría?
Respuesta.- Ídolo no es la palabra. Es una persona que admiro, que he querido muchísimo. Por supuesto, por detrás de Dios y, probablemente, de mi padre. San Josemaría me ayuda a descubrir mi vocación y el Papa, a hacerla histórica. Al Papa Wojtyla le debo algo desconcertante: que me haya llamado a su lado y me haya abierto las puertas no sólo de su trabajo, sino de su corazón.
P.- ¿La Historia recordará al Papa Wojtyla por encima de Reagan, Gorbachov o Castro?
R.- Sí. Ya ahora, pasados cinco años de su muerte, sigue presente en la vida de la gente, quizás porque ha sabido hacer simpática la virtud.
P.- ¿Peligra su beatificación, tocada por el tsunami de la pederastia?
R.- En absoluto. Y para no irnos por las ramas, citemos un caso concreto, el de Maciel. Aquellos años, en el sitio de internet de la Congregación, colgamos una carta autógrafa de Maciel que decía, más o menos: ‘Sé que se me acusa de esto, de esto y de esto. Juro ante Dios que todo es falso. No me pienso defender y dejo todo en las manos de Dios. Firmado, Maciel’. Eso estuvo en la web hasta el día en que yo mismo tuve que comunicar a la opinión pública el resultado del proceso canónico contra él. Un proceso que se inicia con Juan Pablo II y se termina poco después de su muerte, dentro del primer año del pontificado de Benedicto XVI.
P.- ¿Luego Juan Pablo II no encubrió ni ocultó casos de pederastia?
R.- En absoluto. Esa acusación está histórica y objetivamente desmentida por esto que acabo de contar.
P.- ¿No hubo, por tanto, un sistema generalizado de encubrimiento?
R.- En mi opinión, y por lo que yo sé, no. Esto de saber y no saber me recuerda al caso del padre Murphy, lanzado por The New York Times. Lo que no se dijo es que este hombre fue acusado ante la policía de Milwaukee, que lo declaró inocente. Si fue declarado inocente por la policía, ¿se puede decir que la policía lo encubrió? Este hombre engañó a la policía y también a su obispo.
P.- ¿Le duele esta situación que está atravesando la Iglesia Católica?
R.- Me duele mucho como miembro de la Iglesia. Pero lo que de verdad me avergüenza es que la raza humana haya dado personajes de ese tipo.
P.- ¿Que haya sacerdotes entre ellos agrava aún más el hecho?
R.- Sí, lo agrava más. Pero, en este momento, también tengo que decir que me gustaría que la opinión pública no fuese hipócrita. Y hablo como un médico que, en su especialidad, ha conocido algunos casos. El tema de la pedofilia es un problema dramáticamente extendido, es algo bestial: uno de cada cinco niños ha sufrido abusos. Hay países miembros de Naciones Unidas donde es legal que un caballero haga esposa suya a una niña de siete u ocho años. El 90% de esos casos se produce en el ámbito de la familia. Y frente a eso, hay algunos sacerdotes que han manchado su dignidad personal y la de la institución. ¿Me puede citar una sola institución, una sola -política, educativa, académica, religiosa- que se haya tomado tan en serio el tema de la pedofilia como se lo está tomando la Iglesia Católica? ¿A quién le interesa, entonces, dañar la imagen de la Iglesia?
P.- Pide, pues, que las demás instituciones hagan lo que hace la Iglesia.
R.- Por lo menos.
P.- ¿Hay una campaña sólo contra la Iglesia?
R.- Me parece evidente que hay una campaña iniciada por The New York Times, con la que no ha conseguido lo que pretendía.
P.- ¿Qué quiere decir?
R.- La gente está hasta las narices de que se apunte sólo a la Iglesia Católica.
P.- ¿Benedicto XVI pasará a la historia como el Papa que limpió la Iglesia Católica de pederastia?
R.- Es un tema que le ha tocado vivir y lo está realizando con una dignidad y claridad extraordinarias, y será un asunto que quedará ahí. El Papa ha tenido, en varias ocasiones, la generosidad humilde de hacer suyos errores y limitaciones que todos sabemos que no eran suyos. Pero creo que será recordado como el Papa sabio.
P.- Crucifijo y velo en la escuela pública, ¿sí?
R.- He vivido en Egipto como corresponsal. ¿Qué razones hay para prohibirlo? Ser liberal de verdad está resultando cada vez más difícil.
P.- ¿Le molesta que Zapatero exporte su modelo laicista a Latinoamérica?
R.- Su modelo es inexportable. Ningún país lo va a aceptar. Además, no hay modelo. Hay improvisación global y un politeísmo de valores en conflicto. Habla de derechos humanos, pero sin soporte antropológico.

“No me explicaron por qué me echaban de Marruecos”
EL PAÍS
El policía español se disponía a sellarle su pasaporte guatemalteco. De pronto se percató de que sus colegas marroquíes habían estampado en él la palabra “expulsado”. Preguntó entonces a Silvia Cordón, la titular del documento, si estaba siendo expulsada de Marruecos.
El policía español se disponía a sellarle su pasaporte guatemalteco. De pronto se percató de que sus colegas marroquíes habían estampado en él la palabra “expulsado”. Preguntó entonces a Silvia Cordón, la titular del documento, si estaba siendo expulsada de Marruecos. “Sí”, le contestó. ¿Desea usted entrar en España?, le inquirió el agente. “No”, le respondió.
El policía llamó entonces al jefe del puesto fronterizo de Melilla y este explicó a los uniformados marroquíes que acompañaron a Cordón hasta el lado español que si querían expulsarla debían enviarla directamente a Guatemala.
Dieron entonces media vuelta. Eran las tres de la madrugada del sábado 8 de marzo en Beni Enzar, localidad fronteriza con Melilla. La expulsión de Cordón, evangélica de 59 años, residente en Marruecos desde 1997, se aplazaba. Era profesora de español en un colegio de Tahala (noreste).
Cordón es una de las decenas de cristianos -su número ronda ya los 90- expulsados de Marruecos desde principios de marzo, pero desde entonces el goteo continúa. El pasado fin de semana les tocó el turno a otra decena, la mayoría evangélicos. Varios de ellos se vieron obligados a salir del país a través de España.
A algunos, las autoridades les reprocharon hacer proselitismo -un delito recogido en el código penal-, pero a otros muchos no les han explicado por qué se les sancionaba. En teoría deberían haber sido juzgados.
“Les pedí que me dieran una orden escrita, pero me dijeron que obedecían instrucciones de arriba”, asegura Cordón, que habló por teléfono con este corresponsal. “Creo que los españoles me hicieron un favor”, añade.
“La policía vino el miércoles a buscarme a mi casa para decirme que lo sentían, pero debía de irme del país”, prosigue Cordón. “Me dieron 15 días para hacerlo, pero el jueves irrumpieron en el colegio para apremiarme”. “Me eché a llorar”. “Los agentes siempre fueron educados”.
“El sábado a las diez de la noche salimos de mi domicilio y en mi propio coche, con dos policías que viajaron conmigo rumbo a Melilla”, continúa. “Me despedí de mis alumnos y vecinos”. “Lloramos mucho”. A otros expulsados, como el franciscano Rami Zaki, la policía ni siquiera le permitió pasar por su casa para recoger sus enseres.
Cordón trabajaba para una ONG granadina, Desarrollo y Consultoría Pro Mundis, de inspiración cristiana que en 1999 firmó un acuerdo con Rabat. “Si me preguntan por mi fe yo no la disimulo, pero ante todo respeto las leyes”, asegura. “Si me acusan de ello deberían probarlo”.
“Estamos consternados ante el proceder: sin explicación, sin constancia escrita, sin poder defenderse y sin tiempo para cerrar asuntos personales”, afirma Emilio Matamoros, presidente de la ONG. “Deseamos continuar nuestra labor de promoción de la comprensión mutua entre musulmanes y cristianos”.
Tras una larga espera en Beni Enzar, Cordón volvió por la noche a su casa. La trasladaron al aeropuerto de Casablanca desde donde voló a Guatemala. Interior intentó que la ONG abonase el billete, pero acabó pagando los 2.300 euros.

Internacional
“Los gravísimos e inmorales comportamientos del padre Maciel manifiestan una vida sin escrúpulos”, dice el Vaticano
Forumlibertas.com
El documento presentado por los visitadores de la Santa Sede no deja lugar a dudas: “hábilmente había sabido ganarse la confianza, amistad y silencio de los que le rodeaban”
Los cinco obispos visitadores de la Santa Sede a los Legionarios de Cristo han sido demoledores en su balance después de haber visitado prácticamente todas las casas del Regnum Christi y hablar con más de mil legionarios: “los gravísimos y objetivamente inmorales comportamientos del padre Maciel […] manifiestan una vida sin escrúpulos ni auténtico sentimiento religioso”.
Las conclusiones hechas públicas por el Vaticano tras mantener reuniones en las que ha participado el Papa Benedicto XVI concluyen la “necesidad de redefinir el carisma de la congregación de los Legionarios de Cristo, preservando el núcleo verdadero”.
Maciel, un hombre “con problemas mentales”, como ha afirmado el cardenal Juan Sandoval, obispo de Guadalajara (México), “hábilmente había sabido crearse pretextos, ganarse la confianza, amistad y silencio de los que le rodeaban y reforzar su propio papel de fundador carismático”, según la Santa Sede.
Sandoval explica que las conductas “criminales” de Maciel “nadie lo aprueba” y tilda al fundador de la poderosa congregación de “un esquizofrénico de una doble personalidad muy bien definida”.
“Todos los fundadores de grandes órdenes son santos, salieron bien, y el único fundador es este mexicano y salió mal”, concluye el purpurado.
El Regnum Christi, desacreditado
La Santa Sede explica que la red social que urdió Maciel preservaba su papel: “un lamentable descrédito y alejamiento de cuantos dudaban de su recto comportamiento, así como la errada convicción de no querer dañar el bien que la Legión estaba realizando, habían creado a su alrededor un mecanismo de defensa que le permitió ser inatacable durante mucho tiempo, haciendo que, por consiguiente, fuera muy difícil conocer su verdadera vida”.
Los visitadores (monseñor Ricardo Blázquez Pérez, arzobispo de Valladolid; monseñor Charles Chaput, arzobispo de Denver; monseñor Ricardo Ezzati Andrello, arzobispo de Concepción; monseñor Giuseppe Versaldi, obispo de Alessandria; monseñor Ricardo Watty Urquidi, obispo de Tepic) han llegado a una valoración “ampliamente convergente” y a un “juicio compartido” al atestiguar que han encontrado “un gran número de religiosos ejemplares, honestos, llenos de talento, muchos de los cuales jóvenes, que buscan a Cristo con celo auténtico y que ofrecen toda su existencia a la difusión del Reino de Dios”.
La Santa Sede habla de la necesidad de una “profunda revisión” de la orden debido a las consecuencias de calado de los comportamientos de su fundador. El propio Papa, Benedicto XVI, afirma que la Iglesia “tiene la firme voluntad de acompañarles y de ayudarles en el camino de purificación que les espera”.
Ese camino, según el Santo Padre comportará “un encuentro sincero con cuantos, dentro y fuera de la Legión, han sido víctimas de los abusos sexuales y del sistema de poder aplicado por el fundador”.
Benedicto XVI a los sacerdotes: “Avanzar hacia la perfección moral”
Recientemente el obispo de Roma, Benedicto XVI, invitó a los fieles a estar cerca de los sacerdotes “con su oración y con su apoyo, especialmente en las dificultades”, al tiempo que instó a estos últimos a avanzar siempre hacia “la perfección moral”.
Los casos de abusos sexuales en la Iglesia, con especial relevancia los del fundador del Regnum Christi, ha acentuado la determinación del Papa de acabar con esta lacra en la Iglesia, institución que tiene numerosos frentes abiertos en el mundo contra la explotación sexual de cualquier tipo.
Benedicto XVI habló de la “tensión hacia la perfección moral” que debe caracterizar la vida de todo sacerdote, mientras que los fieles deben ayudarse a través de “su oración y con su apoyo, especialmente en las dificultades”. Es evidente que el Santo Padre quiere dirigir a la Iglesia a la reconstrucción del daño y el dolor causado a través de la unidad de toda la institución.

Benedicto XVI visita el Portugal más laico de su historia
Forumlibertas.com
En breve el país luso puede autorizar, siguiendo la estela de España, el matrimonio gay; el Papa llevará la “seriedad del mensaje de Fátima frente a la historia”
El Papa Benedicto XVI ha invitado a “todos” a acompañarle con el rezo en su viaje a Portugal de esta semana que incluye un peregrinaje a Fátima. El Santo Padre se encontrará con un Portugal laicificado y con el aborto y el matrimonio homosexual en constante presencia en los medios de comunicación y en las declaraciones de los políticos.
El viaje pastoral se extenderá a lo largo de cuatro días, del 11 al 14 de mayo, y significará su primera visita al santuario como Papa, por ello, Benedicto XVI rememoró a su antecesor, Juan Pablo II, para quien este lugar era “tan querido”.
A pesar de que las estadísticas revelan que Portugal es el segundo estado más católico de Europa, Benedicto XVI va a visitar un país que no ha podido quedar al margen de la creciente ola de secularización que vive el Viejo Continente. Las legislaciones ultraliberales que se expanden por Europa también han llegado al país luso que ya tiene normas aperturistas en relación al aborto y que se podría convertir en breve en uno de los pocos países del mundo que (como España) autorice el matrimonio homosexual.
Las estadísticas narran un retroceso de la catolicidad del país desde la visita de Juan Pablo II. El 38% de fieles que acudían a misa en 1989 se ha reducido al 28% y menos de la mitad de los matrimonios se realizan por el rito católico.
Una recepción calurosa
A pesar del contexto secularizante, Portugal sigue siendo un país católico, el ex presidente de la República, Ármalo Eanes, afirmó en relación a la visita papal: “los portugueses son mayoritariamente católicos y los que no lo son, están muy marcados culturalmente por la religión”, por lo que considera que el Papa “va a ser muy bien recibido”.
El padre Federico Lombardi, director de la Oficina de Información de la Santa Sede, ha analizado los motivos por los que el Papa visita el país luso en el décimo aniversario de la beatificación de Jacinta y Francisco, que vieron por primera vez a la Virgen de Fátima.
“Juan Pablo II quiso que el ‘tercer secreto’ de Fátima fuera revelado en ocasión de la beatificación de los dos pastorcillos, Francisco y Jacinta, durante el Jubileo del 2000, transición entre dos milenios. Se estaba cumpliendo un siglo caracterizado por grandes sufrimientos, sobre los cuales, justamente, las visiones de Fátima daban una interpretación espiritual dramática y luminosa a la vez: tiempo de guerra y de martirio, en el cual la Iglesia y el mismo Papa compartían profundamente los sufrimientos y sed de salvación de toda la humanidad”.
“A dos niños ignaros, en un lugar insignificante -como es característico de los grandes eventos marianos-, fue confiado un mensaje que en su sencillez, liberaba una fuerza espiritual capaz de superar fronteras y de transmitirse más allá de las graves circunstancias de la historia de de la humanidad”, ha subrayado el portavoz.
El padre Lombardi en su editorial del Octava Dies se pregunta qué nos puede decir el mensaje de Fátima, ahora que se ha revelado el secreto de hechos que se cumplieron.
“Necesitamos ojos limpios e inocentes para leer el camino del nuevo milenio y comprender dónde están sus riesgos y sus esperanzas más verdaderas. El mensaje de Fátima conserva toda su seriedad frente a la historia”, concluye el padre Lombardi.

Opinión
‘Catolaicismo’ y tolerancia
EL MUNDO / José María Ruiz Soroa
Han leído bien, amigos lectores, he escrito catolaicismo en el título de este artículo. Y lo he hecho porque creo que es una fórmula verbal que expresa con enorme plasticidad el riesgo que corre nuestra sociedad de confundir los principios del laicismo o secularismo del Estado (constitucionales), con sus propios sentimientos y miedos como concreta y particular cultura que es. Y todo ello a cuento de ese velo o pañuelo islámico que una alumna ha pretendido utilizar en el espacio y tiempo de la escuela pública, y que ha motivado su exclusión del centro donde estudiaba.
Es altamente significativo, a este respecto, el hecho de que esa sociedad española que considera una práctica aceptable la del crucifijo en la pared del aula (como muestran las encuestas al respecto) reaccione tan preocupada ante el pañuelo religioso en la cabeza de la alumna. Esta diferente percepción ante dos hechos muy emparentados está diciendo a las claras que no estamos tanto ante un problema de principios como ante uno difuso de sentimiento de agresión y miedo.
La sociedad española se siente insegura y, hasta cierto punto, agredida en su identidad cultural cuando una alumna de origen islámico exhibe públicamente un signo que ella considera religioso. E invoca el laicismo como defensa ante esta obscura amenaza, porque sabe que hoy en día no se puede ya invocar la exclusión del diferente. Pero mucho me temo que el laicismo es sólo una excusa, y la defensa del casticismo es la verdad oculta. Que el nuestro es un catolaicismo, de igual manera que, como se ha escrito autorizadamente, «en Francia la laicidad es puro nacionalismo francés con un disfraz».
El laicismo es una exigencia aplicable al Estado como institución secular, como ámbito público y común, pero no es una exigencia que pueda extenderse a la sociedad civil ni a los ciudadanos. La sociedad civil no es laica ni religiosa, es plural. Y el valor esencial y dominante para con el pluralismo es el de la tolerancia. Tolerancia para con el diferente y, sobre todo, para con aquel diferente cuyas prácticas o pensamientos percibimos como ofensivas, desagradables o intolerables; la tolerancia con los que son como nosotros no es tolerancia, es la ley de las mayorías sociales conformistas. Nosotros vemos en el pañuelo o en el velo un signo de fanatismo, de fundamentalismo, de sumisión machista, de intolerancia en suma. Ni sé ni me importa saber si esa es una interpretación correcta, porque lo relevante es que el ciudadano que quiere ponérselo ve en él un signo de su religión y, precisamente por ello, tiene derecho a portarlo en todos los ámbitos de su vida, privados o públicos (una distinción que, por otra parte, es probablemente inaprensible para quienes proceden de sociedades que no han hecho la gran separación característica de Occidente). Si nos tomamos en serio el derecho a la libertad religiosa veremos que, en su aspecto positivo, implica que el Estado democrático acepta que existen en su seno ciudadanos dotados de sentido religioso («metafísicos», dice Habermas) que pueden legítimamente exhibirlo y demostrarlo, guste o no a la mayoría. Igual que en su sentido negativo implica que el Estado mismo no puede estar contaminado por símbolo o sentimiento alguno de esa clase.
Queda el argumento seudolaicista aparentemente más neutral: el derecho del centro escolar a establecer un reglamento en materia de vestimenta y signos corporales. Si el colegio público madrileño tiene regulado que los alumnos no podrán portar ningún tocado, igual que no podrán acudir al centro en ropa interior, o en bañador, o disfrazados, ¿debe hacerse excepción a esta regla general por mor de la religión confesa de algún alumno? Pero, ¿no son iguales las reglas para todos? Si ella puede llevar un pañuelo, ¿por qué razón otro alumno no podría ir en calzoncillos o disfrazado de rey mago? Personas por cuyo criterio tengo enorme aprecio, como el profesor García Amado, han argumentado desde este punto de vista: si admitimos excepciones a las reglas escolares, las excepciones deberían ser para todos, no sólo para quienes aducen motivos religiosos. Pues de lo contrario estamos privilegiando a las religiones sobre la libertad individual, la de quien por ejemplo quiere ir vestido de Superman porque ése es su capricho.
Pues bien, tampoco este argumento me convence, ni me resulta conforme a lo que significa el reconocimiento del derecho a la libertad religiosa por un Estado democrático. Este reconocimiento conlleva que el Estado reconoce la especial fuerza y valor que la religión puede suponer para algunos de sus ciudadanos, reconoce en definitiva que la motivación de índole religiosa de sus ciudadanos no es igual que un capricho, ni es una anomalía, sino una razón democráticamente valiosa precisamente porque atañe al reducto de la conciencia. Que no es lo mismo alegar como excepción a la regla general el me gusta así o éste es el aspecto de mi elección (deseo no valioso) que decir mi dios lo quiere así (conciencia). Esta última alegación, cuando es probada y fundamentada, debe ser tomada en serio por la autoridad y atendida correspondientemente. Mientras que el deseo o el capricho individual no.
Nos gustará más o menos, pero en nuestros estados democráticos se reconoce que la motivación religiosa de algunos ciudadanos debe ser tenida en cuenta de una forma que no alcanza a otras motivaciones personales. Aunque esa concreta religión y sus dogmas nos desagraden. Esa es la superioridad moral de la democracia. No la tiremos por la borda sólo porque tenemos miedo.
José María Ruiz Soroa es abogado, escritor y analista político.

Navarra
El primer Vía Lucis en Gorraiz
Diario de Navarra
La parroquia de San Esteban de Gorraiz acoge el único Vía Lucis de Navarra, con catorce estaciones de bronce, creadas por Antonio Oteiza, que representan episodios del Evangelio tras la Resurección
Es el único Vía Lucis de Navarra. Y uno de los pocos que hay en el mundo. La parroquia de San Esteban de Gorraiz acoge desde hace dos meses, en forma de esculturas de bronce de carácter expresionista, creadas por Antonio Oteiza, catorce episodios que se refieren a catorce apariciones de Cristo tras su resurrección. Un camino de alegría y vida que completa y complementa al de tristeza y muerte: el Vía Crucis.
“Sin vivir los dos misterios no puede haber una vivencia satisfactoria del cristianismo”, explica el párroco Isidoro Crespo, recordando a Juan Pablo II, máximo impulsor de este camino de esperanza y optimismo que en Italia “comenzó a celebrarse tímidamente en 1990”.
Una idea premeditada
Por eso, para vivir con intensidad el período de la Pascua, la iglesia de San Esteban fue diseñada por el arquitecto Joaquín Arellano hace más de cuatro años con la idea de acoger en cada una de sus paredes laterales las estaciones del Vía Lucis y el Vía Crucis, de las que iba a encargarse el padre dominico Miguel Iribertegui, que falleció antes de poder esculpir su obra.
Pero ahí estaba Antonio Oteiza para tomar el testigo y crear en bronce ambos caminos: uno de sufrimiento y otro de luz. “Cuando tienes a Cristo que sale de la muerte y expresa alguna esperanza, la idea cae entre la gente”, reflexiona Antonio Oteiza, para quien supuso un verdadero revulsivo el esculpir las catorce estaciones del Vía Lucis. “Mi cuerpo estaba preparado para la siembra. ¡Sólo quedaba que fueran saliendo las pepitas!”, bromea el escultor. Y las pepitas brotaron en apenas diez días, durante la Pascua de 2009, en forma de catorce esculturas expresionistas. “Esto es expresionismo, porque tiene hondura, fuerza. El expresionismo es el arte más cercano para expresar el temario religioso”, sentencia Oteiza, que concede una gran importancia a la expresión corporal de sus figuras. “Las expresiones del cuerpo tienen que responder a una idea”.
Los pasajes del Evangelio “y las directrices del cura”, matiza entre risas el escultor, fueron su dos únicas fuentes de inspiración para elaborar las estaciones del Vía Lucis. Unas piezas que han tenido una buena acogida entre los feligreses porque “transmiten fuerza y animan a vivir con más profundidad la alegría y la experiencia del cristianismo”, como precisa el párroco Isidoro Crespo, que rezará el Vía Lucis el próximo jueves a las 8 de la tarde. Una ceremonia festiva, optimista y alegre que, según destaca, se resume en decir “sí a la alegría, a la vida, al amor”.

Vía Lucis, camino de esperanza
Diario de Navarra
1 11 de mayo. Conferencias Qué es el Vía Lucis y su expresión plástica realizada en bronce, de Antonio Oteiza. Significado y práctica del Vía Lucis. Historia y Teología del Vía Lucis, de Isidoro Crespo.
2 12 de mayo. Conferencia Vía Lucis, Camino de vida y esperanza, del profesor de la Universidad Salesiana de Roma, Luis Rosón.
3 13 de mayo. Ejercicio oración del Vía Lucis.
Los actos se celebrarán a las 20 horas en la parroquia de San Esteban de Gorraiz (Avenida de Egüés, 54).

Caras nuevas para la Vera Cruz
Diario de Navarra
La hermandad de la Santa Vera Cruz de Azagra celebró su fiesta anual dando la bienvenida a 17 nuevos miembros y nombrando a su anterior presidente, Miguel Ángel Iñigo, cofrade de honor
La Vera Cruz de Azagra celebró el sábado su fiesta anual. La cofradía hermandad que cuenta con 351 años de historia dio la bienvenida a 17 nuevos miembros que garantizan el futuro de la institución que vela por mantener y recuperar las tradiciones de la Semana Santa en la localidad ribera
La cofradía hermandad de la Vera Cruz de Azagra, recuperada en 1997 tras casi dos décadas de inactividad, está integrada por 645 cofrades a los que hay que sumar las nuevas incorporaciones. La lista con los 17 nuevos cofrades está formada por: Joana Jiménez Morales, Juana Morales Flores, Naiara Amézcua Arenzana, Silvia Arenzana Villaoz, Lucía Marín Barricarte, Miriam Sa Heredia, Ángel Rincón Rodríguez, Paulo Da Silva Rivas, Idoya Escudero Luri, Ilia Viguera Escudero, Iker Viguera Escudero, Mª Jesús Sola Zudaire, Juan Carlos Zamora Barrionuevo, Ana Zamora Sola, Jesús Zamora Sola, Laura Lacarra Narváez y Yolanda Narváez Medina.
Placa
Tras la misa oficiada en la iglesia del Salvador por el párroco Pedro José Hernández y la imposición de insignias a los nuevos cofrades, la actual presidenta de la Vera Cruz azagresa, Mari Mar Lorente Jiménez, entregó una placa a su antecesor Miguel Ángel Iñigo Moreno nombrándole cofrade de honor. Iñigo, que permaneció durante siete años al frente de la cofradía, dejó el cargo el año pasado por motivos de salud.
Durante la eucaristía se recordó a los cofrades fallecidos a lo largo del año. Antes, se celebró la asamblea general de la hermandad en la que la junta presidida por Mari Mar Lorente expuso las actuaciones realizadas durante los últimos meses. La pasada Semana Santa, la cofradía de la Vera Cruz de Azagra recuperó la procesión del Encuentro, un acto que pretenden institucionalizar para los próximos años. También se quiere consolidar la exaltación de bandas de bombos, tambores y trompetas que se ha celebrado durante los últimos dos años y en la en la que se han dado cita músicos de formaciones procedentes de Navarra, La Rioja y Castilla-León.
Para completar la fiesta, la banda de tambores, timbales y trompetas de la Vera Cruz azagresa, integrada por 52 cofrades con edades comprendidas entre los 10 y 55 años, tocó varios temas en la plaza del Salvador bajo la batuta de Amaya Muro Moreno. Después, los cofrades disfrutaron de una chistorrada servida en las dependencias de la casa parroquial.

La lluvia desluce la romería general al santuario de San Gregorio de Sorlada
Diario de Navarra
Por la mañana precipitó de forma intermitente, pero no interrumpió la celebración de la misa ni de la procesión con la reliquias del santo
La lluvia deslució, en parte, el domingo la romería principal al santuario de San Gregorio Ostiense, en Sorlada. Hubo precipitaciones intermitentes, desde las once de la mañana, y ello redujo considerablemente el número de asistentes al templo. En el programa no se registraron contratiempos y tanto la misa, que se celebró a partir de las 13 horas, como la procesión posterior en la que se bendijeron los campos transcurrieron con total normalidad.
Esta vez, la romería coincidió con su día original, el 9 de mayo. “Siempre se celebraba entonces, pero desde hace más de 25 años decidimos realizarla el segundo domingo de mes”, explicó José Luis Irisarri, vicepresidente de la cofradía. Él nunca falla, pero como él muchos. Así lo aseguró Puri Pinillos Esparza, vecina de Gastiáin (Lana). Al santuario también se acercó el presidente del Gobierno, Miguel Sanz, y los consejeros Juan Ramón Corpas y Laura Alba.