5 de mayo de 2010

Nacional
Benedicto XVI recibe al Infante don Carlos en audiencia privada

La Razón
El Papa recibió el pasado 12 de abril en el palacio de Castengandolfo a las tres generaciones de príncipes de la Familia Real de las Dos Sicilias: el Infante don Carlos y su esposa la duquesa de Calabria; su hijo, Pedro, duque de Noto, con su esposa, la princesa doña Sofía; y su nieto, Jaime de Borbón-Dos Sicilias.

«Los jóvenes que respondan a la llamada al sacerdocio serán felices»
La Razón
«Los ataques a la Iglesia son tan burdos que consiguen el efecto contrario», subraya
El día en que tomó posesión de la diócesis donostiarra caía una fuerte nevada en la ciudad. Ya han pasado cien días desde aquella gélida mañana de enero en la que recibió el calor de los feligreses que abarrotaron la catedral del Buen Pastor. Más de diez minutos de aplausos y ovaciones caldearon el ambiente a su entrada en el templo catedralicio. «No creo exagerar si digo que son miles las personas que me han dicho en persona, por carta, por teléfono o por correo electrónico: “¡Rezo por usted!”», afirma.
-¿Y qué les dice ahora?
-A todos aquellos a los que he tenido la oportunidad de agradecérselo, les he manifestado que su oración no se ha perdido en el aire, sino que ha llegado a su destino… Me siento con la obligación moral de dar testimonio de la «potencia suplicante» que tiene el Pueblo de Dios cuando ora en la comunión de la Iglesia.
-De estos cien días al frente de la diócesis que le vio nacer, ¿alguna experiencia que le habría gustado no haber vivido?
-Al término de una de las celebraciones de la Semana Santa en la catedral, se acercó a la sacristía un joven con síndrome de Down, acompañado por su madre. En su mano sostenía un recorte del periódico, en el que se daba noticia de la implantación en la sanidad pública vasca de una prueba más «eficaz y sencilla» para detectar el síndrome de Down durante el embarazo… Este joven down, con una clarividencia que no olvidaré fácilmente, me dijo: «¡Señor obispo, defiéndanos, que nos quieren hacer desaparecer…!». Me sentí impotente y conmovido, al comprobar la crueldad que se esconde detrás de tantos discursos de guante blanco…
-También habrá tenido alegrías…
-Sí; destacaría la respuesta pronta e incondicional de los dos sacerdotes a los que pedí su servicio como vicarios del obispo. Me dijeron que sí desde el primer momento de la conversación. Su disposición, como la de otros muchos, ha sido inmejorable.
-Usted fue párroco de la localidad de Zumárraga durante casi veinte años. ¿Ha podido visitar ya a sus antiguos feligreses?
-Sí, he estado ya en Zumárraga en dos ocasiones desde mi llegada. Pero espero con ilusión al próximo domingo 9 de mayo, porque ese día acudiré a celebrar el sacramento de la confirmación en la que, durante tantos años, fue mi parroquia de El Salvador. Ya se puede imaginar la alegría que me da confirmar a los jóvenes a quienes yo mismo bauticé hace dieciséis o diecisiete años.
-Me lo imagino, especialmente al ver que han perseverado en la fe, algo no muy habitual hoy en día y, en especial, en tierras vascas. Eso dicen, al menos, las estadísticas…
– Pues en este año sacerdotal –que ya concluye el próximo mes– aprovecharía para decir a todos los jóvenes que aquellos que escuchen en su interior la llamada a ser sacerdote de Cristo y la respondan positivamente, serán inmensamente felices… ¡Que no lo duden!
-¿Y cómo conseguir nuevas vocaciones? Parece la asignatura pendiente de la Iglesia.
-La clave principal está en testimoniar ante los jóvenes el tesoro de la vocación sacerdotal. No en vano, el Papa convocó el Año Sacerdotal con el objetivo de «promover el compromiso de renovación interior de todos los sacerdotes, para que su testimonio evangélico en el mundo de hoy sea más intenso e incisivo». Aunque obviamente no podemos hacer cálculos matemáticos, allá donde se encuentre un sacerdote, tarde o temprano brotarán las vocaciones… Por lo tanto, lejos de buscar recetas mágicas, el secreto está en la fidelidad y en nuestra propia conversión.
– Ha llegado a una diócesis que registra uno de los menores índices de práctica dominical. ¿Cómo devolver a Dios a esa sociedad?
La primera condición para poder evangelizar en medio de este Occidente secularizado es no perder la certeza de que el hombre y la mujer de nuestros días necesitan a Jesucristo tanto como en los siglos anteriores.
-¿Pese a que el hombre occidental parezca haber perdido su interés por las cosas de Dios?
– Las apariencias engañan, y la frivolidad de Occidente oculta el drama que se esconde en nuestro interior. Esta convicción es fundamental: cuando nos acomplejamos ante la secularización, terminamos por secularizarnos nosotros mismos.
-Aunque, como ha afirmado antes, no existen «fórmulas mágicas», ¿no existe un «know-how» para aplicar a la evangelización?
-Me permito apuntar un método concreto de evangelización en nuestros días: el testimonio de tantos conversos que están encontrando a Cristo después de superar sus anteriores etapas de incredulidad.
-Pero quizás se da una dificultad añadida para los que se plantean volver a Dios: casi a diario aparecen en los medios de comunicación casos de sacerdotes pederastas. ¿De verdad hay tantos, o se están magnificando los datos?
-No me cabe la menor duda de que determinados círculos laicistas y anticlericales han visto un filón en el pecado aberrante de esos sacerdotes.
-Se trata entonces de una estrategia de desprestigio contra la Iglesia…
-Parece como si la respuesta impecable de Benedicto XVI les incomodase, porque desactiva su estrategia. Pondré un ejemplo bien cercano: a pesar de que los casos denunciados en España son muy contados, la táctica ha consistido en «encender el ventilador», con el intento de robar la confianza de las familias católicas hacia la Iglesia. El objetivo es que las nuevas generaciones no sean educadas cristianamente.
-¿Y lo están consiguiendo?
-Yo creo que acrecientan el anticlericalismo y que encrespan el ambiente. El efecto negativo es indudable. Pero, por otra parte, estoy convencido de que los ataques son tan burdos que provocan el efecto contrario en una parte importante de la población, que se muestra inasequible a las manipulaciones. Por ejemplo, llama la atención que en estos últimos años, las solicitudes de ingreso en las escuelas católicas, lejos de disminuir, hayan aumentado; e igualmente, el hecho de que en los dos últimos años, hayan aumento el número de «X» marcadas en la casilla de la Iglesia en la Declaración de la Renta.
Un vasco en Toledo y Palencia
Monseñor Munilla nació en San Sebastián el 13 de noviembre de 1961. Estudió en el colegio del Sagrado Corazón de Mundaiz y después marchó a Toledo con su hermano Esteban –que dirige en la actualidad la emisora Radio María– para hacer los estudios eclesiásticos. Los terminó en San Sebastián, donde fue ordenado sacerdote por monseñor Setién en 1986. Se convirtió en el obispo más joven de España en el año 2006, y desde Palencia escribió sus ágiles y célebres cartas pastorales, como «Manda el porro a la porra»; labor que prosigue en San Sebastián.


Internacional

“El enésimo ataque contra los cristianos”: Irak llora la pérdida de cuatro estudiantes
Forumlibertas.com
El arzobispo caldeo de Mosul denuncia el atentado contra una caravana de estudiantes cristianos que, además, ha herido a 171 jóvenes y tiene en un hilo la vida de 17
La violencia contra los cristianos en el mundo no cesa. La manifestación de la persecución que sufre la confesión católica en el mundo ha encontrado su último episodio deplorable en el asesinato de cuatro estudiantes cristianos y 171 heridos en Irak.
El suceso ocurrió en la ciudad de Mosul cuando una explosión alcanzó a los autobuses que transportaban a los estudiantes de una localidad de mayoría cristiana a la universidad de la ciudad. El convoy traslada cada mañana a los jóvenes estudiantes de la localidad cristiana de Qaraqosh para que puedan cursar sus clases.
Emil Shimoun Nona, arzobispo caldeo de Mosul ha sido el que ha informado al Servicio de Información Religiosa de la Conferencia Episcopal Italiana sobre el siniestro que ha costado la vida a cuatro estudiantes, según informa la agencia Zenit. “Estamos ante otro, el enésimo ataque contra los cristianos –lamentó Nona-. La violencia continúa sin tregua”.
Al paso por un coche que portaba explosivos, tres de los autobuses fueron afectados por la honda expansiva. Cada autobús llevaba alrededor de cincuenta estudiantes de edades comprendidas entre los 18 y los 26 años. 17 personas continúan aún en estado muy grave.
Según el prelado de Mosul, “el vacío de poder creado tras las votaciones, la ausencia de un nuevo Gobierno, las disputas internas en los partidos no hacen más que crear un terreno adecuado para la violencia”. El sacerdote redentorista Bashar Warda ha lamentado que en un país que se encuentra en plena reconstrucción se asesine a estudiantes que solo “llevaban sus sueños de crecer y servir a su país”.
El Papa Benedicto XVI ha enviado un telegrama de condolencia al arzobispo católico de Mosul, Basile Georges Casmoussa, por el trágico suceso.
La violencia cotidiana
Y es que la violencia contra los cristianos y sus instituciones no cesa. En Pakistán los cristianos deben vivir bajo el temor de amenazas y torturas en un clima de silencio general. La agencia Fides relata cómo un ciudadano cristiano, Zulfiqar Gulzar, fue asesinado en la calle por personas aun no identificadas, ante el desconcierto de la comunidad local. El mismo día en la ciudad de Sargodha, en Punjab, un peluquero cristiano de 29 años, Marwat Masih, fue perseguido y violado por un grupo de musulmanes conservadores, que lo acusaban de haber cortado la barba a un joven musulmán que entró en su tienda pidiéndole rasarlo.
Y más cerca, en Marruecos, los marroquíes conversos al cristianismo deben aguantar la presión policial y el rechazo de la sociedad. Un reportaje reciente de El Periódico narra como los marroquíes que optan por la confesión católica deben andarse con cuidado y son vigilados por la policía.
“¡Aquí la religión oficial del Estado es el Islam y el rito, el suní, y lo que salga de ahí no está permitido!”, explica uno de los conversos en la ciudad de Fez. Los cristianos de Marruecos están seguros de que cada año aumentan las cifras en la comunidad católica del país pero las autoridades “rechazan dar cifras oficiales porque es malo para su reputación como país islámico. Y eso que la Constitución prevé la libertad de culto y no penaliza la conversión”.


Las imágenes no pintadas por la mano del hombre

La Razón
Son los «acheiropoietos», imágenes que, según la etimología griega del término, «no son hechas con las manos». En algunos casos, la ciencia todavía no ha conseguido explicar su origen. Algunos de los más famosos «acheiropoietos» son la Sábana Santa de Turín o la imagen de la Virgen de Guadalupe sobre la tilma del indio Juan Diego, aunque hay bastantes más. Todas ellas tienen una característica común: la falta de cualquier pigmento de color que delate que han sido pintadas por una mano humana. En el caso de la imagen de la Virgen de Guadalupe, aún admira a los científicos la distancia micrométrica que parece existir entre la imagen y el tejido, como si la imagen «flotara», o el hecho de que las pupilas de la Virgen –en las cuales se puede ver reflejada la «escena» del milagro, con todos los presentes –se contraigan si se iluminan fuertemente. En el caso de la Sábana Santa, aún no se ha logrado, entre otros muchos interrogantes, dar una explicación científica a la formación de esta imagen «no pintada» que, para más datos, es tridimensional.
A la búsqueda de la verdad
Con el fin de estudiarlas a fondo, del 4 al 6 de mayo se celebra en Frascati (Italia), el «International Workshop on the Scientific Approach to the Acheiropoietos Images» en la sede del Centro de Investigación del ENEA (Agencia Nacional para las Nuevas Tecnologías, la Energía y el Desarrollo).
Se trata de un encuentro de científicos y especialistas de todo el mundo en el que se analizarán tejidos, coloraciones y pigmentos, así como efectos de posibles radiaciones; se estudiarán las posibles ilusiones ópticas, se analizará la anatomía y se revisarán los aspectos forenses de cada imagen. Ponencias, debates y experimentos para intentar dar respuesta a todos los interrogantes que, en el siglo de la tecnología, siguen planteando estas maravillosas imágenes .
Precisamente la ENEA, con un experimento no utilizado hasta ahora, parece haber dado con una explicación «energética» –a menudo hipotetizada pero nunca demostrada– del enigma de la formación de la imagen de la Sábana Santa. Lo cuenta Emmanuela Marinelli, química, matemática y una de las sindonólogas más reconocidas, en un libro publicado estos días en Italia,«La Síndone, testimonio de una presenza» («La Sábana Santa, testimonio de una presencia»). Cuenta Marinelli: «Algunas telas de lino han sido irradiadas con el tipo de láser llamado excimer, que emite una radiación ultravioleta de alta intensidad. Los resultados en la tela muestran interesantes analogías con la Sábana Santa y confirman –sostiene la autora– la posibilidad de que la imagen haya sido provocada por una radiación ultravioleta», sostiene.
Energía liberada al resucitar
«Un experimento análogo ha sido llevado a cabo por un médico estadounidense, el doctor August Accetta, que se ha inyectado una solución de fosfato de metileno que contenía un isótopo radiactivo que decae rápidamente, pero cuyas radiaciones pueden ser registradas. Estas producen imágenes muy similares a las que se observan sobre la Síndone y que podrían haber sido causadas por la energía liberada en el interior del cuerpo de Cristo en el momento de la Resurrección».

Opinión

Malraux y los ataques al Papa
La Razón / Ignacio Carbajosa
Para entender el panorama que han generado los ataques al Papa en las últimas semanas, a raíz de los abusos a menores por parte de sacerdotes católicos, y para comprender algunas de sus motivaciones ocultas, resultan verdaderamente esclarecedoras unas palabras de André Malraux.
Con la desolación de la Primera Guerra Mundial todavía en los ojos, Malraux describía así en su obra «La tentación de Occidente» la situación de la cultura europea, que, destronando a Dios, había alcanzado sólo un reino de muerte: «Para destruir a Dios, y después de haberle destruido, el espíritu europeo ha aniquilado todo lo que podía oponerse al hombre: llegado al término de sus esfuerzos, como Rancé ante el cuerpo de su amante, no encuentra más que muerte (…). No existe ningún ideal por el cual podamos sacrificarnos, porque de todos conocemos la mentira, nosotros que no sabemos qué es la verdad. La sombra terrestre que se alarga detrás de los dioses de mármol basta para apartarnos de ellos».
No se trata ahora de discutir los datos de una campaña que, sorprendentemente, pretende identificar en la Iglesia católica la clave de un problema, el del abuso a menores, que afecta a toda la sociedad y en la que los sacerdotes implicados no son más que un ridículo porcentaje en el conjunto de los casos de tan terribles abusos. Las durísimas palabras del Papa en su carta a los católicos de Irlanda, condenando los hechos y una cierta actitud de encubrimiento, bastan para comprender la postura de la Iglesia en este asunto.
La lúcida perspectiva histórica de Malraux nos ayuda a entender la parábola que las acusaciones a la Iglesia pueden describir y a comprender cuál es la verdadera necesidad de Occidente y de nuestra sociedad española en concreto. Hasta ahora la sociedad bienpensante se había conformado con arrinconar de hecho a la Iglesia católica al ámbito de lo «irrelevante». Separados los ámbitos de la razón (sociedad civil y científica, lugar del saber) y de la fe (Iglesia, lugar del creer entendido como «devoción»), la comunidad eclesial es tolerada como un resto del pasado, centrado en unas reglas morales y en unas prácticas piadosas. La Iglesia es respetada como institución benefactora, que lleva a cabo un asistencialismo digno de admiración. Otros incluso la miran con simpatía como guardiana de los valores de Occidente, especialmente frente al inquietante panorama del multiculturalismo. Pero en las últimas décadas, especialmente a partir del pontificado de Juan Pablo II, la Iglesia ha tenido la osadía de levantar su voz para proponer públicamente una palabra verdadera sobre la naturaleza del hombre y su destino, sobre su felicidad, sobre la recta convivencia entre los hombres. Y esto resulta intolerable.
De modo consciente o inconsciente, los ataques que estos días recibe el Papa parecen mostrar, en palabras de Malraux, que «no existe ningún ideal por el cual podamos sacrificarnos, porque de todos conocemos la mentira». Desenmascarados los últimos ideales del siglo XX con la caída del Muro de Berlín, sólo quedaba un ideal arrinconado, aunque peleón: el de la Iglesia católica, sostenido por figuras moralmente irreprochables como Teresa de Calcuta o el papa Juan Pablo II, o como los misioneros que dan su vida en zonas como Haití… o todos los curas anónimos que, sin publicidad, se dejan la piel en los barrios marginales de las grandes ciudades. Era necesario seguir atacando en su raíz la naturaleza «excepcional» de la Iglesia.
Detrás de los titulares de estos días podríamos leer el siguiente mensaje: lo que hasta ahora se podía considerar una institución admirable, envuelta en una aureola de bondad, no hace sino producir «monstruos» con sus leyes eclesiásticas. Los sacerdotes, con un celibato trasnochado, no son más que «monstruos», que intentan canalizar como pueden una pulsión que su ideal no puede colmar. Estos hechos desenmascararían la mentira del último gran ideal de la humanidad occidental: el ideal cristiano. «La sombra terrestre –el horrendo delito de algunos curas– que se alarga detrás de los dioses de mármol basta para apartarnos de ellos» (Malraux). No pueden vivir así, es imposible. Sólo generan monstruos. La Iglesia no sólo es inútil. Además es nociva. Y volvemos a la visión de las ruinas de Occidente que hacía reflexionar a Malraux.
Derrocado Dios y todo ideal no nos queda más que convivir con nuestra propia maldad. Que, a su vez, genera maldad y violencia. Pero tal vez podría ser éste nuestro punto de partida. En efecto, la gran cuestión de la cultura occidental, y en concreto de nuestra sociedad española, es si hay algo más fuerte que el mal, que el odio, que nuestra mezquindad y que nuestra debilidad. Sinceramente, no encuentro una cuestión más radical. Y ésta es una cuestión que interesa a todos. Porque las personas que en este tiempo arrojan suciedad contra el Papa, y contra la Iglesia católica en general, son las primeras en experimentar, aunque sea inconscientemente, esta necesidad: ¿hay algo más fuerte que mi incapacidad de querer bien a mi mujer, de tratar adecuadamente a mis hijos o de construir relaciones duraderas? Ésta no es sólo la pregunta que se hacen las víctimas de los abusos, que desean salir de una pesadilla tan injustamente inscrita en sus vidas, o la pregunta que se hacen los sacerdotes condenados, hundidos en el océano del remordimiento. Es la misma pregunta que se hacía el eclesiástico mujeriego Rancé, citado por Malraux, ante el cadáver de su amante, la condesa de Montbazon. En estos días de Pascua la Iglesia vuelve a proclamar a los cuatro vientos el acontecimiento histórico que está en su origen: «¡Ha resucitado! ¡El sepulcro está vacío!» Cristo ha roto las cadenas de la muerte, venciendo el límite del tiempo y del espacio. Éste es el anuncio que ha proclamado la Iglesia durante dos mil años y que sigue proponiendo hoy: Cristo está vivo, presente en la vida de su Iglesia, ofreciendo un abrazo que es más fuerte que el mal y que toda nuestra mezquindad. Él ha tenido piedad de nuestra nada. Frente a un anuncio como éste no sirven los prejuicios, de nada vale volver la cabeza, o descalificar de entrada, especialmente si uno alberga un resquicio de humanidad necesitada, consciente del propio límite. Es un anuncio que se propone a la libertad de las personas. Y exige una verificación. Toda la suciedad que se encuentra en la Iglesia (¡incluso si se multiplica!) será un motivo de renovado dolor y deseo de reparación, pero no puede presentarse como excusa ante la necesidad apremiante de verificar una afirmación que interesa a toda la sociedad española: verdaderamente hay algo más fuerte que nuestro mal y el mal de la humanidad entera. La historia de Rancé (inmortalizada en la novela de Chateaubriand) es muy ilustrativa a este respecto. Manchado su traje eclesiástico y provocado por la pregunta radical ante el cadáver de la condesa, se convirtió y llegó a ser el gran reformador de los trapenses. El mal no fue objeción ante el abrazo que Cristo ofrecía a su humanidad dolorida.


Ira y calidad de vida

La Razón / J.M. Alimbau
El abad Amonas (s. iv) solía decir que «había pasado catorce años en el desierto de la Escitia, pidiendo a Dios, día y noche, que le librase de la ira, porque la ira roba la paz y es un gran obstáculo para la verdadera alegría».
– Desde el momento en que me hice monje he luchado para que la cólera no subiera a mis labios. El abad Macario daba un consejo:
– Si con el deseo de corregir a otro te sientes inclinado a la cólera, satisfaces tu propia pasión. ¡Anda! No te pierdas a ti mismo… queriendo salvar a otro.
– El que se deja llevar por la sed de venganza… no es buena persona.
– El que devuelve mal… no es un buen cristiano.
– El que se encoleriza no tendrá paz interior, contaminará su exterior y, además, perjudicará su salud.
– La malicia… nunca desterrará la malicia. El fuego… no se apaga añadiendo más leña al fuego. Ni se detiene el agua… con más agua. Ni el odio… con más odio. Ni el rencor… con más rencor.
– Pero si alguien te hace algo malo, tú deberás hacerle el bien, de modo que mediante tu buena obra, con tu bondad, tú puedas destruir su malicia.
No olvidemos que la ira es incompatible con la paz interior y la calidad de vida.

Idólatras, que no ateos
La Razón / Ricardo María Carles
En «El adolescente», en 1875, Dostoievski dice haber visto caer el sol de la divinidad en el horizonte de nuestra vieja Europa, pero no se ha desesperado y ha creído que Europa volvería a Cristo.
Una vez más, como se ha repetido a lo largo de su historia, la Iglesia sigue recibiendo inútilmente ataques de los que quieren eliminarla. El último gesto ha sido prohibir las celebraciones eucarísticas en actos castrenses. Gesto que quedará olvidado en la historia, como tantos otros del pasado. La esencia del sentimiento religioso tiene algo de inaccesible e inaprensible para los argumentos ateos.
Hágase lo que se haga, los atributos de la persona humana devienen de la eternidad. El ser humano, aspiración incesante al infinito, languidece por no encontrar nada que le satisfaga enteramente. Es Dios quien nos ha plantado en esta tierra y, cuando el sentimiento de él se debilita o desaparece, nos hacemos indiferentes ante el espectáculo de la vida y podemos tomarle aversión. Sin Dios hay, en efecto, una cierta aversión a la vida que se inclina a «la cultura de la muerte», como se ha avisado más de una vez, y hemos experimentado ante el crecimiento de abortos, eutanasias y otras violencias contra la vida. En una palabra: Dios es necesario al hombre. Lo inconmensurable y lo infinito son tan necesarios al hombre como el pequeño planeta sobre el que se mueve.
El hombre no puede vivir sin adorar; si se rechaza a Dios, se arrodilla ante un ídolo de madera, de oro, o ante afanes, que cree que le pueden hacer plenamente feliz, pero no lo es. A muchos increyentes, más que ateos, pienso que no debemos considerarlos otra cosa que idólatras.


Navarra

El Museo de la Catedral se moderniza
Diario de Navarra
Las reformas afectan a los accesos, la iluminación y la imagen corporativa – El recinto apuesta por la intercomunicación entre todas las dependencias, a las que se accede por rampas de madera – A partir del próximo lunes, el Museo abrirá en horario ininterrumpido de lunes a sábado, de 10.00 a 19.00 horas
Pertenece al conjunto monumental catedralicio más completo de Europa y contribuirá a ponerlo de relieve. El Museo Catedralicio y Diocesano, que cumple 40 años desde su apertura, presentó ayer una imagen renovada, que no sólo se limita al recién creado logotipo
Inspirado en una de las claves que decoran la bóveda de la catedral, -exactamente la que se sitúa sobre las tumbas de Carlos III y su esposa Leonor-, es uno de los elementos destacados del nuevo panel de bienvenida que se ha colocado a la entrada del Patio de los Mil Años, la antesala del Museo.
Mediante una visita guiada, el deán de la Catedral de Pamplona, Luis Oroz, y el administrador de la seo, José Antonio Goñi, explicaron con detalle las reformas que convierten al recinto en un lugar más accesible, iluminado e intercomunicado. “Normalmente, los turistas se asoman al Patio de los Mil Años para sacar una foto de la catedral y luego se van”, comentaron Oroz y Goñi.
Para tratar de cambiar esa costumbre, ejercerá como reclamo el panel de bienvenida en cuatro idiomas (castellano, euskera, inglés y francés), que incluye un resumen de los contenidos del Museo. Además, anuncia los nuevos horarios que entrarán en vigor el próximo lunes, día 10. A partir de esa fecha, el recinto abrirá sus puertas en horario ininterrumpido, de 10.00 a 19.00 horas.
Las reformas han afectado a la propia sensación que transmiten los espacios, como el refectorio o comedor de los monjes, habilitado como sala principal del Museo. Presidida por el retablo de Las Navas de Tolosa, “la joya” de la colección de la catedral, en esta sala se exhiben una colección de tallas de vírgenes, pinturas sobre tabla y otras tallas, tanto renacentistas como barrocas.
“La sala se ha quedado completamente libre y así resalta su propia belleza y riqueza”, destacó Luis Oroz. Las mejoras realizadas en la iluminación contribuyen a resaltar el púlpito desde el que se leía durante las comidas de los monjes. Además, se ha recuperado como ventanal una puerta desde la que se observa el patio que comunica con el Palacio Románico del Obispo.
Todas las salas del Museo, así como el claustro y la propia catedral, cumplen los requisitos de la ley de accesibilidad a través de unas rampas de madera. En concreto, la que comunica el refectorio con la cocina se realizó para salvar el obstáculo de tres escalones de piedra.
“La cocina gótica es una de las tres que se conservan en todo el mundo”, apuntó José Antonio Goñi. Las otras dos se encuentran en Portugal y Aviñón (Francia). “La catedral de Pamplona es el único conjunto europeo que conserva todas las dependencias góticas de la vida comunitaria de los monjes: comedor, almacén, cocina, claustro, sala capitular…”, detalló. Una rampa de madera facilita el acceso a la Puerta Preciosa, que conduce a la sala de exposiciones de la Capilla de Música. Su maestro, Aurelio Sagaseta, también se unió a la visita.
Entre otros detalles, en el claustro se ha recuperado el fluir del agua de la fuente de los canónigos, cuyo sonido ayer pasaba desapercibido debido a la incesante lluvia.
La ruta interior del museo apuesta por la “intercomunicación” entre todas las dependencias, sensación que se refuerza con el hecho de que todas las puertas se mantienen abiertas.
Luis Oroz anunció que estas reformas del Museo se verán acompañadas por las excavaciones que se van a realizar en la zona del Palacio Románico. “Las obras estarán abiertas al público, como se ha hecho durante la restauración de la Catedral de Vitoria”, señaló.

Cientos de vecinos celebraron Santa Cruz en Andosilla
Diario de Navarra
Dejando de lado el mal tiempo, las cuadrillas de Andosilla celebraron el pasado sábado la tradicional romería de Santa Cruz que cuenta con más de 200 años de antigüedad. Los romeros acudieron en tractores y en camiones hasta las inmediaciones de la ermita construida hace 36 años en lugar de la que se que se quemó en 1973 y que databa del finales del XVIII. Mientras que parte de los vecinos se dedicaban a preparar la comida, el resto de los romeros asistió a la misa ofrecida en la ermita
Después de la eucaristía, los integrantes de la junta de la Santa Cruz, encarga de que la ermita y sus alrededores están listos para la peregrinación, repartieron los tradicionales tostones, bollos típicos , entre los asistentes. A continuación y desafiando el mal tiempo con la ayuda de plásticos, los romeros dieron buena cuenta de los diferentes calderetes y de costillas, panceta y chistorra asadas.

Un museo vivo en la catedral
Diario de Noticias
El Museo Diocesano y Catedralicio de Pamplona ha finalizado las obras de modernización, que, a partir de ahora, eliminarán las barreras físicas para todo el que quiera entrar a conocer uno de los conjuntos arquitectónicos mejor conservados de Europa, tal y como destacaron ayer miembros del Cabildo del templo pamplonés.
El deán de la catedral, Luis Oroz Arraiza, mostró las renovadas dependencias del templo pamplonés. Unas mejoras que son visibles desde el punto de entrada, donde se han colocado mapas explicativos que evitarán que, como explicó Oroz, “muchos lleguen, se echen la foto y se vayan, sin saber lo que hay dentro”, como ocurría hasta ahora. La información al visitante es uno de los puntos que era necesario adecuar, y por ello se ha dotado a todas las estancias de paneles informativos, que darán una “noción histórica a los visitantes”, según destacó el administrador del templo, Juan Antonio Goñi Beasáin.
Las rampas para discapacitados son otra de las mejoras con las que ya cuenta el museo. Especialmente complicadas han sido estas obras en algunos puntos, ya que, como apuntó Gonzalo García, uno de los responsables de esta renovación “había que adecuarse a la arquitectura que ya existía”. De la misma forma, aprovechando el margen que daba un edificio que fue construido hace cerca de 500 años, se han alterado “pequeños elementos”, como apuntó el deán, para mejorar la visita. La iluminación ha sido modificada en varios puntos para dar más protagonismo a ciertos lugares como el púlpito del refectorio o a alguno de los objetos que se pueden ver en el antiguo dormitorio, que conforman un “museo vivo”, como lo describió Oroz, que explicó que muchas de las antiguas partituras expuestas corresponden a música que sigue sonando en los servicios celebrados en la catedral.
Además, se ha eliminado uno de los muros del refectorio, de forma que todo queda intercomunicado, y desde este punto se puede ver el claustro y el interior de la catedral. Un claustro en el que, además, se vuelve a oír el sonido del agua, que corre por la fuente que antes servía de lavatorio a los canónigos.
Todos estos cambios se verán reflejados también en la nueva imagen corporativa del museo, un circulo basado en una de las claves de la bóveda del templo, que está situada justo encima de la tumba de Carlos III y su esposa Leonor. Así, como destacó el administrador, el logotipo actual parte de una obra original del año 1501, que fue descubierta en las obras de rehabilitación de 1992.
planes de futuro
Excavaciones abiertas
A pesar de los numerosos cambios que se han realizado en el museo, todavía queda mucho por hacer. Uno de los planes más inmediatos es el inicio de una excavación arqueológica en la zona del palacio románico. Algo que, poniendo la vista en el ejemplo de la catedral de Vitoria, se hará probablemente a la vista del público. En la capital alavesa, las obras arqueológicas han atraído casi más atención que el templo en sí mismo. Y por ello, en la catedral pamplonesa aprovecharán este proyecto para abrir la puertas de una zona que hasta ahora no era accesible para el público. Dando la vuelta al tradicional letrero, el deán afirmó ayer que, con toda probabilidad, la zona románica quedará “abierta por obras”.
Las claves
Nuevos horarios. El museo contará con un nuevo horario continuo de apertura al público de lunes a sábado. En la temporada de verano (desde el 16 de marzo al 14 de noviembre) será de 10.00 a 19.00 horas. El resto del año se seguirá el horario de invierno, por lo que el museo cerrará a las 17.00 horas.
Precio más reducido. Las tarifas de entrada se han redondeado a la baja. Así, el precio de la entrada para un adulto es ahora de 4 euros (antes 4,40) y 2,50 para los niños. Los peregrinos pagarán algo menos (2 euros) y los que entren en grupo también se beneficiarán de tarifa reducida (3,35 euros).
40.000 visitantes. En el año 2009, más de 40.000 personas visitaron el templo pamplonés. Entre ellos se encontraban muchos de los peregrinos que pasaban por la capital navarra rumbo a Santiago.
Visitas especiales para peregrinos. Pensando en el cansancio de muchos de los peregrinos que pernoctan en Pamplona, se programarán algunas visitas con una duración algo menor que lo habitual, especialmente para ellos.
A partir del próximo lunes. Todos estos cambios se harán efectivos a partir del próximo lunes 10

Los vecinos celebran la fiesta del Santo Cristo con procesión y reparto de culecas
Diario de Navarra
Cortes celebró la fiesta del Santo Cristo con la procesión y el posterior reparto de culecas bendecidas y moscatel en la puerta de la iglesia como actos destacados. En la jornada también hubo un café concierto, reparto de golosinas para los niños y la tradicional bendición de campos y salida de los auroros.
La procesión se inició a las 21 horas, una vez finalizada la misa en la que se impusieron medallas a los nuevos integrantes de la cofradía del Santo Cristo. Alrededor de 40 cofrades -distribuidos en grupos de entre 6 y 10 personas- fueron los encargados de portar la imagen del Santo Cristo por distintas calles de la localidad. Como es costumbre, antes de que la imagen regresase al templo, un grupo de vecinos -en esta ocasión fueron unos 50- se arrodillaron con el fin de que la talla pasara por encima de sus cabezas.

Misa de escalera, hoy a las 19.30 horas en San Lorenzo
Diario de Navarra
La capilla de San Fermín acoge hoy la misa de escalera con motivo del 5 de mayo. En concreto, la celebración tendrá lugar a las 19.30 horas y estará oficiada por Santos Villanueva, párroco de San Lorenzo. En la celebración de esta tarde se pretende rendir un “sencillo homenaje” a Pilar Pascual, hija de la Caridad de Falces que lleva 30 años en Haití y que vivió el reciente terremoto. Actualmente pasa unos días de descanso en Navarra antes de regresar a Haití.