1 de junio de 2010

Nacional

Marcelo Olima, predicador laico, pide más oferta para hispanos y jóvenes en la Iglesia española

Forumlibertas.com

Después de predicar durante años en 26 países y 20 estados norteamericanos, se ha afincado en España

Marcelo Olima tiene una visión amplia de lo que es la Iglesia a ambos lados del Atlántico… y del Río Grande. Laico, casado, con dos niños pequeños, a sus 35 años ha predicado más y en más lugares que muchos sacerdotes de su edad o mayores.

Nació en Catamarca, Argentina. Sus padres han tenido responsabilidades en Cursillos de Cristiandad, el Movimiento Familiar Cristiano y la Renovación Carismática durante los últimos 40 años. Tuvo su encuentro personal con Jesucristo cuando tenía 13 años, a los 15 tocaba en parroquias, a los 23 cantaba y predicaba por diócesis argentinas y a los 28 lo hacía por toda Hispanoamérica.

Después de predicar el Evangelio en 26 países y 20 estados de Estados Unidos, se casó con una española y se afincó en Almería. Este pasado fin de semana dirigió una multitudinaria asamblea de oración de la Renovación Carismática Católica (www.rcc-es.com) en Madrid. Ha publicado varios discos, que se pueden encontrar en su web: www.marceloolima.com

– Marcelo, ¿cómo llegaste a ser predicador laico?

– Yo a los 13 años ya era de familia devota, pero en un encuentro de jóvenes carismáticos, durante una adoración eucarística, sentí una gran paz, la presencia de Dios, y se me acercó el sacerdote con el Santísimo y me dijo, como una profecía de parte de Dios: “te haré profeta entre las naciones”. Y se cumplió. En un año aprendí a tocar la guitarra. Tomé clases de canto, porque durante años canté muy mal. Prediqué con la música, primero en parroquias, luego por colegios, y universidades de Argentina. Mi banda, a los 23 años, se llamaba “Solis Dei”. Predicábamos el kerygma, que Dios nos ama, nos da sentido y felicidad.

En el 2000, en Colombia, conocí a los Misioneros de Jesús y María, del padre Mauricio Cuesta, que son predicadores itinerantes que usan la música, y me uní a ellos. Durante años prediqué en un país distinto cada semana: Costa Rica, Guatemala, Panamá, etc… Casi toda Hispanoamérica. Estuve 3 años con la ciudad de Los Ángeles como base, recorriendo 20 estados de Norteamérica. Predicaba casi cada día. Pensemos que contando solo la diócesis de Los Ángeles, ya hay allí 400 grupos de católicos carismáticos, cada uno con unas 400 personas como media. Luego, en Almería conocí a Beatriz, nos casamos y decidimos quedarnos a vivir allí, y servir a Dios en España, aunque teníamos opciones de hacerlo en Estados Unidos.

– ¿Cómo es tu día a día de predicador en España?

– Doy clases de religión en el Colegio María Inmaculada de Almería, y allí preparo además a 40 jóvenes para la confirmación. Por las tardes, de cinco a diez de la noche, estudio Ciencias Religiosas. Por último, dedico los fines de semana a predicar en retiros y encuentros por toda España.

– Viniendo de América, ¿cómo ves la fe en España?

– En España no solo me asombra la falta de fe de los jóvenes, sino la falta de valores humanos. Por ejemplo, falta respeto a los mayores, a la familia o a los profesores, que en América aún se mantiene. Incluso en Los Ángeles las bandas jóvenes, esos chicos de rap y reggaetton y ropas 4 tallas más amplias, respetan a sus padres. Nunca vi, como en España, que un chaval pegue a una profesora o a su padre.

Aquí en España los chicos fuman porros y se ve normal: en cambio, en EEUU no puedes ir con droga encima. Y me escandaliza ver profesores, curas, que no creen en los milagros, que dicen que eran sólo para los tiempos de Jesús. ¡Yo he visto muchos milagros y curaciones en mis viajes! O algunos sacerdotes que no creen en la Resurrección. También hay mucho católico “light”, que acepta el aborto y el divorcio “exprés”.

Creo que a muchos clérigos en España les falta ansia por evangelizar, por llegar a la gente. ¡Parece que estén contentos con las diez abuelitas que ya tienen en la parroquia, con misas frías, de 20 minutos, sermones que repiten el evangelio sin aterrizarlo en la vida de la gente! En Los Ángeles una misa de domingo parroquial dura hora y media, y si es carismática, dos horas.

– ¿Cómo llevas tu vida familiar?

– Hay que cuidarla, claro. Siempre que las condiciones lo permiten, mi mujer Beatriz y mis hijos vienen conmigo. Pablo Josué tiene 1 año y 10 meses, y  María Guadalupe tiene 4 meses. Beatriz reza por mí, incluso si no me acompaña. Sin su bendición no podría hacer nada. Ella es médico, pero a veces también predica. Amo mucho a España, mi familia es española, y me encanta poder rezar y predicar con la Iglesia de acá, con tanta gente maravillosa.

– ¿Qué piensas de la música en la evangelización?

– Es muy importante, aunque no sea lo más esencial. Cualquier estadística mostrará que los jóvenes en España dejan de ir a misa porque se aburren. En América las parroquias todas tienen coros muy buenos, con muchos instrumentos, con su bajo eléctrico. Lo curioso es que en España hay músicos cristianos de primera: Luis Alfredo, Hermana Glenda, Don José, Gaby & Company, Nico, Fray Nacho, y el Ministerio de Alabanza carismático, por ejemplo, pero se emplea poco la música en las parroquias. Juan Pablo II pedía una nueva evangelización, nueva en su ardor, expresión y métodos. Y en “Evangelium Nuntiandi” se lo encomienda a los laicos.

– ¿Cómo ves la fe de los hispanos que llegan a España?

– En Estados Unidos han llenado de vida la parroquias, deberían hacerlo también en Europa, pero en Estados Unidos las parroquias ofrecen muchos grupos para jóvenes, de muchos movimientos, y también misas y encuentros por países: para bolivianos, peruanos, etc… Habría que hacerlo más en España. Además, allí hay más catequesis familiar: los padres van a la parroquia a hacer catequesis con los hijos, no sólo mandan a los niños. Si no se le acoge, el inmigrante pierde la fe, presionado por problemas de trabajo y un ambiente hostil. Y recemos para que haya más inmigración católica que musulmana. Vivo en Andalucía y el tema del Islam allí ya es todo un reto evangelizador.

Internacional

Ni un diputado pro vida en el parlamento de Quebec

La Razón

Un 20 por ciento de los quebequeses va a misa con cierta frecuencia; en 1955 era más del 80 por ciento

El pasado día 19, todo el Parlamento de Quebec en bloque votó a favor de una declaración abortista que insistía en  «el derecho de las mujeres a su libre elección y a servicios de aborto gratis y accesibles». Votaron a favor 109 diputados, y ninguno en contra.

¿Qué motivó esta declaración en un país que  lleva 40 años de aborto libre? La causa está en la Marcha por la Vida del pasado día 13 en Ottawa. Asistieron unas 12.000 personas, como en el año anterior, pero recibió mucha más atención por parte de la prensa que en ediciones anteriores. Allí había numerosos evangélicos, anglicanos conservadores, ortodoxos y un buen número de obispos católicos: el arzobispo de Ottawa, los obispos de Quebec, Ontario, Kingston y el auxiliar de Toronto, el obispo de los católicos ucranianos de Toronto, el obispo del rito bizantino eslovaco de Canadá, el obispo del rito griego de Canadá y el obispo de los anglocatólicos canadienses, grupo que está a punto de entrar en la Iglesia Católica en bloque.

Tres días después, en Montreal, el cardenal de Quebec y Primado de Canadá, Marc Oullet, expuso en una convención pro vida la postura católica, contraria a todo aborto, incluso en caso de malformación o violación. No dijo nada nuevo, pero la Prensa respondió con titulares indignados.

Un debate sin cerrar

El presidente de Quebec, Jean Charest, declaró que el tema del aborto «está cerrado y no hay vuelta atrás». Para demostrarlo, la diputada Carole Poirier, del nacionalista Parti Qébécois, presentó la moción en el Parlamento de Quebec a favor del aborto, con su aplastante resultado.

Pero el cardenal Oullet, arropado por el arzobispo Terrence Prendergast, de Ottawa, insistió el día 26 en que «el debate del aborto está vivo», y pidió que incluyese «una campaña de concienciación y programas de ayuda a las mujeres en dificultades».

Quebec, región francófona que en 1955 contaba con más de un 80 por ciento de población que asistía a la misa semanal, en el año 2000 apenas registraba un 20 por ciento  de católicos practicantes. Pese a su situación de minoría, el cardenal Oulet no se deja acallar.

El Papa nombra a cuatro arzobispos para investigar los abusos en Irlanda

La Razón

La inspección de las diócesis y seminarios de Irlanda donde se cometieron durante décadas abusos sexuales por parte de sacerdotes a menores comenzará el próximo otoño y el papa Benedicto XVI ha nombrado a cuatro arzobispos para efectuarla, informó hoy el Vaticano.

Los encargados de la “visita apostólica”, como se conoce en el Vaticano a estas investigaciones, serán el cardenal Cormac Murphy O’Connor, arzobispo jubilado de Westminster; el cardenal Sean Patrick O’Malley, arzobispo de Boston (EE UU); Thomas Christopher Collins, arzobispo de Toronto, y Terrence Thomas Prendergast, arzobispo de Ottawa (Canadá).

Murphy O’Connor investigará la archidiócesis de Armagh, O’Malley la de Dublín, Collins la de Cashel y Emly y Prendergast se ocupará de la Tuam.

La inspección fue anunciada por Benedicto XVI en la carta que el pasado 20 de marzo envió a los católicos irlandeses, en la que pidió perdón a las víctimas de los curas pederastas, a las que dijo que siente “vergüenza”, y advirtió a esos sacerdotes que deben responder ante Dios y ante los tribunales. Asimismo, el Pontífice abroncó a los obispos irlandeses por la “lamentable” gestión de lo sucedido.

La renovación de la Iglesia irlandesa

Con esta “visita apostólica”, el Vaticano pretende “ayudar” a los obispos, al clero, a los religiosos y a los fieles “a afrontar adecuadamente la situación creada por los trágicos casos de abusos cometidos por sacerdotes y religiosos sobre menores y para contribuir a la renovación espiritual y moral deseada” en la Iglesia irlandesa.

Los cuatro arzobispos, según el Vaticano, profundizarán en la problemática relacionada con el trato de los casos de abusos y en “la debida asistencia” a las víctimas y también comprobarán “la eficacia y la posibilidad de mejorar las actuales modalidades de prevención de los abusos”. Las inspecciones comenzarán en esas cuatro archidiócesis y después continuarán en las otras diócesis irlandesas.

Los seminarios irlandeses y el Colegio Pontificio Irlandés en Roma, por otra parte, serán inspeccionados por el arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan, mientras dos sacerdotes -Joseph Tobin y Gero McLaughlin- y dos monjas -Sharon Holland y Mairin McDonagh- inspeccionarán las congregaciones masculinas y femeninas, respectivamente.

El pasado año se conocieron dos informes oficiales que desvelaron que durante décadas centenares de niños irlandeses sufrieron abusos sexuales por parte de sacerdotes en ese país. El Informe Ryan sacó a la luz que en los últimos 70 años miles de menores sufrieron abusos sexuales y torturas físicas y psíquicas en instituciones estatales regentadas por religiosos.

400 víctimas en Dublín

El informe Murphy desveló que 400 niños fueron víctimas de abusos por 46 sacerdotes de la archidiócesis de Dublín desde 1975 a 2004. Tras conocer estos casos, Benedicto XVI manifestó que estaba “asolado y angustiado” y que compartía con los fieles la “indignación, la traición y la vergüenza” por esos delitos sexuales. El 21 de marzo pasado envió la carta a los fieles, que fue leída en las iglesias irlandesas.

Numeras personas y grupos de víctimas, mostraron su decepción al considerar que el Pontífice se olvidó de la responsabilidad del Vaticano y de la jerarquía católica local al dirigir principalmente sus críticas solamente hacia los sacerdotes. Por estos casos han sido relevados ya cuatro prelados irlandeses y no se descartan nuevas dimisiones.

El Papa envía inspectores a Irlanda contra la pederastia

ABC

El Papa Benedicto XVI ha nombrado a nueve inspectores para que lleven a cabo una «visita apostólica» en la Iglesia irlandesa a raíz de los casos de pederastia que han tenido lugar en este país en las últimas décadas, según informó este lunes el Vaticano a través de un comunicado.

La inspección, que empezará en otoño, es una de las medidas que el Papa Benedicto XVI se comprometió a adoptar como consecuencia de los escándalos, que no sólo atañen al comportamiento de los sacerdotes pederastas sino también al hecho de que algunos obispos encubrieran a los culpables.

La «visita apostólica» se llevará a cabo en las cuatro diócesis metropolitanas de Irlanda, que son Armagh, Dublín, Cashel and Emly y Tuam, y después se extenderá a otras, así como a los seminarios y a las congregaciones religiosas de la isla.

El Vaticano definió la visita como «una ayuda» a los obispos, al clero, a los religiosos y a los fieles laicos «para afrontar adecuadamente la situación» tras «los trágicos episodios de abusos de menores cometidos por sacerdotes y religiosos y para contribuir a la renovación espiritual y moral deseada y ya iniciada con decisión por la Iglesia de Irlanda».

Para ello, «los visitadores apostólicos intentarán profundizar sobre las problemáticas relacionadas con el tratamiento de los casos de abuso y la debida asistencia a las víctimas», además de «verificar la eficacia y la posibilidad de mejora de las actuales modalidades de prevención de los abusos».

Los inspectores

Los inspectores que el Papa ha nombrado para que supervisen las diócesis son el arzobispo emérito de Westminster, el cardenal Cormac Murphy O’Connor, que se ocupará de la diócesis de Armagh; el arzobispo de Boston, el cardenal Sean Patrick O’Malley, que se encargará de supervisar el arzobispado de Dublín; el arzobispo de Toronto, monseñor, Thomas Christopher Collins, quien se hará cargo de Cashel and Emly; y el arzobispo de Ottawa, monseñor Terrence Thomas Prendergast, que se ocupará del arzobispado de Tuam.

En cuanto a los seminarios, su supervisión será coordinada por la Congregación para la Educación Católica, que también se encargará de inspeccionar el Colegio Pontificio Irlandés de Roma. El encargado de todo ello será el arzobispo de Nueva York, monseñor Timothy Dolan.

Del mismo modo, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y la Sociedad de Vida Apostólica llevará a cabo la inspección de las congregaciones religiosas, que se desarrollará en dos fases.

La primera se llevará a cabo a través de un cuestionario que será enviado a todos los superiores de los institutos religiosos presentes en Irlanda, mientras que la segunda consistirá en la supervisión directa de los conventos por parte de cuatro visitadores apostólicos, que serán los padres Joseph Tobin y Gero McLaughlin para la sección masculina, y las hermanas Sharon Holland y Mairin McDonagh para la femenina.

Al final de la nota publicada este lunes por el Vaticano se lee que «el Santo Padre invita a todos los miembros de la comunidad católica irlandesa a apoyar con la oración esta obra de ayuda fraterna».

El escándalo relacionado con los casos de pederastia en Irlanda y su encubrimiento por parte de algunos obispos tiene su origen en la publicación de dos informes judiciales. Seguidamente, el Papa convocó a todos los miembros de la Conferencia Episcopal irlandesa en el Vaticano y envió una carta especial a la comunidad católica de este país.

Después de Irlanda, se han ido dando a conocer otros casos parecidos en otros países como Alemania, Estados Unidos, Bélgica y Noruega. En estos dos últimos países, dos obispos tuvieron que dimitir como consecuencia de su implicación directa en delitos de pederastia.

Opinión

Navarra

San Pedro de La Rúa escondía bajo su altar mayor la cripta de los mariscales

Diario de ANvarra

La restauración del templo de Estella la ha dejado al descubierto – Los enterramientos de los jefes del ejercito del Reyno, la mayoría hijos bastardos reales, fueron hasta el siglo XVIII

Gracias a un litigio en el siglo XVI entre los vecinos de Estella y los mariscales de Navarra -que exigían ser enterrados a la vista y tener en propiedad una capilla- se conocía de la existencia de una cripta para albergar los restos de los jefes del ejército s del antiguo Reyno en San Pedro de La Rúa. Y la incógnita de si se había conservado bajo el altar mayor ha quedado resulta por los trabajos de restauración del templo.

En la segunda fase de la rehabilitación, que incluía las excavaciones arqueológica, se ha encontrado bajo el altar mayor la hasta entonces sólo documental cripta.

Ahora ya tiene imagen: una lauda sepulcral con el escudo de los marqueses de Cortes -título nobiliario que se dio a los descendientes de los mariscales- con las cadenas de Navarra y un león guardan una entrada abovedada de unos 12 metros cuadrados. A un lado, existe una escalinata por la que todavía no se ha descendido.

Abajo, se supone que reposan los restos de aquellos mariscales que en su mayoría eran hijos naturales de los sucesivos reyes navarros. De ahí que, en aras a su sangre real, reclamaran su derecho a ser enterrados en la que se consideraba como la segunda iglesia más importante de Navarra tras la Catedral de Pamplona.

Ya el historiador Javier Aizpún Bobadilla en un artículo publicado en la revista Príncipe de Viana indicaba que existían noticias de enterramientos reales cerca del sagrario de la Epístola, a los pies de la capilla. Y a finales del siglo XV o principios del XVI se trasladaron al lado del Evangelio.

Pedro II de Navarra

Pero los descendientes de Pedro II de Navarra -ya con el título del marquesado de Cortes- decidieron dignificar aún más la cripta que se ubica en 1552 a los pies del altar mayor y del sagrario. Al parecer, se trajo su cuerpo desde el Monasterio de la Oliva. La duda es si realmente está allí enterrado y cuantos más de su linaje.

Ayer, para ver el descubrimiento se desplazaron hasta San Pedro de La Rúa el consejero de Cultura, Juan Ramón Corpas, con el director general del departamento Pedro Luis Lozano Úriz, a los que se unió la alcaldesa de Estella, la regionalista Begoña Ganuza. “La principal cripta de Navarra está en la catedral de Pamplona donde reposan los restos de muchos reyes navarros. Pero esta sería la segunda en importancia”, comentaba Jesús Sesma, arqueólogo del Gobierno de Navarra.

Según indicó ayer Corpas, hay noticias de enterramientos hasta el siglo XVIII. Por cierto, el único derecho que les concedió la justicia ya que finalmente no se les otorgó la capilla en propiedad, recordó el consejero de Cultura que también subrayó la importancia del hallazgo. “Habrá que ver la manera de conjugar el culto religioso con la visión permanente de la cripta, que está claro no se cubrirá. Soñábamos con encontrarla y supone un gran descubrimiento para Navarra”.

Y mientras los trabajos avanzan van apareciendo nuevas tumbas, estas ya más comunes en la nave central tal y como era costumbre realizar entre los siglos XVI y XVIII. Pero en la zona destinada a la sacristía se han descubierto lo que el arqueólogo Jesús Sesma, catalogó como “enterramientos singulares”. “A diferencia del resto aparecen enmarcados por una construcción de piedra y en algunos de ellos hemos encontrado monedas. Lo que ya no podemos es catalogar el número de personas porque los restos han aparecido todos revueltos”.

Una sacristía en la que las labores de excavación también han dejado al descubierto los cimientos de lo que pudiera ser una antigua torre gótica. “La nave originaria era románica, pero pronto se hizo una ampliación a la que podría pertenecer esta construcción”, indicó Jesús Sesma.

El Centro Parroquial de Peralta celebra sus viajes de fin de curso

Diario de Noticias

114 padres e hijos del Centro Parroquial de Peralta disfrutaron este sábado de una excursión al parque de atracciones de Zaragoza. El viaje se enmarcó dentro de las actividades de fin de temporada de la asociación de padres de dicho colectivo. La próxima cita será la visita al Parque Polo el día 24 de junio para los alumnos de 1º y 2º de Primaria, y el día 25 para los de 3º, 4º y 5º. Se recuerda que estas plazas son limitadas a 50 niños por día y que el plazo de inscripción es hasta el 20 de junio. Desde el Centro Parroquial también se recuerda que su proyecto se puede apoyar en Tú eliges, tú decides de Caja Navarra.

Cientos de vecinos de Fitero y Buñuel celebran las fiestas del Rocío

Diario de Navarra

Los participantes en Fitero recordaron a Arancha Jimeno, fallecida durante la fiesta de 2006

Fitero y Buñuel acogieron este fin de semana sus respectivas fiestas del Rocío con diversos actos en los que no faltaron la música, las sevillanas y los banquetes de hermandad.

Más de 200 personas se dieron cita en Fitero procedentes, además de la villa, de Tudela, Corella, Cascante, Villafranca, y Peralta, además de la riojana localidad de Valverde. Todas ellas participaron en la Salve que fue dedicada a la murchantina Arancha Jimeno Vallejo, rociera que falleció en un accidente durante la fiesta de 2006. Los presentes colocaron un ramo de flores y una vela ante la foto de la murchantina.

Posteriormente, los participantes en la fiesta bordearon el río Alhama con 7 carretas, incluida la que portaba la réplica de la Blanca Paloma, y cerca de 80 caballos.

Los peregrinos llegaron hasta el paraje del Barranco sobre las 13 horas, entre un intenso calor. Muchos lo combatieron dando buena cuenta de los 100 litros de rebujito que prepararon los miembros de la familia Yanguas-Berrozpe, incluido Jesús, el padre, quien se encargó de la organización de la jornada con la ayuda de Cristina Jimeno y Almudena Yanguas.

Manzanilla y fino en Buñuel

Si Fitero acogió la fiesta del Rocío el domingo, un día antes fue el turno de Buñuel. En concreto, fue la escuela de sevillanas de la villa la que se encargó de organizar esta jornada festiva en la que tomaron parte más de un centenar de personas de Buñuel, Ribaforada, Cabanillas, Fustiñana y Cortes.

El centro de la fiesta fue la plaza de San José de Calasanz, lugar donde se instalaron cuatro casetas en las que se ofrecía a todos los asistentes manzanilla, fino y tapas. La plaza buñuelera fue escenario también de los bailes típicos andaluces que interpretaron los miembros de la escuela y todo aquel que deseó participar.

Ya por la noche tuvo lugar una cena de hermandad con la que se cerraron los actos festvos celebrados en Buñuel.

Las campanas de la catedral se expondrán al público 10 meses

Diario de Navarra

María Paz Pérez y Bárbara Martínez han ganado el concurso de ideas para organizar la muestra

En la imagen, tomada ayer en el claustro de la catedral de Pamplona, aparecen los participantes en el concurso de ideas, estudiantes y recién licenciados en arquitectura, junto a representantes de las entidades promotoras de la restauración de la catedral y de su proyecto cultural: la fundación Caja Madrid, el Gobierno de Navarra, el Ayuntamiento de Pamplona y el arzobispado.

María Paz Pérez Pérez y Bárbara Martínez Fernández son las ganadoras del concurso de ideas convocado con el fin de organizar la exposición pública de las campanas de la catedral de Pamplona.

Los bronces regresarán a casa a finales de junio, procedentes del taller de Valencia donde ultiman su restauración. Desde entonces y, al menos hasta marzo de 2011, fecha prevista de finalización de la reforma de la fachada de la catedral, el conjunto musical de las torres protagonizará una exposición pública en la misma seo. La fundación Caja Madrid, una de las cuatro entidades implicadas en la restauración, convocó un concurso de ideas dirigido a alumnos del curso de especialización en Rehabilitación y Restauración de Arquitectura de la Universidad de Navarra. En realidad, el certamen fue sugerencia de Leopoldo Gil, arquitecto de la Príncipe de Viana y profesor de la universidad. Él mismo reparó ayer en la entrega de premios en la calidad de los once trabajos presentados y destacó que el ganador, denominado La sala de las campanas,se detiene especialmente en el material expuesto y maneja con idoneidad un ámbito efímero. Ese espacio será el Patio del Arcedianato y en torno a él han girado las propuestas.

María Paz Pérez es de Tenerife y en nueve días se habrá licenciado; su compañera Bárbara, natural deVigo y vecina dePamplona, es ya arquitecta. Este será el primer proyecto en común para ambas, aunque durante la carrera han firmado trabajos conjuntos.

La organización de la muestra tendrá un presupuesto máximo de 30.000 euros y las ganadoras comentaron su idea de que “la exposición no compita con la catedral, que lo importante sea la campana”. Por eso, dicen, prescinden de un alarde estructural y utilizan un fondo de tonos uniformes.

Gabriel Morate, responsable de Patrimonio de la fundación, explicó que las obras van a buen ritmo, con un ligero retraso de apenas un mes. En todo caso, incluidas pequeñas variaciones de proyecto, esperan concluir en marzo de 2011.