Votos perpetuos de la hermana María Goretti, benedictina de Alzuza

En una emotiva celebración que tuvo lugar el pasado 12 de septiembre, a las cinco de la tarde, en la capilla del Monasterio Benedictino de Santa María Magdalena de Alzuza, la hermana María Goretti profesó los Votos Perpetuos.

La celebración fue presidida por nuestro Arzobispo, Mons. Francisco Pérez, y concelebrada por el Abad del Monasterio de San Salvador de Leyre, Juan Manuel Apesteguía; el Vicario Episcopal para la Vida Consagrada, Jose Antonio Zabaleta; el benedictino José Antonio Pedroarena; y de maestro de ceremonia litúrgica, el benedictino Fray Iñaki.

En la homilía, don Francisco agradeció a la Hermana Goretti su entrega generosa e incondicional para seguir a Cristo en la llamada que un día la hizo. “Ha manifestado que los Monasterios de Vida contemplativa son como pararrayos que atraen la descarga del mal para favorecer el bien y el amor de Dios en el mundo. La oración de los contemplativos es tan importante como el oxígeno que purifica y da vida a los pulmones. Ellos reciben del Señor el don de la oración para oxigenar a la Iglesia en su actividad evangelizadora”, señaló nuestro Arzobispo.

La Madre Abadesa, Ascensión Múgica, recibió con gran gozo a la Hna. Goretti, para formar parte de la Comunidad con pleno derecho. El Padre Apesteguía recordó la comunión fraterna que existe entre las dos Comunidades de Leyre y Alzuza.