Queridos sacerdotes, diáconos, consagrados, agentes de pastoral, voluntarios y fieles de la Diócesis:

Esta semana que nos acerca a la Semana Santa y que se suele llamar Semana de Pasión, es un buen momento para seguir animando a nuestras comunidades y sobre todo poder estar al lado de los que sufren a causa de la pandemia que nos tiene ocupados y preocupados. No olvidemos estar muy cercanos a las familias que han perdido algún ser querido. Ofrezcamos y recordemos en nuestras Eucaristías a todos los difuntos que conozcamos o que sabemos han fallecido en nuestras parroquias o comunidades. ¡Esto consuela mucho! Hace poco llamé por teléfono a una esposa que había pasado por el trance traumático del fallecimiento de su esposo. Lo agradeció mucho y me dijo que su párroco había estado muy cercano y esto la alivió espiritual y moralmente. Es tiempo de consuelo, servicio y esperanza en el Señor.

1.- Sabiendo que hemos de estar atentos para rezar y rogar a Dios que nos libere de este coronavirus siguiendo lo que nos envía la Delegación de Liturgia sobre la Misa en tiempo de pandemia y oraciones pertinentes para el Viernes Santo, deseo que tengamos también muy presentes a nuestros misioneros y a los momentos duros y difíciles que ellos también padecen como es la persecución y la violencia de todo tipo. Hace poco recibía la información de lo que están padeciendo en Mozambique y envié un Audio por Whasapp a dos Obispos. Se sintieron muy acompañados, alentados y agradecidos puesto que están amenazados por grupos yihadistas. “Entraron y salieron como quisieron. No hubo fuerte reacción de las fuerzas de seguridad. Muchos huyeron porque los atacantes eran más numerosos, así que estos se llevaron ropa, armas, comida, coches y todo lo que pillaban…Estamos muy inseguros… Es una verdadera lástima que nuestra población sea humillada de esta manera” (Mons. Luis Fernando. Obispo de Pemba-Mozambique). Por eso invito para que tengamos presente, en este tiempo de viacrucis cultural y existencial, a todos los que sufren.

2.- Os invito que el próximo viernes –día 3 de abril de 2020- con las posibilidades que tengamos dediquemos: UN DÍA DE AYUNO, LA MEDITACIÓN/ORACIÓN DEL VIACRUCIS (se puede descargar en el enlace de abajo) y UNA HORA DE ADORACIÓN ANTE EL SANTÍSIMO (rogando nos ayude y de fuerzas en estos momentos tan duros y difíciles). Son momentos de elevar nuestras manos al Señor como hizo Moisés. Muchas gracias por vuestra entrega generosa.

Via crucis de los enfermos propuesto por el Arzobispo y el Delegado episcopal de Pastoral de enfermos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad