«Lo primero que tenemos que hacer es aprender y asimilar todo lo buenísimo que hay en Manos Unidas»

José Javier Castiella es el nuevo delegado de Manos Unidas Pamplona, un nombramiento que se produjo en el mes de junio, pero cuyo apoderamiento se producirá días después de esta entrevista.

 

El primer hombre al mando de la Delegación de Manos Unidas en Navarra ¿Cómo asume este puesto?
Lo asumo con ilusión y con muchas ganas de trabajar. Estoy jubilado y, por lo tanto, tengo más tiempo libre y muchas ganas de hacer cosas. Siempre he sido bastante activo profesionalmente y el parón que significa la jubilación no me va mucho. Cuando le oí hablar a mi hermana Amparo sobre las dificultades que tenían para encontrar un nuevo delegado, me lo pensé, lo hablé con mi mujer y nos pareció bien. A mí, todo lo que he ido sabiendo en el tiempo sobre Manos Unidas, no solo a través de Amparo, sino también de mi hermano Joaquín, era buenísimo y me dije: “¿por qué no?”. Se lo comenté a mi hermana y le pareció bien, al Arzobispo también y aquí estoy con muchas ganas de aportar algo.

¿A qué se ha dedicado laboralmente durante su vida?
Yo he ejercido como notario durante más de 40 años.

¿Cómo ha sido la llegada a Manos Unidas?
Ha sido una llegada gradual, ya que el parón por culpa del Covid 19, unido al parón veraniego, han hecho que el aterrizaje fuera gradual y más suave, en el sentido de que no había mucha actividad. Por otra parte, me voy dando cuenta, a medida que voy aterrizando en la realidad de Manos Unidas, que hay muchísimo que aprender. Tengo muchos frentes en los que ignoro lo que debo saber y tengo que ir aprendiendo. Así que me viene muy bien el que esto vaya poco a poco. Pero en septiembre se ha acelerado el trabajo.

Junto a usted han entrado varios amigos suyos como voluntarios. ¿Qué puede aportar de novedoso un hombre en Manos Unidas?
Yo voy hablando con amigos a los que sé que les puede entusiasmar la idea. Y hasta ahora, la verdad, es que no he pinchado hueso con ninguno. Hay por lo menos 6 colaboradores voluntarios que están como yo, empezando ahora, pero con muchas ganas de aportar lo que puedan. Cada uno según sus capacidades y según su tiempo disponible, que nunca es una jornada a tiempo completa. El jubilado también necesita menos estrés. Es dedicación a tiempo parcial, pero no por ello menos intensa o con menos ilusión.
Cada uno, según con su experiencia profesional previa, pueden aportar algo. Y de hecho, en las conversaciones iniciales que tuvimos surgieron ideas, propuestas, posibles proyectos, aportaciones… Que eso cuaje y de qué modo, eso ya lo veremos e iremos poniéndole patas día a día. Pero ilusión e ideas no nos faltan.

¿Se propone algún nuevo reto para impulsar Manos Unidas?
Mi primer reto y el más importante es el de aprender. Yo entro, junto con mi grupo de amigos, en un equipo que tiene muchos años de experiencia, que lo ha hecho y lo hace muy bien, que necesita un relevo ocupacional… Y lo primero que tenemos que hacer es aprender y asimilar todo lo buenísimo que hay aquí. A partir de ahí ¿podemos aportar, mejorar o, simplemente, cuantificar más horas y por lo tanto mejorar resultados? Pues Dios dirá. Pero yo espero que sí.

¿En qué proyecto o proyectos se quieren centrar?
Lo primero es atender a lo que Manos Unidas a nivel nacional está proponiendo para el año 2020-2021. Acabamos de recibir el material educativo, recibiremos en unos días el material de campaña… por lo tanto, lo primero es atender a lo que Manos Unidas como institución propone y proyecta.
Estamos viviendo un año durísimo por dos razones. En primer lugar porque las necesidades aumentan en el tercer Mundo. El Covid va a suponer un aumento de más de 80 millones de personas que pasan al umbral de pobreza máxima, es decir, a pasar hambre. Y no nos olvidemos de que la denominación completa de Manos Unidas es “Manos Unidas, campaña contra el hambre”. Por lo tanto, tenemos más hambrientos que hace dos años y un campo más extenso de acción. Por otro lado, en el tema de ingresos, estamos teniendo notificaciones de gente buenísima, que por sus circunstancias económicas, no pueden continuar aportando su granito de arena a esta labor. Estas dos circunstancias negativas nos deben animar a esforzarnos mucho más, a buscar otras vías, a salir adelante.

Como nos ha explicado, la delegada saliente, Amparo Castiella, es su hermana ¿Qué consejos le ha dado?
Mi hermana me ha dado consejos con su modo de hacer. Yo a mi hermana Amparo la he apreciado siempre como hermana, pero además la admiro como persona capaz de gestionar con una paciencia que para mí quisiera. Es decir, que me ha puesto el listón muy alto. Nunca me pidió expresamente que entrara en Manos Unidas, solo me explicó la dificultad que tenían. Pero siempre hemos tenido una relación muy respetuosa con la libertad del otro y en tema de consejos debo decir que no me ha atosigado en absoluto, es más, he sido yo el que le voy preguntando. Procuro molestarle lo menos posible, pero no hay semana en la que no le llame varias veces para consultarle cosas. n

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad