La Virgen del Carmen visitó las calles de Corella

El 16 de julio, como es tradicional en Corella, se celebró la festividad de la Virgen del Carmen, patrona del convento de los Padres Carmelitas de la ciudad. Tradicionalmente, dicha fiesta es un día importante para Corella, ya que desde la madrugada asisten numerosas personas de Corella y localidades próximas a la iglesia para escuchar Misa y hacer una visita a la Virgen. Este año, la situación ha sido algo diferente, especialmente marcada por la pandemia. Por ello, se controló el aforo del templo, con un total de 112 personas. Además, se instaló megafonía en la calle para poder escuchar las misas.

Por la mañana, las misas fueron muy concurridas, respetando siempre el aforo. A destacar también el bello homenaje que se rindió a los corellanos difuntos desde el día 15 de marzo hasta el 16 de julio, al término de la Misa. La Virgen procesional fue llevada a la Capilla de las Ánimas, para recoger las plegarias de todos ellos, a la vez que se le ofreció un clavel blanco, como representación de la oración por cada difunto. Luego, las familias de los difuntos pudieron pasar a recoger un clavel en memoria de sus fallecidos.

No menos intensa fue la tarde, cuando a las 19 horas comenzó, montada en un coche, el recorrido de la Virgen por las diferentes calles, acompañada de música mariana y diversas oraciones. Terminó la visita a las 20:30 horas, en la puerta de la Iglesia del Carmen, donde la Virgen regresó a su iglesia con un fuerte aplauso.

En dicha visita por las calles, dos fueron los momentos más intensos: la oración frente a la Residencia-Hogar San José, así como frente al Ayuntamiento, donde se presentaron a todos los difuntos que han fallecido desde el día 15 de marzo hasta el 16 de julio, y se rezó un responso y canto alusivo.

Fue muy bonito el ver cómo los corellanos decoraron sus ventanas, fachadas y lanzaron pétalos al paso de la imagen del a Virgen. A su paso por el Puente Cañete, el matrimonio formado por Juan Andrés Jiménez y Susana Mena le interpretó una pieza musical.

Si la procesión de la Virgen del Carmen es una de las procesiones marianas más concurridas de Corella y más antigua, pues se lleva realizando desde la llegada de los Padres Carmelitas en 1595, la visita de la Virgen por las calles de Corella fue un momento histórico y único en la historia de Corella, ya que sin compañía ha recorrido calles por las que nunca había pasado y ha sido recibida por los corellanos en sus hogares.