Miranda

Homenaje al misionero José Manuel Miranda por defender los derechos humanos

El pasado 10 de diciembre tuvo lugar en la ciudad de Lima (Perú) la entrega de los premios anuales que otorga la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos en Perú, que reconoce la labor de las personas e instituciones que trabajan por la defensa de los derechos humanos en aquel país. Ese día se cumplieron 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada tres años después de terminada la II Guerra Mundial, conflicto bélico considerado uno de los peores de la humanidad.
Este año ha sido galardonado con un reconocimiento especial por su labor continuada a través de más de treinta y seis años, José Manuel Miranda Azpíroz, sacerdote navarro natural de Añézcar, que ejerce su labor misionera en Ica (Perú).
Ordenado sacerdote en el año 1965 en Burgos, miembro del IEME (Instituto Español de Misiones Extranjeras) desempeñó su labor misionera primero en Costa Rica -durante nueve años- y posteriormente en la ciudad de Ica.
Además de la evangelización en la Parroquia de Santa Rosa de Lima (Ica), una de las tareas más gratificantes para él es la atención a los presos en la cárcel de dicha ciudad, a la que acude varios días a la semana: una de las obras de misericordia que a veces olvidamos.
Fundador e impulsor desde sus inicios en 1982 de la Comisión de Derechos Humanos de Ica (CODEHICA), Secretario Ejecutivo de la institución durante varios años y defensor infatigable de las libertades y los derechos humanos en Perú- sobre todo en favor de los más desfavorecidos- José Manuel recibe con este galardón el reconocimiento a su prolongada tarea.
La acción social de CODEHICA no solo se reconoce en Perú y por los iqueños, sino que también tiene su reconocimiento en nuestra tierra, ya que ha contado con la financiación del Gobierno de Navarra.