IMG 20200413 WA0038

Bendición de los pueblos

Muchos son los sacerdotes que, pese a no poder estar físicamente con sus feligreses debido al coronavirus, se acuerdan y rezan al Señor por ellos. Este es el caso del sacerdote Javier Domínguez, párroco de Acedo, Asarta, Mendaza, Mirafuentes, Nazar, Otiñano, Piedramillera, Sorlada, Ubago, Zúñiga, Galbarra, Gastiáin, Narcué, Ulíbarri y Viloria.

El pasado Jueves Santo, después de celebrar la Cena del Señor, casi a solas en la parroquia de La Asunción de Acedo, recorrió, durante más de tres horas, todos sus pueblos con el Santísimo. En los atrios de todas las iglesias de estos pueblos rezó por sus feligreses y bendijo cada pueblo con el Santísimo, mientras sonaban las campanas. Un gento que muchos fieles agradecieron.

Javier Domínguez reconoce que lo que más pena le da de esta situación de confinamiento es “no poder llevar la Santa Comunión a los vecinos y no poder visitar a los ancianos y enfermos a los que habitualmente iba a ver”.