Viernes de la Segunda Semana de Pascua

Queridos sacerdotes, diáconos, consagrados, agentes de pastoral y fieles laicos:

1.- LAS VOCACIONES AL SACERDOCIO Y A LA VIDA CONSAGRADA.

 En momentos difíciles se suele reflexionar y meditar bastante más en el sentido de la vida. Estoy seguro que muchos jóvenes se hallan ante un interrogante que les apremia: ¿Qué sentido tiene mi vida y cuál ha de ser la vocación que mejor pueda ofrecer y ejercer para ayudar a esta sociedad que sufre? A través de la historia siempre se constata que después de fuertes sufrimientos como las guerras, la pobreza familiar y social, las decepciones sociológicas, las epidemias y los desencantos donde uno había puesto todo su corazón…, son trampolín para reflexionar sobre lo que de verdad vale la pena en la vida o lo que más merece vivir en la entrega por un bien mayor. En esta época histórica lo que más se nos pide es restaurar el verdadero humanismo y para ello se necesitan personas entregadas al anuncio del evangelio. “Podemos hablar de humanismo solamente a partir de la centralidad de Jesús, descubriendo en Él los rasgos  del auténtico rostro del hombre. Es la contemplación del rostro de Jesús muerto y resucitado la que recompone nuestra humanidad” (Papa Francisco, Audiencia General, 10 de noviembre 2015). Tal vez no se tiene conciencia de la gran importancia que existe en el ser humano sobre la experiencia de la vida espiritual. Hemos estado tan involucrados en la cuasi magia de la llamada “sociedad del bienestar” que sólo se ha fijado en el ámbito material. Ahora bien no debemos olvidar que el bienestar auténtico tiene como base lo fuerza espiritual. Por muy bien rodeado que se esté de lo material y sólo de lo material llega un momento que invade, a lo más íntimo de la persona, el hastío y éste se convierte en un arma arrojadiza que destruye lo psíquico y lo espiritual. 

Así como en lo corporal se requiere ser atendidos por médicos y en lo psíquico por psicólogos también en lo espiritual por ministros del evangelio. Por eso bien merece la pena invitar a jóvenes para que se planteen la importancia  de ser testigos y mensajeros de la Palabra de Dios y de sus Sacramentos. Tanto en la vida sacerdotal, como en la diaconal, como en la religiosa (activa o contemplativa) se nos está pidiendo disponibilidad y coraje para no dejarnos diluir o perder el sentido de la trascendencia y del más allá que perdurará para siempre y que es lo más grande que hay en el ser humano. Lo terreno pasa, lo material fenece pero la vida que perdura es la que nos ha regalado, con su entrega generosa, Jesucristo Resucitado. Y por esto me dirijo a vosotros jóvenes: ¿No merece ofrecer tu vida a fin de  que puedas ayudar  a conocer y apreciar al ser humano la grandeza de la Fe, el Amor Gozoso y Misericordioso de Dios? Bien se puede ofrecer la vida por esta causa.

2.- EL DIA DEL SEMINARIO SE APLAZA

El día 23 de abril 2020 nos llegó a los obispos de la Iglesia española la carta del Secretario General de la CEE Mons. Argüello y nos dice: “Le escribo para comunicarle que el Cardenal Presidente de la CEE ha aceptado la propuesta de la Comisión Episcopal para el Clero relativa a un nuevo aplazamiento de la jornada del Día del Seminario, ya que el estado de alarma todavía vigente nos obliga a efectuar este cambio. La fecha elegida es el 8 de diciembre de 2020… El Día del Seminario es un momento especial para poner nuestra atención en una institución en la que se juega buena parte del futuro de nuestras iglesias diocesanas. El lema de este año es “Pastores misioneros” y muestra con claridad que tenemos puesta nuestra esperanza en aquellos que se forman para ser sacerdotes del mañana”. Sigamos animando y rezando por las vocaciones.

Os hago esta invitación: Que todos los jueves del mes de abril y mayo (30 de Abril; 7 de mayo; 14 de mayo; 21 de mayo; 28 de mayo) roguemos por los sacerdotes y consagrados. Además teniendo muy presentes a los seminaristas y novicios. Con una intención particular: que los jóvenes se planteen seriamente esta vocación evangelizadora.

_____________________________________________________

3.- GRACIAS A TU AYUDA

Ante la situación que nos toca vivir en estos momentos no podemos por menos que seguir adelante en nuestra labor apostólica y pastoral. Al mismo tiempo no hemos de perder de vista que estamos en la declaración de la renta y a través de los medios modernos podemos invitar a nuestros fieles que apoyen económicamente a la parroquia, a la diócesis o a la CEE. Por ello estos son los enlaces: https://iglesiasolidaria.es (Compromiso de la Iglesia con la sociedad.- Ayuda espiritual, ayuda humana, ayuda social y material, ayuda psicológica, ayuda a mayores, enfermos, vulnerables… A todos ofreciendo lo que somos y tenemos #SomosIglesia24Siete).

Si se pincha en el mapa de la Diócesis de Pamplona salen las acciones  que realizamos. Para ingresar donativos este es el número de cuenta de nuestros Arzobispado: ES46 2100 9485 81 22 00023760

¡¡¡Sigamos viviendo la alegría de la Pascua que nos regala Cristo resucitado!!!